La co­mi­da en­tra por el mó­vil

La fo­to­gra­fía mó­vil se ha in­vi­ta­do a nues­tras me­sas. En Ins­ta­gram y otras re­des so­cia­les pro­li­fe­ran las imá­ge­nes de co­mi­da. Des­de al­muer­zos de dia­rio has­ta fes­ti­nes gas­tro­nó­mi­cos y pla­tos ar­tís­ti­cos, ca­da vez son más los que quie­ren mos­trar lo que de­gus­ta

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Exis­te un lu­gar don­de po­de­mos en­con­trar fo­tos de pre­cio­sos be­bés, ado­ra­bles pe­rros y ga­tos, fashionistas irre­den­tos, li­ber­ti­nos sin com­ple­jos, fa­mo­sos con más o me­nos ca­ché y co­mi­da, mu­cha co­mi­da. Ese lu­gar es Ins­ta­gram, la apli­ca­ción pa­ra re­to­car y com­par­tir imá­ge­nes des­de el te­lé­fono in­te­li­gen­te que ha re­vo­lu­cio­na­do el mun­do de la fo­to­gra­fía des­de su na­ci­mien­to a fi­na­les del 2010. Hay más de 40 mi­llo­nes ba­jo el mar­ca­dor food (co­mi­da) y al­re­de­dor de 14 mi­llo­nes con una eti­que­ta más di­rec­ta, food­porn, lo que da una idea de có­mo el ex­hi­bi­cio­nis­mo gas­tro­nó­mi­co vi­ve un mo­men­to ál­gi­do. Es un ac­to ca­si re­fle­jo que ya no sor­pren­de a nin­gún res­tau­ra­dor: sa­car el mó­vil pa­ra fo­to­gra­fiar el pla­to que nos aca­ban de ser­vir. Un ade­mán idén­ti­co si nues­tro pas­tel ca­se­ro de cum­plea­ños o la pae­lla del do­min­go nos han que­da­do de vi­cio. En Ins­ta­gram y otras apli­ca­cio­nes fo­to­grá­fi­cas, los usua­rios se han apli­ca­do una es­pe­cie de “di­me qué co­mes y te di­ré quién eres” pa­ra alar­dear de sus fo­to­gé­ni­cos de­sa­yu­nos, ten­tem­piés o me­rien­das. Es un he­cho que la co­mi­da en­tra por los ojos, y las imá­ge­nes “ayu­dan a co­nec­tar a la gen­te de to­das las con­di­cio­nes, len­guas y cul­tu­ras”, di­ce Kevin Sys­trom, pre­si­den­te y fun­da­dor de es­ta pla­ta­for­ma. “El mó­vil e in­ter­net han digitalizado las emo­cio­nes. Es muy com­pli­ca­do hoy en día no po­der sen­tir al­go a tra­vés de una pan­ta­lla. La co­ci­na en­tra por los ojos. Ha­ce unos años los li­bros de co­ci­na co­men­za­ron a in­cluir ca­da vez más y me­jo­res fo­tos por­que la gas­tro­no­mía nos emo­cio­na a tra­vés de ellas”, ase­gu­ra Phil Gon­zá­lez, crea­dor de la co­mu­ni­dad Ins­ta­gra­mers.com, lu­gar de en­cuen­tro in­ter­na­cio­nal pa­ra fans de la apli­ca­ción. In­ter­net es un re­fu­gio pa­ra los aman­tes de la co­ci­na, so­bre to­do gra­cias a los nu­me­ro­sos blogs de re­ce­tas de apa­sio­na­dos au­to­di­dac­tas. Al­gu­nos de ellos se han he­cho fa­mo­sos y es­tán tam­bién pre­sen­tes