TAM­BIÉN EN LA CIENCIA En fa­mi­lia

El de la ciencia se pre­su­po­ne un mun­do de per­so­nas in­te­li­gen­tes, bien for­ma­das, ra­cio­na­les y pro­cli­ves al cam­bio y los avan­ces. Con esas pre­mi­sas se po­dría pen­sar que pa­ra mo­ver­se por ese mun­do no cuen­ta si eres hom­bre o mu­jer. Pe­ro no es ver­dad. Las cien

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to May­te Rius

Pilar Ló­pez San­cho, fí­si­ca, pro­fe­so­ra de in­ves­ti­ga­ción del Ins­ti­tu­to de Ciencia de Ma­te­ria­les del CSIC y pre­si­den­ta de la aso­cia­ción de mu­je­res in­ves­ti­ga­do­ras y tec­nó­lo­gas (AMIT), tie­ne cla­ro que el mun­do de la in­ves­ti­ga­ción, por más que se ba­se en la ob­je­ti­vi­dad y la im­par­cia­li­dad, pa­de­ce co­mo mí­ni­mo la mis­ma de­sigual­dad de gé­ne­ro que otros ám­bi­tos de la so­cie­dad. Y co­mo bue­na cien­tí­fi­ca sub­ra­ya que lo su­yo no es una me­ra hi­pó­te­sis sino una te­sis ava­la­da por da­tos y es­tu­dios em­pí­ri­cos, aun­que ad­mi­te que pa­ra ella no siem­pre fue evi­den­te la reali­dad que mues­tran las estadísticas. “Cuan­do es­tu­dias la ca­rre­ra, eres be­ca­ria, ha­ces la te­sis y em­pie­zas a tra­ba­jar no ves di­fe­ren­cia con tus com­pa­ñe­ros, só­lo es­tás vol­ca­da en tra­ba­jar y en pu­bli­car; y cuan­do em­pie­zas a no­tar la di­fe­ren­cia ya es tar­de; por­que la di­fe­ren­cia real es­tá en las ma­yo­res ta­sas de éxi­to de los hom­bres, y eso co­mien­za a preo­cu­par­te cuan­do quie­res te­ner un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción o un be­ca­rio y no lo con­si­gues, y te vas fi­jan­do que tus com­pa­ñe­ros sí lo lo­gran, que es más fá­cil si eres hom­bre y que el investigador prin­ci­pal siem­pre es el je­fe”, ex­pli­ca. Y co­mo ejem­plo de esa ma­yor ta­sa de éxi­to de los cien­tí­fi­cos apun­ta: “En mi tra­yec­to­ria en el CSIC he vis­to mu­chas mu­je­res ju­bi­lar­se en la ca­te­go­ría más ba­ja y só­lo uno o dos hom­bres”. Tam­po­co Car­men Ca­rre­ras Bé­jar, doc­to­ra en Cien­cias Fí­si­cas y pro­fe­so­ra de la UNED, pen­só que su con­di­ción de mu­jer in­ci­di­ría en su ca­rre­ra pro­fe­sio- nal cuan­do co­men­zó a tra­ba­jar. “Te das cuen­ta de ello cuan­do te fi­jas en los da­tos, en las estadísticas; en Fí­si­cas las mu­je­res so­mos mi­no­ría: éra­mos un 30% de los es­tu­dian­tes cuan­do yo hi­ce la ca­rre­ra y hoy son prác­ti­ca­men­te el mis­mo por­cen­ta­je; y si lle­va­mos 40 años sien­do el 30% de los fí­si­cos, lo ló­gi­co es que hu­bie­ra ca­te­drá­ti­cas, pro­fe­so­ras de in­ves­ti­ga­ción y res­pon­sa­bles de pro­yec­to en la mis­ma pro­por­ción, pe­ro no es así”, di­ce. Y acla­ra que el por­cen­ta­je de ca­te­drá­ti­cas de Fí­si­ca y de mu­je­res en la Real Aca­de­mia de Cien­cias Exac­tas no lle­ga al 5%. “En el ám­bi­to de la bio­me­di­ci­na la de­sigual­dad de gé­ne­ro es, si ca­be, más evi­den­te y