¿ES TAN BUENO ADAP­TAR­SE?

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

El es­cri­tor Ja­mes Thur­ber cla­ma­ba ira­cun­do: “Vo­so­tros ta­láis los ár­bo­les pa­ra cons­truir los edi­fi­cios pa­ra los hom­bres que se han vuel­to lo­cos por no ha­ber po­di­do ver los ár­bo­les”. To­dos he­mos sen­ti­do, en al­gu­nos mo­men­tos de nues­tra vida, la sen­sa­ción de que “las re­glas del jue­go

so­cial” son ab­sur­das y he­mos in­ten­ta­do ne­gar­nos a acep­tar­las. Sin em­bar­go, cuan­do se es­tu­dia la sa­lud men­tal de for­ma evo­lu­ti­va, se da por he­cho que adap­tar­se a los cam­bios so­cia­les es la me­jor es­tra­te­gia. De he­cho, mu­chos autores pro­po­nen la fal­ta de com­pe­ne­tra­ción con el en­torno co­mo cri­te­rio de pro­ble­ma psi­co­ló­gi­co: si la for­ma de com­por­tar­se, sen­tir o pen­sar de una per­so­na ha­ce que choque con su me­dio o pro­du­ce ese re­sul­ta­do en los de­más, en­ton­ces ten­dría un pro­ble­ma de sa­lud men­tal. Un ejem­plo es Ce­ci­le Rausch Hers­co­vi­ci, de la Uni­ver­si­dad del Salvador, que pro­po­ne co­mo cri­te­rio de tras­torno la fal­ta de nor­ma­ti­vi­dad. “El hom­bre nor­ma­ti­vo es ca­paz de uti­li­zar nue­vas nor­mas en fun­ción de las fluc­tua­cio­nes de sus re­que­ri­mien­tos ex­ter­nos e in­ter­nos. La per­so­na que no lo con­si­gue tie­ne un pro­ble­ma”. Una per­so­na es­ta­ría per­tur­ba­da si es­tu­vie­ra li­mi­ta­da por cri­te­rios rí­gi­dos, si no pu­die­ra adap­tar­se al me­dio. Pe­ro evi­den­te­men­te, ese cri­te­rio, lle­va­do al lí­mi­te, es muy po­lé­mi­co. ¿La su­mi­sión a las re­glas so­cia­les es un buen cri­te­rio de sa­lud men­tal? ¿Es­tán más tras­tor­na­dos los re­bel­des que los que op­tan por el con­for­mis­mo? La di­fi­cul­tad pa­ra de­fi­nir los tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos ha lle­va­do a la sa­lud men­tal a fun­cio­nar si­guien­do un cri­te­rio más sub­je­ti­vo: el su­fri­mien­to. Una per­so­na “desadap­ta­da” so­lo tie­ne un pro­ble­ma si se sien­te mal –o cau­sa do­lor psí­qui­co en los de­más– por cul­pa de su fal­ta de adap­ta­ción a cier­tas re­glas so­cia­les. En ca­so con­tra­rio, cuan­do la per­so­na acep­ta las con­se­cuen­cias de la rup­tu­ra de las re­glas y no pro­du­ce su­fri­mien­to, no se pue­de ha­blar de pro­ble­ma psi­co­ló­gi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.