POE­TAS DE LA CA­LLE

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Lei­den es una ciu­dad muy cul­ta, pe­ro no se libra de ex­hi­bir pin­ta­das en las pa­re­des de mu­chos edi­fi­cios cén­tri­cos. Cla­ro, que se tra­ta de gra­fi­ti de al­to ni­vel. En con­cre­to, ya son ca­si un cen­te­nar los poe­mas de dis­tin­tos autores y na­cio­na­li­da­des los que se pue­den leer en sus pa­re­des me­dia­ne­ras, siem­pre con la tra­duc­ción al in­glés o al ho­lan­dés dis­pues­ta al pie. Es­ta ini­cia­ti­va de un gru­po de aman­tes de la poe­sía ha he­cho for­tu­na, y son mu­chos los que en su ir y ve­nir co­ti­diano, se de­tie­nen un mo­men­to pa­ra re­fle­xio­nar ca­bal­gan­do so­bre un ver­so. Tam­bién in­vi­ta al pa­seo re­la­ja­do el Hor­tus Bo­tá­ni­cus, que si­gue en ac­ti­vo y bien cui­da­do en al número 73 de la ca­lle Ra­pen­burg, com­pa­ñe­ra del ca­nal del mis­mo nom­bre, que es el prin­ci­pal de una ciu­dad don­de el mar del Nor­te vie­ne a en­con­trar­se con el Rin. Aquí lo lla­man Sti­lle Rinjn, el Rin tran­qui­lo, por­que lle­ga des­ma­ya­do des­pués de tran­si­tar por me­dia Eu­ro­pa. Las te­rra­zas que hay a su ori­lla son to­da una ten­ta­ción en ve­rano, mien­tras que en in­vierno, los ca­na­les he­la­dos que des­aguan en él, le con­fie­ren un au­ra ro­mán­ti­ca. Un po­co más allá, cer­ca del mue­lle, to­da­vía se pue­de ver la ca­sa de Pe­sos y Me­di­das, más co­no­ci­da co­mo De Waag o la ba­lan­za, don­de se con­sig­na­ba la la­na que sa­lía de la ciu­dad, muy de­man­da­da en la edad me­dia por su fa­ma de cá­li­da. Es­ta la­na fue el mo­tor de una im­por­tan­te in­dus­tria tex­til que dio un enor­me em­pu­je a la ciu­dad jus­to cuan­do na­ció Rem­brandt. La ca­sa na­tal del fa­mo­so pin­tor fue de­mo­li­da ha­ce un si­glo, pe­ro se le pue­de se­guir la pis­ta gra­cias a ru­tas que se­ña­lan los lu­ga­res que in­mor­ta­li­zó en sus obras, co­mo la igle­sia de San Pedro o Pie­ters­kerk, que en sus orí­ge­nes te­nía la to­rre más al­ta de los Paí­ses Ba­jos, nun­ca re­cu­pe­ra­da tras de­rrum­bar­se du­ran­te un tem­po­ral. San Pedro es el pa­trón de Lei­den, y por eso la lla­man la Ciu­dad Lla­ve. Sin em­bar­go, la his­to­ria que re­la­cio­na su fun­da­ción con el Lug­du­num Ba­ta­vo­rum de los cel­tas, pa­re­ce que es erró­nea, ya que se ha com­pro­ba­do que aquel en­cla­ve se­ría hoy la ciu­dad de Kat­wijk. Eso no le qui­ta au­ten­ti­ci­dad al Burcht, el cas­ti­llo cir­cu­lar que ofre­ce la me­jor pa­no­rá­mi­ca de la ciu­dad, ade­más de ser re­fu­gio con­tra las inun­da­cio­nes des­de an­ti­guo. Bien lo sa­bía Guillermo de Oran­ge, quien hi­zo huir a las tro­pas es­pa­ño­las du­ran­te la gue­rra de los Ochen­ta Años con la ayu­da del agua: los re­bel­des re­ven­ta­ron al­gu­nos di­ques, y aca­bó el ase­dio. Va­rios de aque­llos mu­ros de con­ten­ción dis­po­nían de mo­li­nos al la­do, pa­ra po­der trans­por­tar la ha­ri­na por los ca­na­les. Hay dos jun­to a la es­ta­ción cen­tral, el Mo­len de Valk y el Mo­len de Put. El pri­me­ro es un museo en la ac­tua­li­dad. Ade­más de es­tos, que­dan sie­te más re­par­ti­dos por el cas­co an­ti­guo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.