en las di­fe­ren­tes re­des so­cia­les. En Ins­ta­gram, al­gu­nos son chefs mun­dial­men­te re­co­no­ci­dos (el chef es­tre­lla de la te­le­vi­sión británica Ja­mie Oli­ver tie­ne ca­si un mi­llón de se­gui­do­res en su cuen­ta @ja­mieo­li­ver), otros son fo­tó­gra­fos, blo­gue­ros, sim­ples afi­cio­na­dos y has­ta hor­ti­cul­to­res gas­tro­nó­mi­cos co­mo Tucker Tay­lor (@far­mert). Ca­da día se com­par­ten al­re­de­dor de 300 mi­llo­nes de fo­to­gra­fías en las re­des so­cia­les. Es im­po­si­ble sa­ber qué por­cen­ta­je exac­to de las mis­mas son cu­li­na­rias, pe­ro hay da­tos que nos pue­den dar al­gu­nas pis­tas: se­gún el re­cien­te in­for­me So­cie­dad de la in­for­ma­ción en Es­pa­ña de la Fun­da­ción Te­le­fó­ni­ca, un 50% de los usua­rios que se co­nec­tan a in­ter­net a la ho­ra del desa­yuno y el al­muer­zo –mo­men­tos gas­tro­nó­mi­cos– lo ha­ce a tra­vés del mó­vil. El fe­nó­meno es tal que ha oca­sio­na­do nu­me­ro­sas pa­ro­dias: por ejem­plo, cir­cu­la por la red una viñeta con un ar­tis­ta fla­men­co pin­tan­do un bo­de­gón, ba­jo la le­yen­da “An­tes de que exis­tie­ra Ins­ta­gram”; y tam­bién to­do ti­po de pla­ta­for­mas su­pli­can­do, con hu­mor, po­ner fin al em­pa­cho fo­to­grá­fi­co, co­mo el blog Pictures of hips­ters ta­king pictures of food (fo­tos de mo­der­nos fo­to­gra­fian­do co­mi­da, Poht­pof.tumblr.com). Phil Gon­zá­lez (@phil­gon­za­lez) con­si­de­ra que es una mo­da que va­ría se­gún los paí­ses. “Mi per­cep­ción es que los que suben fo­tos de co­mi­da son los ja­po­ne­ses, por ra­zo­nes culturales. Si bien en Eu­ro­pa so­mos más da­dos a fo­to­gra­fiar dis­cre­ta­men­te a gen­te por la ca­lle o pai­sa­jes y ar­qui­tec­tu­ra, los ja­po­ne­ses, al ser in­tro­ver­ti­dos, no se atre­ven a fo­to­gra­fiar gen­te por la ca­lle ni tam­po­co mues­tran el in­te­rior de su ca­sa. Por eso fo­to­gra­fían los pe­que­ños pla­ce­res de los que es­tán dis­fru­tan­do. A los es­ta­dou­ni­den­ses y los la­ti­nos que vi­ven en EE.UU. tam­bién les en­can­ta es­te ti­po de fo­tos y, tras ellos, ita­lia­nos, es­pa­ño­les y asiá­ti­cos de in­fluen­cia eu­ro­pea (Hong Kong, Sin­ga­pur…). Por el con­tra­rio, ale­ma­nes, fran­ce­ses o in­gle­ses no com­par­ten tan­ta co­mi­da”. Hay bo­ca­dos tan fo­to­gé­ni­cos que con­si­guen des­per­tar los ins­tin­tos más ba­jos. Es lo que se ha da­do en lla­mar food­porn, un sub­gé­ne­ro que cul­ti­va con sus fo­to­gra­fías Son­ya Yu (@son­ya­yu), que al­ter­na re­tra­tos de de­li­cio­sos brunchs con imá­ge­nes de su

