LAS EN­CI­NAS

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Atra­vie­so en tren el cam­po ex­tre­me­ño dul­ci­fi­ca­do por la llu­via y ves­ti­do con ga­las pri­ma­ve­ra­les. En­tre las efí­me­ras flo­res, des­ta­can las en­ci­nas ca­si eter­nas. Me de­jo lle­var por el pai­sa­je y sin dar­me cuen­ta me veo pa­sean­do por los pai­sa­jes de mi me­mo­ria. Allí tam­bién hay en­ci­nas. Las de un poe­ma de Vir­gi­lio que tras des­cri­bir có­mo re­sis­ten a los vien­tos más ás­pe­ros, ter­mi­na: “Pren­di­da que­da en al­ta pe­ña, /en el cie­lo la fren­te, y las raí­ces / en el seno de la tie­rra hun­di­da: así, el héroe”. Vi­vo en un jar­dín asil­ves­tra­do con en­ci­nas, y to­das las pri­ma­ve­ras re­cuer­do el be­llo tex­to que es­cri­bió Mu­ñoz Ro­jas fes­te­jan­do la flo­ra­ción de es­tos ár­bo­les, que rom­pen su adus­tez con unas de­li­ca­das flo­re­ci­llas do­ra­das, unas pe­que­ñas ca­be­lle­ras de miel. Se lla­man, sin du­da por un mo­ti­vo poé­ti­co, can­de­las. Mien­tras con­ti­núo mi dual pa­seo, me doy cuen­ta de lo bien po­da­das que es­tán las en­ci­nas reales. Co­no­cí a un vie­jo po­da­dor, miem­bro de una de las cua­dri­llas que du­ran­te to­do el año re­co­rren las dehe­sas cor­tan­do ma­de­ra pa­ra ha­cer car­bón, y eso abre otro ca­mino en mi me­mo­ria, que re­co­rro. De ni­ño, en mi enor­me, be­lla y desa­pa­ci­ble ca­sa de To­le­do, nos ca­len­tá­ba­mos con bra­se­ros ali­men­ta­dos con car­bón de en­ci­na, que ba­jo su ne­gru­ra aún man­te­nía un va­go re­cuer­do cam­pes­tre. El bra­se­ro te­nía su ri­tual. Ha­bía que re­mo­ver su lum­bre de vez en cuan­do con la ba­di­la, una ador­na­da pa­le­ta me­tá­li­ca. Cuan­do iba al co­le­gio, veía ca­da día en la puer­ta de las ca­sas los bra­se­ros en­cen­dién­do­se, con una ele­men­tal chi­me­nea de ho­ja­la­ta pues­ta en­ci­ma del mon­ton­ci­to de car­bón, y que a mí me pa­re­cía más bien la chis­te­ra de un buho­ne­ro. De­jo de pa­sear la mi­ra­da por el pai­sa­je ex­te­rior e in­te­rior, y vuel­vo a la pan­ta­lla del or­de­na­dor que ten­go de­lan­te, por­que de­bo es­cri­bir el ar­tícu­lo pa­ra La Van­guar­dia. De­ci­do de­di­car­lo a las en­ci­nas, pe­ro no pa­ra ha­blar de ellas, sino pa­ra es­cri­bir so­bre la me­mo­ria, un te­ma que ca­da vez me apa­sio­na más. Es­pe­ro que no sea por la edad, sino por la ne­ce­si­dad ur­gen­te de reha­bi­li­tar­la. En el Reino Uni­do es­tán ela­bo­ran­do una nue­va ley de edu­ca­ción, que fun­de, co­mo es ló­gi­co, el apren­di­za­je en la me­mo­ria. Aca­bo de pu­bli­car El apren­di­za­je de la crea­ti­vi­dad y, una vez más, cons­ta­to que tam­bién es im­pres­cin­di­ble pa­ra crear, in­ven­tar, in­no­var. Ya lo di­jo Or­te­ga: pa­ra te­ner mu­cha ima­gi­na­ción, hay que te­ner mu­cha me­mo­ria. Pe­ro los in­ves­ti­ga­do­res han da­do un pa­so más, que yo he apro­ve­cha­do. La me­mo­ria crea­do­ra se ba­sa en ri­cas re­des de in­for­ma­ción, tu­pi­da­men­te co­nec­ta­das, y en la agi­li­dad pa­ra re­co­rrer­las. Los cam­pos se­mán­ti­cos es­tán cru­za­dos por una red de ca­mi­nos men­ta­les, co­mo los que he re­co­rri­do en el ca­so de la en­ci­na. La ri­que­za de las ocu­rren­cias va a de­pen­der de la ri­que­za de esas co­ne­xio­nes y la efi­ca­cia con que las re­co­rra­mos o ac­ti­ve­mos. De es­to se ocu­pa otra me­mo­ria, que aho­ra es­tá en el can­de­le­ro cien­tí­fi­co, la wor­king me­mory, la me­mo­ria en ac­ción. Los neu­ró­lo­gos creen que en ella re­si­de la crea­ti­vi­dad.

GOO­GLE TRA­TA DE CO­PIAR NUES­TRAS RE­DES IN­TER­NAS, ES UN GRAN AU­XI­LIAR, PE­RO SU USO DE­PEN­DE DE LA ME­MO­RIA

Goo­gle in­ten­ta co­piar nues­tras re­des in­te­rio­res, y es un au­xi­liar fan­tás­ti­co, pe­ro su apro­ve­cha­mien­to de­pen­de de nues­tra me­mo­ria per­so­nal. Re­cuer­den que un bu­rro co­nec­ta­do a in­ter­net si­gue sien­do un bu­rro. Me en­can­ta­ría que me en­via­sen su red de co­ne­xio­nes de una pa­la­bra, pa­ra un tra­ba­jo cien­tí­fi­co que ya les ex­pli­ca­ré. Al­go pa­re­ci­do a lo que he he­cho con la en­ci­na. He ele­gi­do un ob­je­to sen­ci­llo, pa­ra que re­sul­te ma­ne­ja­ble la ta­rea. Un ár­bol tam­bién: el pino. Si se ani­man, pue­den man­dár­me­lo a Jo­sean­to­nio­ma­ri­na.net. Sec­ción: Crear en La Van­guar­dia. Gra­cias.

JO­SÉ AN­TO­NIO MARINA

es@la­van­guar­dia.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.