APREN­DER A TE­NER SE­GU­RI­DAD

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

PRE­GUN­TA

Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, ten­go 42 años y su­pe de ti por pri­me­ra vez ha­ce unos diez. Me lla­mo Lu­cas y siem­pre he te­ni­do un pro­ble­ma que aho­ra se ha agu­di­za­do mu­cho des­de que he in­ti­ma­do sen­ti­men­tal­men­te con una mu­jer. Re­sul­ta que me he vuel­to muy de­pen­dien­te de ella, ex­ce­si­va­men­te, y eso me cau­sa mu­cho su­fri­mien­to. Siem­pre he te­ni­do una ten­den­cia a ser de­pen­dien­te en mis re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les, pe­ro aho­ra in­fi­ni­ta­men­te más, has­ta tal pun­to que a ve­ces me veo co­mo un ver­da­de­ro men­di­go de amor, co­mo tú de­fi­nes al­gu­nas ve­ces. Siem­pre ten­go mu­cho mie­do de per­der a mi com­pa­ñe­ra, de que me de­je por otro, de que ter­mi­ne por de­sin­te­re­sar­se de mí y ten­ga que en­ca­rar la vida sin ella. Es­to me pro­du­ce ce­los e in­se­gu­ri­dad. No sien­to la re­la­ción se­gu­ra, so­bre to­do por­que ella es más in­de­pen­dien­te que yo y, ade­más, co­mo es muy atrac­ti­va, ten­go la sen­sa­ción de que to­dos la desean y me la pue­den arre­ba­tar. Si me pu­die­ras dar al­gu­na orien­ta­ción, te lo agra­de­ce­ría in­fi­ni­to. No sé có­mo sa­lir de es­to y a ve­ces he pen­sa­do en de­jar la re­la­ción, pe­ro me sien­to in­ca­paz, tan­to es así que le he pe­di­do a ella que me li­be­re, pe­ro di­ce que me quie­re y que no va a to­mar esa de­ci­sión.

RES­PUES­TA

Es­ti­ma­do Lu­cas, gra­cias por es­cri­bir­me. Tra­to aho­ra mis­mo de po­ner­me en tu lu­gar y me doy cuen­ta de has­ta qué pun­to de­bes sen­tir­te desa­so­se­ga­do e in­fe­liz, cuan­do en reali­dad si cam­bia­ras tu ac­ti­tud –y tie­nes que cam­biar­la– po­drías sen­tir­te di­cho­so y vi­vir la re­la­ción con ale­gre in­ten­si­dad. Es­tás jus­to pro­vo­can­do lo que tan­to te­mes y pro­vo­can­do una ma­sa de do­lor in­ne­ce­sa­rio. Tan se­gu­ro quie­res es­tar, tan­ta de­man­da de se­gu­ri­dad hay por tu par­te, que te sien­tes in­se­gu­ro, por­que en el fon­do to­dos sa­be­mos, co­mo di­jo el gran poeta Tenny­son, que la úni­ca se­gu­ri­dad ya­ce en la in­se­gu­ri­dad. Tie­nes que to­mar­te la re­la­ción de otro mo­do, por­que la es­tás per­ju­di­can­do al per­mi­tir que tus ca­ren­cias afec­ti­vas lo ha­gan una y otra vez. Vi­ve con ple­ni­tud ca­da mo­men­to, sin es­tar dán­do­le vuel­tas a la men­te y elu­cu­bran­do. To­dos po­de­mos per­der a to­dos y, de he­cho, al fi­nal, la vida, o me­jor se­ría de­cir la muer­te, se en­car­ga de ha­cer­lo. No se pue­de vi­vir con ese te­mor que te asal­ta y te ator­men­ta. Pa­ra eso, efec­ti­va­men­te, es me­jor no te­ner la re­la­ción, pues to­da re­la­ción li­bre­men­te ele­gi­da de­be ser pa­ra que re­sul­te sa­tis­fac­to­ria. Tie­nes que apren­der a gra­vi­tar en ti mis­mo y no en tu pa­re­ja, por­que tam­bién con tus re­ce­los y mie­dos creas una bre­cha que pue­de ir­se agran­dan­do más. Na­die es de nues­tra pro­pie­dad; a na­die po­de­mos te­ner ab­so­lu­ta­men­te se­gu­ro, pe­ro hay que sa­ber vi­vir con ello, con ma­du­rez e in­tre­pi­dez.

SER DE­MA­SIA­DO IN­SE­GU­RO PRO­VO­CA­RÁ VI­VIR CON MIE­DO Y RE­CE­LOS Y TE­NER UNA RE­LA­CIÓN MU­CHO MÁS INES­TA­BLE

Por otra par­te, los ce­los son tam­bién un sín­to­ma de in­se­gu­ri­dad, y son un dra­gón que hie­re al que los ex­pe­ri­men­ta y a la per­so­na ce­la­da; no son un buen alia­do pa­ra man­te­ner una re­la­ción, des­de lue­go. Te di­ría: ¡vi­ve la re­la­ción con ple­ni­tud!, y no es­tés mi­ran­do tan le­jos que no apre­cies lo que tie­nes en el mo­men­to. Alé­gra­te de que tu com­pa­ñe­ra sea atrac­ti­va y disfrútala. Qui­zá la deseen los de­más, pe­ro es­tá con­ti­go. Tra­ta de ir su­peran­do la in­se­gu­ri­dad, el afán de po­se­si­vi­dad y el des­con­trol de los pen­sa­mien­tos. No es fá­cil, pe­ro es una sen­da de apren­di­za­je que me­re­ce la pe­na re­co­rrer. Un ada­gio orien­tal re­za: “Así co­mo me sien­to, así me re­la­ciono”. Es de­cir, cuan­to me­jor te sien­tas, más cen­tra­do es­tés en ti mis­mo y más ar­mó­ni­co, me­jor se­rá la re­la­ción con tu com­pa­ñe­ra.

Pa­blo Amar­go

RA­MI­RO CA­LLE

es@la­van­guar­dia.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.