más san­gran­te: Es­pa­ña tie­ne una de las ta­sas más al­tas de mé­di­cas de to­da Eu­ro­pa –tres de ca­da cua­tro es­tu­dian­tes de me­di­ci­na son chi­cas–, pe­ro só­lo un 12% de los pues­tos de di­rec­ción del ám­bi­to sa­ni­ta­rio es­tán ocu­pa­dos por mu­je­res; y al fren­te de cá­te­dras o cen­tros de in­ves­ti­ga­ción médicos no lle­ga­mos al 5%”, ex­pli­ca Cla­ra Me­nén­dez San­tos, pro­fe­so­ra e in­ves­ti­ga­do­ra en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción en Sa­lud In­ter­na­cio­nal de Bar­ce­lo­na (Cre­sib). Pe­ro no es un he­cho di­fe­ren­cial de la so­cie­dad es­pa­ño­la. Ló­pez San­cho en­fa­ti­za que fue un in­for­me del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chu­setts (MIT) que ad­mi­tía la tra­di­cio­nal dis­cri­mi­na­ción de las

mu­je­res en su claus­tro en el 2000 lo que pro­vo­có que aquí tam­bién se em­pe­za­ra a to­mar con­cien­cia y se crea­ra la AMIT. Por otra par­te, los in­for­mes de la Unión Eu­ro­pea mues­tran es­ce­na­rios pa­re­ci­dos en la ma­yo­ría de los paí­ses del en­torno. Se­gún She fi­gu­res 2012, el úl­ti­mo es­tu­dio so­bre la si­tua­ción de las eu­ro­peas en el ám­bi­to de la in­ves­ti­ga­ción y la innovación, en el 2010 el 46% de to­dos los li­cen­cia­dos eu­ro­peos eran mu­je­res, y las li­cen­cia­das su­pe­ran a los hom­bres en ca­si to­dos los cam­pos ex­cep­to en ma­te­má­ti­cas, in­for­má­ti­ca, in­ge­nie­ría o cons­truc­ción. Ade­más, las mu­je­res re­pre­sen­tan el 40% de to­dos los in­ves­ti­ga­do­res en el ám­bi­to aca­dé­mi­co eu­ro­peo y el 19% en la em­pre­sa pri­va­da. Pe­ro su ca­rre­ra aca­dé­mi­ca pre­sen­ta una fuer­te se­gre­ga­ción ver­ti­cal: ellas son el 55% de los es­tu­dian­tes y el 59% de los nue­vos gra­dua­dos, pe­ro el 44% del pro­fe­so­ra­do de ba­se, el 37% de los pro­fe­so­res de ni­vel in­ter­me­dio y só­lo el 20% de los que tie­nen el re­co­no­ci­mien­to más al­to. Y en los ám­bi­tos de ciencia e in­ge­nie­ría, es­te úl­ti­mo por­cen­ta­je cae al 11%. ¿Por qué? Los ar­gu­men­tos Un pri­mer ar­gu­men­to ha­bi­tual es que la mu­jer ha lle­ga­do tar­de a la ciencia, que hay me­nos, y que por eso es­tán me­nos re­pre­sen­ta­das. Pe­ro es­ta idea ha­ce tiem­po que no se sos­tie­ne por­que, co­mo de­jan cla­ro las de­cla­ra­cio­nes de Car­men Ca­rre­ras o de Cla­ra Me­nén­dez, ya ha­ce años que hay una pre­sen­cia no­ta­ble o in­clu­so ma­yo­ri­ta­ria en mu­chos ám­bi­tos del co­no­ci­mien­to y no se lo­gra una re­pre­sen­ta­ción si­mi­lar en los pues­tos de re­le­van­cia. Otro ar­gu­men­to reite­ra­do es el de las ma­yo­res di­fi­cul­ta­des de las mu­je­res pa­ra si­mul­ta­near ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y vida fa­mi­liar, te­nien­do en cuen­ta que la edad fér­til coin­ci­de con la de en­con­trar tra­ba­jo y po­si­cio­nar­se. “Mu­chas mu­je­res que en­tra­ron en el CSIC