CON­VER­TIR LA AN­SIE­DAD EN ENER­GÍA

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

PRE­GUN­TA

Es­ti­ma­do Ra­mi­ro Ca­lle, me lla­mo Li­lia­na y he cum­pli­do 35 años. Tra­ba­jo en un des­pa­cho de ase­so­res, me va bien pro­fe­sio­nal­men­te y tam­po­co me pue­do que­jar de mi vida per­so­nal. Tra­ba­jo mu­cho, eso sí, y no se por qué ha­ce más de un año que sien­to mu­cha an­sie­dad. Es­ta an­sie­dad a ve­ces es co­mo un ru­mor de fon­do, una es­pe­cie de des­agra­da­ble ron­ro­neo, y otras se ha­ce tan in­ten­so que me agi­to has­ta fí­si­ca­men­te. In­clu­so a ve­ces sien­to que no pue­do res­pi­rar y que me due­le la bo­ca del es­tó­ma­go. Lle­gué a pen­sar en un tras­torno di­ges­ti­vo, pe­ro mi mé­di­co me ha di­cho que fí­si­ca­men­te estoy bien, pe­ro que pa­dez­co an­sie­dad. Lo que me preo­cu­pa es que va­ya a más y, por eso, sa­bien­do que us­ted es ex­per­to en téc­ni­cas del bie­nes­tar, me per­mi­to pe­dir­le al­gu­na ins­truc­ción al res­pec­to. No me gus­ta la idea de es­tar to­man­do an­sio­lí­ti­cos co­mo me han re­co­men­da­do, aun­que lo he he­cho es­po­rá­di­ca­men­te al­gu­na no­che si te­nía in­som­nio. ¿Có­mo pue­do ayu­dar­me a mí mis­ma? Por cier­to, le di­ré que me en­can­ta el tí­tu­lo tan po­si­ti­vo de su sec­ción en el ES. Re­ci­ba mi afec­to y con­si­de­ra­ción.

RES­PUES­TA

Li­lia­na, gra­cias por es­cri­bir­me y por en­viar­me tu afec­to. La an­sie­dad es una sen­sa­ción muy di­fu­sa y, des­de lue­go, des­agra­da­ble. En­tre otros pro­ble­mas es­tá que no nos per­mi­te real­men­te dis­fru­tar, in­clu­so si es­ta­mos en el lu­gar más ape­te­ci­ble o con la per­so­na más que­ri­da. Es co­mo una fie­bre del al­ma. Es un sín­to­ma, pe­ro mu­chas ve­ces nos es­tá in­di­can­do que te­ne­mos que cam­biar al­go fue­ra o den­tro de no­so­tros, y no se­guir per­pe­tuan­do si­tua­cio­nes ex­ter­nas o aními­cas que ge­ne­ran la an­sie­dad. Es co­mo un gri­to de nues­tra psi­que pa­ra avi­sar­nos o pre­ve­nir­nos de que al­go tie­ne que mo­di­fi­car­se. De al­gu­na ma­ne­ra es una alia­da. Des­en­ca­de­na, eso sí, una sen­sa­ción de agi­ta­ción, an­gus­tia. Por un la­do hay que tra­tar de des­cen­der el um­bral de la an­sie­dad y, por otro, ca­na­li­zar­la, es de­cir, te­ner me­nos an­sie­dad y la que ten­ga­mos con­ver­tir­la en una ener­gía, sea a tra­vés de una ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca, de­por­ti­va, so­cial o per­so­nal. La an­sie­dad es fuer­za, pe­ro es co­mo la elec­tri­ci­dad que nos pue­de dar luz y ca­lor, o sea con­fort, o elec­tro­cu­tar­nos. Hay por tan­to que sa­ber en­cau­zar­la y apli­car so­lu­cio­nes reales y no neu­ró­ti­cas pa­ra re­sol­ver­la. Son so­lu­cio­nes reales y sa­lu­da­bles las que de ver­dad tien­den a re­du­cir­la, in­clu­yen­do cam­bio de ac­ti­tu­des y com­por­ta­mien­tos. Se­rían neu­ró­ti­cas las que se ba­san en es­ca­pis­mos (al­cohol, dro­gas), en sub­ter­fu­gios y au­to­en­ga­ños y en se­guir so­por­tan­do esa an­sie­dad en lu­gar de com­ba­tir­la de ma­ne­ra opor­tu­na y fia­ble.

AUN­QUE CREE MU­CHA AGI­TA­CIÓN, LA AN­SIE­DAD NOS ES­TÁ AVI­SAN­DO DE QUE HAY AL­GO QUE DE­BE­MOS MO­DI­FI­CAR EN NO­SO­TROS

Sír­ve­te pa­ra des­cen­der el din­tel de la an­sie­dad con la far­ma­co­pea del yo­ga, co­mo la re­la­ja­ción cons­cien­te, la prác­ti­ca de las asa­nas, la me­di­ta­ción y la re­gu­la­ción de la res­pi­ra­ción. Ali­mén­ta­te bien, des­can­sa lo opor­tuno, evi­ta preo­cu­pa­cio­nes y cui­da de tu men­te, pues al fi­nal to­do se vi­ve en el es­ce­na­rio men­tal. Pe­ro si tu es­pe­cia­lis­ta con­si­de­ra que en al­gún mo­men­to ne­ce­si­tas an­sio­lí­ti­cos, tó­ma­los de acuer­do con su mi­nu­cio­sa pres­crip­ción. Es­tá la de­no­mi­na­da an­sie­dad flo­tan­te, que es ese ru­mor al que te re­fie­res, y la an­sie­dad in­ten­sa, que a ve­ces des­en­ca­de­na cri­sis de des­per­so­na­li­za­ción, que le ha­cen creer a la per­so­na que pue­de vol­ver­se lo­ca. En re­su­men, te di­ría que si­gas las in­di­ca­cio­nes mé­di­cas y que las coad­yu­ves con to­das las orien­ta­cio­nes que te he da­do pa­ra ayu­dar­te a ti mis­ma. Va­lo­ra la paz in­te­rior, por­que no hay na­da que pa­gue, co­mo di­ce el an­ti­guo ada­gio, un ins­tan­te de so­sie­go.

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.