¡Benditos abue­los!

Ca­da vez más fa­mi­lias es­tán con­tan­do con el apoyo de los abue­los pa­ra su­pe­rar la si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Es­ta cer­ca­nía a me­nu­do sa­ca a re­lu­cir he­ri­das ocul­tas y pa­tro­nes de re­la­ción ob­so­le­tos. Pe­ro tam­bién nos brin­da la opor­tu­ni­dad de re­cons­truir los víncu­lo

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Ire­ne Or­ce, coach

Tal vez sea el mo­men­to de de­di­car­les un ho­me­na­je, y re­fle­xio­nar so­bre el pa­pel que ejer­cen en nues­tra vida y en la de nues­tros hi­jos. Lo cier­to es que no es lo mis­mo re­ci­bir ese tí­tu­lo a los 50 y po­cos años, es­tan­do to­da­vía en ac­ti­vo a ni­vel pro­fe­sio­nal, que a los 70 u 80. Ade­más de la edad, fac­to­res co­mo la sa­lud o la dis­tan­cia –tan­to geo­grá­fi­ca co­mo emo­cio­nal– afec­tan de for­ma de­ter­mi­nan­te al ejer­ci­cio del ofi­cio de abue­lo o abue­la. Y no só­lo eso. A me­nu­do, cuan­do na­cen nues­tros hi­jos aún no he­mos re­suel­to emo­cio­nal­men­te la re­la­ción con nues­tros pa­dres. De ahí que la con­vi­ven­cia y la cer­ca­nía pue­dan sa­car a re­lu­cir he­ri­das ocul­tas y pa­tro­nes de re­la­ción tó­xi­cos, que inevi­ta­ble­men­te ter­mi­nan por re­per­cu­tir en las re­la­cio­nes in­ter­fa­mi­lia­res. Pe­ro tam­bién nos brin­da la opor­tu­ni­dad de re­cons­truir nues­tro víncu­lo a tra­vés de la afec­ti­vi­dad y el agra­de­ci­mien­to. Pa­ra mu­chos, la vida es co­mo una obra de tea­tro de tres ac­tos. Ca­da uno de ellos es úni­co y di­fe­ren­te, y sue­le es­tar mar­ca­do por el pa­pel que in­ter­pre­ta­mos. Pri­me­ro so­mos hi­jos. Más ade­lan­te, pa­dres. Y fi­nal­men­te, abue­los. Es­te úl­ti­mo pa­pel re­sul­ta par­ti­cu­lar­men­te es­pe­cial. Abue­lo o abue­la no es un me­ro tí­tu­lo ho­no­rí­fi­co que se ad­quie­re al lle­gar a una cier­ta edad, sino una fun­ción que tie­ne la ca­pa­ci­dad de en­ri­que­cer y mar­car vi­das. Quie­nes vuel­can el co­ra­zón en es­te co­me­ti­do no son po­cos, y a me­nu­do se con­vier­ten en la es­pi­na dor­sal de sus res­pec­ti­vas fa­mi­lias. No ha­ce mu­chos años, la es­truc­tu­ra fa­mi­liar fa­ci­li­ta­ba que in­ter­vi­nie­ran re­gu­lar­men­te en la edu­ca­ción de los más pe­que­ños, ge­ne­ral­men­te ejer­cien­do pa­pe­les se­cun­da­rios. Pe­ro la es­truc­tu­ra fa­mi­liar ha evo­lu­cio­na­do, y los abue­los y abue­las tam­bién lo han he­cho. De ahí que las cir­cuns­tan­cias arras­tren a mu­chos de ellos a to­mar pa­pe­les pro­ta­go­nis­tas en la crian­za de sus nie­tos. La re­la­ción más es­pe­cial Por lo ge­ne­ral exis­ten dos per­fi­les di­fe­ren­cia­dos de abue­los, en fun­ción del pa­pel que desem­pe­ñan con sus nie­tos. Los pri­me­ros son los de­no­mi­na­dos abue­los de fin de se­ma­na, es de­cir, aque­llos que se ocu­pan de sus nie­tos es­po­rá­di­ca­men­te, que en­tien­den su pa­pel co­mo al­go vo­lun­ta­rio que sur­ge de la pro­pia de­ci­sión en vez de la obli­ga­ción. Los se­gun­dos son los que se ven irre­me­dia­ble­men­te abo­ca­dos a adop­tar un pa­pel prin­ci­pal co­mo can­gu­ros o cui­da­do­res de sus nie­tos a cau­sa de la si­tua­ción pro­fe­sio­nal y eco­nó­mi­ca de los pa­dres, por lo que su pa­pel, de un mo­do u otro, se les im­po­ne co­mo una obli­ga­ción. Y es­tos úl­ti­mos no pa­ran de en­gro­sar sus fi­las.

