UNA PA­SIÓN ES­PI­NO­SA

Son sim­ples, no sir­ven pa­ra na­da y en­ci­ma pin­chan. ¿Qué tie­nen de in­tere­san­te los cac­tus? Ex­per­tos y apa­sio­na­dos se­gui­do­res ha­blan de es­tas plan­tas co­mo al­go es­pe­cial, tal vez no muy be­llas, pe­ro a la vez, atrac­ti­vas

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Marina Pa­llás

Joan Bo­fill tie­ne más de mil cac­tus en ca­sa. Co­mo quien re­co­lec­ta mo­ne­das o se­llos, él co­lec­cio­na cac­tus y lle­va mu­chos años cul­ti­ván­do­los. Ase­gu­ra que le apa­sio­nan “por­que son fá­ci­les de cuidar y se pres­tan al co­lec­cio­nis­mo, ya que hay mu­chí­si­ma va­rie­dad. Ade­más, tie­nen una be­lle­za muy par­ti­cu­lar”. Joan Bo­fill ha si­do pre­si­den­te nue­ve años de la aso­cia­ción Amics dels Cac­tus i al­tres Su­cu­len­tes de Ca­ta­lun­ya, en­ti­dad fun­da­da el 1996 en Bar­ce­lo­na. “Edi­ta­mos una re­vis­ta tri­mes­tral so­bre plan­tas su­cu­len­tas (a los cac­tus se les lla­ma plan­tas su­cu­len­tas o plan­tas cra­sas). Que­da­mos ca­da se­ma­na pa­ra ha­cer ta­lle­res, de­ba­tes y char­las”. Ale­xan­der Bun­ken­burg tam­bién es miem­bro de la aso­cia­ción y opi­na que los cac­tus se ale­jan mu­cho de las ca­rac­te­rís­ti­cas nor­ma­les de una plan­ta, con for­mas geo­mé­tri­cas y es­pi­nas sal­va­jes, y es por eso que le atraen. “Es fas­ci­nan­te in­ves­ti­gar for­mas de vi­vir así e in­ten­tar en­con­trar las plan­tas en el há­bi­tat. Es to­do un re­to in­ten­tar cul­ti­var la plan­ta si­mu­lan­do las con­di­cio­nes de aquí”, ma­ni­fies­ta. Vi­cen­te Bueno, de Va­len­cia, es el pre­si­den­te de la aso­cia­ción Ami­gos de los cac­tus y de­más su­cu­len­tas (AC­YS) y ha­ce do­ce años que tam­bién se de­di­ca a cuidar cac­tus. Si bien le gus­tan mu­chas cla­ses de plan­tas, Bueno opi­na que los cac­tus tie­nen la ven­ta­ja de que en po­co es­pa­cio se pue­de man­te­ner una bue­na co­lec­ción, ade­más de que los cac­tus pue­den in­ter­cam­biar­se, ya que se pue­den en­viar por co­rreo sin pro­ble­mas, y pro­du­cen se­mi­llas que ger­mi­nan

