Cui­da­do con las al­tu­ras

Los za­pa­tos con ta­co­nes de vér­ti­go es­tán muy de mo­da, pe­ro su­bir­se a ellos y an­dar de­ma­sia­do tiem­po pue­de pro­vo­car se­rios pro­ble­mas

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Margarita Puig

En su pa­pel de Ca­rrie Brads­haw en Se­xo en Nue­va York, Sa­rah Jes­si­ca Par­ker lan­zó a la fa­ma in­ter­na­cio­nal los Ma­no­los (los ta­co­nes di­se­ña­dos por Ma­no­lo Blah­nik). Ha­ce só­lo un par de me­ses, la ac­triz anun­ció que ha te­ni­do que de­jar los za­pa­tos al­tos y no por ra­zo­nes es­té­ti­cas, sino por im­po­si­ción mé­di­ca. Ella, co­mo otras tan­tas fa­mo­sas que han he­cho de los ta­co­nes de vér­ti­go una de sus prin­ci­pa­les se­ñas de iden­ti­dad (es ca­si im­pen­sa­ble ima­gi­nar a Vic­to­ria Beck­ham, Eva Lon­go­ria, Dia­ne Kruger o Ch­loë Se­vigny, por po­ner al­gu­nos ejem­plos, con un cal­za­do plano), ha abu­sa­do du­ran­te años de su­bir­se a los ta­co­nes. Es cier­to. Es­ti­li­zan mu­cho la pier­na y el cuer­po pe­ro uti­li­zar­los en ex­ce­so pue­de traer pro­ble­mas de sa­lud. Y no só­lo en los pies. Tam­bién afec­ta a la co­lum­na, las ro­di­llas y la mo­vi­li­dad. En de­fi­ni­ti­va, des­es­ta­bi­li­za­cio­nes fun­cio­na­les que pue­den lle­gar a ser muy se­rias. Los es­pe­cia­lis­tas no se can­san de re­pe­tir­lo, no hay que abu­sar ni de za­pa­tos de­ma­sia­do al­tos ni tam­po­co de los com­ple­ta­men­te pla­nos, pe­ro sus con­se­jos caen a ve­ces en sa­co ro­to. Has­ta que no se pu­bli­ci­tan ca­sos tan co­mo el de la pro­ta­go­nis­ta de Se­xo en Nue­va York o en fo­to­gra­fías se de­tec­tan afec­ta­cio­nes real­men­te gra­ves, co­mo los jua­ne­tes de Nao­mi Camp­bell o los de­dos en ga­rra de Vic­to­ria Beck­ham, las ciu­da­da­nas de a pie si­guen sin to­mar­se los con­se­jos en se­rio. ¿Hay que erra­di­car los ta­co­nes? Pues sí, al me­nos pa­ra el día a día. Los muy al­tos pue­den uti­li­zar­se, cla­ro, pe­ro só­lo pa­ra de­ter­mi­na­das oca­sio­nes. Sa­rah Jes­si­ca Par­ker, qui­zá la pri­me­ra en apli­car los con­se­jos de su trau­ma­tó­lo­go, va a dar ejem­plo y a par­tir de aho­ra ase­gu­ra que só­lo le que­da po­der lu­cir los Ma­no­los y los Lou­bou­tin en ac­tos que lo re­quie­ran, mien­tras que en el día a día usa­rá cal­za­do más có­mo­do. Quien tie­ne muy es­tu­dia­do es­te te­ma es el doc­tor Ramon Ro­che­ra, es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía or­to­pé­di­ca y trau­ma­to­lo­gía de cen­tro mé­di­co Tek­non, que ate­so­ra una sor­pren­den­te co­lec­ción de fo­tos de pies de fa­mo­sas que da­ría mu­cho que ha­blar. Si no se ope­ran, ex­pli­ca, es por­que la re­cu­pe­ra­ción no es in­me­dia­ta y los re­sul­ta­dos de­pen­den mu­cho de la do­len­cia, que en al­gu­nos ca­sos es real­men­te mar­ca­da. ¿Qué efec­tos fí­si­cos pro­vo­can los ta­co­nes ex­ce­si­vos? Pues gra­ves dis­fun­cio­nes: “De una par­te al­te­ran la nor­mal di­ná­mi­ca de la mar­chan pues di­fi­cul­tan o anu­lan la ca­den­cia del pa­so (ta­cón