Me­ce­nas si­glo XXI

El Re­na­ci­mien­to fue el mo­men­to de es­plen­dor de los no­bles que re­lan­za­ron la his­to­ria del ar­te y la ar­qui­tec­tu­ra. La tra­di­ción con­ti­núa si­glos des­pués de la mano de fi­lán­tro­pos que apor­tan unos cuan­tos gra­ni­tos de are­na en fa­vor de la ciencia, la me­di­ci­na

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Joa­quim El­ca­cho

El mul­ti­mi­llo­na­rio nor­te­ame­ri­cano Leonard Lauder si­gue ga­nan­do te­rreno en la ca­rre­ra por con­ver­tir­se en el ma­yor fi­lán­tro­po del si­glo XXI. El pa­sa­do mes de abril, sin pre­vio avi­so, el pre­si­den­te emé­ri­to de la mul­ti­na­cio­nal de la cos­mé­ti­ca que lle­va el nom­bre de su madre, Es­tée Lauder, se com­pro­me­tió a do­nar al Me­tro­po­li­tan Mu­seum of Art de Nue­va York (co­no­ci­do co­mo Met) una co­lec­ción de ar­te cu­bis­ta con 78 obras maes­tras de Pi­cas­so, Bra­que, Gris y Lé­ger, va­lo­ra­da en más de 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 763 mi­llo­nes de eu­ros). Lauder ha con­se­gui­do de mo­men­to si­tuar­se co­mo lí­der en la lis­ta de me­ce­nas del 2013, se­gui­do del mag­na­te de la co­mu­ni­ca­ción y el en­tre­te­ni­mien­to Mi­chael Bloom­berg, que ha do­na­do es­te año 270 mi­llo­nes de eu­ros a la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins (Bal­ti­mo­re, EE.UU.); y de la mul­ti­mi­llo­na­ria Mu­riel Block, que ha be­ne­fi­cia­do a la Es­cue­la de Me­di­ci­na Al­bert Eins­tein de la Uni­ver­si­dad Yes­hi­va (Nue­va York) con 123 mi­llo­nes de eu­ros. Es cu­rio­so, pe­ro gra­cias a un sis­te­ma muy par­ti­cu­lar de do­na­cio­nes di­fe­ri­das, la se­ño­ra Block con­ti­núa apa­re­cien­do en la lis­ta de me­ce­nas a tí­tu­lo per­so­nal pe­se a que fa­lle­ció en septiembre del 2010. Los ca­sos de Mu­riel Block, Bloom­berg, Lauder o el to­da­vía más co­no­ci­do Bill Ga­tes son ejem­plos de una sin­gu­lar afi­ción de las gran­des for­tu­nas nor­te­ame­ri­ca­nas por la fi­lan­tro­pía. Los im­por­tan­tes be­ne­fi­cios fis­ca­les que tie­ne el mecenazgo en es­te país ex­pli­can só­lo una pe­que­ña par­te de una his­to­ria de éxi­to que mu­chos in­ten­tan imi­tar, so­bre to­do en si­tua­cio­nes de cri­sis y re­cor­tes de fon­dos pú­bli­cos des­ti­na­dos a los ser­vi­cios so­cia­les, sanidad, edu­ca­ción e in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca. “El cul­to al in­di­vi­dua­lis­mo de so­cie­da­des co­mo la de Es­ta­dos Uni­dos es­tá aso­cia­do, cu­rio­sa­men­te, a la idea de que las per­so­nas han de de­vol­ver una par­te im­por­tan­te de lo que han con­se­gui­do de la so­cie­dad pa­ra ha­cer­se ri­cos, y por eso prác­ti­ca­men­te to­dos los mul­ti­mi­llo­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos tie­nen fun­da­cio­nes o ca­na­les pa­ra ha­cer fi­lan­tro­pía”, ex­pli­ca Ra­fael Vi­la­san­juan, di­rec­tor del La­bo­ra­to­rio de Ideas del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Glo­bal de Bar­ce­lo­na (ISG­lo­bal), un cen­tro que ha re­ci­bi­do ayudas mi­llo­na­rias de la Fun­da­ción Bill y Me­lin­da Ga­tes pa­ra la in­ves­ti­ga­ción de la va­cu­na de la ma­la­ria.

