AU­TO­EDI­TA TU PRO­PIO LI­BRO

Hoy en día, gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías, cual­quier per­so­na pue­de pu­bli­car su obra. Pe­ro hay mu­chas vías di­fe­ren­tes. Eli­ja cuál es la su­ya

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Si tie­ne al­gún ma­nus­cri­to ol­vi­da­do en el ca­jón de su es­cri­to­rio, hoy pue­de ma­tar el gu­sa­ni­llo sin ape­nas gas­tar­se di­ne­ro y sa­car al mer­ca­do su obra. En los úl­ti­mos cin­co años la pu­bli­ca­ción de li­bros au­to­edi­ta­dos se ha tri­pli­ca­do en EE.UU., y só­lo el 2011 se su­pe­raron los 235.000 tí­tu­los. Al­gu­nos con­si­guen un éxi­to apa­bu­llan­te: en lo que va de 2013, has­ta cua­tro li­bros au­to­edi­ta­dos han lle­ga­do a en­ca­be­zar el ran­king de los e-books más vendidos en el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano. En Es­pa­ña es di­fí­cil te­ner da­tos al día, pe­ro se edi­tan de­ce­nas de mi­les de ejem­pla­res. Pu­bli­car siem­pre ha si­do di­fí­cil. Mar­cel Proust en 1912 so­me­tió sus es­cri­tos a tres edi­to­res de re­fe­ren­cia. To­dos los re­cha­za­ron. “No que­rían arries­gar­se pu­bli­can­do al­go di­fe­ren­te de lo que la gen­te es­ta­ba acos­tum­bra­da a leer”. Al fi­nal el au­tor fran­cés con­si­guió que una editorial le pu­bli­ca­ra, pe­ro fi­nan­cian­do él mis­mo los cos­tes. Ez­ra Pound sa­có sus pri­me­ros poe­mas en 1908 ha­cién­do­se car­go de to­do. Pre­cio de ven­ta del li­bro: seis cen­ta­vos (los ven­día a do­mi­ci­lio). Vir­gi­nia Woolf tu­vo que mon­tar su pro­pia editorial pa­ra que su obra vie­ra la luz. Y De­rek Wal­cott a los 18 años pi­dió pres­ta­do di­ne­ro a su madre pa­ra im­pri­mir su pri­mer li­bro de poe­mas (ga­nó el No­bel en 1992). Afor­tu­na­da­men­te aho­ra no ha­ce fal­ta pa­sar por tan­ta pe­na (y glo­ria pos­te­rior). Las nue­vas tec­no­lo­gías han ro­to un ta­bú. De en­tra­da, no ha­ce fal­ta en­viar el ma­nus­cri­to a una editorial a la es­pe­ra de una res­pues­ta pa­ra lle­gar al mer­ca­do editorial y sa­bo­rear el éxi­to. A di­fe­ren­cia del pa­sa­do, hoy hay más al­ter­na­ti­vas. Y si no, pre­gún­te­se­lo a E.L. Ja­mes, au­to­ra de Cin­cuen­ta som­bras de Grey. La británica subió a la red una pri­me­ra ver­sión de la his­to­ria con el tí­tu­lo de Mas­ter of the uni­ver­se, en la pá­gi­na web Fan­fic­tion.net. En di­ciem­bre del 2010 fun­dó su pro­pio si­tio web y en ma­yo del 2011 con­si­guió que una pe­que­ña editorial aus­tra­lia­na pu­bli­ca­ra el pri­mer vo­lu­men de la tri­lo­gía. Ya se sa­be có­mo aca­bó: fir­mó un con­tra­to mi­llo­na­rio con RandomHouse y se con­vir­tió en una su­per­ven­tas. Au­to­pu­bli­car­se es­tá tan de mo­da que se es­tá pro­du­cien­do un fe­nó­meno iné­di­to (val­ga la re­dun­dan­cia). No só­lo es una op­ción in­tere­san­te pa­ra los autores des­co­no­ci­dos, sino tam­bién pa­ra los con­sa­gra­dos. Más de uno (en len­gua in­gle­sa so­bre to­do) es­tá es­tu­dian­do la po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo to­do por su cuen­ta