pe­rro ata­via­do con dis­fra­ces im­po­si­bles. “Pa­ra aña­dir un po­co de hu­mor a lo que ha­go pro­fe­sio­nal­men­te –ex­pli­ca–, de­ci­dí lla­mar­me a mí mis­ma por­nó­gra­fa pro­fe­sio­nal de co­mi­da ya que es­te ti­po de imá­ge­nes in­ci­tan un fuer­te de­seo ha­cia la co­mi­da que es­tá sien­do fo­to­gra­fia­da. Es una ma­ne­ra de ser di­ver­ti­do y sar­cás­ti­co en un mer­ca­do bas­tan­te sa­tu­ra­do”, sin­te­ti­za Yu. ¿Qué ti­po de ali­men­tos son los más com­par­ti­dos? Pues se­gún un in­for­me rea­li­za­do por la agen­cia de mar­ke­ting di­gi­tal 360i, una de ca­da cua­tro fo­tos de co­mi­da que se su­be a in­ter­net re­fle­ja na­da más y na­da me­nos que el me­nú de to­dos los días, ba­jo el sim­ple prin­ci­pio de “lo que estoy co­mien­do aho­ra”. Ca­si el mis­mo por­cen­ta­je de ins­tan­tá­neas (22%) do­cu­men­tan crea­cio­nes pro­pias y nue­vas re­ce­tas de aman­tes de la co­ci­na que se sien­ten or­gu­llo­sos y bus­can apro­ba­ción por me­dio de los me gus­ta. En torno al 12% de las imá­ge­nes per­te­ne­cen a lo que se de­no­mi­na food art: la in­ten­ción de ba­se es dar­le un án­gu­lo ar­tís­ti­co y ori­gi­nal a la co­mi­da, re­in­ter­pre­tan­do a Ed­vard Munch con dos es­pá­rra­gos y un po­co de két­chup. Es el ca­so, por ejem­plo, de Red Hong Yi (@red­hong­yi) o de Ida Ski­ve­nes (@ida­frosk), una no­rue­ga con ca­si 80.000 se­gui­do­res en Ins­ta­gram cu­yas crea­cio­nes –de­li­cio­sos de­sa­yu­nos en for­ma de ani­ma­les o ele­men­tos con un cier­to ai­re naïf– han da­do la vuel­ta al mun­do. “La co­mi­da –ex­pli­ca Ski­ve­nes– es al­go que for­ma par­te de la vida co­ti­dia­na, y to­dos te­ne­mos una cu­rio­si­dad in­he­ren­te so­bre qué co­me la gen­te. Ha­cer una fo­to y com­par­tir­la es una bue­na ma­ne­ra de co­mu­ni­car al­go uni­ver­sal. Me gus­ta Ins­ta­gram por­que es muy vi­sual y so­cial –al igual que una bue­na co­mi­da en sí–”. Vien­do es­tas fo­tos, la pre­gun­ta que nos vie­ne a la ca­be­za es… ¿y lue­go to­do es­to se co­me? “La res­pues­ta es sí, son de­sa­yu­nos de ver­dad, no só­lo un pro­yec­to ar­tís­ti­co”. Otro de los ar­tis­tas que ca­be des­ta­car es el di­se­ña­dor e ilus­tra­dor Da­vid Sch­wen (@dsch­wen), que me­dian­te su pro­yec­to Pan­to­ne Food se di­vier­te a ba­se de aso­ciar co­lo­res de ali­men­tos co­mo si se tra­ta­ra del co­no­ci­do sis­te­ma cro­má­ti­co de im­pre­sión. La cla­ve de es­te ti­po de imá­ge­nes es “una presentación muy vi­sual que rá­pi­da­men­te se pue­de con­ver­tir en un fe­nó­meno vi­ral” y mul­ti­pli­car­se en otras re­des so­cia­les, se­ña­la Mau­ro Fuen­tes, di­rec­tor de So­cial@ Ogylvy Es­pa­ña, fo­tó­gra­fo y afi­cio­na­do a col­gar fo­tos de co­mi­da en su cuen­ta @fo­to­maf. Mi­ra dón­de co­mo Ade­más de afi­cio­na­dos cu­li­na­rios y ar­tis­tas, tam­bién es­tán los gur­mets, aque­llos que sim­ple­men­te dis­fru­tan no só­lo co­mien­do en res­tau­ran­tes sino en­se­ñán­do­se­lo a sus se­gui­do­res. Y no se tra­ta só­lo de fa­mo­sos, co­mo la ac­triz Jes­si­ca Alba (@jes­si­caal­ba), los que cap­tu­ran sus me­nús ca­da vez que tie­nen oca­sión. “Hay un afán de mos­trar lo que es­tás dis­fru­tan­do, es un es­pí­ri­tu muy he­do­nis­ta. El día que co­mo bró­co­li de tá­per en la ofi­ci­na no lo subo a la red, pe­ro sí cuan­do ten­go de­lan­te al­go más es­pe­cial”, ase­gu­ra Mau­ro Fuen­tes. “Cuan­do voy a un res­tau­ran­te bueno me lle­vo la cá­ma­ra, pe­ro si no ha­go las fo­tos con el mó­vil. Com­par­to fo­tos de lo que co­mo por­que es­tá aso­cia­do a la opi­nión que ten­go de ese lo­cal y que lue­go voy a po­ner en FourS­qua­re o Tri­pAd­vi­sor”. La fi­lo­so­fía es, pues, “men­cio­nar

