POR LA CA­RA

El ros­tro hu­mano trans­mi­te emo­cio­nes. Lo que ya no es­tá tan cla­ro es has­ta qué pun­to pue­de re­fle­jar tam­bién la per­so­na­li­dad. ¿Aca­so las fac­cio­nes son una cla­ve pa­ra nues­tros com­por­ta­mien­tos? Va­rios ex­per­tos lo ex­pli­can

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Jor­di Jar­que

Más allá de si un ros­tro nos atrae o no, en al­gu­nas oca­sio­nes nos atre­ve­mos a afir­mar, con só­lo ver la ca­ra, si aque­lla per­so­na es más ra­cio­nal que emo­cio­nal, in­clu­so si es­ta­mos de­lan­te de una per­so­na ma­ni­pu­la­ble o as­tu­ta, si pa­re­ce ac­ti­va o pe­re­zo­sa. Tam­bién des­cu­bri­mos que mu­chas ve­ces nos equi­vo­ca­mos al en­ca­si­llar a una per­so­na. Los ex­per­tos coin­ci­den en que la ca­ra pue­de ex­pre­sar emo­cio­nes, pe­ro no se po­nen de acuer­do has­ta qué pun­to es el es­pe­jo del al­ma, o has­ta qué pun­to re­fle­ja la per­so­na­li­dad del in­di­vi­duo o el ma­pa psi­co­ló­gi­co de la per­so­na. ¿Qué pue­de re­fle­jar el ros­tro? No hay du­da de que, sal­vo ex­cep­cio­nes, es bas­tan­te fá­cil iden­ti­fi­car si la per­so­na es­tá tris­te, ale­gre o en­fa­da­da. Co­mo mí­ni­mo, el ros­tro “nos apor­ta da­tos so­bre nues­tra iden­ti­dad in­di­vi­dual (se­xo mas­cu­lino o fe­me­nino, ra­za, edad ju­ve­nil o per­so­na ma­yor), nues­tras in­ten­cio­nes (ac­ti­tud ame­na­zan­te o amis­to­sa) y nues­tros es­ta­dos emo­cio­na­les (te­mor, valentía, ira, en­fa­do, as­co, tris­te­za, ale­gría…)”, ase­gu­ra Julián Ga­ba­rre, psi­có­lo­go y ex­per­to en mor­fo­psi­co­lo­gía. Tam­bién aña­de que la di­fi­cul­tad re­si­de en sa­ber in­ter­pre­tar ese ros­tro. En­ri­que García Huete, di­rec­tor de Qua­lity Psi­có­lo­gos, aña­de que al­go tie­ne que ver por­que to­do que­da re­fle­ja­do en el cuer­po, “aun­que si nos re­mi­ti­mos a la fi­siog­no­mía que pre­ten­día ca­te­go­ri­zar, ya en tiem­pos de los an­ti­guos grie­gos, las me­di­das de los ros­tros con la pre­dic­ción de los com­por­ta­mien­tos, has­ta la fe­cha no hay ni una so­la hi­pó­te­sis cien­tí­fi­ca que lo ava­le”. Car­los Ro­drí­guez, psi­có­lo­go, gra­fó­lo­go y pé­ri­to ca­lí­gra­fo, re­co­no­ce que hay un aba­ni­co am­plí­si­mo de emo­cio­nes y de al­gu­na ma­ne­ra u otra to­das tie­nen un re­fle­jo en la con­trac­tu­ra mus­cu­lar del ros­tro, pe­ro no es tan fá­cil sa­ber des­en­tra­ñar qué nos di­ce el ros­tro. Y Víctor Amat, psi­có­lo­go, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Psi­co­te­ra­pia Bre­ve y ex­per­to en co­mu­ni­ca­ción no ver­bal, no du­da de que los ros­tros trans­mi­ten sen­sa­cio­nes. “Den­tro de nues­tro ce­re­bro te­ne­mos re­gis­tra­do una co­mu­ni­ca­ción no ver­bal. Pe­ro ca­da uno lo tie­ne re­gis­tra­do a su ma­ne­ra”. Sal­vo al­gu­nas pa­to­lo­gías, el ros­tro trans­mi­te emo­cio­nes, pe­ro