plan­ta, pun­ta). Ade­más, la ro­di­lla no se ex­tien­de com­ple­ta­men­te, la ca­de­ra que­da en discreto fle­xo y la zo­na lum­bar se hun­de, a la vez que al­te­ra la dis­tri­bu­ción nor­mal de car­gas: en un pie des­cal­zo el pe­so del cuer­po se re­par­te ar­mó­ni­ca­men­te des­de el to­bi­llo ha­cia el ta­lón y ha­cia el an­te­pié, en don­de se dis­tri­bu­ye has­ta el sue­lo a tra­vés de los me­ta­tar­sia­nos”, ex­pli­ca Ro­che­ra. Y ese pro­ble­ma au­men­ta a me­di­da que su­ma­mos más al­tu­ra del ta­cón. En ese ca­so “se dis­mi­nu­ye el vec­tor de car­ga del ta­lón y va au­men­tan­do pro­gre­si­va­men­te el que va ha­cia el an­te­pié. En los ca­sos de ta­co­nes ex­tre­mos, ca­si el 100% de las car­gas van a la par­te de­lan­te­ra del pie en don­de se pro­vo­ca­rá una gra­ve dis­fun­ción bio­me­cá­ni­ca, tan­to en di­ná­mi­ca co­mo en es­tá­ti­ca, apa­re­cien­do el do­lor en la zo­na (me­ta­tar­sal­gia). El pri­mer sín­to­ma de la so­bre­car­ga es la apa­ri­ción de la ca­llo­si­dad, que no de­ja de ser un fa­lli­do in­ten­to del or­ga­nis­mo pa­ra crear una es­truc­tu­ra de amor­ti­gua­ción”. Más pro­ble­mas. Los ex­pli­ca la doc­to­ra Eva Ferrer, res­pon­sa­ble de la uni­dad mé­di­ca de va­lo­ra­ción de la sa­lud de DiR: “Se ha po­di­do com­pro­bar que el uso con­ti­nua­do de ta­co­nes pue­de lle­gar a va­riar la lon­gi­tud de los múscu­los co­no­ci­dos co­mo ge­me­los e in­clu­so re­du­cir la fle­xi­bi­li­dad del ten­dón de Aqui­les. Ello es de­bi­do a que el pie adop­ta una pos­tu­ra po­co na­tu­ral, más bien es­tá for­za­da. Las con­se­cuen­cias pue­den ser va­ria­das, des­de mo­les­tias y do­lor has­ta ma­yor fa­ci­li­dad pa­ra le­sio­nar­se, así co­mo fa­ti­ga”. Es­ta es­pe­cia­lis­ta aña­de: “Pe­ro no só­lo los múscu­los pue­den ver­se afec­ta­dos, sino que las ar­ti­cu­la­cio­nes, y de ma­ne­ra más es­pe­ci­fi­ca las ro­di­llas, tam­bién pue­den su­frir las con­se­cuen­cias del uso de los ta­co­nes. Va­rios es­tu­dios con­clu­yen que quien usa ta­co­nes de ma­ne­ra ha­bi­tual tie­ne un ries­go ma­yor a su­frir do­lor y de­ge­ne­ra­ción de la ar­ti­cu­la­ción de la ro­di­lla así co­mo os­teoar­tri­tis”. Los pro­ble­mas de­ri­va­dos del uso de un ta­cón inade­cua­do no se que­dan en un plano fí­si­co. Por­que esos cam­bios bio­me­cá­ni­cos con­du­cen a cam­bios neu­ro­ló­gi­cos que, des­de el pun­to de vis­ta qui­ro­prác­ti­co, son aun más im­por­tan­tes. El qui­ro­prác­ti­co To­bías Gon­cha­roff ad­vier­te que “cuan­do nos des­via­mos de la bio­me­cá­ni­ca ideal de la co­lum­na, pro­vo­ca­mos un es­trés lon­gi­tu­di­nal so­bre la mé­du­la es­pi­nal, el ce­re­bro y el ce­re­be­lo, y so­bre los ner­vios pe­ri­fé­ri­cos que con­tro­lan los múscu­los y ór­ga­nos del or­ga­nis­mo. Es­te es­trés, des­cu­bier­to por el neu­ro­ci­ru­jano Alf Brieg a me­dia­dos del si­glo XX, se lla­ma tensión me­cá­ni­ca ad­ver­sa”. El uso de ta­co­nes pro­vo­ca es­ta tensión me­cá­ni­ca ad­ver­sa y tam­bién ha­ce que la co­lum­na ver­te­bral se