y se han jubilado sin lle­gar a los pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad ni se ha­bían ca­sa­do ni te­nían hi­jos, así que no se les pue­den acha­car pro­ble­mas de con­ci­lia­ción”, sub­ra­ya Ló­pez. Ca­rre­ras, en cam­bio, cree que al­go sí in­flu­ye por­que las car­gas fa­mi­lia­res, pro­ven­gan de los hi­jos o de los pa­dres, con­ti­núan re­ca­yen­do fun­da­men­tal­men­te en las mu­je­res y, “co­mo la ca­rre­ra cien­tí­fi­ca es muy com­pe­ti­ti­va y obli­ga a es­tar en pri­me­ra lí­nea, a pu­bli­car mu­cho, a ha­cer es­tan­cias en el ex­tran­je­ro, et­cé­te­ra, si tie­nes res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res es­tás más li­mi­ta­da”. Mon­tse­rrat Ri­fà, di­rec­to­ra del Ob­ser­va­to­rio pa­ra la Igual­dad de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na (UAB), ase­gu­ra que, “an­te una pro­mo­ción, las mu­je­res to­ma­mos en con­si­de­ra­ción las re­nun­cias que im­pli­ca, lo que nos va a exi­gir una ca­rre­ra muy com­pe­ti­ti­va, no tan­to por­que es­te­mos me­nos dis­pues­tas a lu­char sino por­que va­lo­ra­mos mu­cho otras fa­ce­tas de nues­tra vida”. Ca­rre­ras en­fa­ti­za que las re­nun­cias son más ha­bi­tua­les si ca­be cuan­do la pa­re­ja tra­ba­ja en el mis­mo cam­po o am­bos son cien­tí­fi­cos. “Com­pa­ti­bi­li­zar pro­yec­tos, des­ti­nos, et­cé­te­ra, es di­fí­cil, y nor­mal­men­te es ella quien aca­ba amol­dán­do­se pa­ra que él eli­ja”, opi­na. Me­nén­dez lo ex­pli­ca en pri­me­ra per­so­na: “Yo he tra­ba­ja­do con­jun­ta­men­te con mi ma­ri­do –Pedro L. Alon­so– en las mis­mas in­ves­ti­ga­cio­nes y en al­gu­nos mo­men­tos he ido por de­lan­te de él, pe­ro tam­bién ha ha­bi­do etapas en que he que­da­do re­le­ga­da, en que he ba­ja­do el rit­mo, co­mo cuan­do tu­ve hi­jos, por­que qui­se de­di­car­me más a ellos; es cier­to que nor­mal­men­te so­mos las mu­je­res las que sa­cri­fi­ca­mos más fá­cil­men­te nues­tra ca­rre­ra, pe­ro la so­cie­dad tam­bién de­be­ría fa­ci­li­tar eso, que tú pue­das te­ner hi­jos, de­di­car­te a ellos y com­pa­ti­bi­li­zar­lo con el tra­ba­jo sin que su­fra ni lo uno ni lo otro”. Aña­de que en­tre las des­ven­ta­jas de tra­ba­jar en lo mis­mo que tu pa­re­ja mas­cu­li­na fi­gu­ra la de per­der vi­si­bi­li­dad. “Mu­chas co­sas que tú ha­ces o que se ha­cen con­jun­ta­men­te se las atri­bu­yen a él; de jo­ven me mo­les­ta­ba, pe­ro con el tiem­po me he ido re­sig­nan­do”, ad­mi­te. Y re­la­ta có­mo ha acu­di­do a reunio­nes de tra­ba­jo o ce­nas con su ma­ri­do en las que los in­ter­lo­cu­to­res da­ban por su­pues­to que su pre­sen­cia allí obe­de­cía a ser la mu­jer de y ni se plan­tea­ban que pu­die­ra de­ber­se a su par­ti­ci­pa­ción en la in­ves­ti­ga­ción, co­sa que no ocu­rría si era él quien la acom­pa­ña­ba, “pues en­ton­ces to­dos en­tien­den que es­tá allí por­que tam­bién tra­ba­ja en eso”.