y aban­do­nar las edi­to­ria­les de to­da la vida. Las ra­zo­nes son múl­ti­ples: no quie­ren per­der el con­trol de la pro­duc­ción de su tex­to y as­pi­ran a ob­te­ner más már­ge­nes de be­ne­fi­cios, sin pa­sar por in­ter­me­dia­rios. “El número de pe­que­ños li­bros au­te­di­ta­dos que con­si­guen éxi­to co­mer­cial con­ti­nua­rá cre­cien­do. Y el pa­pel de las edi­to­ria­les aca­ba­rá sien­do irre­le­van­te”, de­cía el ana­lis­ta Mi­ke Shat­zin, de la con­sul­to­ra DBW. Barry Eis­ler, au­tor de no­ve­la ne­gra (au­to­edi­ta­da), re­cha­zó un ade­lan­to de 385.000 eu­ros pa­ra pu­bli­car en una editorial tra­di­cio­nal. Su ar­gu­men­to: “Estoy harto de que el edi­tor se can­se de pro­mo­cio­nar mi li­bro a las tres se­ma­nas pa­ra pro­mo­cio­nar el si­guien­te au­tor de su lis­ta. Nun­ca más”. Y J.K. Row­ling, la au­to­ra de Harry Pot­ter, tam­bién se es­tá mon­tan­do el ne­go­cio

por su cuen­ta: ha crea­do su pro­pia pla­ta­for­ma, Pot­ter­mo­re.com, que es el úni­co lu­gar don­de com­prar los e-books de la cé­le­bre co­lec­ción. “Re­ci­bi­mos en­tre tres y cua­tro ma­nus­cri­tos ca­da día. De he­cho, no­so­tros en la prác­ti­ca exa­mi­na­mos só­lo los que nos re­co­mien­dan agen­tes, por­que no da­mos abas­to”, con­fie­sa una edi­to­ra de un gran gru­po es­pa­ñol. Así que au­to­pu­bli­car­se se ha con­ver­ti­do en una op­ción, a me­nu­do obli­ga­da pa­ra mu­chos autores, pe­ro que tie­ne sus pros y con­tras que hay que con­si­de­rar. Es­to no sig­ni­fi­ca que se ten­ga que ha­cer­lo to­do so­lo. La vía más co­mún pa­sa por pu­bli­car me­dian­te una de las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les de autoedición dis­po­ni­bles en la red (véa­se lis­ta ad­jun­ta). El prin­ci­pio sue­le ser ca­si siem­pre el mis­mo: es­tas em­pre­sas ofre- cen al es­cri­tor la po­si­bi­li­dad de pu­bli­car su li­bro en in­ter­net, si­guien­do unos pa­sos sen­ci­llos y se­gún un for­ma­to de­ter­mi­na­do ,y ellas lo cuel­gan en los prin­ci­pa­les por­ta­les es­pe­cia­li­za­dos en ven­tas de li­bros. Así, gra­cias a la red, un au­tor pue­de ver su tí­tu­lo (en pan­ta­lla) co­deán­do­se al la­do de fir­mas con­sa­gra­das. Las pla­ta­for­mas se que­dan, a cam­bio, con un por­cen­ta­je mí­ni­mo de las ven­tas. Es un ser­vi­cio gra­tui­to o con cos­tes mí­ni­mos. De­pen­dien­do de las ofer­tas, si se quie­re con­tra­tar ser­vi­cios aña­di­dos de edi­ción, ma­que­ta­ción y pro­mo­ción, se pa­ga un ex­tra. Por ejem­plo, al­gu­nas de ellas ofre­cen la po­si­bi­li­dad de ven­der el li­bro ba­jo la fór­mu­la de la “im­pre­sión ba­jo de­man­da”: si el lec­tor quie­re un ejem­plar en pa­pel, lo pue­de ad­qui­rir (en in­ter­net). Con la ven­ta­ja de que uno no es­tá vin­cu­la­do a una ti­ra­da mí­ni­ma y no se acu­mu­la­rán en ca­sa del es­cri­tor los stocks de li­bros pa­ra re­par­tir. Hay que re­co­no­cer que si al­guien no es­tá fa­mi­lia­ri­za­do con las nue­vas tec­no­lo­gías pue­de te­ner al­gún pro­ble­ma, por­que si se si­gue la op­ción de autoeditarse a tra­vés de la red, ha­brá que te­ner un mí­ni­mo de sol­tu­ra con los or­de­na­do­res (aun­que la ma­yo­ría de es­tas em­pre­sas ofre­ce tu­to­ria­les y ayudas). Asi­mis­mo, a no ser que uno con­tra­te un ser­vi­cio de pro­mo­ción y pren­sa, el es­cri­tor ten­drá que po­ner al­go de su par­te pa­ra mo­ver el tex­to y dar­le vi­si­bi­li­dad. Pien­se que hay más de 7.500 mi­llo­nes de pá­gi­nas web en el mun­do. El li­bro di­gi­tal es una go­ta en el océano.