con fa­ci­li­dad. Los tres, Bo­fill, Bun­ken­burg y Bueno, ueno, ase­gu­ran ro­tun­da­men­te que el mun­do de los cac­tus es muy ex­ten­so y cu­rio­so. Por al­go han si­do mo­ti­vo oti­vo de crea­ción de tan­tas aso­cia­cio­nes y re­vis­tas. Fue el fi­ló­so­fo Teo­fras­to (371-287 a.C.) quien uti­li­zó ti­li­zó por pri­me­ra vez la pa­la­bra cac­tus – kák­tos, ho­jaa con es­pi­nas, en grie­go– pa­ra nom­brar un cardo es­pi­no­so pi­no­so que cre­cía en Si­ci­lia. Pe­ro per­te­ne­cía a una fa­mi­lia mi­lia dis­tin­ta de la de los cac­tus, ya que es­tos son ori­gi­na-gi­na­ria­men­te del oes­te de Amé­ri­ca y de sus es­ce­na­rios arios de­sér­ti­cos del wes­tern. El cac­tus, la plan­ta ame­ri­ca­na por ex­ce­len­cia, for­ma par­te del atre­zo de las pe­lí­cu­las de John Way­ne. Per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de las cac­tá­ceas, que com­po­nen la es­pe­cie más co­no­ci­da de las plan­tas su­cu­len­tas. Los cac­tus se ca­rac­te­ri­zan por so­bre­vi­vir en con­di­cio­nes de ex­tre­ma se­quía ya que tie­nen la ca­pa­ci­dad de acu­mu­lar lí­qui­do en los ta­llos y las raí­ces. Por eso, su as­pec­to agre­si­vo es só­lo una más­ca­ra, un ar­ma de de­fen­sa. Sus es­pi­nas les pro­te­gen de cual­quier animal que se les pue­da acer­car in­tu­yen­do la re­ser­va de agua de su in­te­rior. Cues­tión de prác­ti­ca A los ni­ños les en­can­tan. ¿Y a quién no le han re­ga­la­do al­gún cac­tus por­que se cree que son fá­ci­les de cuidar? Co­mo ejem­pli­fi­ca Joan Bo­fill, uno pue­de ir­se de va­ca­cio­nes tran­qui­la­men­te sin te­ner que preo­cu­par­se de de­jar los cac­tus sin cui­da­do. Cier­to es que, con po­cas aten­cio­nes, nues­tro cac­tus pue­de sub­sis­tir mu­cho tiem­po ya que es una plan­ta re­sis­ten­te, pe­ro si lo que se pre­ten­de no só­lo es que so­bre­vi­va sino que ade­más con­ser­ve un as­pec­to lus­tro­so, de­be­mos se­guir al­gu­nos pa­sos. Pa­ra co­men­zar con buen pie, lo ideal es de­po­si­tar los cac­tus en un si­tio ai­rea­do, fres­co y se­co. En Es­pa­ña, el me­dio ideal pa­ra el sano cre­ci­mien­to de es­tas plan­tas se­ría el de la se­mi­som­bra. To­dos los cac­tus ne­ce­si­tan mu­cha luz, pe­ro no se de­be ex­po­ner la plan­ta al sol di­rec­to pues son muy sen­si­bles a la hu­me­dad y al frío, y se de­be­rían man­te­ner en un si­tio se­co con tem­pe­ra­tu­ras su­pe­rio­res a 10ºC y en ma­ce­tas de ba­rro. “Hay que bus­car­les el si­tio ade­cua­do pa­ra que no se achi­cha­rren al sol. El sus­tra­to tie­ne que es­tar se­co de rie­go a rie­go y hay que res­pe­tar su re­po­so in­ver­nal, ce­san­do los rie­gos”, acon­se­ja Vi­cen­te Bueno. En cuan­to al rie­go de es­te ti­po de plan­tas es sen­ci­llo: ca­da 15 o 20 días en pri­ma­ve­ra y una vez por se­ma­na en ve­rano. “El error más im­por- tan­te de los prin­ci­pian­tes es que rie­gan de­ma­sia­do el cac­tus y lo pu­dren. En in­vierno só­lo ha­ce fal­ta re­gar­lo una vez al mes”, ex­pli­ca Joan Bo­fill. Hay que te­ner cui­da­do en no pa­sar­se con la can­ti­dad de agua (y no echar­la en­ci­ma de la plan­ta), ya que una hum­hu­me­dad muy al­ta com­por­ta­rá la muer­te del cac­tus, de­de mma­ne­ra que si la tie­rra don­de cre­ce es­tá siem­pre muy­muy hú­me­da, no so­bre­vi­vi­rá. En cam­bio, la ca­ren­cia­cia dde agua sí pue­de re­sol­ver­se, ya que en­se­gui­da no­ta­no­ta­re­mos que el cac­tus se vuel­ve ama­ri­llen­to o que el sus­tra­to­su es­tá de­ma­sia­do se­co. Al­guAl­gu­nos abo­nos re­co­men­da­dos son el es­pe­cial pa­ra Cac­tá­ceas Cact NPK= 4-8-8 o el ni­tró­geno, que ace­le­ra el pro­ce­so proc de cre­ci­mien­to. Con cam­biar la tie­rra re­gu­lar-mlar­men­te se­ría su­fi­cien­te, pe­ro, se­gún ex­pli­ca Bueno, “los abo­nos son ne­ce­sa­rios pa­ra te­ner cac­tus sa­nos con abun­dan­tes flo­ra­cio­nes. Mu­cha gen­te cul­ti­va cac­tu­cac­tus sin abo­nar­los, pe­ro cuan­do prue­ba el abono, no lo de­ja”. Por otro la­do, cuan­tos más abo­nos le sum-su­mi­nis­tre­mos, más de­pen­dien­te se­rá y, por lo tan­to, más­más dé­bil. “Hay que evi­tar abo­nos or­gá­ni­cos co­mo el es­tiér­col,es que pue­de pro­vo­car pu­dri­cio­nes en los cac­tu­cac­tus. Lo me­jor son los abo­nos mi­ne­ra­les, lí­qui­dos­dos oo de li­be­ra­ción len­ta que se aña­den al sus­tra­to. Ta­mTam­bién se pue­de uti­li­zar abono pa­ra to­ma­te­ras (no or­gá­ni­co), que es muy ba­ra­to”, re­co­mien­da el co­lec­cio­nis­ta. El ti­po de sus­tra­to pue­de va­riar en fun­ción de ca­da ti­po de cac­tus y si va­mos a cul­ti­var­lo en ma­ce­ta o no –en ple­na tie­rra, el cac­tus se adap­ta fá­cil­men­te. Nun­ca de­be­mos uti­li­zar are­na muy fi­na o sus­tra­tos o tur­bas de color muy os­cu­ro. Una so­lu­ción ba­se es la de mez­clar dos ter­cios de tur­ba ru­bia con tie­rra de ma­ce­tas y un ter­cio de mi­ne­ral de sí­li­ce con per­li­ta. “Con los sus­tra­tos hay que evi­tar que se apel­ma­cen y apri­sio­nen las raí­ces. De to­dos mo­dos, no hay una fór­mu­la úni­ca. Son mu­chos los subs­tra­tos que nos fun­cio­nan bien, pues los cac­tus se adap­tan mu­cho, pe­ro es­te de dos par­tes ve­ge­ta­les y una de mi­ne­ral es el más ex­ten­di­do”, acla­ra Bueno. Los prin­ci­pa­les enemi­gos de los cac­tus son los hongos y bac­te­rias que pue­den su­frir a lo lar­go de su vida. Pa­ra evi­tar­los, se pue­de pre­ve­nir su apa­ri­ción