Con to­do, Me­nén­dez opi­na que es sim­plis­ta atri­buir la fal­ta de pro­mo­ción de las

cien­tí­fi­cas a los pro­ble­mas de con­ci­lia­ción. “El año pa­sa­do par­ti­ci­pé en una se­sión so­bre mu­je­res y ciencia en la que se oye­ron mu­chí­si­mas vo­ces de mu­je­res jó­ve­nes, que eran sol­te­ras y no te­nían hi­jos y se la­men­ta­ban de la fal­ta de pro­mo­ción res­pec­to a sus com­pa­ñe­ros”, di­ce. A su jui­cio, exis­te un cier­to círcu­lo vi­cio­so: “En la ma­yo­ría de ám­bi­tos don­de se de­ci­de quién se in­cor­po­ra a un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción to­dos son hom­bres; se mi­ran en­tre ellos y se pre­gun­tan dón­de hay otro hom­bre pa­ra en­trar, y no pien­san que tam­bién hay mu­je­res pa­ra in­cor­po­rar”. En Mu­je­res en ciencia y tec­no­lo­gía ( Uned), Ro­sa M. Cla­ra­munt y Te­re­sa Cla­ra­munt re­co­gen ejem­plos de có­mo la ciencia y la tec­no­lo­gía tra­di­cio­nal han si­do ela­bo­ra­das a lo lar­go de la his­to­ria por hom­bres, con una vi­sión pa­triar­cal so­bre las ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les de las mu­je­res y to­do ti­po de ar­gu­men­tos –des­de las me­di­das cra­nea­les has­ta que la in­te­li­gen­cia es in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a las ca­pa­ci­da­des re­pro­duc­ti­vas– des­ti­na­dos a jus­ti­fi­car una su­pues­ta in­fe­rio­ri­dad fe­me­ni­na. Du­ran­te si­glos “la ciencia ha si­do pro­du­ci­da por va­ro­nes blan­cos oc­ci­den­ta­les y de cla­se me­dia” y con­se­cuen­cia de esa “au­to­ri­dad cien­tí­fi­ca mas­cu­li­na” es la in­vi­si­bi­li­dad del sa­ber cien­tí­fi­co fe­me­nino y la ex­clu­sión de las mu­je­res de la to­ma de de­ci­sio­nes en ma­te­ria de ciencia, en opi­nión de las her­ma­nas Cla­ra­munt. Ló­pez es­tá con­ven­ci­da de que no hay po­cas je­fas de in­ves­ti­ga­ción por­que ha­ya po­cas mu­je­res in­ves­ti­gan­do, sino por­que hay po­cas mu­je­res de­ci­dien­do y for­man­do equi­pos. “En el CSIC, el área don­de las mu­je­res es­tán me­jor si­tua­das es Ciencia y Tec­no­lo­gía de los Ali­men­tos, e in­flu­ye en ello que allí tra­ba­ja­ra Con­cha Lla­guno, una mu­jer muy lu­cha­do­ra, que des­ta­có y creó equi­pos de mu­je­res que tam­bién des­ta­ca­ron”, ejem­pli­fi­ca. Y re­mar­ca que des­de que en el 2005 se obli­gó por ley a que en los tri­bu­na­les y co­mi­sio­nes de de­ci­sión del CSIC ha­ya una pre­sen­cia equi­li­bra­da de am­bos se­xos, ha me­jo­ra­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la ta­sa de éxi­to de las mu­je­res –las que lo­gran una pro­mo­ción res­pec­to a las que se pre­sen­tan al pues­to–, y el por­cen­ta­je de pro­fe­so­ras in­ves­ti­ga­do­ras ha pa­sa­do del 13% al 23%. Las prue­bas La pre­si­den­ta de AMIT cree que la razón prin­ci­pal de la fal­ta de pro­ta­go­nis­mo de las mu­je­res en la ciencia es pre­ci­sa­men­te la per­vi­ven­cia de es­te­reo­ti­pos, el ses­go de gé­ne­ro que te­ne­mos in­terio­ri­za­do y que si­guen de­mos­tran­do mul­ti­tud de es­tu­dios. Uno re­cien­te y muy ilus­tra­ti­vo es el pu­bli­ca­do por un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ya­le el año pa­sa­do. Los autores pi­die­ron a pro­fe­so­res y pro­fe­so­ras de las fa­cul­ta­des de Bio­lo­gía, Quí­mi­ca y Fí­si­ca que va­lo­ra­ran a di­fe­ren­tes can­di­da­tos