EL “QUÉ DI­RÁN”

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Los ago­re­ros y ca­tas­tro­fis­tas tien­den a de­mo­ni­zar las so­cie­da­des in­di­vi­dua­lis­tas por­que, pa­ra mu­chos de ellos, las cul­tu­ras co­lec­ti­vis­tas si­guen sien­do el es­ce­na­rio bu­có­li­co de la fe­li­ci­dad. Una de las ra­zo­nes que han con­tri­bui­do a es­ta mi­ti­fi­ca­ción es que los in­con­ve­nien­tes de las so­cie­da­des alo­cén­tri­cas son me­nos ob­vios. Un ejem­plo es la pre­sión so­cial: cuan­to más co­lec­ti­vis­ta es un am­bien­te, más opre­si­vo re­sul­ta pa­ra aque­llos que se salen de la nor­ma. Sin em­bar­go, es ha­bi­tual que las per­so­nas que vi­ven esa in­fluen­cia del gru­po no sean cons­cien­tes de ella. Si pre­gun­ta­mos a los miem­bros de una so­cie­dad alo­cén­tri­ca por qué no hay na­die di­fe­ren­te, res­pon­de­rán “por­que nin­guno que­re­mos ser­lo: no nos ape­te­ce”. Sin em­bar­go, hay in­ves­ti­ga­cio­nes que de­mues­tran que lo que es­tá ocu­rrien­do es que han in­terio­ri­za­do la nor­ma. No ha­ce fal­ta pre­sio­nar­los pa­ra ser igua­les: su men­te ya ha si­do adap­ta­da pa­ra res­pon­der a las re­glas so­cia­les. El ex­pe­ri­men­to más fa­mo­so so­bre es­te te­ma lo efec­tuó So­lo­mon Asch, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Har­vard. A un gru­po de per­so­nas se les pe­día que hi­cie­ran una ta­rea sen­ci­lla que con­sis­tía en com­pa­rar lí­neas de di­fe­ren­te ta­ma­ño. Cuan­do los vo­lun­ta­rios res­pon­dían in­di­vi­dual­men­te no te­nían nin­gún pro­ble­ma en re­sol­ver­la. Pe­ro cuan­do otro gru­po lle­va­ba a ca­bo la la­bor en gru­po, las co­sas cam­bia­ban ra­di­cal­men­te. El vo­lun­ta­rio era in­tro­du­ci­do en una fi­la con cóm­pli­ces del ex­pe­ri­men­ta­dor y veía có­mo to­das las per­so­nas que iban de­lan­te de él da­ban una mis­ma res­pues­ta cla­ra­men­te in­co­rrec­ta. Cuan­do lle­ga­ba su turno, res­pon­día de for­ma ti­tu­bean­te in­flui­do por los de­más. De he­cho, el 76% de los su­je­tos adop­tó en al­gu­na oca­sión la op­ción erró­nea que ha­bían es­co­gi­do los que le an­te­ce­dían y por la que nun­ca hu­bie­ran op­ta­do es­tan­do so­lo. Lo más im­pac­tan­te es que, al ser in­te­rro­ga­das, mu­chas de esas per­so­nas es­ta­ban con­ven­ci­das de “ha­ber vis­to cla­ra­men­te” que esa era la res­pues­ta co­rrec­ta: la pre­sión so­cial ha­bía dis­tor­sio­na­do su per­cep­ción. El ex­pe­ri­men­to de­mues­tra has­ta qué pun­to nos in­flu­yen los que nos ro­dean. Cuan­do se con­vier­te en apre­mian­te, cuan­do ne­ce­si­ta­mos de los de­más pa­ra so­bre­vi­vir o cuan­do se­ría im­pen­sa­ble vi­vir sin la apro­ba­ción so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.