su­blu­xe. A su vez, una su­blu­xa­ción ver­te­bral pro­vo­ca una in­ter­fe­ren­cia so­bre la raíz del ner­vio que des­pren­de de la mé­du­la es­pi­nal y re­quie­re un ajus­te qui­ro­prác­ti­co pa­ra res­ta­ble­cer una bue­na con­duc­ción ner­vio­sa. ¿Más pro­ble­mas? Gon­cha­roff aña­de que “la su­blu­xa­ción ver­te­bral pue­de lle­gar a afec­tar a múscu­los y ten­do­nes, pe­ro tam­bién a glán­du­las, ór­ga­nos e in­clu­so el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro y ce­re­be­lo”. Hay ven­ta­jas, sí, pe­ro po­cas. Se­gún el trau­ma­tó­lo­go Ra­món Ro­che­ra, “la úni­ca ven­ta­ja de es­ta al­te­ra­ción de la mar­cha y la pos­tu­ra es que alar­ga la pier­na, la ha­ce más es­bel­ta y mo­di­fi­ca el ca­mi­nar obli­gan­do a un ma­yor ba­lan­ceo y a una ma­yor ex­ten­sión del tron­co dor­sal, con lo que la fi­gu­ra es más lla­ma­ti­va y atrac­ti­va se­gún los cá­no­nes ac­tua­les, pe­ro siem­pre cam­bia­bles, de be­lle­za”. El gran pro­ble­ma es que los ta­co­nes ex­ce­si­vos han de­ja­do de ser una ex­cen­tri­ci­dad pa­ra im­po­ner­se con to­tal nor­ma­li­dad. En es­te sen­ti­do, Ro­che­ra re­cuer­da que “en los años cua­ren­ta del si­glo pa­sa­do Bet­tie Pa­ge, fa­mo­sa y es­can­da­lo­sa pin-up ame­ri­ca­na, se ha­cía cons­truir, a me­di­da y con es­tu­dios bio­me­cá­ni­cos pre­vios, za­pa­tos con ta­co­nes de has­ta 18 cm pa­ra em­plear­los en sus shows eró­ti­cos y sa­do­ma­so­quis­tas. Es­ta ra­re­za bá­si­ca en su exi­to­sa ca­rre­ra es la que hoy ha sal­ta­do a la ca­lle y se ha con­ver­ti­do en ten­den­cia. Las nue­vas téc­ni­cas han per­mi­ti­do di­se­ños que an­tes pa­re­cían im­po­si­bles, pe­ro el avan­ce téc­ni­co ha de­ja­do de la­do las nor­mas bio­me­cá­ni­cas pa­ra nues­tros pies”. El doc­tor En­ri­que Vi­la y Ri­co, trau­ma­tó­lo­go del hos­pi­tal San Ca­mi­lo, per­te­ne­cien­te al gru­po hos­pi­ta­la­rio Qui­rón, re­cuer­da que no se pue­de ju­gar con es­te te­ma. En su opi­nión, la sa­lud de los pies em­pie­za por la hi­gie­ne y un buen cal­za­do. El más ade­cua­do es “aquel de hor­ma an­cha, fle­xi­ble y con discreto ta­cón de 2-3 cm en las mu­je­res, te­nien­do en cuen­ta que los za­pa­tos de hor­ma muy es­tre­cha y ex­ce­si­vo ta­cón se aso­cian con un ma­yor número de pro­ble­mas, de­for­mi­da­des y ca­llo­si­da­des”. Es­te es­pe­cia­lis­ta ad­vier­te que “siem­pre que exis­ta una ca­llo­si­dad en el pie es signo de una zo­na de so­bre­car­ga o apoyo ex­ce­si­vo; en es­tos ca­sos son acon­se­ja­bles las plan­ti­llas con­for­ma­das he­chas a me­di­da y siem­pre ba­jo pres­crip­ción de un mé­di­co es­pe­cia­li­za­do”. Pe­ro, cui­da­do, por­que el cal­za­do com­ple­ta­men­te plano es igual­men­te per­ju­di­cial. Eduard Ra­bat, trau­ma­tó­lo­go es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía del pie del hos­pi­tal Qui­rón Bar­ce­lo­na, cuen­ta que “los ge­me­los y su ten­dón, el ten­dón de Aqui­les, sue­len acor­tar­se y es­te he­cho, que se da con ma­yor fre­cuen­cia en mu­je­res aso­cia­do a un