Pin­taú­ñas, el oc­ta­vo ar­te

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to An­na To­màs

¿Se ima­gi­nan un pe­que­ño re­tra­to de la Mo­na Li­sa de Leo­nar­do en la uña de su de­do pulgar? ¿O a Bob Es­pon­ja? Fru­tas, ani­ma­les, tex­tu­ras y pie­dras. Es­tam­pa­dos que van des­de las fa­mo­sas es­tre­llas de Ya­yoi Ku­sa­ma has­ta los que imi­tan la piel de ce­bra o leo­par­do. Con el clá­si­co es­ti­lo de los años cin­cuen­ta pro­mo­vi­do por se­ries co­mo Mad men o el funky y rompe­dor es­ti­lo de la Ma­don­na de los ochen­ta res­ca­ta­do por Rihan­na o Katy Perry. Pie­dras, pur­pu­ri­nas y es­tre­llas. Y co­lo­res: tan­tas ga­mas co­mo en la pa­le­ta de un pin­tor. Les da­mos la bien­ve­ni­da al emer­gen­te mun­do de los es­mal­tes: la nue­va ga­lli­na de los hue­vos de oro. Co­lo­res igual a po­si­ción so­cial Fue a co­mien­zos del si­glo XX cuan­do na­cie­ron las pri­me­ras em­pre­sas y sa­lo­nes de be­lle­za en Es­ta­dos Uni­dos, aun­que no fue has­ta los cin­cuen­ta –gra­cias a ac­tri­ces co­mo Ri­ta Hay­worth, Lau­ren Ba­call o Ja­ne Har­low– que em­pe­za­ron a mar­car una hue­lla de la que hay ves­ti­gios en el Egip­to de los fa­rao­nes. An­te la creen­cia de que el cui­da­do de las uñas ha si­do una cues­tión más es­té­ti­ca, lo cier­to es que des­de sus orí­ge­nes es­tu­vo vin­cu­la­do a la po­si­ción so­cial. Los egip­cios usa­ban tin­tes de color ro­jo o ca­fé de­ri­va­dos de la hen­na pa­ra pin­tar­se las uñas y las pun­tas de los de­dos y, mien­tras los co­lo­res cá­li­dos y ener­gé­ti­cos que­da­ban re­ser­va­dos pa­ra la reale­za, las cla­ses so­cia­les ba­jas úni­ca­men­te po­dían uti­li­zar co­lo­res pá­li­dos. Ne­fer­ti­ti te­ñía sus de­dos y uñas de un color ro­jo ru­bí mien­tras que Cleo­pa­tra pre­fe­ría un tono ro­jo que­ma­do. Tam­bién en Ate­nas las mu­je­res se pin­ta­ban las uñas color ber­me­llón, ocre y óxi­do de hie­rro. En la Chi­na im­pe­rial la no­ble­za se co­lo­rea­ba las uñas con es­mal­tes he­chos a ba­se de go­ma ará­bi­ga, ce­ra de abe­jas, ge­la­ti­na y pig­men­tos; y del mis­mo mo­do que ocu­rrió en Egip­to, los co­lo­res eran un sím­bo­lo del es­ta­tus so­cial: do­ra­dos, pla­tea­dos, ne­gro y ro­jo pa­ra la reale­za y co­lo­res pas­tel pa­ra los me­nos pri­vi­le­gia­dos. Las uñas de­bían man­te­ner­se lar­gas, pues eran sím­bo­lo de ri­que­za y es­ta­bi­li­dad. Sin em­bar­go, tu­vie­ron que pa­sar si­glos has­ta lle­gar al ori­gen del es­mal­te de uñas. En 1920, Mi­che­lle Ma­nard, ma­qui­lla­do­ra fran­ce­sa, tu­vo la idea de adap­tar las pin­tu­ras de au­to­mó­vi­les de al­to bri­llo pa­ra su uso per­so­nal en las uñas. Una mi­na de oro Se­gún The New York Ti­mes, mer­ca­do de las la­cas de uñas mo­vió 710 mi­llo­nes en Es­ta­dos Uni­dos en el 2012. En el Reino Uni­do, el número de sa­lo­nes es­pe­cia­li­za­dos en ma­ni­cu­ras y pe­di­cu­ras au­men­tó un 16,5%. La em­pre­sa de in­ves­ti­ga­ción Min­tel Sto­re afir­ma que el mer­ca­do de los pin­taú­ñas em­pe­zó a cre­cer en el 2007 y se prevé un cre­ci­mien­to po­si­ti­vo has­ta el 2017. La ca­de­na de cos­mé­ti­cos Su­per­drug au­men­tó ven­tas un 37% y las de los pin­taú­ñas de L’Oréal cre­cie­ron un 24% más que los pintalabios y las som­bras de ojos. “Vi­vi­mos en un mun­do ob­se­sio­na­do con la ima­gen y los pin­taú­ñas se han con­ver­ti­do en el úl­ti­mo ac­ce­so­rio”, co­men­ta Mark Ro­dol, pre­si­den­te de Mo­dels Own, mar­ca que ven­de un fras­co ca­da 15 se­gun­dos.