fu­mi­gan­do la plan­ta un par de ve­ces al año. Los fun­gi­ci­das son pro­duc­tos quí­mi­cos pa­ra eli­mi­nar hongos y pre­ve­nir en la sa­lud del cac­tus. Si al con­tra­rio, el hon­go ya ha ata­ca­do, se de­be­rá cam­biar de si­tio la plan­ta y aña­dir­le un pro­duc­to es­pe­cí­fi­co pa­ra hongos. Hay una gran va­rie­dad de fun­gi­ci­das en las her­bo­ris­te­rías, pe­ro lo bá­si­co es que sean de ti­po PM, pol­vos que se pue­den mez­clar con el agua que se le su­mi­nis­tra al cac­tus. Otro po­si­ble in­va­sor pue­den ser las co­chi­ni­llas de hu­me­dad, así co­mo los pulgones y la ara­ña ro­ja. Pa­ra com­ba­tir­los, se pue­de echar mano de ja­bón lí­qui­do con agua o pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos co­mo Fo­li­mat o Eu­pa­ren. Pre­ci­sa­men­te, se pue­den uti­li­zar al­gu­nos in­sec­ti­ci­das, pe­ro lo me­jor es que no sean de­ma­sia­do tó­xi­cos, ya que pue­den re­sul­tar pe­li­gro­sos. Hay que ser pru­den­tes con el uso de in­sec­ti­ci­das y res­pe­tar to­do lo que po­da­mos el me­dio don­de se en­cuen­tra nues­tro cac­tus. Es po­si­ble que se de­mo­ren, pe­ro fi­nal­men­te to­dos los cac­tus flo­re­cen y nos mues­tran sus fru­tos. “Al­gu­nos pue­den tar­dar a flo­re­cer has­ta 20 años”, de­ta­lla Joan Bo­fill. Co­mo con el cui­da­do de cual­quier otro ser vi­vo, la prác­ti­ca y la ex­pe­rien­cia ha­ce mu­cho. Hay que ser observador… y te­ner pa­cien­cia. Más prác­ti­cos de lo que pa­re­cen Mu­chas plan­tas tie­nen pro­pie­da­des cos­mé­ti­cas o me­di­ci­na­les. No es así en el ca­so de los cac­tus en ge­ne­ral, pe­ro la

