Pa­pá y ma­má se se­pa­ran

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

La rup­tu­ra de la pa­re­ja no tie­ne por qué cau­sar trau­mas irre­pa­ra­bles a los hi­jos. Co­mu­ni­car­les la de­ci­sión de for­ma ade­cua­da es el pri­mer pa­so pa­ra en­fren­tar­se a es­ta nue­va eta­pa

Has­ta que la muer­te nos se­pa­re. ¿Le sue­na? Es la fra­se sím­bo­lo del ma­tri­mo­nio, pe­ro que en la mi­tad de los ca­sos nun­ca lle­ga a cum­plir­se. Cuan­do las pa­re­jas rom­pen su re­la­ción lo ha­cen a me­nu­do con años por de­lan­te to­da­vía pa­ra dis­fru­tar. Y con hi­jos en co­mún. Ya. Los hi­jos. Al po­ner la pa­la­bra fin so­bre su pro­yec­to con­yu­gal, los pa­dres no só­lo ten­drán que arre­glar los fle­cos ha­bi­tua­les (el re­par­to de los bie­nes, la even­tual pen­sión ali­men­ti­cia, et­cé­te­ra), sino que de­be­rán de in­for­mar a los pe­que­ños (o no tan pe­que­ños) de su de­ci­sión. Mu­chas pa­re­jas en Es­pa­ña han pa­sa­do por eso. En la ac­tua­li­dad se pro­du­ce un di­vor­cio ca­da cin­co mi­nu­tos, el tri­ple de ha­ce una dé­ca­da, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE). La du­ra­ción me­dia del ma­tri­mo­nio es de 15 años. Por ca­da tres unio­nes que se for­man, se des­ha­cen dos. Se es­ti­ma que en el con­jun­to del Es­ta­do cer­ca de 146.000 hi­jos ca­da año se ven afec­ta­dos por la rup­tu­ra. ¿Siem­pre hay que co­mu­ni­car­les la de­ci­sión? ¿In­clu­so cuan­do son muy pe­que­ños? Pues sí. Nun­ca son de­ma­sia­do jó­ve­nes pa­ra po­der re­ci­bir una ex­pli­ca­ción so­bre la se­pa­ra­ción de sus pro­ge­ni­to­res. Jo­sé Ma­nuel Agui­lar Cuen­ca, psi­có­lo­go au­tor de Te­ne­mos que ha­blar ( Tau­rus), cree que si los hi­jos tie­nen me­nos de tres años “son per­fec­ta­men­te ca­pa­ces de sen­tir an­sie­dad, al­te­ran­do su con­duc­ta. Los ni­ños nos mi­ran, aun cuan­do jue­guen en la ha­bi­ta­ción de al la­do. Ellos sa­ben leer el ros­tro de sus pa­dres, sus si­len­cios o las pau­sas en su con­ver­sa­ción. No en­tien­den las ra­zo­nes, pe­ro en­tien­den con fa­ci­li­dad que es­to ha ocu­rri­do y que trae con­se­cuen­cias en sus vi­das”. To­dos los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan que am­bos pa­dres es­tén pre­sen­tes en el mo­men­to del anun­cio. El he­cho de que es­ce­ni­fi­quen, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, una uni­dad, ayu­da a re­for­zar la de­ci­sión que han to­ma­do. Aun­que des­pués los hi­jos de­ci­dan coger por ban­da a ma­má o a pa­pá (pa­ra con­fir­mar y con­tras­tar las versiones), los pa­dres ten­drán que re­fren­dar, la se­pa­ra­ción, sin des­acre­di­tar al otro. ¿Cuán­do hay que ha­blar? “No es desea­ble una in­te­rrup­ción brus­ca del sis­te­ma de con­vi­ven­cia. Tie­ne que ha­ber un in­ter­va­lo ra­zo­na­ble an­tes de que se ha­ga efec­ti­va la se­pa­ra­ción, que pue­de ir des­de los 15 días has­ta el mes. Hay que ir con­tes­tan­do a to­das las du­das que van sur­gien­do”, con­tes­ta En­car­na Go­doy, pro­fe­so­ra del de­par­ta­men­to de per­so­na­li­dad, eva­lua­ción y tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co de la Uni­ver­si­dad de Mur­cia y coau­to­ra del li­bro El ni­ño an­te el di­vor­cio (Pi­rá­mi­de). Los pe­que­ños tar­dan un po­co en asi­mi­lar la si­tua­ción. No va­le eso de de­cir “pa­pá y ma­má de­jan de vi­vir jun­tos” y de­pri­sa y co­rrien­do al día si­guien­te te­ner a uno de los pro­ge­ni­to­res con la ma­le­ta en la puer­ta. No se pue­de re­du­cir es­ta co­mu­ni­ca­ción, de por sí do­lo­ro­sa, co­mo la me­ra trans­mi­sión de un men­sa­je. No ha­brá una so­la gran dis­cu­sión: es más bien el co­mien­zo de una lar­ga con­ver­sa­ción. Los hi­jos pre­gun­ta­rán, tra­ta­rán de en­ten­der. Y pa­ra es­to se pre­ci­sa tiem­po, aun­que sin exa­ge­rar. Tam­po­co es una bue­na so­lu­ción anun­ciar que los pa­dres se se­pa­ran y de­jar pa­sar me­ses an­tes de que uno de los dos se va­ya: los ni­ños pue­den lle­gar a crear que hay es­pe­ran­zas de re­con­ci­lia­ción. Es­te es un pun­to cla­ve. Es esen­cial ex­pli­car a los pe­que­ños que no hay vuel­ta atrás po­si­ble y que la de­ci­sión es irre­vo­ca­ble. Es un cra­so error aña­dir fra­ses del ti­po “de mo­men­to pa­pá se va una tem­po­ra­da”, “es un pe­rio­do de re­fle­xión”, cre­yen­do que así los hi­jos van a su­frir me­nos. Ali­men­tar fal­sas ex­pec­ta­ti­vas es per­ju­di­cial y pe­li­gro­so, por­que ellos pue­den ilu­sio­nar­se con al­go que no es real y, en el peor de los ca­sos, has­ta ac­ti­var­se pa­ra fa­vo­re­cer la vuel­ta de la unión de sus pa­dres, que no ten­drá lu­gar. El úni­co re­sul­ta­do es aña­dir más frus­tra­ción. En cuan­to al con­te­ni­do de la char­la, hay que dis­tin­guir. Las pa­re­jas se se­pa­ran por mu­chos mo­ti­vos. Al­gu­nos son evi­den­tes, otros me­nos. Si hay vio­len­cia, al­coho­lis­mo, mal­tra­to..., en­ton­ces las ra­zo­nes sal­tan a la vis­ta. Pe­ro en otros ca­sos (la ma­yo­ría) es to­do más di­fu­mi­na­do: pe­leas, in­com­pren­sio­nes, in­com­pa­ti­bi­li­da­des... Ignacio So­cías, de Fa­mily Watch, ase­gu­ra que “en el 90% de los ca­sos no hay un ni­vel de con­flic­to tan al­to que jus­ti­fi­que una se­pa­ra­ción y los pa­dres, al anun­ciar­la, se cen­tran en ge­ne­ra­li­da­des. ¿Por qué se su­po­ne que los ni­ños van a en­ten­der?”. Pues bien, a los hi­jos hay que ha­blar­les un len­gua­je sen­ci­llo, na­tu­ral y di­rec­to. No hay que en­trar en de­ta­lles in­ne­ce­sa­rios y mor­bo­sos. No tie­ne sen­ti­do con­tar a los hi­jos las cir­cuns­tan­cias de una in­fi­de­li­dad, ni es re­co­men­da­ble des­tri­par las in­ti­mi­da­des de la pa­re­ja. Los pro­ble­mas de los pa­dres son ex­clu­si­va­men­te de ellos. “A los hi­jos nun­ca les im­por­tan en el fon­do los mo­ti­vos de la se­pa­ra­ción”, di­ce Jo­sé Ma­nuel Agui­lar Cuen­ca. De he­cho, sue­len preo­cu­par­les co­sas con­cre­tas, in­me­dia­tas: có­mo van a ser sus nue­vas ru­ti­nas, có­mo y cuán­do va a ver sus pa­dres, et­cé­te­ra. “Al ni­ño no le in­tere­sa si hu­bo otra per­so­na, si fue­ron mu­chas las ho­ras fue­ra de ca­sa, la in­sa­tis­fac­ción del día a día o la fal­ta de en­ten­di­mien­to

