JU­GUE­TES NA­CI­DOS EN EL JAR­DÍN

La Vanguardia - ES - - EN CASA - ORIOL RI­POLL es@la­van­guar­dia.es

Hu­bo una épo­ca, no ha­ce mu­cho tiem­po, que ha­blar de ju­gue­tes no es­ta­ba re­la­cio­na­do con con­su­mo o con ci­fras de ven­tas, sino con in­fan­cia, sim­ple­men­te. En el li­bro Ju­gue­tes de la na­tu­ra­le­za (Sa­ga), la et­nó­lo­ga fran­ce­sa Ch­ris­ti­ne Ar­men­gaud (Diab-ex­po.net) pre­sen­ta mu­chos ejem­plos, fo­to­gra­fías e his­to­rias en torno de ju­gue­tes que se fa­bri­can con ma­te­ria­les na­tu­ra­les. No se tra­ta de un li­bro pa­ra cons­truir­los, aun­que hay al­gu­nas ex­pli­ca­cio­nes de có­mo fa­bri­car­los, sino una mi­ra­da es­pe­cial al mun­do lú­di­co don­de ca­da pie­za se ex­pli­ca a par­tir de con­ver­sa­cio­nes man­te­ni­das con abue­los que ha­blan de su in­fan­cia, de anéc­do­tas re­co­gi­das de autores o de obras li­te­ra­rias clá­si­cas o de apun­tes de su es­pe­cia­li­za­ción en la et­no­lo­gía del pa­sa­tiem­po. De ca­da ju­gue­te hay va­rias fo­to­gra­fías, que or­ga­ni­za­das en bo­de­go­nes si­mu­lan una ca­ja de co­lec­cio­nis­ta, y otras imá­ge­nes que ayu­dan a to­mar con­cien­cia del con­tex­to his­tó­ri­co o cul­tu­ral de ca­da uno. Un buen ejem­plo de es­te re­la­to his­tó­ri­co es­tá en el ca­pí­tu­lo en don­de se ha­bla de las nue­ces. Es­tas for­man par­te de la cul­tu­ra lú­di­ca des­de ha­ce mi­les de años y la au­to­ra las in­tro­du­ce con la fra­se la­ti­na nu­ces re­lin­que­re (de­jar las nue­ces). Los ni­ños usa­ban los fru­tos se­cos pa­ra uti­li­zar­los co­mo ba­las pa­ra sus jue­gos in­fan­ti­les (de he­cho, Rodrigo Ca­ro en el si­glo XVII de­di­có un ca­pí­tu­lo en­te­ro a sus po­si­bi­li­da­des lú­di­cas en un tra­ta­do de jue­gos), y es por eso que nu­ces re­lin­que­re re­fie­re al aban­dono de los jue­gos in­fan­ti­les y a la en­tra­da en el mun­do de los adul­tos. Y ha­cien­do un sal­to tem­po­ral, de las mis­mas nue­ces mues­tra la cons­truc­ción de un mo­li­ni­llo, co­no­ci­do en Fran­cia co­mo el mo­lino de Ra­be­lais (es­cri­tor y mé­di­co del si­glo XVI) en re­fe­ren­cia al gi­gan­te Gar­gan­tua, un per­so­na­je crea­do por es­te es­cri­tor que ju­ga­ba con mo­li­nos. Su mi­ra­da et­no­ló­gi­ca es­tá pre­sen­te en ca­da rin­cón. Ca­da vez que el ju­gue­te lo per­mi­te, la au­to­ra po­ne va­rios ti­pos con­jun­ta­men­te, a sal­to de agua de con­ti­nen­tes, for­mas y ma­te­ria­les. Re­sul­ta es­pe­cial­men­te in­tere­san­te el bo­de­gón de­di­ca­do a las peon­zas so­no­ras, en don­de se co­lo­can unas que sil­ban de la is­la de Ja­va a los la­dos de otras de Pa­na­má. Su tex­to par­ti­cu­lar ha­bla de las peon­zas que si­mu­lan un llan­to y que apa­re­cen en los ve­la­to­rios mao­rís de Nue­va Ze­lan­da.

EN NUE­VA ZE­LAN­DA, PA­RA LOS VE­LA­TO­RIOS SE USA­BAN UNAS PEON­ZAS CU­YO SO­NI­DO SE ASE­ME­JA AL DEL LLAN­TO

Re­co­noz­co que la ma­yo­ría de los ju­gue­tes de es­te li­bro no me re­sul­tan pró­xi­mos. Fui un ni­ño de ciu­dad y tu­ve po­cos que se hi­cie­ran con ma­te­ria­les na­tu­ra­les. Pe­ro úl­ti­ma­men­te co­rre por la me­sa del des­pa­cho Lis, la mu­ñe­ca bai­la­do­ra, un ex­tra­ño ju­gue­te he­cho con unas ca­ñas que bai­la cuan­do se de­ja so­bre un al­ta­voz. Es­ta mu­ñe­ca ga­nó el pre­mio de crea­ción de ju­gue­tes de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Mues­tras de Bar­ce­lo­na del año 1955 (pue­den en­con­trar la no­ti­cia en la he­me­ro­te­ca en lí­nea de La Van­guar­dia, en la pá­gi­na 24 del 24 de ju­lio de aquel año). Ch­ris­ti­ne Ar­men­gaud de­mues­tra que aquel pre­mio no se ten­dría que ha­ber da­do por­que no es nin­gún in­ven­to sino una ver­sión ma­qui­lla­da de un ju­gue­te tra­di­cio­nal de los in­dios Chi­pe­wa de Nor­tea­mé­ri­ca, que trans­for­ma­ban los ma­no­jos de agu­jas de pino en bai­la­ri­nas. Así, se tra­ta de un li­bro que se di­ri­ge a di­fe­ren­tes ti­pos de lec­to­res. Los más ma­ni­tas des­cu­bri­rán una fuen­te de ins­pi­ra­ción, los et­nó­lo­gos nue­vos ma­ti­ces de ca­da ob­je­to y una bi­blio­gra­fía bas­tan­te ri­ca pa­ra se­guir in­ves­ti­gan­do, y los ju­ga­do­res aman­tes de la his­to­ria o la li­te­ra­tu­ra po­drán bus­car nue­vos jue­gos en sus fuen­tes do­cu­men­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.