Una de las cau­sas más im­por­tan­tes de es­te au­ge se atri­bu­ye al in­te­rés de un pú­bli­co ca­da vez más jo­ven. In­fluen­cia­dos por las nue­vas ten­den­cias en el mun­do de la mo­da, las jó­ve­nes es­tán dis­pues­tas a ex­pe­ri­men­tar con nue­vos looks, es­ti­los y co­lo­res. Ellas son tam­bién quie­nes más uti­li­zan lo que se co­no­ce co­mo el nail art, un ti­po de aca­ba­do ar­tís­ti­co pa­ra la uña en el que el ma­ni­cu­ris­ta da rien­da suel­ta a su ima­gi­na­ción y la pin­ta co­mo si de un cua­dro se tra­ta­se, aña­dien­do bri­llos, pie­dras y to­dos los co­lo­res ima­gi­na­bles, uñas ar­ti­fi­cia­les o pos­ti­zas y uñas de gel cu­ya ca­rac­te­rís­ti­ca es una ma­ni­cu­ra de aca­ba­do na­tu­ral que pue­de lle­gar a du­rar has­ta dos me­ses in­tac­ta. Peony, di­rec­to­ra del sa­lón The Pink Peony en Bar­ce­lo­na, que com­bi­na la hos­pi­ta­li­dad asiá­ti­ca, la aten­ción al clien­te es­ta­dou­ni­den­se y la ele­gan­cia eu­ro­pea, cuen­ta: “Las ten­den­cias de las uñas es­tán si­guien­do los es­ti­los de la mo­da. En es­te sec­tor los co­lo­res que ve­rán el es­tre­lla­to se co­no­cen con tres años de an­ti­ci­pa­ción y su­pon­go que las gran­des mar­cas son cons­cien­tes de ello y van tres años avan­za­das tam­bién. De he­cho, mu­chos de ellos tra­ba­jan di­rec­ta­men­te con las fir­mas de mo­da pa­ra crear un look de es­ti­lo com­ple­to pa­ra sus clien­tes”. Pe­se a que el mer­ca­do más im­por­tan­te se en­cuen­tra prin­ci­pal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos y el Reino Uni­do, en Es­pa­ña la ten­den­cia su­be co­mo la es­pu­ma. “Cuan­do em­pe­za­ba el ne­go­cio la ma­yo­ría de nues­tros clien­tes eran prin­ci­pal­men­te ex­tran­je­ros. Las es­pa­ño­las so­lían acu­dir tan só­lo pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les y las ma­ni­cu­ras más de­man­da­das eran las de por­ce­la­na y los co­lo­res neu­tros pe­se a que al­gu­na se atre­vía con el ro­jo. An­tes, los más de 200 co­lo­res dis­po­ni­bles que te­ne­mos en nues­tro es­ta­ble­ci­mien­to que­da­ban ex­pues­tos en las vi­tri­nas du­ran­te años

sin que na­die los pro­ba­ra. Hoy en día las es­pa­ño­las, es­pe­cial­men­te las jó­ve­nes, dis­fru­tan de to­dos ellos: hay co­lo­res pa­ra ca­da clien­te o clien­tes pa­ra ca­da color”, ex­po­ne Peony. El fu­ror que los es­mal­tes de uñas pro­vo­ca es un he­cho. Aho­ra bien, “pe­se a ser cier­to el in­cre­men­to ma­si­vo que se ha pro­du­ci­do en el mer­ca­do de la­cas de uñas, la in­dus­tria ten­drá que en­ca­rar di­ver­sos re­tos pa­ra que el cre­ci­mien­to del sec­tor se fi­je tam­bién en