pa­ra la pla­za de di­rec­tor de la­bo­ra­to­rio. Lo úni­co que va­ria­ba en los ma­te­ria­les y los cu­rrí­cu­lum de los so­li­ci­tan­tes era el se­xo, pues se les ha­bía asig­na­do al azar el nom­bre de un hom­bre o de una mu­jer. Los pro­fe­so­res de­bían ca­li­fi­car la com­pe­ten­cia e ido­nei­dad pa­ra el car­go de los can­di­da­tos, así co­mo la can­ti­dad de sa­la­rio y de ho­ras de tu­to­ría que ofre­ce­rían a ca­da uno. Los re­sul­ta­dos fue­ron muy con­clu­yen­tes: con los mis­mos mé­ri­tos eran va­lo­ra­dos co­mo más com­pe­ten­tes y te­nían más pro­ba­bi­li­dad de ser con­tra­ta­dos los can­di­da­tos va­ro­nes, a los cua­les se les ofre­cía ade­más un sa­la­rio ma­yor y más ho­ras de tu­to­ría que a su clon fe­me­nino. El sa­la­rio ini­cial pro­me­dio ofre­ci­do a las es­tu­dian­tes fue de 26.507,94 dó­la­res, fren­te a 30.238,10 pa­ra los chi­cos. Y que el pro­fe­sor que va­lo­ra­ba al can­di­da­to fue­ra hom­bre o mu­jer no afec­tó a las res­pues­tas: se mos­tra­ron igual­men­te pro­pen­sos a dis­cri­mi­nar las pro­pues­tas con nom­bre fe­me­nino. El pues­to de je­fe de la­bo­ra­to­rio que se pro­po­nía cu­brir no es un ejem­plo ba­nal, pues cons­ti­tu­ye una im­por­tan­te pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to pro­fe­sio­nal pa­ra opor­tu­ni­da­des pos­te­rio­res en la ca­rre­ra cien­tí­fi­ca y, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res de Ya­le, es­tas opor­tu­ni­da­des es­tán en par­te ve­ta­das pa­ra las mu­je­res por­que, con igual cu­rrí­cu­lum, tie­nen me­nos po­si­bi­li­da­des de que las con­tra­ten. Pa­ra mu­chas cien­tí­fi­cas, los pre­jui­cios que evi­den­cian es­tos ex­pe­ri­men­tos son la razón real de la fal­ta de re­le­van­cia y de po­der de las mu­je­res en la ciencia. “Si las mu­je­res re­ci­ben me­nos es­tí­mu­los y re­com­pen­sas que sus ho­mó­lo­gos mas­cu­li­nos idén­ti­cos, se­gu­ro que eso in­flu­ye en el es­ta­ble­ci­mien­to de sus me­tas co­mo cien­tí­fi­cas, pues los es­tu­dian­tes de­pen­den de los co­men­ta­rios de su en­torno pa­ra ca­li­brar su pro­pia va­lía y si las eva­lua­cio­nes de sus pro­fe­so­res es­tán ses­ga­das…”, re­fle­xio­nan las fuen­tes con­sul­ta­das. Ri­fà ase­gu­ra que, fue­ra del ám­bi­to pú­bli­co, las di­fe­ren­cias de sa­la­rio por razón de se­xo en­tre in­ves­ti­ga­do­res son prác­ti­ca co­mún en Es­pa­ña y en el Ob­ser­va­to­rio pa­ra la Igual­dad de la UAB re­ci­ben que­jas al res­pec­to. En reali­dad lo que de­ja pa­ten­te la in­ves­ti­ga­ción de Ya­le no es di­fe­ren­te de lo que se ob­ser­va en otros ám­bi­tos. La

HAY PRUE­BAS EM­PÍ­RI­CAS DE QUE SE PRI­MAN LOS CU­RRÍ­CU­LUM CON NOM­BRE DE VA­RÓN HAY MU­CHAS MU­JE­RES EN ÁM­BI­TOS CIEN­TÍ­FI­COS, PE­RO PO­CAS EN PUES­TOS DE DE­CI­SIÓN

pre­si­den­ta de AMIT re­cuer­da có­mo en el mo­men­to en que las or­ques­tas de Es­ta­dos Uni­dos pa­sa­ron a eli­gir los mú­si­cos en au­di­cio­nes a cie­gas, sin ver al can­di­da­to pa­ra que los eva­lua­do­res no fa­vo­re­cie­ran a quie­nes es­tu­dia­ban en sus aca­de­mias, au­men­tó de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va el número de mu­je­res en to­das las or­ques­tas. De ahí que mu­chas vo­ces re­cla­men sis­te­mas de eva­lua­ción ob­je­ti­vos y tras­pa­ren­tes pa­ra la ca­rre­ra aca­dé­mi­ca y cien­tí­fi­ca