Ha­ga me­nos ca­so a sus hi­jos

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Eva Mi­llet

La hi­per­pa­ter­ni­dad se ha con­ver­ti­do en un mo­de­lo edu­ca­ti­vo ha­bi­tual en las so­cie­da­des más aco­mo­da­das. Sin em­bar­go, son mu­chos los ex­per­tos que creen que es ne­ce­sa­rio es­tar me­nos pen­dien­tes de los hi­jos, por su pro­pio bien Hu­bo un tiem­po, no de­ma­sia­do le­jano, en el que a los ni­ños no se les ha­cía de­ma­sia­do ca­so. Sin ir muy le­jos, la abue­la de quien es­cri­be, cuan­do un nie­to o nie­ta se po­nían pe­sa­di­tos, re­co­men­da­ba ac­tuar an­te ellos: “Co­mo si fue­ran mue­bles”. Una me­sa, una si­lla o un ar­ma­rio. Ig­no­rar­los has­ta que se les pa­sa­ra la ra­bie­ta o de­ja­ran de dar a la­ta. El “ya en­con­tra­rás al­go pa­ra ha­cer” era asi­mis­mo otra res­pues­ta ha­bi­tual al clá­si­co “me abu­rro”. Se con­si­de­ra­ba que el dis­traer­se era ta­rea de los ni­ños, no de los pa­dres, y que uno era ca­paz de ha­cer­lo so­lo. El es­cri­tor in­glés D.H. Law­ren­ce (1885-1930) tam­bién creía que no ha­cer­les mu­cho ca­so a los críos era lo más con­ve­nien­te pa­ra su bie­nes­tar. Sus tres re­glas pa­ra em­pe­zar a edu­car­los (“de­jar­los en paz, de­jar­los en paz y de­jar­los en paz”), lo ates­ti­guan. Es una fa­ce­ta de la res­pe­ta­da edu­ca­ción in­gle­sa, que ha te­ni­do co­mo una de sus ba­ses un cier­to des­ape­go con los hi­jos (no en vano son los in­ven­to­res de las nan­nies y de los in­ter­na­dos). Tam­bién lo era el no co­men­tar en pú­bli­co las vir­tu­des de un re­to­ño, lo que se con­si­de­ra­ba to­tal­men­te inade­cua­do. Al­go si­mi­lar, aun­que pa­sa­do por el ta­miz más cá­li­do del Me­di­te­rrá­neo, su­ce­día aquí: si en una reunión so­cial al­guien pre­gun­ta­ba por los ni­ños, es­tos es­ta­ban “bien” o “muy bien” y pun­to. Tam­bién, has­ta no ha­ce mu­cho, los ni­ños te­nían tar­des li­bres y agen­das con es­pa­cios en blan­co y con un va­go “iros a ju­gar por ahí” se re­sol­vían mu­chos sá­ba­dos y do­min­gos. “La fra­se de ‘ha­cer co­mo si fue­ran mue­bles’ era ha­bi­tual du­ran­te mi in­fan­cia”, re­cuer­da An­to­nio, un bar­ce­lo­nés de 66 años, abue­lo de seis nie­tos. “Y cuan­do mis her­ma­nos y yo tu­vi­mos hi­jos pe­que­ños, la uti­li­zá­ba­mos de vez en cuan­do… En vez de mi­mar­los y con­sen­tir­los, co­mo se ha­ce aho­ra, se op­ta­ba por no ha­cer­les tan­to ca­so a los ni­ños, que se dis­tra­je­sen so­los. No iba tan mal: con­si­de­ro que aho­ra se les pres­ta de­ma­sia­da aten­ción”. No es el úni­co. Ca­da vez son más los ex­per­tos en edu­ca­ción que creen que se ha evo­lu­cio­na­do del mo­de­lo mue­ble al mo­de­lo al­tar de­ma­sia­do rá­pi­do. En po­cos años, los hi­jos han pa­sa­do a con­ver­tir­se en el cen­tro de la fa­mi­lia y, a me­nu­do, al­re­de­dor su­yo or­bi­tan los pro­ge­ni­to­res, dis­pues­tos a ejer­cer, con la me­jor de las in­ten­cio­nes, de superpadres. Su mi­sión es dar­les el má­xi­mo po­si­ble a su pro­le: la