Pre­sión y pro­tec­ción

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Fè­lix Ba­dia Sub­di­rec­tor Es-

“En tiem­pos de nues­tros abue­los, el ob­je­ti­vo era que los hi­jos no pa­sa­ran ham­bre (...) En los de nues­tros pa­dres, que sus hi­jos pu­die­ran es­tu­diar y que tu­vie­ran me­jo­res po­si­bi­li­da­des la­bo­ra­les… Hoy las prio­ri­da­des son otras: que los hi­jos sean bri­llan­tes, triun­fen y que ten­gan de to­do”. Así ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Ma­ri­bel Mar­tí­nez un fe­nó­meno en el que no re­pa­ra­mos: las prio­ri­da­des de los pa­dres res­pec­to a sus hi­jos han da­do un vuel­co des­de me­dia­dos del si­glo XX has­ta aho­ra. Es un cam­bio de tal ca­li­bre que cau­sa pro­ble­mas, su­fri­mien­tos y ten­sio­nes en mi­les de hi­jos –y de pa­dres–. Si an­tes, co­mo di­ce Ma­ri­bel Mar­tí­nez, lo que im­por­ta­ba era que los hi­jos so­bre­vi­vie­ran, hoy lo fun­da­men­tal, en un mun­do mar­ca­do por la pre­sión y la com­pe­ti­ti­vi­dad, es que triun­fen, que sean los me­jo­res. Y pa­ra eso, mi­llo­nes de pa­dres se de­di­can a so­bre­exi­gir­les, pe­ro a la vez, a so­bre­pro­te­ger­los. Los efec­tos se ven ca­da día: hi­jos fal­tos de au­to­no­mía, in­se­gu­ros, con ado­les­cen­cias pro­ble­má­ti­cas... Por eso, en EE.UU. es­tá em­pe­zan­do a im­po­ner­se una ten­den­cia que lla­man un­der­pa­ren­ting, es de­cir, qui­tar­les pre­sión. El tér­mino se ha in­ven­ta­do en EE.UU. por­que allí es don­de es más in­ten­sa la com­pe­ti­ti­vi­dad, pe­ro po­dría apli­car­se tam­bién aquí. La re­fle­xión que pro­po­ne hoy Eva Mi­llet en el re­por­ta­je de por­ta­da de ES es in­tere­san­te y per­ti­nen­te, no só­lo por­que, co­mo so­cie­dad, es­ta­mos pre­sio­nan­do de­ma­sia­do a los hi­jos sino por­que es­tas pre­sio­nes de hoy con­tri­bu­rán a crear peo­res adul­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.