EN BUS­CA DE LA SA­TIS­FAC­CIÓN

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es PRE­GUN­TA RES­PUES­TA

Ho­la, Ra­mi­ro. Me lla­mo Au­rea, ten­go 30 años y soy fi­sio­te­ra­peu­ta. He ido pos­po­nien­do es­cri­bir­te se­ma­na tras se­ma­na, pe­ro al fi­nal me pro­pu­se ha­cer­lo sin más di­la­ción, por si me pue­des dar al­gu­nas su­ge­ren­cias. Ten­go un buen tra­ba­jo, una fa­mi­lia en­can­ta­do­ra, dis­fru­to con mi re­la­ción sen­ti­men­tal y ten­go una bue­na sa­lud, o sea que apa­ren­te­men­te lo ten­go to­do. Me gus­ta via­jar y de vez en cuan­do me lo pue­do per­mi­tir y ade­más ten­go bue­nos ami­gos. Cual­quier pen­sa­ría que ten­dría que sen­tir­me ple­tó­ri­ca, ¿ver­dad? Pues no. Nun­ca ter­mino de es­tar con­ten­ta y eso tam­bién de­ses­pe­ra un po­co a mi pa­re­ja, a pe­sar de su de­mos­tra­da pa­cien­cia. ¿Se­rá que no me co­noz­co lo su­fi­cien­te? ¿Es tal vez que no aca­bo de va­lo­rar lo que ten­go? Soy una per­so­na de­ma­sia­do in­quie­ta y me pre­gun­to si me con­ven­dría ha­cer me­di­ta­ción, pues he leído que ha ha­bi­do in­for­mes cien­tí­fi­cos que re­ve­lan su ca­pa­ci­dad pa­ra sen­tir­se uno más so­se­ga­do. Bueno, no quie­ro abu­sar más de tu tiem­po, pe­ro da­me al­gu­na res­pues­ta en la que pue­da con­fiar. Que­ri­da Au­rea, la in­sa­tis­fac­ción es­tá en to­das las per­so­nas. Es co­mo una ener­gía que tie­ne el do­ble signo de ayu­dar­nos (si la ca­na­li­za­mos bien) o per­ju­di­car­nos (si no la en­cau­za­mos cons­truc­ti­va­men­te). Es­tá en el tras­fon­do del al­ma, pe­ro unas per­so­nas la ex­pe­ri­men­tan con mu­cha ma­yor in­ten­si­dad que otras. Co­mo con­fie­so en mi au­to­bio­gra­fía es­pi­ri­tual, yo mis­mo fui un jo­ven muy in­sa­tis­fe­cho. Nun­ca es­ta­ba con­ten­to con na­da, por­que siem­pre sen­tía ese va­cío in­te­rior que se tra­du­cía en des­con­sue­lo, in­sa­tis­fac­ción o lo que ha ve­ni­do a lla­mar­se te­dio vi­tal. Pe­ro hay que dar la bien­ve­ni­da a esa ener­gía de in­sa­tis­fac­ción si nos ayu­da a to­mar di­rec­cio­nes ade­cua­das y des­ple­gar nues­tros me­jo­res po­ten­cia­les in­ter­nos. Em­pe­ro, hay que evi­tar que se des­me­su­re y aca­be pro­vo­can­do an­sie­dad y des­di­cha. Esa in­sa­tis­fac­ción se da en per­so­nas con sen­si­bi­li­da­des e in­quie­tu­des exis­ten­cia­les o es­pi­ri­tua­les y tam­bién en cual­quie­ra que sea in­con­for­mis­ta. En cual­quier ca­so, co­mo ya se ha di­cho an­te­rior­men­te, la in­sa­tis­fac­ción pue­de ser des­truc­ti­va pe­ro tam­bién cons­truc­ti­va. Tie­nes que pro­du­cir un opor­tuno cam­bio de ac­ti­tud pa­ra va­lo­rar más lo que tie­nes, pues mu­chas ve­ces mi­ra­mos tan le­jos que no apre­cia­mos lo que es­tá al la­do. El au­to­co­no­ci­mien­to siem­pre nos ayu­da a ma­du­rar. Pa­ra ello, te­ne­mos que ob­ser­var­nos en cual­quier oca­sión y cir­cuns­tan­cia e ir así ob­te­nien­do in­for­ma­ción so­bre nues­tras reac­cio­nes, ten­den­cias, ras­gos ca­rac­te­ro­ló­gi­cos y res­pues­tas emo­cio­na­les.

LA ME­DI­TA­CIÓN NOS EN­SE­ÑA A ES­TAR CON NO­SO­TROS MIS­MOS Y NOS AYU­DA A NO DE­JAR­NOS LLE­VAR POR LA AN­GUS­TIA

La me­di­ta­ción te ven­drá muy bien, aun­que al prin­ci­pio, por tu pro­pia in­sa­tis­fac­ción, no te va a ser fá­cil. Se han he­cho in­fi­ni­dad de es­tu­dios cien­tí­fi­cos y se ha com­pro­ba­do su ca­pa­ci­dad pa­ra en­se­ñar­nos a es­tar con no­so­tros mis­mos y ayu­dar­nos a su­pe­rar el sen­ti­mien­to de so­le­dad, po­der cal­mar­nos y deses­tre­sar­nos, po­der con­ci­liar con nues­tra reali­dad más pro­fun­da y mo­di­fi­car en­fo­ques. Aun­que sea un cuar­to de ho­ra dia­rio, es con­ve­nien­te. Ya hay mi­llo­nes y mi­llo­nes de per­so­nas me­di­tan­do en to­do el mun­do y mu­chos cien­tí­fi­cos se in­tere­san por va­li­dar cien­tí­fi­ca­men­te sus gran­des po­si­bi­li­da­des y su in­men­so al­can­ce. Tam­bién es mag­ní­fi­co en­cau­zar la in­sa­tis­fac­ción ha­cia la crea­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca o el ser­vi­cio hu­ma­ni­ta­rio. Gra­cias por es­cri­bir­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.