la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad y en las mu­je­res ma­yo­res, pues­to que es esen­cial ase­gu­rar­se de que es­te mo­men­to per­du­ra y no se ex­tin­gue”, ad­vier­te Shan­non Ro­ma­nows­ki, ana­lis­ta de be­lle­za y cui­da­do per­so­nal en Min­tel. De­mo­cra­ti­za­ción e in­ge­nio Sin los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, el fu­ror por el mer­ca­do del es­mal­te de uñas hu­bie­se si­do me­nor. Su­sa­na Na­va­rro, ma­qui­lla­do­ra oficial de MAC du­ran­te más de 20 años, apun­ta có­mo “el au­ge de las re­des so­cia­les en ge­ne­ral y los blo­gue­ros en par­ti­cu­lar ha acer­ca­do mu­cho las ten­den­cias a to­da cla­se de pú­bli­co. Al mun­do de la mo­da, los des­fi­les, a se­guir de cer­ca los ac­to­res, ce­le­bri­da­des… y eso con­lle­va ana­li­zar al de­ta­lle lo que lle­van y lo que se lle­va y las la­cas de uñas son un com­ple­men­to muy ase­qui­ble que ade­más te per­mi­ten el haz­lo tu mis­mo tan de mo­da”. Es­to se con­fir­ma en blogs co­mo Miss­mar­bles. blogs­pot. com o The­blon­de­sa­lad.com, en cu­yos es­ti­lis­mos la ma­ni­cu­ra y las uñas per­fec­tas son un re­qui­si­to im­pres­cin­di­ble. Webs co­mo Pin­te­rest tie­nen pá­gi­nas y usua­rios es­pe­cia­li­za­dos úni­ca­men­te en fo­to­gra­fías de ma­ni­cu­ras su­rrea­lis­tas. En te­le­vi­sión, es­tre­llas del funky y del pop, co­mo Lady Ga­ga, se pa­sean por la al­fom­bra ro­ja y por sus con­cier­tos con uñas pos­ti­zas ki­lo­mé­tri­cas, aca­ba­das en gancho o con mo­ti­vos de lo más ex­tra­va­gan­tes. En el ci­ne, ac­tri­ces co­mo Ja­nuary Jo­nes y Ch­ris­ti­na Hen­dricks pu­sie­ron de mo­da el re­torno a la ma­ni­cu­ra de los años cin­cuen­ta y pa­ra la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond, Sky­fall, la pres­ti­gio­sa mar­ca OPI creó una co­lec­ción es­pe­cí­fi­ca de pin­taú­ñas con los co­lo­res uti­li­za­dos en el fil­me. Es­sie, el es­mal­te de uñas más pres­ti­gio­so en Amé­ri­ca des­de 1981, pre­sen­ta su ga­ma de co­lo­res en una pa­le­ta de pin­tor co­mo si de pu­ro ar­te se tra­ta­se. La innovación en los po­si­bles efec­tos de aca­ba­do de los es­mal­tes es­tá sien­do el úl­ti­mo gri­to y tal vez sea tam­bién esa una de las ra­zo­nes por las que el pin­taú­ñas se ha con­ver­ti­do en uno de los me­jo­res ami­gos de la mu­jer. En­tre las no­ve­da­des des­ta­can un es­mal­te mag­né­ti­co –par­tí­cu­las mag­né­ti­cas ma­ni­pu­la­das por un imán en el pin­cel que al pin­tar la uña crea un efec­to de már­mol– o pe­que­ñas in­crus­ta­cio­nes de cris­tal Swa­rovs­ki. Thea Green, fun­da­do­ra de Nails Inc., el ma­yor ne­go­cio de es­mal­tes de uñas en Gran