es­te pla­to en tal si­tio”, aña­de Phil Gon­zá­lez. Y los si­tios men­cio­na­dos van des­de la ca­fe­te­ría de la es­qui­na a res­tau­ran­tes co­mo Mu­ga­ritz (@mu­ga­ritz), con dos es­tre­llas Mi­che­lin y con­si­de­ra­do el cuar­to me­jor del mun­do, que cuen­ta con 5.500 se­gui­do­res en Ins­ta­gram. “Nos gus­ta com­par­tir to­do ti­po de fo­to­gra­fías –ex­pli­can des­de Mu­ga­ritz–. Cual­quier co­sa que acer­que a nues­tros se­gui­do­res al día a día del res­tau­ran­te o a al­gu­na ac­ti­vi­dad con­cre­ta co­mo ba­ti­das en el mon­te pa­ra re­co­ger hier­bas y flo­res, de­gus­ta­cio­nes de los nue­vos me­nús, pro­yec­tos es­pe­cia­les... Ha si­do fas­ci­nan­te des­cu­brir cuan­ta gen­te se in­tere­sa por ver pe­que­ños de­ta­lles del tra­ba­jo que ha­ce­mos”. Por eso, que sus co­men­sa­les sa­quen los mó­vi­les an­tes de ca­da de­gus­ta­ción no les mo­les­ta en ab­so­lu­to, más bien al con­tra­rio. “Te­nien­do en cuen­ta que es un fe­nó­meno inevi­ta­ble, glo­bal y en cre­ci­mien­to, ¡nos en­can­ta! Es una nue­va for­ma de re­co­no­ci­mien­to ha­cia nues­tro tra­ba­jo. Vi­vi­mos en un mun­do so­cial que da mu­cho va­lor al com­par­tir ex­pe­rien­cias. Mu­ga­ritz no ven­de co­mi­da; cons­tru­ye ex­pe­rien­cias. El fe­nó­meno de fo­to­gra­fiar y com­par­tir el am­bien­te de la sala es un ele­men­to va­lio­so y lo res­pe­ta­mos al cien por cien. Mu­chas ve­ces nos sor­pren­de­mos al re­ci­bir clien­tes que creen sa­ber lo que van a co­mer por­que lo han leído en al­gún tuit o por­que han vis­to al­gu­na fo­to en Fa­ce­book. Afor­tu­na­da­men­te les con­se­gui­mos sor­pren­der y rom­per esas ex­pec­ta­ti­vas”. Sin em­bar­go, en al­gu­nos res­tau­ran­tes es una ten­den­cia que co­mien­za a mo­les­tar no tan­to por la ca­li­dad de las imá­ge­nes sino por el uso de flash y otros com­por­ta­mien­tos que que­bran­tan el am­bien­te de con­vi­ven­cia y dis­fru­te que rei­na en cual­quier lo­cal gas­tro­nó­mi­co. “En Es­ta­dos Uni­dos ha ha­bi­do gen­te que se su­be en­ci­ma de la si­lla pa­ra sa­car una fo­to ce­ni­tal o que se me­te en la me­sa del vecino pa­ra fo­to­gra­fiar lo que es­tá co­mien­do… Un po­co de sen­ti­do co­mún, por fa­vor”, ob­ser­va Fuen­tes. Otros res­tau­ra­do­res han he­cho de la ne­ce­si­dad, vir­tud. El res­tau­ran­te la­ti­noa­me­ri­cano Co­mo­do de Nue­va York, va­lién­do­se de la in­de­ci­sión que mu­chos te­ne­mos an­te una car­ta lle­na de de­li­cio­sas su­ge­ren­cias, ha crea­do un hash­tag es­pe­cí­fi­co me­dian­te el cual los co­men­sa­les pue­den ver en Ins­ta­gram fo­to­gra­fías to­ma­das en tiem­po real por otros clien­tes, que les ayu­da­rán cier­ta­men­te a de­can­tar­se por un pla­to u otro. Pe­ro no só­lo es co­sa de clien­tes ama­teurs: mu­chos chefs es­te­la­res equi­pa­dos con iPho­ne tam­bién dis­fru­tan fo­to­gra­fian­do en­tre los fo­go­nes. Por ejem­plo Re­né Red­ze­pi, que cuel­ga en su Twit­ter per­so­nal (@Re­neRed­ze­piNo­ma) imá­ge­nes to­ma­das con su mó­vil que nos per­mi­ten en­trar has­ta las tri­pas (a ve­ces li­te­ral­men­te) de su res­tau­ran­te de Co­pen­ha­gue, No­ma. “Fi­nal­men­te –con­si­de­ra Mau­ro Fuen­tes–, creo que el fe­nó­meno be­ne­fi­cia a los res­tau­ran­tes: si yo veo una bue­na opi­nión de tu tar­ta de za­naho­ria y ade­más veo por la fo­to que es es­pec­ta­cu­lar me dan ga­nas de ir a ese si­tio a pro­bar­la”. En cual­quier ca­so, el idi­lio en­tre el te­lé­fono mó­vil y el man­tel no ha he­cho más que em­pe­zar.

Dos com­po­si­cio­nes cu­li­na­rias col­ga­das en Ins­ta­gram por la food

por­no­grap­her Son­ya Yu

De arri­ba aba­jo, com­po­si­cio­nes de Grif­fen, Ida­frosk (se­gun­da y cuar­ta) y Red­hong­yi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.