los in­ves­ti­ga­do­res in­ten­tan sa­ber has­ta qué pun­to pue­de pre­de­cir com­por­ta­mien­tos. Un gru­po de psi­có­lo­gos li­de­ra­dos por Mi­chael Sti­rrat, investigador del Ins­ti­tu­to de Neu­ro­cien­cias del Com­por­ta­mien­to de la Uni­ver­si­dad de St. An­drews (Es­co­cia), in­ten­tó ave­ri­guar si, al me­nos, a par­tir de las for­mas del ros­tro se po­día pre­de­ter­mi­nar si un in­di­vi­duo se com­por­ta­ría de ma­ne­ra ho­nes­ta y si los de­más lo in­ter­pre­ta­rían así. Los pri­me­ros re­sul­ta­dos del es­tu­dio fue­ron di­fun­di­dos por la pro­pia uni­ver­si­dad en mar­zo del 2010 y pu­bli­ca­dos más am­plia­men­te dos años des­pués en Psy­cho­lo­gi­cal Scien­ce. En di­cho es­tu­dio se in­vi­tó a un gru­po de chi­cos uni­ver­si­ta­rios a par­ti­ci­par en un jue­go apos­tan­do di­ne­ro. A los ju­ga­do­res se les per­mi­tía ser ho­nes­tos con otros par­ti­ci­pan­tes o apro­ve­char­se de ellos y en­ga­ñar­los. An­tes de ca­da par­ti­da se les mos­tra­ba una fo­to inex­pre­si­va del ros­tro de su con­trin­can­te pa­ra que de­ci­die­ran qué ha­cer. De es­te mo­do, Mi­chael Sti­rrat com­pro­bó que los su­je­tos eran más pro­pen­sos a des­con­fiar de opo­nen­tes con fac­cio­nes du­ras y man­dí­bu­las cua­dra­das y, en cam­bio, a con­fiar con los ros­tros mas­cu­li­nos de qui­ja­da más es­tre­cha. “Ha­ce­mos jui­cios ins­tan­tá­neos so­bre los des­co­no­ci­dos, por ejem­plo pa­ra de­ci­dir si so­mos sin­ce­ros con ellos o cau­te­lo­sos. Los hom­bres con ca­ras an­chas se aso­cian con los ma­los de la pe­lí­cu­la”, ex­pli­ca Sti­rrat. Es­te ex­per­to se aven­tu­ra a co­men­tar el por­qué de es­ta aso­cia­ción. “Cuan­tos ma­yo­res ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na re­ci­ba el em­brión en el úte­ro, los ros­tros se mos­tra­rán más mar­ca­da­men­te mas­cu­li­nos a par­tir de la pu­ber­tad, cuan­do se in­cre­men­ta el ni­vel de tes­tos­te­ro­na. Co­mo la tes­tos­te­ro­na se aso­cia a la agre­si­vi­dad, hay quien vin­cu­la las ca­ras an­chas con las per­so­nas que siem­pre bus­can pe­lea, que son me­nos de fiar, mien­tras que aso­cia­mos otras for­mas del ros­tro mas­cu­lino, de lí­neas más sua­ves, a la ho­nes­ti­dad”. Pe­ro la reali­dad es más com­ple­ja. Y es­ta in­ves­ti­ga­ción pu­so de re­lie­ve, ade­más, que las per­so­nas con fac­cio­nes más du­ras pue­den ser más com­pe­ti­ti­vas, más agre­si­vas, sí, pe­ro tam­bién se mues­tran más pre­dis­pues­tas a sa­cri­fi­car­se por quie­nes con­si­de­ran que for­man par­te de su equi­po, po, son más coope­ra­ti­vos. Pa­re­ce ser que hormonas y ge­nes per­fi­lan el ros­tro, o, pe­ro tam­bién com­por­ta­mien­tos. El ge­ne­tis­ta Dean an Ha­mer, un cien­tí­fi­co es­ta­dou­ni­den­se, no du­da en ase­gu­rar que su equi­po de in­ves­ti­ga­ción in­da­ga en n los ge­nes pa­ra di­lu­ci­dar