EL JO­VEN CHUR­CHILL

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - LUIS RA­CIO­NE­RO

Exis­te una­ni­mi­dad en­tre los crí­ti­cos en con­si­de­rar el li­bro de Chur­chill es­cri­to en 1930 y ti­tu­la­do My early li­fe co­mo su obra más acer­ta­da y com­ple­ta. En ella nos cuen­ta su vida has­ta esa fe­cha, épo­ca que, co­mo to­do el mun­do sa­be, fue an­te­rior a su fi­nest hour –co­mo él mis­mo di­ría–, al mo­men­to cum­bre de la ca­rre­ra ti­tá­ni­ca de Wins­ton Chur­chill. Apar­te de con­tar, co­mo ca­si to­dos los in­gle­ses, que en el co­le­gio de in­fan­cia y de en­se­ñan­za me­dia le da­ban con la va­ra en las po­sa­de­ras con más fre­cuen­cia de lo ne­ce­sa­rio, su pa­so por la Aca­de­mia Mi­li­tar de Sand­hurst le lle­va a en­ro­lar­se co­mo oficial en el ejér­ci­to de ca­ba­lle­ría, con el que pa­sa a In­dia. Allí nos cuen­ta sus pri­me­ras ba­ta­lli­tas, no só­lo a ti­ro lim­pio con­tra los pa­ta­nes en la fron­te­ra nor­te y en la pe­nín­su­la de De­kan, sino tam­bién, y so­bre to­do, lo que pa­re­cía más im­por­tan­te tal co- mo lo cuen­ta: sus vic­to­rias en los par­ti­dos de po­lo con­tra los otros re­gi­mien­tos y con­tra los ju­ga­do­res na­ti­vos de los ma­ra­jás. Em­pie­za a es­cri­bir re­por­ta­jes pa­ra pe­rió­di­cos que reúne en li­bros co­mo The Ma­la­kand field for­ce (1898). Lue­go, al pro­du­cir­se el desas­tre de Jar­tum y la muer­te del ge­ne­ral Gor­don, Chur­chill se alis­ta en el ejér­ci­to in­glés co­man­da­do por el ge­ne­ral Kit­che­ner, que su­be por el Ni­lo pa­ra ven­gar el ho­nor in­glés. En es­tas ope­ra­cio­nes, don­de tie­ne que mo­ver to­das sus in­fluen­cias por­que el ge­ne­ra­lí­si­mo Kit­che­ner no quie­re ni ver­lo en su ejér­ci­to, Chur­chill con­si­gue par­ti­ci­par en la úl­ti­ma car­ga de ca­ba­lle­ría del ti­po de los lan­ce­ros ben­ga­líes. Es en la ba­ta­lla del Om­dur­mán don­de él, en lí­nea con sus com­pa­ñe­ros de la ca­ba­lle­ría, ata­có a to­do ga­lo­pe

las lí­neas de in­fan­te­ría de los sol­da­dos del Mah­di. Es­to lo ex­pli­ca con de­ta­lle en su obra The ri­ver war. Una vez ter­mi­na­da es­ta cam­pa­ña, to­mó par­te en dos gue­rras más. Una fue la de Cu­ba, en la que por sus con­tac­tos es ad­mi­ti­do en las tro­pas es­pa­ño­las pa­ra rea­li­zar con ellos ope­ra­cio­nes de ata­que a los re­bel­des en el in­te­rior de la is­la, cer­ca de las ciu­da­des de Tri­ni­dad y Es­pí­ri­tu San­to. En es­ta cam­pa­ña, en la que él va co­mo co­rres­pon­sal de los pe­rió­di­cos in­gle­ses pe­ro to­ma par­te en las ope­ra­cio­nes jun­to con los ofi­cia­les es­pa­ño­les, Chur­chill apren­dió –se­gún cuen­ta él– dos co­sas fun­da­men­ta­les pa­ra el res­to de su vida: la sies­ta y fu­mar pu­ros ha­ba­nos, dos cos­tum­bres que ya no aban­do­na­ría nun­ca. Des­pués de su es­po­rá­di­ca apa­ri­ción en la gue­rra de Cu­ba se mar­cha al nue­vo con­flic­to que tu­vie­ron los in­gle­ses en el Trans­vaal, y ahí sí que real­men­te sus aven­tu­ras fue­ron más so­na­das. En la gue­rra de los in­gle­ses con­tra los bóers, Chur­chill es he­cho pri­sio­ne­ro en un tren. Y, a pe­sar de ale­gar su con­di­ción de co­rres­pon­sal, es tra­ta­do co­mo pri­sio­ne­ro de gue­rra pues­to que él, en el tren, co­mo siem­pre, di­ri­gía las ope­ra­cio­nes. Le in­ter­na­ron en un cam­po de pri­sio­ne­ros del que se fu­gó al ca­bo de po­co y, tras va­gar va­rios días por Su­dá­fri­ca, tu­vo la suer­te de ir a dar con una mi­na re­gen­ta­da por in­gle­ses que le aco­gen y le es­con­den, y lue­go le sa­ca­rían en un tren ha­cia un puer­to por­tu­gués en Mo­zam­bi­que. De allí vuel­ve a la zo­na in­gle­sa co­mo un héroe y a par­tir de ahí ya ini­cia su ca­rre­ra po­lí­ti­ca ba­sán­do­se en la po­pu­la­ri­dad ad­qui­ri­da en to­das es­tas cam­pa­ñas a las que asis­tió, pri­me­ro co­mo pro­fe­sio­nal, y lue­go ya co­mo afi­cio­na­do. Su tem­pe­ra­men­to aven­tu­re­ro no te­nía bas­tan­te con las gue­rras pro­vo­ca­das por los in­gle­ses y pa­re­cía que ne­ce­si­ta­ra ir a bus­car las de los de­más. Lue­go el des­tino ha­ría que tu­vie­se gue­rra has­ta har­tar­se, pe­ro eso ya se­rán los otros gran­des li­bros que es­cri­bió so­bre la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y la Se­gun­da. Apar­te de es­ta pri­me­ri­za au­to­bio­gra­fía y de su li­bro so­bre la gue­rra en el río Ni­lo con­tra el Mah­di, re­co­mien­do la lec­tu­ra de Gran­des con­tem­po­rá­neos, un con­jun­to de im­pre­sio­nes y sem­blan­zas so­bre los po­lí­ti­cos más im­por­tan­tes de su épo­ca, en­tre los que des­cri­be a Al­fon­so XIII de Es­pa­ña: “¡Ha­ber na­ci­do rey, no ha­ber si­do otra co­sa que rey, ha­ber rei­na­do por 46 años y lue­go ser des­tro­na­do! Du­ro des­tino, en ver­dad”. Y co­men­ta: “Los pro­ble­mas que lle­va­ron a la caí­da de la mo­nar­quía en Es­pa­ña se ori­gi­na­ron en la quie­bra del sis­te­ma par­la­men­ta­rio, de­bi­do a su fal­ta de con­tac­to con la reali­dad y con la opi­nión pú­bli­ca”. Sin co­men­ta­rios.

Ilustración Mon­tse Ber­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.