Jue­gos so­cia­les en el mó­vil

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Te­ner in­ter­net en cual­quier lu­gar que va­ya­mos, apar­te de sa­car­nos de un apu­ro, es una ca­rac­te­rís­ti­ca ca­da vez más im­por­tan­te de los jue­gos. Es­tar co­nec­ta­dos sig­ni­fi­ca te­ner con­tac­to con otras per­so­nas. ¿Por qué no apli­car­lo a los jue­gos mó­vi­les? Siem­pre es más di­ver­ti­do ju­gar con­tra nues­tra pa­re­ja o con­tra un ami­go que so­los. En es­te sen­ti­do, los jue­gos so­cia­les co­mo Apa­la­bra­dos o Tri­via­dos han au­men­ta­do de for­ma ex­po­nen­cial su número de des­car­gas en muy po­co tiem­po. “Los jue­gos so­cia­les han lle­ga­do pa­ra que­dar­se y pa­ra con­quis­tar una par­te im­por­tan­te del sec­tor de los jue­gos”, di­ce Car­do­na. Ma­nel Sort lo com­ple­men­ta: “Es el re­sul­ta­do de la dis­po­ni­bi­li­dad de in­ter­net en cual­quier si­tio, dis­po­si­ti­vo y ho­ra. Es­to per­mi­te un di­se­ño de vi­deo­jue­go im­pen­sa­ble ha­ce cin­co años”. No ca­be du­da, co­mo di­ce Gui­tart: “¿A quién no le ape­te­ce re­tar a un Apa­la­bra­dos a su cu­ña­do o a un co­le­ga de la ofi­ci­na?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.