DE­CEP­CIO­NAR

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - JO­SÉ AN­TO­NIO MARINA es@la­van­guar­dia.es

Al es­cri­bir Ana­to­mía del mie­do, tro­pe­cé con un mie­do que, co­mo to­dos los te­mo­res, pue­de ra­yar a ve­ces en lo pa­to­ló­gi­co. Me re­fie­ro al mie­do a de­cep­cio­nar, a no cum­plir las ex­pec­ta­ti­vas que otros tie­nen so­bre mí, y lo in­cluí en­tre las fo­bias so­cia­les. Co­mo to­dos los mie­dos, tie­ne una ver­sión útil. Igual que pa­sa con la ver­güen­za, la ne­ce­si­dad de ser bien con­si­de­ra­do es un mo­do de coac­ción sua­ve, ejer­ci­da por la so­cie­dad pa­ra amor­ti­guar con­duc­tas vio­len­tas o inade­cua­das. Pe­ro en oca­sio- nes, el mie­do a de­cep­cio­nar pue­de lle­var a com­por­ta­mien­tos irra­cio­na­les. Ál­va­ro Pom­bo con­tó en El jar­dín de las luen­gas men­ti­ras uno de es­tos ca­sos des­afo­ra­dos. Una chi­ca, hi­ja de un fa­mo­so ar­qui­tec­to, tie­ne un no­vio es­tu­dian­te de Ar­qui­tec­tu­ra. Al pre­sen­tár­se­lo a su pa­dre, el chi­co di­ce que ya ha ter­mi­na­do la ca­rre­ra, cuan­do en reali­dad le que­da una asig­na­tu­ra. El fa­mo­so ar­qui­tec­to le ofre­ce un pues­to en su es­tu­dio, y el mu­cha­cho lo acep­ta sin atre­ver­se a con­fe­sar­le la ver­dad. Los no­vios se ca­san y el cuen­to na­rra la his­to­ria de có­mo aque­lla men­ti­ra en­ve­ne­nó la vida de ese po­bre hom­bre, víc­ti­ma de un exa­ge­ra­do mie­do a de­cep­cio­nar. ¿De dón­de vie­ne ese mie­do? To­dos te­ne­mos una ines­ta­ble re­la­ción en­tre nues­tro yo per­so­nal –lo que sa­be­mos que so­mos– y nues­tro yo so­cial, lo que los de­más pien­san de no­so­tros. En oca­sio­nes, es­ta re­la­ción se des­equi­li­bra, y el yo so­cial anu­la al otro. La mi­ra­da aje­na se con­vier­te en el juez de­fi­ni­ti­vo de mi exis­ten­cia. Es­te fe­nó­meno lo des­cri­bió con una cruel pre­ci­sión Jean-Paul Sar­tre, po­si­ble­men­te re­fi­rién­do­se a él mis­mo. En una de sus obras di­ce una fra­se que se hi­zo po­pu­lar: “El in­fierno son los otros”. Y lo son, de­cía, por­que me mi­ran, por­que me ha­cen es­cla­vo de su eva­lua­ción, por­que no sé qué ima­gen ten­go en su ca­be­za. A Si­mo­ne de Beau­voir, su com­pa­ñe­ra, le irri­ta­ba que Sar­tre die­ra unas pro­pi­nas des­co­mu­na­les. “Es que ne­ce­si­to que me mi­ren bien”, se de­fen­día el es­cri­tor, y esa res­pues­ta re­sul­ta ex­tra­ña en un per­so­na­je que rom­pió tan­tas con­ven­cio­nes. Hay un he­cho en la vida de san Fran­cis­co de Sa­les que bas­tó pa­ra con­ven­cer­me de su san­ti­dad. Su fa­ma de gran ora­dor lle­gó has­ta la cor­te fran­ce­sa, que le in­vi­tó a pro­nun­ciar un ser­món an­te el rey, en día de gran fas­to. Cons­cien­te de las tram­pas de la va­ni­dad, pro­nun­ció un dis­cur­so tor­pe, que le va­lió la bur­la ge­ne­ral. Un ca­so pa­re­ci­do es­tá con­ta­do en His­to­ria de una mon­ja, una es­tu­pen­da pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Fred Zin­ne­mann, e in­ter­pre­ta­da por Au­drey Hep­burn. La pro­ta­go­nis­ta, una no­vi­cia hi­ja de un fa­mo­so mé­di­co, tie­ne que pre­sen­tar­se a un exa­men an­te médicos ami­gos de su pa­dre. Su madre su­pe­rio­ra le pi­de, co­mo prue­ba de hu­mil­dad, que ha­ga mal el exa­men pa­ra que no des­ta­que tan­to so­bre las otras no­vi­cias. Lo in­ten­ta, pe­ro al ver la mi­ra­da sor­pren­di­da del tri­bu­nal an­te sus res­pues­tas, no pue­de man­te­ner su com­pro­mi­so y pa­sa la prue­ba. Es un mo­men­to de enor­me in­ten­si­dad dra­má­ti­ca. Aún se me ocu­rren más ca­sos. San Agus­tín re­co­no­ce en sus Con­fe­sio­nes que lo que más le cos­tó al en­trar en re­li­gión no fue aban­do­nar a su fa­mi­lia, sino re­nun­ciar a su pres­ti­gio de re­tó­ri­co.

VI­VI­MOS EN SO­CIE­DAD Y DE­BE­MOS BUS­CAR EL APRE­CIO DE LOS DE­MÁS, PE­RO NO SU­PE­DI­TAR NUES­TRAS AC­CIO­NES A ESE APRE­CIO

Vi­vi­mos en so­cie­dad y de­be­mos bus­car el apre­cio de los de­más, pe­ro no su­pe­di­tar nues­tra ac­ción a ese apre­cio. Sue­lo de­cir a mis alum­nos que no se pue­de con­ten­tar a to­do el mun­do, y que de­ben ele­gir a las per­so­nas cu­yo apre­cio tie­ne que va­ler­les la pe­na. ¿Co­no­cen ca­sos de mie­do a de­cep­cio­nar?

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.