don­de no se ten­ga en cuen­ta el se­xo del can­di­da­to. Aun­que tam­bién hay quien con­si­de­ra que, en igual­dad de con­di­cio­nes, ha­bría que pri­mar a las can­di­da­tas pa­ra co­rre­gir los años de re­tra­so. “Yo no soy par­ti­da­ria de dar a al­guien un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción por el he­cho de ser mu­jer, pe­ro sí de que una vez se­lec­cio­na­dos los pro­yec­tos en fun­ción de ba­re­mos y con­tro­les de ca­li­dad ob­je­ti­vos, se eli­ja a los gru­pos de in­ves­ti­ga­ción que ten­gan más mu­je­res tra­ba­jan­do”, di­ce la pro­fe­so­ra Ca­rre­ras. Me­nén­dez va más allá: “Yo de­fien­do el sis­te­ma de cuo­tas; no se tra­ta de pro­mo­cio­nar al que no sa­be pe­ro sí de que, a igual­dad de co­no­ci­mien­to, se pro­mo­cio­ne al co­lec­ti­vo me­nos re­pre­sen­ta­do por gé­ne­ro, edad o et­nia, por­que si no se apli­ca una dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va, de for­ma na­tu­ral no con­se­gui­rán ver la pa­ri­dad ni nues­tras biz­nie­tas”. Pe­ro las in­ves­ti­ga­do­ras coin­ci­den en que tam­bién ha­ce fal­ta que las pro­pias mu­je­res rom­pan al­gu­nos ta­búes men­ta­les e iner­cias de com­por­ta­mien­to. Po­nen co­mo ejem­plo la po­ca pre­dis­po­si­ción de las fé­mi­nas a pro­mo­cio­nar­se, a for­mar re­des de con­tac­to y a ayu­dar­se en­tre ellas. “Las re­des de con­tac­tos son fan­tás­ti­cas y ne­ce­sa­rias pa­ra lle­gar a pues­tos de li­de­raz­go en la ciencia, pe­ro no­so­tras no las tra­ba- ja­mos; no­so­tras cri­ti­ca­mos a los tre­pas y, qui­zá por te­mor a pa­re­cer­lo, no nos au­to-pro­mo­cio­na­mos ni nos au­pa­mos, so­mos más in­di­vi­dua­lis­tas”, di­ce Me­nén­dez. Ló­pez ad­mi­te que ha­cer re­des fe­me­ni­nas cues­ta y eso su­po­ne un freno pa­ra la pro­mo­ción. “Yo he in­ten­ta­do a ve­ces pre­sen­tar a can­di­da­tas pa­ra premios en el CSIC pe­ro siem­pre bus­can­do que no fue­ran de mi área pa­ra que no crean que lo ha­go por ami­guis­mo. En los hom­bres eso es di­fe­ren­te, ese res­pal­do a otros es­tá más me­ca­ni­za­do e in­terio­ri­za­do”, re­co­no­ce. Y lo mis­mo ocu­rre a la ho­ra de reivin­di­car au­men­tos de suel­do o de de­jar que tras­cien­dan las pro­pias am­bi­cio­nes, pues el ser am­bi­cio­so es un ras­go nor­mal­men­te apre­cia­do en los va­ro­nes pe­ro del que no acos­tum­bra a ha­blar­se en po­si­ti­vo re­fe­ri­do a una mu­jer. Otra iner­cia que las cien­tí­fi­cas creen ne­ce­sa­rio ven­cer es la ima­gen mas­cu­li­ni­za­da de la ciencia y de los re­fe­ren­tes cien­tí­fi­cos que se ofre­ce en es­cue­las e ins­ti­tu­tos, tan­to en los li­bros de tex­to co­mo por la es­ca­sez de pro­fe­so­ras en las asig­na­tu­ras de cien­cias o la fal­ta de ade­cua­ción de los enun­cia­dos de los pro­ble­mas o de los ex­pe­ri­men­tos “pa­ra que sean más cer­ca­nos al ám­bi­to fe­me­nino”, en pa­la­bras de Ro­sa y Te­re­sa Cla­ra­munt.

Cla­ra Me­nén­dez (iz­quier­da) in­ves­ti­ga so­bre la trans­mi­sión de ma­la­ria y si­da en­tre ma­dres e hi­jos en el Creib Car­men Ca­rre­ras (de­re­cha) es fí­si­ca y tra­ba­ja en el ám­bi­to de la óp­ti­ca, en do­cen­cia e in­ves­ti­ga­ción

Pilar Ló­pez tra­ba­ja en teo­ría de la ma­te­ria con­den­sa­da en el Ins­ti­tu­to de Ciencia de Ma­te­ria­les del CSIC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.