Po­cos días des­pués de anun­ciar su nue­vo do­na­ti­vo

pic­tó­ri­co, Leonard Lauder fue in­vi­ta­do por la Fun­da­ción Ar­te y Mecenazgo, que im­pul­sa Obra So­cial La Cai­xa y pre­si­de Leo­pol­do Ro­dés, pa­ra pro­nun­ciar en Ma­drid la con­fe­ren­cia To con­ser­ve, not to pos­sess (Con­ser­var, no po­seer), un gui­ño di­ri­gi­do a los mi­llo­na­rios y co­lec­cio­nis­tas que pue­den ayu­dar a los mu­seos con do­na­ti­vos de obras de ar­te. “El buen co­lec­cio­nis­ta es aquel que reúne ar­te pen­san­do en que lo pue­dan dis­fru­tar pú­bli­ca­men­te las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras”, de­jó en el ai­re el oc­to­ge­na­rio Lauder. Apar­te de sen­tir­se en la obli­ga­ción de “de­vol­ver a la so­cie­dad al me­nos una par­te” de lo que le ha da­do –la re­vis­ta For­bes cal­cu­la que la for­tu­na de Leonard Lauder ron­da los 6.235 mi­llo­nes de eu­ros–, el mag­na­te de la cos­mé­ti­ca ex­pli­ca­ba en La Van­guar­dia del 6 de ma­yo al­gu­nos de los se­cre­tos de do­na­cio­nes co­mo la su­ya. En un ejem­plo tan clá­si­co co­mo in­com­pren­si­ble pa­ra el co­mún de los ciu­da­da­nos, el con­ti­nua­dor de la fir­ma Es­tée Lauder ase­gu­ra­ba te­ner al­gu­nos ami­gos que han do­na­do una for­tu­na de 77 mi­llo­nes de eu­ros a sus hi­jos y es­to les ha he­cho des­gra­cia­dos. Por otra par­te, afir­ma­ba sen­tir­se or­gu­llo­so de ser ciu­da­dano de Es­ta­dos Uni­dos y de pa­gar sus im­pues­tos, pe­ro re­cor­da­ba que se­gún la fis­ca­li­dad de Nue­va York, si él de­ja en he­ren­cia una obra de ar­te va­lo­ra­da en un mi­llón de dó­la­res sus hi­jos ten­drán que pa­gar al Es­ta­do un im­pues­to por va­lor de 650.000. La fis­ca­li­dad es­ta­dou­ni­den­se es im­por­tan­te, pe­ro Car­men Ga­yo, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Fun­drai­sing, des­ta­ca que to­da­vía lo son más las raí­ces culturales, his­tó­ri­cas y tam­bién re­li­gio­sas. “La fi­lan­tro­pía se es­tu­dia en Es­ta­dos Uni­dos des­de la eta­pa prees­co­lar y el cal­vi­nis­mo ca­si obli­ga a los ri­cos a de­vol­ver el di­ne­ro ga­na­do a la so­cie­dad”, re­cuer­da Car­men Ga­yo. Ha­cer gran­des do­na­ti­vos es una sa­tis­fac­ción per­so­nal y un or­gu­llo so­cial de los nor­te­ame­ri­ca­nos, co­mo de­mues­tra la lis­ta de

LA MI­SIÓN QUE SE IM­PO­NEN MU­CHOS ME­CE­NAS ES ACU­MU­LAR Y LUE­GO DAR EN EE.UU., LA FIS­CA­LI­DAD AYU­DA A LA AC­TI­VI­DAD DEL FI­LÁN­TRO­PO