Bre­ta­ña, con un be­ne­fi­cio de 22 mi­llo­nes de li­bras el pa­sa­do año, ve­ri­fi­ca que “las mu­je­res ex­pe­ri­men­tan con los pin­tau­ñas de un mo­do que no ne­ce­sa­ria­men­te ha­rían con el ma­qui­lla­je”. Ali­cia Bailac, pe­lu­que­ra y es­pe­cia­lis­ta en ma­qui­lla­jes de fan­ta­sía, tam­bién se ha da­do cuen­ta del ne­go­cio que el es­mal­te de uñas su­po­ne y por ello ha crea­do Nails Ma­nia Nails­ma­nia.es. Con una ima­gi­na­ción vo­raz y un des­bor­dan­te ta­len­to tra­ba­ja a do­mi­ci­lio y en ho­te­les que re­quie­ren sus ser­vi­cios. “Las es­pa­ño­las pa­re­ce que se han uni­do al fu­ror de los es­mal­tes de uñas. Las clien­tas son ca­da vez más nu­me­ro­sas y el ne­go­cio pros­pe­ra de tal ma­ne­ra que ya es­ta­mos pen­san­do en rea­li­zar in­clu­so se­sio­nes en ba­res de la ciu­dad. Mu­chas clien­tas me con­tac­tan por e-mail gra­cias al bo­ca a bo­ca”. Otro buen ejem­plo de ello es la idea de la ex­clu­si­va mar­ca de jo­yas es­ta­dou­ni­den­se Azu­re, ya que en oca­sio­nes son dia­man­tes to­do lo que re­lu­ce. Co­no­ci­do con el so­bre­nom­bre de Black Dia­mond King –el rey del dia­man­te ne­gro– y cons­cien­te de la mi­na de oro que su­po­ne el mer­ca­do de las la­cas de uñas, es­ta jo­ye­ría de lu­jo de­ci­dió lan­zar un es­mal­te de uñas crea­do con par­tí­cu­las de dia­man­te ne­gro. “Black Dia­mond re­pre­sen­ta la úl­ti­ma so­fis­ti­ca­ción y lu­jo por lo que que­ría en­con­trar un mo­do en el que to­das las mu­je­res pu­die­sen dis­fru­tar y te­ner la po­si­bi­li­dad de lle­var un dia­man­te ne­gro. ¿Qué me­jor que un pin­taú­ñas, una jo­ya pa­ra las uñas de la mu­jer?”, afir­ma Aza­tu­re Po­go­sian, pre­si­den­ta eje­cu­ti­va de la ca­sa Aza­tu­re. Al pri­mer lan­za­mien­to al mer­ca­do del es­mal­te ne­gro que con­tie­ne un to­tal de 267 qui­la­tes y es­tá valorado en el mó­di­co pre­cio de 201.800 eu­ros, le si­guió una adap­ta­ción más co­mer­cial por 30 eu­ros que pue­de ad­qui­rir­se tan só­lo en de­ter­mi­na­dos co­mer­cios y dis­po­ni­ble en una ga­ma de seis co­lo­res: ama­ri­llo, ver­de ja­de, azul eléc­tri­co, ro­jo pa­sión, ro­sa chi­cle y na­ran­ja me­lo­co­tón.

Pri­me­ro fue­ron cor­tas y ne­gras o aca­ba­das en pun­ta. Lue­go lar­gas y ova­la­das. De la ma­ni­cu­ra a jue­go con el tono de pintalabios se pa­só a una in­fi­ni­dad de co­lo­res en los años se­sen­ta. En­tre fi­na­les de los se­ten­ta y prin­ci­pios de los ochen­ta se em­pe­zó a ex­pe­ri­men­tar con acrí­li­co, fi­bra de vi­drio o re­si­nas pa­ra las uñas pos­ti­zas. Y has­ta hoy, en que ca­si to­do es po­si­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.