LOS PA­DRES NO DE­BEN EN­TRAR EN LOS MO­TI­VOS Y EN LOS DE­TA­LLES DE LA RUP­TU­RA EL ANUN­CIO ES UN PRO­CE­SO QUE TAR­DA SE­MA­NAS Y NO CO­SA DE UN DÍA

en­tre sus pa­dres lo que pro­vo­có la rup­tu­ra. Lo que él ne­ce­si­ta sa­ber es que el pa­pá y la ma­má van a se­guir ahí, que va a po­der dis­fru­tar y dis­po­ner de ellos cuan­do lo ne­ce­si­te y que le van a se­guir que­rien­do”, aña­de es­te ex­per­to. Sil­via Igua­la­dor, au­to­ra del li­bro Los hi­jos an­te el di­vor­cio (Ges­fo­me­dia) y te­ra­peu­ta en Ava­lon Zen­ter en Ma­drid, cree que es esen­cial que los hi­jos no se sien­ten des­orien­ta­dos an­te el anun­cio. “Hay que po­ner pa­la­bras a lo que es­tá pa­san­do y ase­gu­rar­les apoyo y es­ta­bi­li­dad, há­bi­tos, nor­mas y lí­mi­tes, por­que la se­pa­ra­ción pro­du­ce la pér­di­da tem­po­ral de los pun­tos de re­fe­ren­cia de los ni­ños”. En es­te sen­ti­do, tam­bién es útil “re­sal­tar cuan­tas per­so­nas se preo­cu­pan por ellos y desean que sean fe­li­ces: abue­los, ami­gos, pro­fe­so­res. Nom­brár­se­los ayu­da a mi­ti­gar el mie­do que sien­ten a que­dar­se so­los”, di­ce Igua­la­dor. Una vez el pro­ce­so se pon­ga en mar­cha hay que evi­tar que el ni­ño se con­vier­ta en con­fi­den­te, in­ter­me­dia­rio, ar­ma con­tra el otro o per­mi­tir­le to­do pa­ra com­pen­sar. El có­mo se co­mu­ni­ca la no­ti­cia es esen­cial pa­ra se­pa­rar­se con buen pie. Por­que una pa­re­ja pue­de fi­na­li­zar su re­la­ción. Pue­den de­jar de ser ma­ri­do y mu­jer. Pe­ro nun­ca de­ja­rán de ser pa­dre y madre. Y es­to es lo que los hi­jos, esen­cial­men­te, quie­ren y pre­ci­san es­cu­char: que no les va a fal­tar na­da a ni­vel emo­cio­nal y que siem­pre po­drán con­tar con el amor in­con­di­cio­nal de sus pa­dres. Co­mo re­cuer­da Jo­sé Ma­nuel Agui­lar Cuen­ca, “a di­fe­ren­cia de otras ca­te­go­rías ju­rí­di­cas co­mo la pro­pie­dad, el con­tra­to so­cial que uno sus­cri­be con los hi­jos nun­ca se aca­ba con el di­vor­cio. Es más: ¡no aca­ba nun­ca!”. En cam­bio, si la co­mu­ni­ca­ción de la rup­tu­ra no se lle­va a ca­bo de la for­ma ade­cua­da, el ries­go es que los hi­jos aca­ben sin­tién­do­se res­pon­sa­bles de lo ocu­rri­do. Los pe­que­ños se en­fren­tan a una terrible in­se­gu­ri­dad. Su ra­zo­na­mien­to sue­le ser: si pa­pá y ma­má de­jan de que­rer­se, tal vez al­gún día de­ja­rán de que­rer­me a mí tam­bién. Co­mo sub­ra­ya el juez de fa­mi­lia Fran­cis­co Ruiz Ja­ra­bo, “los pa­dres que se se­pa­ran pien­san, muy erró­nea­men­te, que los hi­jos no se en­te­ran, o que se aco­mo­dan a cual­quier si­tua­ción. Y no es cier­to. En un 90% de los ca­sos los ni­ños se con­si­de­ran di­rec­ta­men­te cul­pa­bles de la rup­tu­ra”. Es esen­cial cuidar la elec­ción del vocabulario. Y en la me­di­da de lo po­si­ble, ha­bría que des­ta­car al­gu­nos ele­men­tos po­si­ti­vos de la se­pa­ra­ción: que los cam­bios son par­te de la vida, son cre­ci­mien­to. Y ha­cer hin­ca­pié que de es­ta ma­ne­ra se bus­ca una for­ma pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas, en la que ha­brá más paz, calma y