gran­des do­nan­tes Ame­ri­can top donors, pu­bli­ca­da por The Ch­ro­ni­cle of Phi­lanth­ropy (Phi­lanth­ropy. com) con el ob­je­ti­vo de di­fun­dir las ac­cio­nes de los gran­des fi­lán­tro­pos del país o cen­tros es­pe­cia­li­za­dos co­mo la Es­cue­la de Fi­lan­tro­pía de la Uni­ver­si­dad de In­dia­na (Phi­lanth­ropy.iu­pui.edu). En Es­pa­ña, en cam­bio, exis­te una pro­por­ción más ba­ja de mul­ti­mi­llo­na­rios que en Es­ta­dos Uni­dos y los que de­ci­den ejer­cer de me­ce­nas a tí­tu­lo per­so­nal tie­nen cier­tos re­pa­ros en ha­cer pú­bli­cos los de­ta­lles de sus do­na­ti­vos. Qui­zá sea por no ex­hi­bir el vo­lu­men de sus for­tu­nas o qui­zá por evi­tar las crí­ti­cas en una so­cie­dad po­co acos­tum­bra­da a es­te ti­po de ac­cio­nes. Sin ir más le­jos, en oc­tu­bre del 2012, la Fun­da­ción Aman­cio Or­te­ga, crea­da por el mul­ti­mi­llo­na­rio pro­pie­ta­rio de In­di­tex, fir­mó un convenio con Cá­ri­tas por el cual en­tre­ga­rá es­te año 20 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra “afron­tar las ne­ce­si­da­des en ma­te­ria de ali­men­ta­ción, ayu­da farmacéutica, ser­vi­cios de vi­vien­da y ma­te­rial es­co­lar, en­tre otros”. Du­ran­te las se­ma­nas si­guien­tes al anun­cio de es­te do­na­ti­vo, uno de los más im­por­tan­tes con­ce­di­dos has­ta aho­ra en Es­pa­ña, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les

