EL ÁFRI­CA MÁS SAL­VA­JE

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

El Ka­laha­ri no es el clá­si­co de­sier­to con du­nas de are­na, si no más bien una sa­ba­na fal­ta de agua, en el que cre­cen co­mo pue­den va­rios ti­pos de cac­tus, aca­cias es­pi­no­sas y los sor­pren­den­tes thorn­tree o ca­melt­horn (aca­cia erio­lo­ba), ár­bo­les de cor­te­za bri­llan­te en for­ma de he­xá­go­nos y con ra­mas si­mi­la­res a pa­tas de rata. Y don­de hay ve­ge­ta­ción, hay fau­na. La es­ca­sez de ali­men­to ha­ce que los ani­ma­les se con­cen­tren don­de hay al­go de be­ber, por lo que du­ran­te las ho­ras de me­nor ra­dia­ción es po­si­ble ver an­tí­lo­pes de to­do ti­po, des­de las li­ge­ras ga­ce­las sal­ta­ri­nas o spring­bok a los in­men­sos óri­ces de cuer­nos rec­tos y lar­guí­si­mos co­no­ci­dos co­mo gems­bok. Ade­más, el Ka­laha­ri cen­tral es el reino del león de me­le­na ne­gra y del leo­par­do. Pe­ro cuan­to más se avan­za ha­cia el sur, más abun­da la de­sola­ción. Las os­ci­la­cio­nes tér­mi­cas pue­den so­bre­pa­sar los 40º, y el de­sier­to se con­vier­te en el amo del 85% de la su­per­fi­cie de Bot­sua­na, una ex­ten­sión ma­yor que la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. Sin em­bar­go, el mo­nó­tono pai­sa­je cru­za­do por pis­tas de are­na ro­ja y sal­pi­ca­do de ma­tas de hier­ba ama­ri­lla tie­ne al­go fas­ci­nan­te. El más fa­mo­so de los ex­plo­ra­do­res vic­to­ria­nos, el mi­sio­ne­ro es­co­cés Da­vid Li­vings­to­ne, no com­par­ti­ría es­ta apre­cia­ción, ya que en sus me­mo­rias es­cri­bió “es­ta es la tie­rra más tris­te que na­die ha­ya vis­to nun­ca”.

El de­sier­to del Ka­laha­ri dis­po­ne de dos par­ques na­cio­na­les. Al su­r­oes­te se en­cuen­tra el Gems­bok, es­pa­cio pro­te­gi­do que tie­ne su con­ti­nui­dad den­tro de Su­dá­fri­ca, por lo que es­ta re­ser­va com­par­ti­da en­tre dos paí­ses re­ci­be el nom­bre de par­que In­ter­na­cio­nal Ka­laha­riGems­bok. Por otro la­do, y en el mis­mo cen­tro de Bot­sua­na, se ubi­ca la re­ser­va de ca­za del Ka­laha­ri Cen­tral. El rin­cón más fa­mo­so de es­te par­que es la zo­na co­no­ci­da co­mo De­cep­tion Pan. En ese lu­gar se for­ma una char­ca de has­ta un me­tro de pro­fun­di­dad tras la bre­ví­si­ma épo­ca de llu­vias, de no­viem­bre a mar­zo, si bien la re­ver­be­ra­ción del sol ha­ce que, vis­ta en la dis­tan­cia, pa­rez­ca to­do un se­ñor lago. Los ani­ma­les tam­bién se de­jan en­ga­ñar por el es­pe­jis­mo, ya que se tra­ta del lu­gar del Ka­laha­ri don­de hay más fau­na. Los zoó­lo­gos Mark y De­lia Owens, que pa­sa­ron sie­te años allí es­tu­dian­do la hie­na par­da, con­tri­bu­ye­ron a la divulgación del em­pla­za­mien­to y a la me­jo­ra de la po­lí­ti­ca con­ser­va­cio­nis­ta de Bot­sua­na.

Quien es­pe­re en­con­trar al­gu­na co­mo­di­dad en De­cep­tion Pan, ve­rá que el nom­bre del lu­gar se ha­ce reali­dad pa­ra él. El área de acam­pa­da no es­tá pro­te­gi­da por ba­rre­ras y la úni­ca me­di­da de se­gu­ri­dad es un vi­gi­lan­te ar­ma­do con un ri­fle que, de vez en cuan­do, se pa­sea por el área. Es el pre­cio que pa­gar por la vi­sión del círcu­lo del sol pin­ta­do de ro­jo hun­dién­do­se en la sa­ba­na, en­tre bao­babs.

Dos enor­mes óri­ces ( se gol­pean el uno al otro con sus cuer­nos rec­tos y lar­gos

oryx) Arri­ba, un co­che de sa­fa­ri en la re­ser­va cen­tral, la úni­ca ma­ne­ra de vi­si­tar la zo­na y contemplar el pai­sa­je, la fau­na y la ve­ge­ta­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.