LA ENER­GÍA

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - JO­SÉ AN­TO­NIO MARINA es@la­van­guar­dia.es

Sin bus­car­lo, estoy me­ti­do en una in­ves­ti­ga­ción apa­sio­nan­te. Rep­sol, que co­mo sa­ben es una em­pre­sa de­di­ca­da a la ener­gía, me ha in­vi­ta­do a par­ti­ci­par en un ci­clo de con­fe­ren­cias so­bre ese te­ma. Los ex­per­tos en fí­si­ca y quí­mi­ca lo tie­nen cla­ro: ener­gía es la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir tra­ba­jo, y tra­ba­jo es la fuer­za que se gas­ta en pro­du­cir un mo­vi­mien­to. Ha­bía pen­sa­do ha­blar de la di­fe­ren­cia en­tre ener­gía po­ten­cial –la que tie­ne el agua em­bal­sa­da–, y ener­gía ci­né­ti­ca, que es la que mue­ve las tur­bi­nas al des­li­zar­se el agua por la ram­pa de la pre­sa. Uti­li­zo con fre­cuen­cia es­ta dis­tin­ción al ha­blar de la in­te­li­gen­cia. El ta­len­to no es la in­te­li­gen­cia po­ten­cial, sino la in­te­li­gen­cia en ac­to. Pe­ro he de­ci­di­do com­pli­car­me la vida y ha­blar en mi con­fe­ren­cia de la ener­gía men­tal. ¿Tie­ne sen­ti­do apli­car una no­ción fí­si­ca a un fe­nó­meno in­ma­te­rial? Sin du­da, pa­ra el len­gua­je, sí. Ha­bla­mos de una per­so­na enér­gi­ca, que pue­de ser fí­si­ca­men­te dé­bil, de fuer­za de vo­lun­tad, de “sa­car fuer­zas de fla­que­za”. Una per­so­na tra­ba­ja­do­ra lo se­rá aun­que es­té en­fer­ma, por­que bus­ca­rá ocu­pa­cio­nes pa­ra no es­tar inac­ti­va. An­te tal abun­dan­cia de in­di­cios, ¿hay en es­tos ca­sos só­lo un uso me­ta­fó­ri­co de la pa­la­bra ener­gía? Co­mo voy a ha­blar con cien­tí­fi­cos y téc­ni­cos, quie­ro des­cen­der a su te­rreno. La ac­ti­vi­dad men­tal tie­ne una ba­se fí­si­ca: nues­tro ce­re­bro. Y nues­tro ce­re­bro con­su­me ener­gía. Bas­tan­te. El ce­re­bro su­po­ne el 2% de la ma­sa cor­pó­rea, pe­ro con­su­me el 20% de ener­gía. ¿En qué? Fun­da­men­tal­men­te en pro­ce­sar in­for­ma­ción. El neu­ro­cien­tí­fi­co Read Mon­ta­gue, en su li­bro Your brain is (al­most) per­fect, re­sal­ta la im­pre­sio­nan­te efi­cien­cia ener­gé­ti­ca del ce­re­bro com­pa­ran­do el con­su­mo de ener­gía del cam­peón de aje­drez Kas­pá­rov, de unos vein­te va­tios, con el con­su­mo de su com­pe­ti­dor Deep Blue, un or­de­na­dor pro­gra­ma­do, de mi­les de va­tios. Kas­pá­rov, en las par­ti­das que ju­gó con­tra Deep Blue, man­tu­vo su tem­pe­ra­tu­ra nor­mal, mien­tras que el or­de­na­dor Deep Blue que­ma­ba y ne­ce­si­ta­ba ventiladores. Así pues, las ac­ti­vi­da­des men­ta­les gas­tan ener­gía fí­si­ca, y unas más que otras. La ca­pa­ci­dad de pro­du­cir tra­ba­jo men­tal no es igual en to­das las per­so­nas. Es­to su­po­ne di­fe­ren­cias en la ca­pa­ci­dad de aten­ción, de con­cen­tra­ción en una ta­rea, de rea­li­zar ta­reas com­ple­jas, de man­te­ner el es­fuer­zo men­tal. Es lla­ma­ti­va la po­ca aten­ción que se ha pres­ta­do en pe­da­go­gía a la er­go­no­mía cog­ni­ti­va, que sur­gió al es­tu­diar el tra­ba­jo de los con­tro­la­do­res aé­reos. Pa­re­ce evi­den­te que pa­ra com­pro­bar la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo de un ce­re­bro, hay que po­der me­dir pri­me­ro la car­ga de tra­ba­jo que es­tá rea­li­zan­do. La ma­yor par­te de los es­tu­dios que se han he­cho pro­ce­den del cam­po la­bo­ral. Po­de­mos de­fi­nir la car­ga men­tal en fun­ción del número de ope­ra­cio­nes re­que­ri­das pa­ra rea­li­zar co­rrec­ta­men­te una ta­rea.

EL CE­RE­BRO SU­PO­NE EL 2% DE LA MA­SA COR­PÓ­REA, PE­RO LLE­GA A CON­SU­MIR EL 20% DE ENER­GÍA PRO­CE­SAN­DO DA­TOS

Ade­más de la ca­pa­ci­dad pa­ra rea­li­zar ta­reas men­ta­les, hay la ca­pa­ci­dad pa­ra man­te­ner el es­fuer­zo. Aquí in­ter­vie­nen as­pec­tos co­mo la mo­ti­va­ción, el en­tre­na­mien­to o la cla­ra con­cien­cia del de­ber. Roy Bau­meis­ter, de la Uni­ver­si­dad de Flo­ri­da, con­si­de­ra que la fuer­za de vo­lun­tad tie­ne tam­bién un fun­da­men­to fí­si­co. Cuan­do es­ta­mos can­sa­dos, por ejem­plo, nos cues­ta más tra­ba­jo con­tro­lar nues­tra con­duc­ta. No les voy a abu­rrir con de­ta­lles téc­ni­cos, pe­ro es­pe­ro que com­pren­dan que, co­mo edu­ca­dor, me in­tere­sa res­pon­der a una pre­gun­ta: ¿se pue­de au­men­tar la ener­gía men­tal de un ni­ño? Si lle­go a sa­ber­lo, se lo con­ta­ré.

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.