en in­ter­net de­di­ca­ban ca­si tan­to es­pa­cio a las crí­ti­cas co­mo a las ala­ban­zas. Nues­tra cul­tu­ra no per­do­na a los ri­cos ni cuan­do ha­cen do­na­ti­vos. Qui­zás tam­bién por eso sea­mos uno de los paí­ses con me­nos do­nan­tes per cá­pi­ta de Eu­ro­pa, y en es­te ca­so no ha­ce fal­ta re­fe­rir­se a los po­see­do­res de gran­des for­tu­nas. Se­gún los da­tos de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Fun­drai­sing, só­lo el 19% de la po­bla­ción es­pa­ño­la hi­zo do­na­ti­vos re­gu­la­res o pun­tua­les du­ran­te el 2012, mien­tras que en paí­ses co­mo Ale­ma­nia se lle­gó al 32% y Fran­cia al­can­zó el 53%. En Aus­tria, el país más al­truis­ta per cá­pi­ta de Eu­ro­pa, el 61% hi­zo al­gún ti­po de do­na­ción du­ran­te el año pa­sa­do. Lo ex­pli­ca Car­men Ga­yo, pre­si­den­ta de es­ta aso­cia­ción crea­da en 1997 pa­ra pro­mo­ver la fi­nan­cia­ción de ac­ti­vi­da­des que desa­rro­llan las en­ti­da­des del de­no­mi­na­do ter­cer sec­tor (coope­ra­ción, aten­ción a la in­fan­cia, de­fen­sa del me­dio am­bien­te, de­re­chos hu­ma­nos, pro­mo­ción de la cul­tu­ra, edu­ca­ción, in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, sa­lud...). “His­tó­ri­ca­men­te el mecenazgo no ha te­ni­do en Es­pa­ña el pre­di­ca­men­to de paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro es­to es­tá cam­bian­do de for­ma ace­le­ra­da, co­mo po­de­mos ver en la cre­cien­te ac­ti­vi­dad de las fun­da­cio­nes”, ex­pli­ca Rai­mun­do Pé­rez-Her­nán­dez, di­rec­tor de la Fun­da­ción Ra­món Are­ces y vo­cal de la jun­ta di­rec­ti­va de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Fun­da­cio­nes. Uno de los mo­ti­vos que im­pul­san al cre­ci­mien­to de los do­na­ti­vos por par­te, por ejem­plo, de las gran­des em­pre­sas es pre­ci­sa­men­te la res­pues­ta de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va an­te la cri­sis y la ne­ce­si­dad de re­cur­sos en el ter­cer sec­tor y las fun­da­cio­nes, des­ta­ca Pé­rez-Her­nán­dez. Pa­ra em­pre­sa­rios ri­cos y me­nos ri­cos, las mo­ti­va­cio­nes pa­ra ha­cer do­na­ti­vos pue­den te­ner mu­chos pun­tos en co­mún. En el ca­so de Bill Ga­tes, por ejem­plo, Ra­fael Vi­la­san­juan des­ta­ca que, “apar­te de cues­tio­nes culturales, el be­ne­fi­cio que con­si­gue con sus do­na­ti­vos se en­cuen­tra tam­bién en la sa­tis­fac­ción de sa­ber que se es­tá me­jo­ran­do el mun­do”. En el mis­mo sen­ti­do, Car­men Ga­yo cree que “tan­to los gran­des me­ce­nas co­mo los pe­que­ños do­nan­tes son per­so­nas que quie­ren ayu­dar y sa­ber que su di­ne­ro se usa efi­caz­men­te”. Una do­na­ción pue­de ser con­si­de­ra­da, en es­te sen­ti­do, co­mo “una in­ver­sión en so­li­da­ri­dad y, por tan­to, hay te­ner en cuen­ta tam­bién un re­torno de es­ta in­ver­sión”, ex­pli­ca la pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Fun­drai­sing. El crea­dor de Mi­cro­soft es un buen ejem­plo de es­te nue­vo ti­po de me­ce­nas que se preo­cu­pa de se­guir el des­tino y el éxi­to de sus do­na­cio­nes. La Fun­da­ción Bill y Me­lin­da Ga­tes no es una em­pre­sa, pe­ro ac­túa con es­pí­ri­tu em­pre­sa­rial. “Lo pri­me­ro que pi­de Ga­tes son re­sul­ta­dos; su fun­da­ción po­ne di­ne­ro en pro­yec­tos mien­tras de­mues­tren que tie­nen un im­pac­to”, ex­pli­ca Ra­fael Vi­la­san­juan. Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da la fun­da­ción de los es­po­sos Ga­tes ha evo­lu­cio­na­do des­de la idea clá­si­ca del mul­ti­mi­llo­na­rio que ha­ce do­na­ti­vos ca­si a cie­gas has­ta el co­no­ci­mien­to pro­fun­do y so­bre el te­rreno de los pro­ble­mas de la po­bla­ción a la que se quie­re ayu­dar y la se­lec­ción de las es­tra­te­gias que pue­den ser más efec­ti­vas. És­te es el mo­ti­vo de que Bill y Me­lin­da Ga­tes fi­nan­cien pro­yec­tos que tie­nen im­pac­to so­bre la sa­lud de las per­so­nas. La fun­da­ción Ga­tes, fun­da­da en 1994 con una do­ta­ción de 73 mi­llo­nes de eu­ros, dis­po­ne ac­tual­men­te de un fon­do de más de 27.709 mi­llo­nes de eu­ros y du­ran­te los úl­ti­mos tres años ha de­di­ca­do a do­na­cio­nes, be­cas y ayudas a la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca una me­dia de 2.386 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. “Ga­tes no pi­de ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca pa­ra sus do­na­cio­nes, pe­ro ha in­tro­du­ci­do un cri­te­rio muy em­pre­sa­rial de re­vi­sión cons­tan­te de los re­sul­ta­dos que se con­si­guen con es­tas in­ver­sio­nes”, des­ta­ca Vi­la­san­juan. Ade­más, se ha con­ver­ti­do en un gran co­no­ce­dor de los pro­ble­mas que afec­tan a los paí­ses en desa­rro­llo y los re­tos de la ciencia mo­der­na. En es­te sen­ti­do, uno de los pun­tos de in­te­rés de la Fun­da­ción Bill y Me­lin­da Ga­tes es lo que se po­dría de­no­mi­nar la ciencia que no tie­ne mer­ca­do, es de­cir, aque­llos sec­to­res –el de cier­tos me­di­ca­men­tos, por ejem­plo– aque­llos no in­tere­san a las com­pa­ñías pri­va­das por­que afec­tan a per­so­nas que no tie­nen re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Uno de los re­tos de Bill Ga­tes es con­se­guir erra­di­car del pla­ne­ta la po­lio­mie­li­tis –una en­fer­me­dad que en po­cas dé­ca­das ha que­da­do arrin­co­na­da en unos po­cos paí­ses en desa­rro­llo– y pa­ra ello se ha ga­na­do la ayu­da de otros me­ce­nas co­mo el mul­ti­mi­llo­na­rio me­xi­cano Car­los Slim, que se com­pro­me­tió el pa­sa­do 25 de abril a de­di­car 77 mi­llo­nes de eu­ros al pro­gra­ma de la Fun­da­ción Bill y Me­lin­da Ga­tes con­tra es­ta en­fer­me­dad. El ori­gen y los ob­je­ti­vos de la Fun­da­ción Ra­món Are­ces, crea­da en 1976 por el fun­da­dor del gru­po El Cor­te In­glés, tie­nen mu­chos pun­tos en co­mún con los gran­des me­ce­nas nor­te­ame­ri­ca­nos. “Don Ra­món Are­ces no te­nía hi­jos y de­ci­dió le­gar un pa­que­te im­por­tan­te de ac­cio­nes del gru­po a la fun­da­ción que lle­va su nom­bre con el ob­je­ti­vo, co­mo él de­cía, de de­vol­ver a la so­cie­dad lo que la so­cie­dad le ha­bía da­do”, re­cuer­da el di­rec­tor de es­ta en­ti­dad, Rai­mun­do Pé­rez-Her­nán­dez. El pro­pio fun­da­dor es­ta­ble­ció que la fun­da­ción se de­di­ca­ría a fo­men­tar la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, con­tri­buir a la for­ma­ción de ca­pi­tal hu­mano –en es­pe­cial con be­cas pa­ra ciu­da­da­nos es­pa­ño­les pa­ra es­tu­dios en el ex­tran­je­ro– y a la di­fu­sión del co­no­ci­mien­to y el sa­ber aca­dé­mi­co, cien­tí­fi­co y uni­ver­si­ta­rio. En el ca­so de Leonard Lauder, el ob­je­ti­vo de su do­na­ti­vo –a par­te de las cues­tio­nes fa­mi­lia­res y fis­ca­les– no es cien­tí­fi­co sino que se acer­ca más al de los me­ce­nas del ar­te de la épo­ca del Re­na­ci­mien­to. En con­cre­to, su in­te­rés es ayu­dar a com­ple­tar las co­lec­cio­nes del Met, un museo has­ta aho­ra de­fi­ci­ta­rio de obras de prin­ci­pios del si­glo XX. Las ra­zo­nes es­tric­ta­men­te per­so­na­les –Lauder es un gran afi­cio­na­do a los mu­seos y las co­lec­cio­nes de ar­te– cuen­tan mu­cho a la ho­ra de de­ci­dir adón­de va a pa­rar el di­ne­ro de los me­ce­nas. Es co­no­ci­da, por ejem­plo, la ten­den­cia muy en­rai­za­da en mu­chos mag­na­tes por de­di­car par­te de su for­tu­na a crear cen­tros de en­se­ñan­za o fi­nan­ciar las uni­ver­si­da­des don­de pa­sa­ron su ju­ven­tud. Uno de los ca­sos más des­ta­ca­dos al res­pec­to es el de la co­no­ci­da co­mo Uni­ver­si­dad de Stan­ford, que en reali­dad es la Uni­ver­si­dad Le­land Stan­ford ju­nior, crea­da en 1891 por un do­na­ti­vo per­so­nal del go­ber­na­dor de Ca­li­for­nia Le­land Stan­ford y su es­po­sa Ja­ne Eli­za­beth en me­mo­ria de su hi­jo muer­to de ti­fus cuan­do te­nía 15 años. Es de­cir, el nom­bre de es­ta fa­mo­sa uni­ver­si­dad pri­va­da no se re­fie­re a la zo­na del con­da­do de San­ta Cla­ra (Ca­li­for­nia) de­no­mi­na­da Stan­ford sino al hi­jo del me­ce­nas que hi­zo cons­truir es­te cen­tro. Las uni­ver­si­da­des y es­cue­las uni­ver­si­ta­rias son des­de ha­ce años el sec­tor más be­ne­fi­cia­do por la fi­lan­tro­pía en Es­ta­dos Uni­dos. Só­lo en el 2012, por ejem­plo, es­tos cen­tros su­pe­rio­res de en­se­ñan­za re­ci­bie­ron do­na­ti­vos por va­lor de 18.600 mi­llo­nes de dó­la­res. Es­ta ci­fra equi­va­le a unos 14.200 mi­llo­nes