los com­por­ta­mien­tos de los se­res hu­ma­nos. “En­ten­de­mos que to­do lo que con­tro­la el ce­re­bro se ve in­flui­do por los ge­nes que e lo co­di­fi­can, y que con­tro­lan las sus­tan­cias quí­mi­cas que se li­be­ran en él”. Pe­ro tam­bién afir­ma que con los ge­nes que co­di­fi­can es­pe­cí­fi­ca­men­te la con­duc­ta, to­do es mu­cho más in­di­rec­to. “Es­tos ge­nes ac­túan li­be­ran­do sus­tan­cias quí­mi­cas en el ce­re­bro. Y el mis­mo gen que ha­ce que al­guien pa­dez­ca una adic­ción a la co­caí­na (por­que ne­ce­si­ta ta do­pa­mi­na) pue­de con­ver­tir a otra per­so­na en un gran in­ver­sor o en un gran po­lí­ti­co, por­que le gus­ta la no­ve­dad. El mis­mo gen, la mis­ma sus­tan­cia quí­mi­ca, pro­vo­ca co­sas dis­tin­tas. Es su­til, efec­ti­va­men­te”. Igual que con­fi­gu­ran com­por­ta­mien­tos, los ge­nes s tam­bién con­fi­gu­ran ros­tros. El año pa­sa­do, la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Plos One pu­bli­có el re­sul­ta­do o de un es­tu­dio de Man­fred Kay­ser, an­tro­pó­lo­go ge­ne­tis­ta del cen­tro mé­di­co uni­ver­si­ta­rio Eras­mus us en Rot­ter­dam, en el que par­ti­ci­pa­ron unos diez mil in­di­vi­duos, en el que han des­cu­bier­to cin­co ge­nes que de­ter­mi­nan la for­ma fa­cial hu­ma­na. Los os in­ves­ti­ga­do­res uti­li­za­ron imá­ge­nes por re­so­nan­cia ia mag­né­ti­ca (IRM) de la ca­be­za de los in­di­vi­duos así co­mo fo­to­gra­fías pa­ra ma­pear pun­tos de re­fe­ren­cia fa­cia­les, con los cua­les se es­ti­ma­ron las dis­tan­cias den­tro de la ca­ra. Pos­te­rior­men­te se lle­vó a ca­bo lo que se co­no­ce co­mo un es­tu­dio de aso­cia­ción ge­né­ti­ca, di­se­ña­do pa­ra bus­car pe­que- ñas va­ria­cio­nes ge­né­ti­cas que ocu­rren de for­ma más fre­cuen­te en gen­te con de­ter­mi­na­das ca­rac­te­rís­ti­cas fa­cia­les. Man­fred Kay­ser y su equi­po de in­ves­ti­ga­do­res iden­ti­fi­ca­ron cin­co ti­pos de ge­nes con po­si­bi­li­dad de es­tar aso­cia­dos con dis­tin­tas for­mas fa­cia­les: PRDM16, PAX3, TP63, C5orf50 y COL17A1. La cues­tión aho­ra es sa­ber si el as­pec­to fa­cial pue­da dar­nos pis­tas so­bre la po­si­ble con­duc­cta del in­di­vi­duo. Pa­ra Mi­reia Es­par­za, de la uni­dad de an­tro­po­lo­gía a del de­par­ta­men­to de Bio­lo­gía Animal de la Uni­verrsi­tat de Bar­ce­lo­na, no. Es­ta ex­per­ta se ha cen­tra­do o en la agre­si­vi­dad y ha par­ti­ci­pa­do en un es­tu­dio in­ter­na­cio­nal coor­di­na­do por Ro­lan­do Gon­zá­lez Jo­sé, del Cen­tro Na­cio­nal Pa­ta­gó­ni­co (Cen­pa­tCo­ni­cet, Ar­gen­ti­na), y Jor­ge Gó­mez Val­dés, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, pa­ra de­ter­mi­nar si exis­te re­la­ción o no en­tre los ras­gos fa­cia­les y un com­por­ta­mien­to agre­si­vo. Pa­ra ra rea­li­zar el es­tu­dio se con­tó con la co­la­bo­ra­ción de e cin­co mil per­so­nas de 94 po­bla­cio­nes de to­do el mun­do. Co­mo ba­se del pro­to­co­lo de es­tu­dio,

