CUES­TIÓN DE AC­TI­TUD

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Cuen­ta una his­to­ria que una viu­da en­fer­ma te­nía dos hi­jos que le pro­por­cio­na­ban to­do lo que ne­ce­si­ta­ba pa­ra vi­vir. Uno de ellos se de­di­ca­ba a ven­der pa­ra­guas, y lo pri­me­ro que ha­cía la mu­jer ca­da ma­ña­na era mi­rar el cie­lo pa­ra ver si bri­lla­ba el Sol o si pa­re­cía que iba a llo­ver. Si es­ta­ba nu­bla­do, se po­nía muy ale­gre, pues­to que sig­ni­fi­ca­ba que qui­zás llo­ve­ría y su hi­jo ma­yor ven­de­ría mu­chos pa­ra­guas. Pe­ro la ale­gría en­se­gui­da se eva­po­ra­ba al re­cor­dar que su hi­jo me­nor se de­di­ca­ba a la ven­ta de aba­ni­cos. Así que si pa­re­cía que du­ran­te el día llo­ve­ría, ella tam­bién se de­pri­mía mu­cho pues­to que cuan­do no ha­cía ca­lor su hi­jo me­nor no ven­día aba­ni­cos. No im­por­ta­ba el tiem­po que hi­cie­ra… la viu­da siem­pre te­nía mo­ti­vos pa­ra es­tar des­con­ten­ta y que­jar­se sin pa­rar. Un buen día, un ami­go le di­jo: –¿Por qué no in­ten­tas mi­rar­lo así? Si bri­lla el sol, la gen­te com­pra­rá aba­ni­cos y si llue­ve, com­pra­rá pa­ra­guas. Siem­pre ga­nas in­de­pen­dien­te­men­te del tiem­po que ha­ga. Si cam­bias de ac­ti­tud, nun­ca per­de­rás. Cuan­do la viu­da com­pren­dió tan sen­ci­llo ra­zo­na­mien­to, vi­vió mu­cho más fe­liz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.