de eu­ros, es de­cir, el pre­su­pues­to del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción es­pa­ñol du­ran­te cua­tro años. En se­gun­da po­si­ción en el ran­king de sec­to­res be­ne­fi­cia­dos por los me­ce­nas es­ta­dou­ni­den­ses se en­cuen­tran los ser­vi­cios so­cia­les (10.929 mi­llo­nes de eu­ros en 2012), se­gui­dos de la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal (9.005), la sa­lud (5.387) y los cen­tros médicos y hos­pi­ta­les (3.771). Los cen­tros re­li­gio­sos, pre­di­ca­do­res y si­mi­la­res de­cla­ra­ron ha­ber re­ci­bi­do el año pa­sa­do en Es­ta­dos Uni­dos 1.385 mi­llo­nes de eu­ros en do­na­ti­vos. No exis­ten da­tos su­fi­cien­te­men­te con­tras­ta­dos pa­ra de­ta­llar las can­ti­da­des to­ta­les ni los sec­to­res más be­ne­fi­cia­dos por el mecenazgo y el altruismo en ge­ne­ral en Es­pa­ña, pe­ro Ra­fael Vi­la­san­juan re­cuer­da el tó­pi­co de que en nues­tro país los ri­cos dan di­ne­ro pa­ra la cul­tu­ra y las cla­ses me­dias ayu­dan co­mo pue­den a los po­bres. El ca­so de Aman­cio Or­te­ga se­ría un ejem­plo de que los pre­jui­cios nos pue­den lle­var a en­ga­ño. La her­ma­nas Ko­plo­witz se­rían otra mues­tra. Ali­cia Ko­plo­witz creó en 1994 y si­gue pre­si­dien­do la Fun­da­ción Vida y Es­pe­ran­za, de­di- ca­da a la aten­ción de ni­ños pro­ce­den­tes de fa­mi­lias con pro­ble­mas gra­ves, per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des y an­cia­nos. Es­ta mis­ma fun­da­ción fi­nan­ció la cons­truc­ción del Cen­tro de Es­cle­ro­sis Múl­ti­ple de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid Ali­cia Ko­plo­witz, uno de los más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa en es­ta es­pe­cia­li­dad. En apa­ren­te com­pe­ten­cia fi­lan­tró­pi­ca, Esther Ko­plo­witz creó en 1995 su pro­pia fun­da­ción con el ob­je­ti­vo de crear y man­te­ner re­si­den­cias pa­ra per­so­nas de la ter­ce­ra edad, la asis­ten­cia psi­co­sa­ni­ta­ria a me­no­res, en­fer­mos y des­va­li­dos; así co­mo el fo­men­to de la edu­ca­ción, la cul­tu­ra, las ar­tes y las cien­cias, y la pro­tec­ción y sos­te­ni­bi­li­dad del me­dio