LAS CA­RAS AN­CHAS EN HOM­BRES SE ASO­CIAN CON UN CA­RÁC­TER AGRE­SI­VO LAS PER­SO­NAS MÁS TEN­SAS TIEN­DEN A APRE­TAR MÁS LA MAN­DÍ­BU­LA

han es­tu­dia­do el ín­di­ce fWHR —la re­la­ción en­tre la an­chu­ra y la al­tu­ra fa­cia­les— co­mo po­si­ble pre­dic­tor del com­por­ta­mien­to agre­si­vo en po­bla­cio­nes de hom­bres. Mi­reia Es­par­za ex­pli­ca que se uti­li­zó el ín­di­ce fWHR “por­que es un buen in­di­ca­dor de la for­ma de la ca­ra y, por otra par­te, por­que es el ín­di­ce que se ha usa­do en los tra­ba­jos pre­vios que re­la­cio­na­ban ma­yor an­chu­ra fa­cial con ma­yor agre­si­vi­dad. Así, po­día­mos com­pa­rar re­sul­ta­dos y no ha­bía ses­gos de­bi­do al uso de otro in­di­ca­dor”. Pa­ra Mi­reia Es­par­za, las con­clu­sio­nes son cla­ras: el aná­li­sis de los su­je­tos re­ve­la que no ha­bía re­la­ción en­tre un ma­yor o me­nor gra­do de agre­si­vi­dad y la for­ma de la ca­ra. “La for­ma de la ca­ra no es un pre­dic­tor del com­por­ta­mien­to”. ¿En qué que­da­mos? ¿Los ge­nes con­tro­lan el com­por­ta­mien­to, con­fi­gu­ran el ce­re­bro y el ros­tro, o no? ¿Hay al­gún ti­po de in­ter­re­la­ción? Bru­ce Lip­ton, mé­di­co, investigador en bio­lo­gía ce­lu­lar, apor­ta una nue­va pers­pec­ti­va. No se tra­ta tan­to de que el aná­li­sis del ros­tro im­pli­que un com­por­ta­mien­to, sino que hay com­por­ta­mien­tos que van con­fi­gu­ran­do el ros­tro. “Me en­se­ña­ron que los ge­nes con­tro­lan la vida, que en ellos se ins­cri­ben to­das nues­tras ca­pa­ci­da­des y ca­rac­te­rís­ti­cas pe­ro es fal­so. No so­mos víc­ti­mas de nues­tra ge­né­ti­ca, en reali­dad es el ADN el que es­tá con­tro­la­do por el me­dio ex­terno ce­lu­lar. Los es­tu­dios que em­pe­cé ha­ce cua­ren­ta años de­mues­tran que las cé­lu­las cam­bian en fun­ción del en­torno, es lo que lla­ma­mos epi­ge­né­ti­ca. Epi sig­ni­fi­ca por en­ci­ma de la ge­né­ti­ca, más allá de ella. Se­gún el en­torno y có­mo res­pon­de al mun­do, un gen pue­de crear 30.000 di­fe­ren­tes va­ria­cio­nes”. Es una pers­pec­ti­va com­par­ti­da por Joe Dis­pen­za, un bio­quí­mi­co y qui­ro­prác­ti­co, quien ase­gu­ra que men­te y ma­te­ria no es­tán se­pa­ra­das, y que to­do com­por­ta­mien­to va mo­di­fi­can­do la es­truc­tu­ra de la ma­te­ria. El re­co­no­ci­do An­to­nio Da­ma­sio, neu­ro­bió­lo­go, di­rec­tor del Ins­ti­tu­te for the Neu­ro­lo­gi­cal Study of Emo­tion and Crea­ti­vity, de Es­ta­dos Uni­dos, es de la mis­ma opi­nión. Pa­ra es­te ex­per­to, emoción, cuer­po y ce­re­bro van uni­dos in­de­fec­ti­ble­men­te. To­do cam­bio emo­cio­nal re­per­cu­te. Y pa­re­ce ser que es­tos cam­bios son más vi­si­bles en el ros­tro. Julián Ga­ba­rre ex­pli­ca que los es­tu­dios so­bre el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral “pa­re­cen otor­gar una po­si­ción pri­vi­le­gia­da del ros­tro fren­te a otras par­tes del cuer­po en su re­la­ción con el ce­re­bro. Ade­más, el ros­tro tie­ne una im­por­tan­cia ca­pi­tal co­mo es­tí­mu­lo per­cep­ti­vo vi­sual y so­cial. Se ha es­tu­dia­do có­mo los ni­ños y be­bés tie­nen pre­di­lec­ción y pro­ba­ble­men­te unas ca­pa­ci­da­des ma­yo­res, in­clu­so asom­bro­sas, pa­ra ma­ne­jar in­for­ma­ción re­fe­ren­te al ros­tro fren­te a cual­quier otro ti­po de es­tí­mu­lo”. En­ri­que García Huete aña­de que al­gu­nos as­pec­tos de la per­so­na­li­dad pue­den es­tar re­fle­ja­dos en el ros­tro. Al fin y al ca­bo, las per­so­nas que son más ten­sas, por ejem­plo, tien­den a apre­tar más las man­dí­bu­las, frun­cen el en­tre­ce­jo…”. Na­da es des­car­ta­ble, pe­ro es ne­ce­sa­rio se­guir pro­fun­di­zan­do”. Car­los Ro­drí­guez tam­bién co­men­ta que, por ló­gi­ca, la uti­li­za­ción de la mus­cu­la­tu­ra de la ca­ra re­fle­ja emo­cio­nes. In­clu­so con la edad se ve es­ta evo­lu­ción. Los be­bés tie­nen ca­ras re­don­dea­das que se trans­for­man en ros­tros más an­gu­lo­sos a me­di­da que van cre­cien­do. “El ros­tro es di­ná­mi­co”, sin­te­ti­za Julián Ga­ba­rre. Y no tie­ne na­da que ver con la pers­pec­ti­va es­tá­ti­ca de la fi­siog­no­mía. “La mor­fo­psi­co­lo­gía no es la fi­siog­no­mía”. Es­te ex­per­to co­men­ta que so­bre el ros­tro se han rea­li­za­do mu­chas apro­xi­ma­cio­nes dis­tor­sio­na­das. La fi­siog­no­mía só­lo mi­de el ta­ma­ño de la na­riz, o de la bo­ca, o de los ojos, o del men­tón. No es ex­tra­ño que, des­de es­ta pers­pec­ti­va, ha­ya es­tu­dios co­mo los de Mi­reia Es­par­za que lle­gan a la con­clu­sión de que no hay re­la­ción en­tre la agre­si­vi­dad y las me­di­das del ros­tro. “Por­que el ser hu­mano y sus com­por­ta­mien­tos es mu­cho más que to­do eso. El to­do (el ser hu­mano) es más que la su­ma de sus par­tes, co­mo di­jo en su mo­men­to Spi­no­za”, una lí­nea de pen­sa­mien­to que en­tron­ca tam­bién con Hegel y con Goet­he (su ver­tien­te cien­tí­fi­ca), en­tre otros. Pe­ro “pa­ra apli­car es­tos co­no­ci­mien­tos a la per­fec­ción se ne­ce­si­ta bas­tan­te tiem­po, pa­cien­cia, per­se­ve­ran­cia y no­ta­ble ca­pa­ci­dad de sín­te­sis”. Je­sús Ber­da­la, psi­quia­tra y neu­ró­lo­go, que ha si­do du­ran­te quin­ce años di­rec­tor mé­di­co del hos­pi­tal Neu­ro­psi­quiá­tri­co del Car­men de Za­ra­go­za, ex­pli­ca que el es­tu­dio del ros­tro re­quie­re de mé­to­do y ex­pe­rien­cia. Ba­jo su pun­to de vis­ta, “es una he­rra­mien­ta va­lio­sí­si­ma que han uti­li­za­do tan­to en la se­lec­ción de per­so­nal co­mo en la con­fi­gu­ra­ción de equi­pos di­rec­ti­vos y de tra­ba­jo”, por­que los ros­tros dan in­for­ma­ción. Y el ins­pec­tor del Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía Pedro Ja­vier Pa­blos no tu­vo nin­gún pro­ble­ma en cer­ti­fi­car en el año 2004 una prue­ba en es­te sen­ti­do. Se tra­ta­ba de de­ter­mi­nar la cau­sa po­si­ble de de­ten­ción de un gru­po de diez de­lin­cuen­tes es­tu­dian­do su ros­tro. “De los ros­tros exa­mi­na­dos, dos de ellos ha­bían si­do de­te­ni­dos por de­li­tos de es­ta­fa, cua­tro por ro­bos con fuer­za, dos por ro­bo con vio­len­cia y dos por le­sio­nes. En to­dos los ca­sos, el se­ñor Ga­ba­rre (el ex­per­to que se so­me­tió a es­ta prue­ba) ha de­ter­mi­na­do el mo­ti­vo de la de­ten­ción, ex­pli­can­do en ca­da uno de ellos las ca­rac­te­rís­ti­cas mor­fop-si­co­ló­gi­cas que han mo­ti­va­do sus con­clu­sio­nes”. Los ex­per­tos re­co­no­cen que pa­ra lle­gar a es­te pun­to se re­quie­re mu­cha ex­pe­rien­cia, una gran ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción y sín­te­sis. No es fá­cil, cla­ro. Hay mu­chos da­tos pu­lu­lan­do, y el fil­tro es el observador. Víctor Amat re­cuer­da que el ce­re­bro “re­ci­be mi­llo­nes de da­tos a la vez que es­ta­mos ges­tio­nan­do y co­di­fi­can­do. Hay que to­mar­lo sin dog­ma­tis­mos”. Co­mo cuan­do se bus­ca in­ter­pre­tar los apre­to­nes de mano en­tre po­lí­ti­cos y que tan­to en­tu­sias­mo des­pier­tan. Se ha­bla de do­mi­nio, su­mi­sión, igual­dad en un apre­tón de ma­nos. Es el uni­ver­so de la co­mu­ni­ca­ción no ver­bal, don­de pri­ma la ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción y la sín­te­sis de un mi­llar de da­tos. Si no, los po­lí­ti­cos no es­ta­rían ase­so­ra­dos por ex­per­tos en co­mu­ni­ca­ción no ver­bal. La di­fi­cul­tad re­si­de en quién ob­ser­va los ros­tros y qué in­ter­pre­ta de ellos. Y pa­ra ha­cer­lo más com­pli­ca­do, tam­bién in­ci­de el ori­gen cul­tu­ral del observador, se­gún otro es­tu­dio del Cen­tre for Cog­ni­ti­ve Neu­roI­ma­ging de la Es­cue­la de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Glas­gow. Los se­res hu­ma­nos ob­ser­van, re­co­no­cen y cla­si­fi­can los ros­tros de ma­ne­ra di­fe­ren­te se­gún su cul­tu­ra. Ro­ber­to Cal­da­ra, res­pon­sa­ble de la in­ves­ti­ga­ción, ana­li­zó el mo­vi­mien­to de los ojos de una se­rie de vo­lun­ta­rios mien­tras pro­ce­sa­ban una ca­ra. Cons­ta­tó que los oc­ci­den­ta­les sue­len mi­rar pri­me­ro los ojos y des­pués la bo­ca, mien­tras que los orien­ta­les asiá­ti­cos tien­den a fi­jar­se en la na­riz y el cen­tro de la ca­ra. Y esas di­fe­ren­cias de mo­vi­mien­to ocu­lar po­drían ayu­dar a ex­pli­car tam­bién por qué a un oc­ci­den­tal le pa­re­ce que to­dos los orien­ta­les son prác­ti­ca­men­te igua­les. Pa­re­ce que al fi­nal se tra­ta de quién mi­ra y có­mo mi­ra. Y hay tan­tas for­mas de mi­rar a los otros, co­mo es­pe­jos tie­ne el al­ma. To­do un tra­ba­jo per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.