Es­pe­cial­men­te aho­ra, con la cri­sis for­zan­do a mi­les de fa­mi­lias a apo­yar­se más que nun­ca en es­te co­me­ti­do. Así lo co­rro­bo­ra un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el 2012 por Fun­cas (Fun­da­ción de las Ca­jas de Aho­rros) en el mar­co del Año Eu­ro­peo del En­ve­je­ci­mien­to Ac­ti­vo y la So­li­da­ri­dad In­ter­ge­ne­ra­cio­nal, que sos­tie­ne que más de un mi­llón de abue­las cui­dan re­gu­lar­men­te a sus nie­tos en Es­pa­ña. El es­tu­dio re­fle­ja la cre­cien­te par­ti­ci­pa­ción de los abue­los y abue­las en el círcu­lo fa­mi­liar y el sos­tén que re­pre­sen­tan en él, desem­pe­ñan­do un im­por­tan­te pa­pel co­mo cui­da­do­res al ha­cer­se car­go de sus nie­tos mien­tras los pa­dres salen a tra­ba­jar. Da­das las cir­cuns­tan­cias, tal vez val­ga la pe­na pre­gun­tar­nos: ¿Les exi­gi­mos de­ma­sia­do? ¿Por qué da­mos por he­cho que tie­nen que sa­cri­fi­car­se? ¿Aca­so no les ha lle­ga­do el mo­men­to de des­can­sar y dis­fru­tar? ¿Va­lo­ra­mos su pa­pel lo su­fi­cien­te? Sea co­mo fue­re, es­ta im­pli­ca­ción emo­cio­nal de los abue­los es­pa­ño­les es de las más ele­va­das de la Unión Eu­ro­pea, y se de­be a lo que los ex­per­tos de­no­mi­nan la so­li­dez y ri­que­za de las re­des fa­mi­lia­res y so­cia­les es­pa­ño­las. Es de­cir, que con­ta­mos con un sis­te­ma de fa­mi­lia clan ba­sa­da en la­zos de so­li­da­ri­dad muy fuer­tes. De ahí que al me­nos el 20% de los abue­los ayu­den eco­nó­mi­ca­men­te a sus des­cen­dien­tes a pe­sar de que sus in­gre­sos no sean muy al­tos y pro­ce­dan, por lo ge­ne­ral, de las pen­sio­nes. Es­ta ayu­da re­sul­ta en mu­chos ca­sos vi­tal pa­ra las fa­mi­lias. Se­gún da­tos de la en­cues­ta Share, sie­te de ca­da diez abue­los en Es­pa­ña man­tie­ne un con­tac­to dia­rio con sus hi­jos, y un 37%, con sus nie­tos. Por otra par­te, el 89% de los ni­ños y jó­ve­nes re­co­no­ce que dis­fru­ta del con­tac­to cer­cano y dia­rio de sus abue­los, lo que re­sul­ta muy po­si­ti­vo, ya que es­te ge­ne­ra re­la­cio­nes fa­mi­lia­res in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les muy en­ri­que­ce­do­ras. No en vano, pa­ra mu­chas per­so­nas, ser abue­lo es una par­te im­por­tan­te del ci­clo de la vida. Por lo ge­ne­ral, si se man­tie­ne un con­tac­to fre­cuen­te se ge­ne­ra una re­la­ción muy es­pe­cial con los nie­tos, que mu­chos uti­li­zan pa­ra sa­lir de su zo­na de co­mo­di­dad, su­man­do en ac­ti­vi­dad y en bie­nes­tar. Los abue­los brin­dan a sus nie­tos afec­to, cui­da­dos, ex­pe­rien­cias vi­ta­les, com­pren­sión, amis­tad, apoyo… y, a cam­bio, re­ci­ben do­sis de en­tre­te­ni­mien­to, cariño, ins­pi­ra­ción y com­pa­ñía. El va­lor de la ex­pe­rien­cia Aun­que la re­la­ción en­tre abue­los y nie­tos tie­ne in­fi­ni­dad de in­fluen­cias po­si­ti­vas, hay quien sos­tie­ne que tien­den a con­sen­tir de­ma­sia­do a sus nie­tos, o que en oca­sio­nes pue­den mi­nar la au­to­ri­dad de los pa­dres. A me­nu­do tie­nen ideas di­fe­ren­tes a las de es­tos acer­ca de la crian­za de sus nie­tos, lo que pue­de crear ten­sio­nes di­fí­ci­les de ges­tio­nar. Por su par­te, los pa­dres pue­den sen­tir­se ce­lo­sos de los abue­los por el afec­to que les pro­fe­san los más pe­que­ños, cul­ti­van­do pen­sa­mien­tos ve­ne­no­sos co­mo que sus hi­jos quie­ren más a sus pa­dres que a ellos. Cuan­do vol­ve­mos a con­vi­vir con nues­tros pa­dres ten­de­mos a com­por­tar­nos de la mis­ma ma­ne­ra en la que lo ha­cía­mos an­tes de eman­ci­par­nos. Los ro­ces que ha­bía­mos li­ma­do vuel­ven a apa­re­cer, do­lo­ro­sos, y con ellos