me­jor edu­ca­ción, las me­jo­res ex­tra­es­co­la­res, el ma­yor número de ex­pe­rien­cias, via­jes, es­pec­tácu­los, ac­ti­vi­da­des lú­di­cas y en­tre­te­ni­mien­tos va­rios. El ob­je­ti­vo: que es­tén so­bra­da­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra un fu­tu­ro que, da­da tan­ta in­ver­sión de tiem­po, di­ne­ro y es­fuer­zo, tie­ne que ser bri­llan­te. Co­mo tan­tas otras co­sas, es­te mo­de­lo de pa­ter­ni­dad a to­pe o hi­per­pa­ter­ni­dad, se ori­gi­na en EE.UU. De es­te país pro­ce­de tam­bién la psi­có­lo­ga Ma­de­li­ne Le­vi­ne, en cu­yo li­bro El pre­cio del pri­vi­le­gio (Mi­guel Ángel Po­rrúa edi­tor), em­pe­zó a to­car la cues­tión de los ni­ños hi­per­pa­ter­ni­za­dos. Su úl­ti­mo tra­ba­jo, Teach your chil­dren well (En­se­ñe bien a sus hi­jos) ya se cen­tra en los ex­ce­sos co­me­ti­dos y lle­ga a la con­tun­den­te con­clu­sión de que la actual ver­sión nor­te­ame­ri­ca­na de lo que su­po­ne el éxi­to es “un fra­ca­so”.

Le­vi­ne lle­va 30 años tra­tan­do a ado­les­cen­tes en una de las zo­nas más ri­cas de San Fran­cis­co. Su ex­pe­rien­cia le di­ce que el mo­de­lo de crian­za ba­sa­do en una cons­tan­te aten­ción y gran­des ex­pec­ta­ti­vas por lo que los hi­jos ha­cen, es­tu­dian, lle­van, tie­nen o lo­gran, no fun­cio­na. En una cul­tu­ra tan com­pe­ti­ti­va co­mo la es­ta­dou­ni­den­se, la pa­ter­ni­dad se con­vier­te en una es­pe­cie de ca­rre­ra sin des­can­so, cu­ya me­ta es lo­grar que el hi­jo o la hi­ja triun­fen. Los hi­per­pa­dres, des­ta­ca Le­vi­ne, se dan es­pe­cial­men­te en las cla­ses más aco­mo­da­das y sue­len te­ner un plan tra­za­do pa­ra sus re­to­ños des­de la cu­na. La aten­ción po­dría aca­bar cuan­do los hi­jos in­gre­san en la uni­ver­si­dad de éli­te, la so­ña­da por los pro­ge­ni­to­res, pe­ro in­clu­so en es­tos lu­ga­res que an­tes so­lían es­tar po­bla­dos de jó­ve­nes in­de­pen­dien­tes, han en­tra­do los hi­per­pa­dres. En los cam­pus nor­te­ame­ri­ca­nos ca­da vez son más co­mu­nes los pa­pás y ma­más que acom­pa­ñan a sus hi­jos a las en­tre­vis­tas con los pro­fe­so­res o que se ocu­pan de su in­ten­den­cia dia­ria. Así, des­pués de mu­chos años es­cu­chan­do en su con­sul­ta a chi­cos y chi­cas que ob­je­ti­va­men­te lo tie­nen to­do, pe­ro que se sien­ten frus­tra­dos e in­fe­li­ces e ins­tan a sus pa­dres “a te­ner una vida” fue­ra de la su­ya, Le­vi­ne se ha con­ver­ti­do en una de las aban­de­ra­das del un­der­pa­ren­ting, que reivin­di­ca ejer­cer de pa­dres de for­ma me­nos in­ten­sa, cam­bian­do las prio­ri­da­des. “En la pa­ter­ni­dad se lle­ga a un pun­to en el cual de­be­mos de­ci­dir si man­te­ner el sta­tu quo, el mo­de­lo vi­gen­te, o, con nue­va in­for­ma­ción, ele­gir otra vía”, es­cri­be. Pa­ra ella, el es­co­ger la otra vía es al­go ur­gen­te por­que “no hay du­da de que nues­tros hi­jos es­tán vi­vien­do un mun­do que no só­lo no es cons­cien­te de sus ne­ce­si­da­des sino que, de he­cho, los es­tá da­ñan­do”. La