EL ERROR MÁS CO­MÚN ES PU­DRIR EL CAC­TUS, RE­GÁN­DO­LO DE­MA­SIA­DO

El más ven­di­do El Echi­no­cac­tus gru­so­ni es uno de los que más triun­fan en las flo­ris­te­rías. Se le co­no­ce co­mo “asien­to de la sue­gra”, por su for­ma re­don­dea­da y por­que pin­cha mu­cho. Se com­pra por en­car­go ver­dad es que sí re­sul­tan te­ner más usos de los que po­de­mos pen­sar a prio­ri. En pri­mer lu­gar, co­mo afir­ma Ale­xan­der Bun­ken­burg, “los cac­tus son una im­por­tan­te fa­mi­lia de plan­tas de­co­ra­ti­vas. La ma­yo­ría de cac­tus pe­que­ños son to­do un ne­go­cio pa­ra los vi­ve­ris­tas y las flo­ris­te­rías”. Los más pe­que­ños pue­den es­tar den­tro de ca­sa, mien­tras que los que son de ta­ma­ño superior pue­den ser plan­ta­dos en tie­rra y sir­ven de de­co­ra­ción pa­ra el jar­dín. En se­gun­do lu­gar, al­gu­nos cac­tus se uti­li­zan pa­ra la ali­men­ta­ción. En es­te sen­ti­do des­ta­ca la Opun­tia fi­cus-in­di­ca, ori­gi­na­ria pro­ba­ble­men­te de Mé­xi­co. Los az­te­cas y otros pue­blos de la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na ya la cul­ti­va­ban. “Lo que se co­me son las ra­mas, li­be­ra­das de las es­pi­nas, y los fru­tos. En la co­ci­na me­xi­ca­na es­tos son co­no­ci­dos co­mo tu­na y son dul­ces”, ex­pli­ca Bun­ken­burg. A ve­ces tam­bién lle­gan a las fru­te­rías la Pi­taha­ya, un bul­bo de color ro­ji­zo que es el fru­to del Hy­lo­cac­tus un­da­tus. Ade­más, hay dos cac­tus que se han con­ver­ti­do en dro­gas: el pe­yo­te ( Lop­hop­ho­ra wi­lliam­sii) y el San Pedro ( Echi­nop­sis pa­cha­noi), am­bos con una al­ta con­cen­tra­ción de al­ca­loi­des. “En Fran­cia el co­mer­cio con pe­yo­te es­tá res­trin­gi­do. En Es­pa­ña no hay nin­gu­na res­tric­ción, ya que su uso co­mo dro­gas es muy oca­sio­nal y no es re­le­van­te. No re­co­mien­do con­su­mir­los, ya que pue­den te­ner efec­tos se­cun­da­rios co­mo vó­mi­tos y ma­les­tar”, co­men­ta es­te ex­per­to. Por otro la­do, es al­go ya ha­bi­tual ver que mu­chas per­so­nas de­jan un pe­que­ño cac­tus cer­ca del or­de­na­dor, por­que han oí­do que la plan­ta es ca­paz de ab­sor­ber la ra­dia­ción que emi­te es­te, in­clu­so en las flo­ris­te­rías se ven­den con di­cho fin. La ver­dad es que es­ta su­po­si­ción, se­gún Jo­sé Ma­nuel Udías, pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de Fí­si­ca Ató­mi­ca, Mo­le­cu­lar y Nu­clear de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, no es más que “un vie­jo mi­to, de cuan­do los mo­ni­to­res eran CRT, tu­bos de ra­yos ca­tó­di­cos. Aho­ra las pan­ta­llas son de LCD, TFT o LED y no emi­ten nin­gún ti­po de ra­dia­ción no­ci­va ni ra­diac­ti­vi­dad”. Sí que es cier­to que los mo­ni­to­res más an­ti­guos, cu­ya pan­ta­lla era de vi­drio, de­ja­ban pa­sar un cier­to por­cen­ta­je de ra­yos X pro­vo­ca­dos al im­pac­tar los elec­tro­nes con la pan­ta­lla de fós­fo­ro, que pro­du­cía la ima­gen. “No re­sul­ta­ba na­da alar­man­te, ya que la ra­dia­ción era ab­sor­bi­da en po­cos cen­tí­me­tros de ai­re, pe­ro al­gún fil­tro de ra­yos X te­nía cier­to sen­ti­do y al me­nos no era com­ple­ta­men­te des­ca­be­lla­do”, ex­pli­ca el fí­si­co. Por es­te mo­ti­vo sur­gió el mi­to. Aún así, el cac­tus no pro­te­ge de los ra­yos X o de otra ra­dia­ción que pu­die­ra ser emi­ti­da por es­tas an­ti­guas pan­ta­llas. “Sí que es cier­to que la elec­tri­ci­dad es­tá­ti­ca que pue­den acu­mu­lar las pan­ta­llas, que son gran­des su­per­fi­cies de ma­te­rial no con­duc­tor, re­se­ca el am­bien­te y con­tri­bu­ye a se­car el ojo de quie­nes pa­sa­mos ho­ras de­lan­te de ella. Un cac­tus o, me­jor aún, una plan­ta fron­do­sa a una dis­tan­cia ade­cua­da, pue­de ayu­dar a hu­me­de­cer el am­bien­te de la ha­bi­ta­ción, y si sir­ve pa­ra des­viar la mi­ra­da de la pan­ta­lla del mo­ni­tor de vez en cuan­do, sin du­da com­por­ta­rá efec­tos muy be­ne­fi­cio­sos, aun­que na­da ten­drán que ver con el blo­queo de ra­dia­cio­nes”, con­clu­ye fi­nal­men­te el pro­fe­sor Udías.