En to­do ca­so, al mar­gen de la op­ción es­co­gi­da, hay

unos pa­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos obli­ga­dos (aun­que al­gu­nas de es­tas pla­ta­for­mas se en­car­gan de ha­cer­lo), co­mo la ins­crip­ción en el re­gis­tro de la pro­pie­dad in­te­lec­tual (no es im­pres­cin­di­ble, pe­ro sí es re­co­men­da­ble) y la ob­ten­ción del ISBN, número des­ti­na­do a la iden­ti­fi­ca­ción del li­bro y que per­mi­te a los edi­to­res te­ner­lo lo­ca­li­za­do. Lo pue­de pe­dir el au­tor des­de in­ter­net. Tam­bién ha­bría que ha­cer los trá­mi­tes pa­ra en­tre­gar co­pias al de­pó­si­to le­gal. Es gra­tui­to, a car­go del edi­tor (si lo hay) y ges­tio­na­do por las ofi­ci­nas co­rres­pon­dien­tes de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Un de­ta­lle im­por­tan­te: una vez se ge­ne­re un ISBN cons­ta­rá que la obra ya ha si­do edi­ta­da. Por lo tan­to, no se po­drá pre­sen­tar a con­cur­sos y los agen­tes di­fí­cil­men­te se in­tere­sa­rán por ella si ven que ya hay ejem­pla­res que cir­cu­lan en el mer­ca­do. Las ven­ta­jas de la autoedición a pri­me­ra vis­ta son bas­tan­te cla­ras. Ade­más de con­tro­lar per­so­nal­men­te to­do el pro­ce­so sin in­ter­me­dia­rios, el au­tor pue­de pu­bli­car na­da más ter­mi­na­do el li­bro. No hay que po­ner­se a la co­la pa­ra que una edi­to­ra te ha­ga ca­so, tam­po­co aten­der al­gún com­pro­mi­so pa­ra la en­tre­ga. Asi­mis­mo, es­tas pla­ta­for­mas de in­ter­net sue­len de­jar a los autores el 80% de los be­ne­fi­cios (a los que hay que res­tar al­gu­nos cos­tes), mien­tras que las edi­to­ria­les só­lo ofre­cen al au­tor un 10% del pre­cio ven­ta al pú­bli­co (aun­que hay que se­ña­lar que el pre­cio es superior y que el es­cri­tor sue­le co­brar un ade­lan­to). ¿Cuán­to ven­den los li­bros au­to­edi­ta­dos? He­mos men­cio­na­do ca­sos de éxi­to an­te­rior­men­te. Pe­ro, se­gún fuen­tes edi­to­ria­les ci­ta­das por The New York Ti­mes, no lle­ga­rían en pro­me­dio a más de 150 ejem­pla­res (en EE.UU.). El pro­ble­ma de las pla­ta­for­mas edi­to­ria­les que ayu­dan a autoeditarse es que no hay fil­tro de ca­li­dad. Son los lec­to­res los que man­dan y los que juz­gan si un li­bro me­re­ce la pe­na. Así que, en la prác­ti­ca, uno pue­de pu­bli­car cual­quier co­sa. John B. Thom­pson, ca­te­drá­ti­co de So­cio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, en su li­bro Mer­chants of cul­tu­re, cree que las em­pre­sas de