hi­per­pa­ter­ni­dad tie­ne dis­tin­tas for­mas y gra­dos, aun­que el fon­do (los hi­jos co­mo el eje so­bre el que gi­ran las vi­das de los pa­dres), es el mis­mo. En­con­tra­ría­mos fi­gu­ras co­mo la de los pa­dres-he­li­cóp­te­ro (so­bre­vo­lan­do sin des­can­so las vi­das de sus re­to­ños), los pa­dres-api­so­na­do­ra (quie­nes alla­nan sus ca­mi­nos pa­ra que no se to­pen con nin­gu­na di­fi­cul­tad), los chó­fer (que pa­san los días lle­van­do a sus hi­jos de ex­tra­es­co­lar en ex­tra­es­co­lar), los hi­per­pro­tec­to­res (cu­yo fin es evi­tar cual­quier ac­ci­den­te, por lo que al­go an­tes na­tu­ral pa­ra un ni­ño, co­mo su­bir­se a un ár­bol, re­sul­ta im­pen­sa­ble), los muy es­pa­ño­les pa­dres-bo­ca­di­llo (quie­nes per­si­guen a sus hi­jos o hi­jas en el par­que con la me­rien­da en la mano) y las más no­ve­do­sas ma­dres-ti­gre, re­pre­sen­ta­das por la chi­na-es­ta­dou­ni­den­se Amy Chua, quien di­ri­ge de for­ma im­pla­ca­ble las exis­ten­cias de sus dos hi­jas. Su sis­te­ma es­tá des­cri­to con to­do de­ta­lles en el li­bro Madre ti­gre, hi­jos leo­nes ( Te­mas de Hoy), que se ha con­ver­ti­do en un des­con­cer­tan­te su­per­ven­tas. La hi­per­pa­ter­ni­dad pue­de lle­gar a ser ago­ta­do­ra pa­ra los hi­jos, por­que en ge­ne­ral im­pli­ca agen­das fre­né­ti­cas. Tam­bién lo es pa­ra los pa­dres y ma­dres, por­que son ellos y ellas quie­nes los lle­van de una ac­ti­vi­dad a otra, ha­blan con fre­cuen­cia con sus maes­tros (lle­gan­do al en­fren­ta­mien­to si fue­ra ne­ce­sa­rio), su­per­vi­san sus de­be­res y, a me­nu­do, los ha­cen jun­to a ellos. Re­co­gen sus cuar­tos, pre­pa­ran su ro­pa y mo­chi­las, me­rien­das, ce­nas y de­sa­yu­nos y po­nen y qui­tan me­sas (por­que los ni­ños van tan can­sa­dos que no tie­nen tiem­po pa­ra es­te ti­po de ta­reas). Tam­bién son los que pla­ni­fi­can sus agen­das e, in­clu­so, sus amis­ta­des, in­ter­vi­nien­do an­te el me­nor con­flic­to con ellas... La hi­per­pa­ter­ni­dad es un tra­jín que pue­de du­rar mu­chos años y que, en opi­nión de los ex­per­tos, coar­ta en los hi­jos al­go tan vi­tal co­mo es la in­de­pen­den­cia. Tam­bién im­pi­de el apren­der a par­tir de los erro­res co­me­ti­dos, al­go cla­ve en el desa­rro­llo per­so­nal. Con to­do es­to y si los pa­dres siem­pre quie­ren lo me­jor pa­ra sus hi­jos, la pre­gun­ta es: ¿có­mo se ha lle­ga­do has­ta aquí? “Creo que es de­bi­do a que los ob­je­ti­vos de los pa­dres han evo­lu­cio­na­do”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga bar­ce­lo­ne­sa Ma­ri­bel Mar­tí­nez. “En tiem­pos de nues­tros abue­los, el ob­je­ti­vo era que los hi­jos so­bre­vi­vie­ran a la gue­rra y a la pos­gue­rra, no pa­sa­ran ham­bre y, cuan­to an­tes, se pu­sie­ran a tra­ba­jar pa­ra ayu­dar a la fa­mi­lia, que so­lía ser nu­me­ro­sa. En los de nues­tros pa­dres, lo que ya se que­ría era ase­gu­rar que sus hi­jos pu­die­ran es­tu­diar y que tu­vie­ran me­jo­res po­si­bi­li­da­des la­bo­ra­les… En la actual