LOS ME­CE­NAS ES­PA­ÑO­LES IM­PUL­SAN PRO­YEC­TOS MÉDICOS Y DE AYU­DA SO­CIAL AUS­TRIA ES EL PAÍS MÁS AL­TRUIS­TA DE EU­RO­PA: EL 61% DE LA PO­BLA­CIÓN DO­NA DI­NE­RO

am­bien­te. Un do­na­ti­vo de más de quin­ce mi­llo­nes de eu­ros hi­zo po­si­ble la inau­gu­ra­ción en oc­tu­bre del 2010 en Bar­ce­lo­na ( jun­to al hos­pi­tal Clí­nic) del Cen­tro Esther Ko­plo­witz, de­di­ca­do a la in­ves­ti­ga­ción bio­mé­di­ca. Muy cer­ca del Cen­tro Esther Ko­plo­witz, en el con­jun­to his­tó­ri­co del hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na, el pa­sa­do mes de enero fue inau­gu­ra­do el Cen­tre d’In­ves­ti­ga­ció Bio­mè­di­ca Ce­llex, equi­pa­do gra­cias a un do­na­ti­vo de más de 8 mi­llo­nes de eu­ros de la Fun­da­ció Ce­llex, crea­da en el 2002 por el quí­mi­co y em­pre­sa­rio ca­ta­lán Pe­re Mir, el prin­ci­pal me­ce­nas de la ciencia de Ca­ta­lun­ya. Has­ta el mo­men­to, la ma­yor con­tri­bu­ción de un me­ce­nas di­ri­gi­da al fo­men­to de la ciencia en Es­pa­ña es pre­ci­sa­men­te una ayu­da de 16 mi­llo­nes de eu­ros de la Fun­da­ció Ce­llex al Ins­ti­tut Ca­ta­là de Fo­tò­ni­ca (ICFO) pa­ra la con­tra­ta­ción de per­so­nal es­pe­cia­li­za­do y la cons­truc­ción del edi­fi­cio Nest-Ce­llex, inau­gu­ra­do ha­ce jus­to un año. Los ejem­plos de mecenazgo mi­llo­na­rio en nues­tro país aún son es­ca­sos, pe­ro los que apa­re­cen en es­ce­na em­pie­zan a ser no­ta­bles.

Los ma­yo­res me­ce­nas del mun­do

1 Wa­rren Buf­fett

31.293 mi­llo­nes de eu­ros

Más nom­bres de es­ta lis­ta: Images.bu­si­ness­week.com/ ss/08/11/1124_big­ges­t_­gi­vers/1. htm. Las can­ti­da­des son la su­ma de do­na­cio­nes de­cla­ra­das en­tre el 2004 y el 2008 FUEN­TE: RAN­KING BLOOM­BERG

2 Bill y Me­lin­da Ga­tes

2.021 mi­llo­nes de eu­ros

3 Geor­ge Kai­ser

1.830 mi­llo­nes de eu­ros

4 Geor­ge So­ros

1.704 mi­llo­nes de eu­ros

5 Wi­lliam Ba­rron Hil­ton

1.309 mi­llo­nes de eu­ros

Ran­king de me­ce­nas (‘Ame­ri­can top donors’) Más nom­bres y años de es­ta lis­ta: http://phi­lanth­ropy.com/stats/ top­do­nors/?cid=me­ga­me­nu

2013 (has­ta ma­yo)

1 Leonard Lauder 770 mi­llo­nes de eu­ros al Me­tro­po­li­tan Mu­seum of Art de Nue­va York

2 Mi­chael Bloom­berg 270 mi­llo­nes de eu­ros a la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins

3 Mu­riel Block 124 mi­llo­nes de eu­ros a la Uni­ver­si­dad Yes­hi­va 2012 1 Wa­rren Buf­fett 2.771 a di­ver­sas mi­llo­nes fun­da­cio­nes de eu­ros y uni­ver­si­da­des

2 Mark Zuc­ker­berg 383 mi­llo­nes de eu­ros a la Fun­da­ción Si­lli­con Va­lley

3 Paul Allen 231 mi­llo­nes de eu­ros al Ins­ti­tu­to Allen de neu­ro­cien­cias 2011 1 Wi­lliam Die­trich II 204 mi­llo­nes de eu­ros a la Uni­ver­si­dad Car­ne­gie Me­llon

2 Ray­mond y Ruth Pe­rel­man 173 mi­llo­nes de eu­ros a la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia

3 Da­vid y Dana Dorn­si­fe 154 mi­llo­nes de eu­ros a la Uni­ver­si­dad del Sud­es­te de Ca­li­for­nia

Do­na­cio­nes des­ta­ca­das en Es­pa­ña

A la iz­quier­da, Aman­cio Or­te­ga, que do­nó 20 mi­llo­nes de eu­ros a Cá­ri­tas Arri­ba a la de­re­cha, el em­pre­sa­rio Pe­re Mir, que do­nó 16 mi­llo­nes de eu­ros al Ins­ti­tut Ca­ta­là de Fo­tò­ni­ca Aba­jo a la de­re­cha, Esther Ko­plo­witz, que do­nó 15 mi­llo­nes pa­ra crear el Cen­tro Esther Ko­plo­witz de in­ves­ti­ga­ción bio­mé­di­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.