fe­li­ci­dad. Una nue­va aven­tu­ra, un nue­vo ca­pí­tu­lo de la vida. Un re­to. En lu­gar de de­cir “pa­pá y ma­má ya no se aman”, bas­ta de­cir que “pa­pá y ma­má se­rán más fe­li­ces vi­vien­do en ca­sas di­fe­ren­tes”. La in­for­ma­ción de­be ser ve­rí­di­ca pe­ro nun­ca agre­si­va. Si los ni­ños es­tán acos­tum­bra­dos a oír gri­tos y dis­cu­sio­nes, tal vez se pue­da em­pe­zar des­de ahí. “Siem­pre es mu­cho me­jor des­cri­bir la reali­dad que se ha vi­vi­do. La ne­ga­ción de la mis­ma agra­va las di­fi­cul­ta­des emo­cio­na­les”, ex­pli­ca En­car­na Go­doy. “En es­te sen­ti­do –aña­de– no es lo mis­mo de­cir, por ejem­plo, ‘pa­pá tie­ne de­re­cho a en­con­trar y ser fe­liz con otra per­so­na’ a ‘pa­pá nos aban­do­na por­que se va con otra’. Si los pa­dres acep­tan la si­tua­ción, los ni­ños tam­bién lo ha­rán”. Fran­cis­co (nom­bre fic­ti­cio), que tie­ne hi­jos, se ha se­pa­ra­do va­rias ve­ces. Cuen­ta su ex­pe­rien­cia: “Hay que pro­cu­rar anun­ciar­lo con na­tu­ra­li­dad. Por ejem­plo, un día mon­ta­mos con mi ex una ex­cur­sión en­tre to­dos: ‘Va­mos a ver la nue­va ca­sa de pa­pa’, pa­ra nor­ma­li­zar la si­tua­ción. Se­gún Sil­via Igua­la­dor, “si se ha­ce res­pe­tan­do al ni­ño, pro­te­gién­do­lo en to­do mo­men­to, te­nién­do­le en cuen­ta con cariño, co­mu­ni­ca­ción y cui­da­do, no tie­ne por qué ha­ber se­cue­las trau­má­ti­cas”. No obs­tan­te, es­pe­cial­men­te al co­mien­zo y cuan­do se anun­cia la de­ci­sión, la rup­tu­ra ma­tri­mo­nial no es un he­cho que ten­ga im­pac­to neu­tro pa­ra los hi­jos. Pa­ra En­car­na Go­doy, “es ha­bi­tual que sien­tan tris­te­za. Por­que la pér­di­da de mo­men­tos fa­mi­lia­res les su­pon­drá un gran due­lo. Tam­bién pue­de ha­ber una in­fan­ti­li­za­ción de cier­tas con­duc­tas y tras­tor­nos ali­men­ta­rios”. A par­tir de los ca­tor­ce años, los ni­ños se dis­tan­cian de sus pa­dres, cons­tru­yen sus pro­pios mun­dos. Pue­de que los hi­jos se en­cie­rren en es­tas ac­ti­vi­da­des, bus­can­do la com­pa­ñía de los ami­gos. “Y al­gu­nos hi­per­ma­du­ran: se ca­llan pa­ra no preo­cu­par a sus pa­dres. Y no es al­go que sea sano”, aña­de Go­doy. Otra reac­ción ha­bi­tual es que los ni­ños aca­ben to­man­do par­ti­do por uno de los pro­ge­ni­to­res. Es pro­ba­ble que se pon­gan al la­do de quien con­si­de­ren más dé­bil, pa­ra amor­ti­guar su do­lor o por­que ven al otro co­mo cul­pa­ble. Por ello, es im­pres­cin­di­ble transmitirles la im­por­tan­cia del otro pa­dre, nun­ca da­ñar su ima­gen y que los pe­que­ños se sien­ten li­bres de ha­blar de él to­das las ve­ces que quie­ran y en to­das las cir­cuns­tan­cias. “Si des­au­to­ri­za al otro pro­ge­ni­tor el pa­dre o madre de­be­ría pen­sar que lue­go va a te­ner muy di­fí­cil exi­gir a su hi­jo esa pro­pia au­to­ri­dad y res­pe­to pa­ra sí”, re­cuer­da Jo­sé Ma­nuel Agui­lar Cuen­ca. Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Bru­se­las, “el di­vor­cio no pue­de con­si­de­rar­se co­mo una cau­sa de pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos, sino co­mo un fac­tor que ha­ce a la per­so­na más vul­ne­ra­ble”. Hay que ser rea­lis­tas. Nun­ca hay que de­cir: ‘no te preo­cu­pes cariño, na­da va a cam­biar, to­do se­gui­rá igual, es­ta­rás en tu cuar­to, irás al mis­mo co­le­gio, pa­pá ven­drá a ver­te’. No es del to­do cier­to. Por­que cam­bios ha­brá, pe­que­ños y gran­des. La edad más com­pli­ca­da es en­tre los 6 y los 12, por­que los ni­ños se dan cuen­ta de que hay un pro­ble­ma que due­le, pe­ro aún no han apren­di­do a reac­cio­nar y a ges­tio­nar an­te el do­lor que sien­ten. Wal­ter Riso, psi­có­lo­go y au­tor de va­rios li­bros (el úl­ti­mo se ti­tu­la De­sa­pe­gar­se sin anes­te­sia, Pla­ne­ta), “el di­vor­cio no es ma­lo en sí. Es más: al­gu­nos ha­bría que fes­te­jar­los. Es me­jor una bue­na se­pa­ra­ción que un mal ma­tri­mo­nio”. Sin em­bar­go, se­gún Riso, cuan­do los ni­ños son muy pe­que­ños, mu­chos pa­dres ela­bo­ran un te­mor exa­ge­ra­do a que les arre­ba­ten a sus hi­jos. Y es­to ocu­rre con aque­llos pro­ge­ni­to­res que só­lo dan sen­ti­do a su vida a tra­vés de ellos y que les dan un ex­ce­so de pro­tec­ción. “Es­te ape­go adic­ti­vo va a obs­ta­cu­li­zar el di­vor­cio. Por­que es­tos pa­dres pen­sa­rán: de­be­ré en­tre­gar­los a al­guien en quien no con­fío’. Y las con­se­cuen­cias pue­den ser ne­fas­tas. Una vez en te­ra­pia –cuen­ta Riso– me en­con­tré con una ni­ña de 15 años que de­cía a su madre: ‘No te res­pe­to por­que fuis­te una co­bar­de. No tu­vis­te la valentía de se­pa­rar­te y aguan­tas­te a un mons­truo de hom­bre’. Y la madre, to­ca­da, in­sis­tía en de­cir­le… que no se ha­bía di­vor­cia­do… ¡pre­ci­sa­men­te por su hi­ja!”. Ade­más de in­for­mar a los ni­ños (tie­nen la ab­so­lu­ta prio­ri­dad, evi­den­te­men­te), ha­brá que avi­sar a las res­pec­ti­vas fa­mi­lias, con la di­fe­ren­cia de que los abue­los siem­pre to­man par­ti­do. Y tien­den siem­pre a iden­ti­fi­car a un cul­pa­ble. Mu­cho de­pen­de­rá tam­bién de có­mo la pa­re­ja sos­ten­drá y ar­gu­men­ta­rá su de­ci­sión. Tam­bién es re­co­men­da­ble co­mu­ni­car la se­pa­ra­ción al maes­tro de la es­cue­la o el tu­tor. De he­cho, es fre­cuen­te –de­pen­de­rá de los ca­sos– que, tras el anun­cio, el ren­di­mien­to es­co­lar de los hi­jos se vea afec­ta­do. Ca­da pa­re­ja en­con­tra­rá la ma­ne­ra de in­for­mar a sus hi­jos de la si­tua­ción. Aun­que lo ideal se­ría no al­can­zar nun­ca ese pun­to. Co­mo se­ña­la­ba Car­los Mar­tí­nez de Agui­rre, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Ci­vil de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za: “Pe­di­mos a los pa­dres que se es­fuer­cen en ser po­si­ti­vos, dia­lo­gan­tes y co­la­bo­ra­ti­vos, y que se­pan po­ner­se de acuer­do por el bien de sus hi­jos, pe­ro en nin­gún mo­men­to les he­mos su­ge­ri­do que pon­gan ese mis­mo es­fuer­zo pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas an­tes de lle­gar a la rup­tu­ra: no ra­ra­men­te hu­bie­ran po­di­do sal­var su re­la­ción y to­dos, los hi­jos en par­ti­cu­lar, ha­brían sa­li­do ga­nan­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.