El más fa­mo­so Fo­to­gé­ni­co e irre­duc­ti­ble, la Car­ne­giea gigantea es el mítico cac­tus de los wes­terns, don­de los ma­los caen y se cla­van sus es­pi­nas. Sin él mu­chas pe­lí­cu­las y di­bu­jos ani­ma­dos no ten­drían sen­ti­do

El más ori­gi­nal Sin du­da, se lle­va el tro­feo al más cu­rio­so y ori­gi­nal: el cac­tus Lit­hops o pa­ta de ele­fan­te. Pa­re­cen pie­dras de di­fe­ren­tes co­lo­res y dan flo­res ama­ri­llas

El más co­mún La Mam­mi­lla­ria fue des­cri­ta por Car­los Lin­neo, bo­tá­ni­co sue­co del si­glo XVIII, con más de 400 es­pe­cies y va­rie­da­des re­co­no­ci­das, la ma­yo­ría de ellas pro­ce­den­tes de Mé­xi­coMé­xi­co

El más re­sis­ten­te El Co­pia­poa ci­ne­rea so­por­ta tan­to la es­ca­sez de agua que pue­de pa­sar has­ta ocho años sin llu­via. Los ca­sos más ex­tre­mos se en­cuen­tran en la cos­ta de Chi­le

El más flo­rea­do Las Re­bu­tias, con más de 40 es­pe­cies pro­ve­nien­tes de Bo­li­via y Ar­gen­ti­na, son di­mi­nu­tos cac­tus de mon­ta­ña. La ma­yo­ría cre­cen a una al­ti­tud de 2.000 me­tros y pro­du­cen nu­me­ro­sas y enor­mes flo­res de vi­vos co­lo­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.