autoedición “mo­ne­ti­zan una pi­la de ba­su­ra, con el ego co­mo com­bus­ti­ble”. En reali­dad, to­do de­pen­de de los ob­je­ti­vos que ca­da au­tor se fi­je. Lo ex­pli­ca muy bien Ángel Ma­ría He­rre­ra, de Bu­bok, una de las pla­ta­for­mas de autopublicación de re­fe­ren­cia en Es­pa­ña. “No te ga­ran­ti­za­mos el éxi­to. Ocu­rre un po­co co­mo con la música. Es el pú­bli­co el que tie­ne que de­ci­dir lo que es bueno y lo que no”, se­ña­la. “Quien acu­de a no­so­tros tie­ne mo­ti­va­cio­nes di­fe­ren­tes. Es­tán los que es­cri­ben por pu­ro pla­cer, pa­ra ha­cer unas edi­cio­nes li­mi­ta­das, pa­ra su fa­mi­lia, et­cé­te­ra. La autoedición pa­ra ellos es ideal. Lue­go hay quien es­cri­be un li­bro des­ti­na­do a un pú­bli­co con­cre­to. Por ejem­plo, un tex­to cien­tí­fi­co, muy de ni­cho. De al­gu­na ma­ne­ra, el au­tor ya sa­be a quién va di­ri­gi­do y có­mo di­fun­dir­lo, y la pu­bli­ca­ción di­gi­tal es un buen sis­te­ma pa­ra lle­gar a es­tos lec­to­res”. Y lue­go es­tá quien as­pi­ra a es­cri­bir una no­ve­la pro­fe­sio­nal pa­ra el gran pú­bli­co. “Pues bien –in­di­ca He­rre­ra–, es­ta op­ción per­mi­te dar­se a co­no­cer. No hay que pen­sar en ha­cer­se ri­cos, sino con­si­de­rar­la co­mo una in­ver­sión: no lle­gan a cien per­so­nas las que en Es­pa­ña vi­ven de la li­te­ra­tu­ra. En EE.UU. la autoedición se va­lo­ra co­mo una can­te­ra, un pri­mer cu­rrí­cu­lum. Es una tar­je­ta de vi­si­ta con la que aso­mar­se al mer­ca­do”. Bu­bok, en cin­co años, ha re­par­ti­do más de 500.000 eu­ros en­tre los autores, tie­ne más de 77.500 usua­rios re­gis­tra­dos y más de 70.000 tí­tu­los pu­bli­ca­dos de to­dos los gé­ne­ros y te­má­ti­cas, y ca­da año edi­ta 15.000 obras, lo que su­po­ne un 20% de los tí­tu­los que salen al mer­ca­do en Es­pa­ña. Pe­ro son to­da­vía mu­chos los autores que con­si­de­ran la autoedición co­mo la acep­ta­ción de un fra­ca­so o co­mo un mer­ca­do de se­gun­da di­vi­sión. Y si­guen so­ñan­do con que un gran se­llo editorial se fi­je en ellos. “Con la autoedición, el cos­te de pro­duc­ción es prác­ti­ca­men­te ce­ro pa­ra el au­tor y así los tí­tu­los se ven­den con pre­cios muy ba­jos. Por es­tas ra­zo­nes, pa­ra un edi­tor tra­di­cio­nal es di­fí­cil va­lo­rar el éxi­to que pue­dan te­ner es­tas obras en la red. Por­que si ven­des tu li­bro au­to­edi­ta­do a un eu­ro, los lec­to­res no ten­drán tan­tas exi­gen­cias. Por eso es ar­duo se­lec­cio­nar la ca­li­dad