ta­cón plano, cau­sa do­lo­res en las pan­to­rri­llas, en la co­lum­na lum­bar y, en oca­sio­nes, en la par­te pos­te­rior del pie”. Ade­más, aña­de Ra­bat, “hay tra­ba­jos que re­la­cio­nan es­ta bre­ve­dad de ge­me­los y Aqui­les con pa­to­lo­gías co­mo la fas­ci­tis plan­tar, muy di­fí­cil de tra­tar”. Has­ta aho­ra he­mos ha­bla­do de mu­je­res, pe­ro ¿y los hom­bres? Ellos tam­bién, aun­que en me­nor me­di­da, su­fren de jua­ne­tes y de pro­ble­mas de­ri­va­dos del cal­za­do. En opi­nión de Ra­bat, “en el ca­so del hom­bre, lo más im­por­tan­te es evi­tar es­te cal­za­do sin nin­gún ti­po de ta­cón. Pa­ra ellos se re­co­mien­da en­tre uno y

dos cen­tí­me­tros co­mo me­di­da ideal”. Más allá de la me­di­da del ta­cón hay que te­ner en cuen­ta el ma­te­rial y otros as­pec­tos. El doc­tor Ro­che­ra es­pe­ci­fi­ca que “tam­bién in­ter­vie­nen los ma­te­ria­les y su ca­pa­ci­dad de amor­ti­gua­ción, el di­se­ño, y hay que te­ner en cuen­ta que, en ge­ne­ral, las sue­las blan­das y gor­das me­jo­ran los do­lo­res pro­vo­ca­dos por al­te­ra­ción en las car­gas. Así, las cu­ñas y pla­ta­for­mas con­fec­cio­na­das en ma­te­ria­les blan­dos con ca­pa­ci­dad de amor­ti­gua­ción dis­mi­nu­yen las car­gas me­cá­ni­cas pe­ro, por el con­tra­rio, si­guen al­te­ran­do pro­fun­da­men­te la ca­den­cia nor­mal de la mar­cha. Ade­más, un ex­ce­so de pe­so del cal­za­do fa­vo­re­ce la fa­ti­ga de los gru­pos mus­cu­la­res im­pli­ca­dos en la mar­cha y la apa­ri­ción de pa­to­lo­gías aso­cia­das”. Lo ideal, pe­ro no al al­can­ce de cual­quie­ra, se­ría la per­so­na­li­za­ción del za­pa­to: adap­tar la hor­ma, la al­tu­ra del em­pei­ne, la del ta­cón y los con­tra­fuer­tes a las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da pie. ¿Y la ci­ru­gía? ¿Cuán­do hay que plan­teár­se­la? Se­gún Ro­che­ra hay que ha­cer­lo “si lle­ga un mo­men­to en el que el mal uso del cal­za­do ha pro­vo­ca­do le­sio­nes o de­for­mi­da­des irre­ver­si­bles que pro­vo­can do­lor y que al­te­ran la nor­mal fun­cio­na­li­dad del pie, pue­de plan­tear­se el re­cur­so qui­rúr­gi­co”. Eso sí, ja­más se ope­ra­rán de­for­mi­da­des con una fi­na­li­dad es­té­ti­ca y, se­gún el es­pe­cia­lis­ta, “de ser cier­tas las no­ti­cias de que en cier­to país se ampu­tan de­dos pa­ra per­mi­tir cal­zar­se za­pa­tos es­tre­chos y de ta­cón al­to, se­ría una abe­rra­ción des­de to­dos los pun­tos de vis­ta”.

Ha­llux val­gus: le­sión que des­vía el de­do gor­do. Se­sa­moi­di­tis: los pe­que­ños hue­sos si­tua­dos ba­jo el me­tar­ta­saiano del de­do gor­do se in­fla­man. De­dos de mar­ti­llo: los de­dos se en­cor­van. Neu­ro­ma de Mor­ton: fal­ta de rie­go san­guí­neo que pro- vo­ca hor­mi­gueo y do­lor

In­fla­ma­ción del ten­dón de Aqui­les Ines­ta­bi­li­dad del to­bi­llo Dis­mi­nu­ción de la ca­pa­ci­dad de ro­ta­ción del to­bi­llo De­for­ma­ción de los li­ga­men­tos y ar­tro­sis de ro­di­lla Pér­di­da de fle­xi­bi­li­dad de los ge­me­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.