ge­ne­ra­ción de pa­dres con hi­jos pe­que­ños –pro­si­gue es­ta ex­per­ta en psi­co­lo­gía fa­mi­liar–, las prio­ri­da­des son otras: que los hi­jos sean bri­llan­tes, triun­fen y que ten­gan de to­do. Pa­re­ce que su éxi­to y su fra­ca­so sean nues­tros y que pa­ra ello, ten­ga­mos que ser los me­jo­res pa­dres del mun­do”. Mar­tí­nez cree que es­te afán por el éxi­to de los hi­jos es el re­sul­ta­do de las nue­vas pre­sio­nes so­cia­les. “Hay mu­cha com­pe­ten­cia en­tre pa­dres y mu­chí­si­ma in­for­ma­ción y es­to crea in­se­gu­ri­dad, pe­ro no só­lo a los pa­dres”, ma­ti­za. “Nues­tros hi­jos –aña­de– tam­bién vi­ven con an­sie­dad, an­gus­tia in­clu­so, tan­ta pre­sión, tan­ta ac­ti­vi­dad, a to­dos los ni­ve­les”. Al igual que la doc­to­ra Le­vi­ne, es­ta te­ra­peu­ta cree que es­tar tan en­ci­ma no es bueno pa­ra na­die: “La crian­za em­pie­za con los be­bés quie­nes, ob­via­men­te, ne­ce­si­tan aten­ción 24 ho­ras… Pe­ro los ni­ños cre­cen y los pa­dres, pa­re­ce que no. Así, si­guen ayu­dán­do­los a ves­tir­se, a co­mer y a or­ga­ni­zar­se sus co­sas. No se dan cuen­ta de que hay que de­jar­los ir, dán­do­les res­pon­sa­bi­li­da­des, es­pa­cio pro­pio y ca­pa­ci­dad pa­ra to­mar de­ci­sio­nes”. Una de las con­se­cuen­cias más co­mu­nes de la hi­per­pa­ter­ni­dad es que los ni­ños, al es­tar tan es­truc­tu­ra­dos y so­bre­es­ti­mu­la­dos ya des­de pe­que­ñi­tos, se abu­rren muy fá­cil­men­te. En un pro­gra­ma de la BBC so­bre es­te te­ma, Lo­rrai­ne Candy, di­rec­to­ra de Elle Gran Bre­ta­ña y ex­hi­per­ma­dre, com­pa­ró las di­ná­mi­cas de sus pri­me­ros dos hi­jos con el ter­ce­ro, a quien de­jó más a su li­bre al­be­drío: “Con los dos ma­yo­res, de 9 y 8 años, fui una madre a to­pe, to­tal­men­te in­flui­da por las co­rrien­tes de es­ti­mu­la­ción im­pe­ran­tes: los ocu­pa­ba to­da la se­ma­na en ac­ti­vi­da­des educativas, les com­pra­ba to­do ti­po de baby eins­teins, mo­zarts y si­mi­la­res, nos íba­mos mu­cho de via­je, siem­pre arri­ba y aba­jo…”. El pun­to de in­fle­xión lle­gó cuan­do, un do­min­go, des­pués de ha­ber es­ta­do dan­do vuel­tas to­do el fin de se­ma­na, la fa­mi­lia lle­gó a ca­sa ago­ta­da y el ma­yor, al po­co de en­trar, le di­jo: “¿Y aho­ra, ma­má, qué más ha­ce­mos?”. La pe­rio­dis­ta vio que al­go no iba bien. “Con mi ter­cer hi­jo, que tie­ne cin­co años,

de­ci­dí ba­jar to­tal­men­te el rit­mo. Es un ni­ño mu­cho más re­la­ja­do, mu­cho más se­gu­ro de sí mis­mo, jue­ga mu­chí­si­mo más so­lo… ¡Na­da que ver!”. Re­la­jar­se un po­co es el pri­mer pa­so pa­ra sa­lir de la es­pi­ral de la hi­per­pa­ter­ni­dad. Ma­de­li­ne Le­vi­ne, madre de tres hi­jos, re­co­mien­da dar­les a los ni­ños “mu­cho tiem­po de jue­go sin es­truc­tu­rar” pa­ra que, ade­más de apren­der a en­tre­te­ner­se, apren­dan a ges­tio­nar sus ho­ras. El jue­go es vi­tal en su buen desa­rro­llo. Iró­ni­ca­men­te, con tan­ta ac­ti­vi­dad no se les da es­pa­cio pa­ra al­go tan fun­da­men­tal. La fa­ci­li­dad