li­te­ra­ria de es­tos li­bros”, ra­zo­na Blan­ca Ro­sa Ro­ca, di­rec­to­ra de la editorial Ro­ca. Por ello, han lan­za­do es­te año la di­vi­sión Ro­caau­to­res, que es un mo­de­lo hí­bri­do. A cam­bio de 275 eu­ros (las ta­ri­fas se es­tán re­vi­san­do a la ba­ja) el es­cri­tor ob­ten­drá un in­for­me de lec­tu­ra de­ta­lla­do de su obra. Si reúne la ca­li­dad su­fi­cien­te, se pon­drá a la ven­ta en in­ter­net ba­jo el se­llo de la editorial, que lo dis­tri­bui­rá me­dian­te sus ca­na­les en las web más co­no­ci­das (Ca­sa del Li­bro o El Cor­te In­glés, por men­cio­nar al­gu­nas). “Te­ne­mos una mar­ca, no va­mos a col­gar cual­quier li­bro. Y es­to es una ga­ran­tía pa­ra el mer­ca­do y los lec­to­res. Creo que hay que va­lo­rar el pro­ce­so co­mo una opor­tu­ni­dad fan­tás­ti­ca, por­que pa­ra el es­cri­tor no­vel pue­de ser un pri­mer es­ca­pa­ra­te, una ven­ta­na, un co­mien­zo”, di­ce Blan­ca Ro­sa Ro­ca. Es ver­dad que la ma­yo­ría de autores sue­ña con pu­bli­car en pa­pel. Hay que cal­cu­lar que el ne­go­cio di­gi­tal en Es­pa­ña de mo­men­to só­lo al­can­za el 3% de las ven­tas. Pe­ro, hoy por hoy, con la red hay mu­chas po­si­bi­li­da­des. “Ba­jo nin­gún con­cep­to hay que ob­se­sio­nar­se con el pa­pel. El li­bro es un ob­je­to fe­ti­che, pre­cio­so, pe­ro es­te ago­bio te ha­ce per­der la pers­pec­ti­va. Al fi­nal es el pú­bli­co quien ele­gi­rá. Y la red es una gran opor­tu­ni­dad”, di­ce el au­tor Bruno Nie­vas, que se au­to­edi­tó en Fa­ce­book. En to­do ca­so, co­mo re­cuer­da la ana­lis­ta di­gi­tal Neus Ar­qués, que au­to­pu­bli­có su pri­me­ra no­ve­la, los autores en el fu­tu­ro ten­drán que po­ner­se las pi­las, más allá del for­ma­to y tan­to si con­si­guen edi­tor, co­mo si no. “Por el me­ro he­cho de ha­ber pu­bli­ca­do no te van a des­cu­brir. El au­tor no se po­drá que­dar en el pro­ce­so de edi­ción, sin abor­dar la dis­tri­bu­ción y la pro­mo­ción”. Al fi­nal, es­cri­bir es ca­si lo de me­nos.

2 Vir­gi­nia Woolf de­ci­dió fun­dar una editorial pa­ra sa­car al mer­ca­do sus es­cri­tos

1 Mar­cel Proust tu­vo que cos­tear­se la pu­bli­ca­ción de al­gu­nos de sus li­bros

3 Ez­ra Pound ven­dió sus pri­me­ros poe­mas a un pre­cio sim­bó­li­co y a do­mi­ci­lio

4 De­rek Wal­cott ga­nó el No­bel en 1992, pe­ro pa­ra pu­bli­car la pri­me­ra vez pi­dió un prés­ta­mo

4

E.L. Ja­mes

Barry Eis­ler

J.K. Row­ling

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.