las dispu­tas, las dis­cu­sio­nes y las ca­ras lar­gas. Pe­ro lo cier­to es que ya no so­mos aque­llos postado­les­cen­tes, y po­de­mos cam­biar la ma­ne­ra que te­ne­mos de re­la­cio­nar­nos con ellos, su­man­do en ma­du­rez y en res­pon­sa­bi­li­dad. Así, po­de­mos apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que nos brin­da es­ta eta­pa pa­ra acer­car­nos y re­con­ci­liar­nos con nues­tros pa­dres. Nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia con la pa­ter­ni­dad nos ayu­da a en­ten­der me­jor su pos­tu­ra, y con el tiem­po po­de­mos com­pren­der que nues­tros pa­dres son só­lo se­res hu­ma­nos que lo han he­cho lo me­jor que han sa­bi­do con los re­cur­sos que han te­ni­do. De ahí la im­por­tan­cia de res­pe­tar sus de­ci­sio­nes y elec­cio­nes, op­tan­do por la es­cu­cha y la pa­cien­cia en vez de por ali­men­tar el con­flic­to. El me­jor mo­do de pre­ve­nir y re­con­du­cir las desave­nen­cias que pue­den dar­se en­tre pa­dres y abue­los es la co­mu­ni­ca­ción. Apli­car un po­co de em­pa­tía con­tri­bu­ye a apren­der a res­pe­tar el pun­to de vis­ta de nues­tros in­ter­lo­cu­to­res, pa­ra apren­der los unos de los otros. Sin em­bar­go, ca­be apun­tar que el pa­pel de los abue­los es dis­tin­to al de los pa­dres, y la re­la­ción de ape­go que se desa­rro­lla con ellos tam­bién es di­fe­ren­te. Los abue­los sue­len ser más per­mi­si­vos, y op­tan por el apoyo y la em­pa­tía más que por la dis­ci­pli­na y la au­to­ri­dad, lo que sue­le dar lu­gar a una re­la­ción más cóm­pli­ce y re­la­ja­da con sus nie­tos. Ejer­cen mu­chas fun­cio­nes: cui­da­dor, com­pa­ñe­ro de jue­gos, re­fe­ren­te, con­se­je­ro, con­fi­den­te, me­dia­dor… pe­ro tal vez la más va­lio­sa sea la de guar­dián de la me­mo­ria. No en vano, son los en­car­ga­dos de trans­mi­tir la his­to­ria y las tra­di­cio­nes fa­mi­lia­res a los más pe­que­ños. Ate­so­ran in­for­ma­ción so­bre nues­tros orí­ge­nes, so­bre có­mo era su vida cuan­do eran jó­ve­nes… Y los más pe­que­ños dis­fru­tan es­cu­chan­do y apren­dien­do esas his­to­rias, pues les ayu­dan a dar for­ma y sen­ti­do a la his­to­ria de su fa­mi­lia. Es­ta fun­ción de puen­te in­ter­ge­ne­ra­cio­nal tam­bién tie­ne un efec­to po­si­ti­vo re­bo­te en la re­la­ción en­tre pa­dres e hi­jos, pues cuan­do los abue­los ex­pli­can a sus nie­tos co­sas de sus pa­dres cuan­do eran ni­ños y jó­ve­nes, con­tri­bu­yen a que co­noz­can más su pa­sa­do y com­pren­dan más su pre­sen­te, fa­ci­li­tan­do un en­ten­di­mien­to y acer­ca­mien­to en­tre ellos. Lle­ga­dos a es­te pun­to, va­le la pe­na re­cor­dar el va­lor que tie­ne la ex­pe­rien­cia. Vi­vi­mos en una cul­tu­ra orien­ta­da per­ma­nen­te­men­te a enal­te­cer la ju­ven­tud en to­das sus for­mas, en la que las per­so­nas de más de 60 años pa­san a un in­vi­si­ble se­gun­do plano. Pue­de que sea el mo­men­to de de­di­car unos mi­nu­tos a va­lo­rar y a agra­de­cer a nues­tros pa­dres y abue­los sus in­nu­me­ra­bles apor­ta­cio­nes a nues­tra vida. Y tam­bién su pre­sen­cia, su cons­tan­cia y su apoyo. Po­si­ble­men­te las co­sas no siem­pre sean fá­ci­les, y la iner­cia que nos arras­tra no nos per­mi­te pa­rar­nos a com­par­tir tan­to co­mo nos gus­ta­ría. Pe­ro bas­ta una pa­la­bra cóm­pli­ce, un abra­zo sen­ti­do o un ges­to de cariño pa­ra re­cor­dar­les lo mu­cho que sig­ni­fi­can pa­ra no­so­tros. Cier­ta­men­te, me­re­cen un ho­me­na­je. Por dar­nos raí­ces… y tam­bién alas.

APOYO ECO­NÓ­MI­CO, CUIDAR DE LOS NIE­TOS... SU PE­SO ES CA­DA VEZ MA­YOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.