pa­ra el abu­rri­mien­to, sin em­bar­go, no es el úni­co re­sul­ta­do de una aten­ción ex­ce­si­va ha­cia los hi­jos. “Pue­den ha­ber tam­bién con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas im­por­tan­tes –ad­vier­te Ma­ri­bel Mar­tí­nez– por­que, con tan­to con­trol y se­gui­mien­to, el men­sa­je que aca­ba­mos dán­do­les a los hi­jos es que ‘me pon­go aquí con­ti­go, sis­te­má­ti­ca­men­te, a ha­cer los de­be­res o a or­ga­ni­zar tus ta­reas, por­que tú so­lo no pue­des’. En­tre lí­neas, se les di­ce que no son ca­pa­ces”. Mar­tí­nez in­sis­te en que no hay que in­ter­ve­nir siem­pre en las vi­das de los hi­jos, aun­que sea con las me­jo­res de las in­ten­cio­nes. Por ejem­plo, si al ni­ño le asus­tan los pe­rros, no hay que cru­zar de in­me­dia­to la ca­lle ca­da vez que apa­rez­ca uno de es­tos ani­ma­les en el ho­ri­zon­te (“es la me­jor ma­ne­ra de po­ten­ciar el mie­do, in­clu­so, la fo­bia”). Si los pa­dres es­tán preo­cu­pa­dos por el te­ma de la co­mi­da, el se­guir­los por el par­que con un bo­ca­di­llo en mano o es­tar per­ma­nen­te­men­te en­ci­ma de ellos cuan­do co­men pue­de aca­bar “con un ni­ño agobiado que pue­de o de­jar de co­mer pa­ra lla­mar la aten­ción o desa­rro­llar un tras­torno ali­men­ta­rio”. Mien­tras al­gu­nos te­ra­peu­tas an­glo­sa­jo­nes reivin­di­can una “sa­na des­aten­ción”, co­mo re­me­dio a la hi­per­pa­ter­ni­dad, Mar­tí­nez, es más par­ti­da­ria de “ob­ser­var sin in­ter­ve­nir”. “Es un con­cep­to cla­ve en los ni­ños más pe­que­ños, por­que ob­ser­var im­pli­ca ha­cer ac­ti­va­men­te al­go: mi­rar có­mo tu hi­jo evo­lu­cio­na y es ca­paz de su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des sin ne­ce­si­dad de la in­ter­ven­ción cons­tan­te de los pa­dres”. Pa­ra ella, es­ta aten­ción des­de la ba­rre­ra con­se­gui­rá que los ni­ños pue­dan cre­cer, su­pe­rar­se y es­for­zar­se: caer­se y vol­ver­se a le­van­tar: “Eso es lo que que­re­mos, por­que si han cre­ci­do en­tre al­go­do­nes, si nun­ca han te­ni­do que res­pon­sa­bi­li­zar­se de una mí­ni­ma gestión de su vida, cuan­do lle­gan a la ado­les­cen­cia se sien­ten in­ca­pa­ces, vi­ven con mu­cho más mie­do y los cam­bios les su­po­nen un gran pro­ble­ma”. “Los ni­ños no quie­ren unos su­per­pa­pis o su­per­ma­mis –aña­de la psi­có­lo­ga– sino que se les quie­ra y que pa­se­mos ra­tos gra­ti­fi­can­tes con ellos pe­ro, a la vez, res­pe­te­mos sus es­pa­cios”. Pa­ra ella, la cla­ve es de­jar­los más tran­qui­los y con­fiar en ellos por­que, ase­gu­ra, “son muy ca­pa­ces” y es esa ca­pa­ci­dad lo que hay que re­for­zar. “Los pa­dres he­mos de apren­der a in­mis­cuir­nos me­nos, de­jar­nos lle­var un po­co por nues­tro ins­tin­to y ob­ser­var có­mo se es­pa­bi­lan, se desa­rro­llan, bus­can sus re­cur­sos y apren­den y, fi­nal­men­te, re­for­zar ese es­fuer­zo, fe­li­ci­tar­les. Es­te es el antídoto pa­ra es­te mo­de­lo de hi­per­par­ter­ni­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.