EL TE­NE­DOR

La Vanguardia - ES - - CREAR - JO­SÉ AN­TO­NIO MARINA es@la­van­guar­dia.es

To­do el mun­do ha­bla de la in­te­li­gen­cia co­mo lo que sin du­da es: una fa­cul­tad de los hu­ma­nos y de otros ani­ma­les. Pe­ro a mí me in­tere­sa tam­bién otra in­te­li­gen­cia: la que es­tá em­be­bi­da, ob­je­ti­va­da, ma­te­ria­li­za­da en el di­se­ño de los ob­je­tos. Aho­ra se ha­bla mu­cho del smartp­ho­ne, del te­lé­fono in­te­li­gen­te. Pe­ro to­das las he­rra­mien­tas son in­te­li­gen­tes, por­que con­den­san la sa­bi­du­ría del ar­te­sano. Siem­pre me han in­tere­sa­do, por ejem­plo, los ape­ros de la­bran­za. Hay mu­chas va­rie­da­des de aza­das, con di­fe­ren­tes an­chu­ras de ho­ja, o va­ria­das in­cli­na­cio­nes del man­go. Ca­da uno de esos ras­gos es una se­di­men­ta­ción de lar­gas ex­pe­rien­cias. Hoy voy a ha­blar de un ob­je­to sen­ci­llo, útil, que nos pa­re­ce tri­vial: el te­ne­dor. Des­pués de ha­ber es­cri­to la pa­la­bra tri­vial, que sig­ni­fi­ca lo que se en­cuen­tra en cual­quier ca­mino, pien­so que no se pue­de apli­car al te­ne­dor. Su in­ven­ción fue tar­día y su uso más tar­dío to­da­vía. De he­cho, hay cul­tu­ras que no lo usan. Ro­bert We­ber, un investigador so­bre crea­ti­vi­dad, ha­bla de la “in­te­li­gen­cia ocul­ta en los uten­si­lios” pre­ci­sa­men­te en un li­bro ti­tu­la­do Forks, pho­no­graphs and hot ba­lloons ( Te­ne­do­res, fo­nó­gra­fos y glo­bos). Y aca­ba de apa­re­cer un li­bro de Bee Wil­son ti­tu­la­do La im­por­tan­cia del te­ne­dor (Tur­ner/Noe­ma). No estoy so­lo, por lo tan­to, en el in­te­rés por los ob­je­tos co­ti­dia­nos y, en es­pe­cial, por es­ta par­te de nues­tra cu­ber­te­ría. Pa­re­ce que el te­ne­dor apa­re­ció en el si­glo XI, sin nin­gún éxi­to. Tal vez la tar­dan­za en acep­tar­se fue­ra por la fal­ta de pe­ri­cia pa­ra uti­li­zar­lo. Hay autores que di­cen que se pin­cha­ban la len­gua, las en­cías, los la­bios. No pa­re­ce ve­ro­sí­mil por­que los ni­ños a los cua­tro o cin­co años lo uti­li­zan ya con sol­tu­ra y se­gu­ri­dad. En el Ar­te ci­so­ria, del mar­qués de Villena, pu­bli­ca­do en 1423, se di­ce que los maes­tros trin­cha­do­res uti­li­za­ban un uten­si­lio de tres pun­tas pa­ra su­je­tar la car­ne, pe­ro na­da se di­ce de usar al­go pa­re­ci­do en mi­nia­tu­ra pa­ra lle­var­se la co­mi­da a la bo­ca. La mano era la en­car­ga­da de tal co­me­ti­do. Los mo­da­les en la me­sa su­frie­ron cam­bios a lo lar­go del tiem­po, que un gran his­to­ria­dor –Nor­bert Elias– con­si­de­ra que son un pro­ce­so ci­vi­li­za­dor. Nos cos­ta­ría tra­ba­jo co­mer en la mis­ma me­sa que los no­bles de ha­ce cin­co si­glos. En­ri­que III de Fran­cia, pre­cur­sor en Eu­ro­pa del uso del te­ne­dor, es­ta­ble­ce uno de los pri­me­ros có­di­gos de bue­nas ma­ne­ras en el que po­de­mos en­con­trar nor­mas so­bre el co­mer con las ma­nos: “To­mar la car­ne con tres de­dos, sin to­mar pe­da­zos gran­des que no que­pan en la bo­ca, y evi­tar te­ner de­ma­sia­do tiem­po las ma­nos en el pla­to”. Hay otros con­se­jos so­bre si de­be uti­li­zar­se el man­tel pa­ra lim­piar­se las na­ri­ces. Con pos­te­rio­ri­dad a En­ri­que III, Car­los V de Fran­cia, en un via­je a Ve­ne­cia, des­cu­bre el uso del te­ne­dor. Pe­ro da­da su fa­ma de afe­mi­na­do y ex­ce­si­va­men­te re­fi­na­do, fue con­si­de­ra­do un ob­je­to cur­si, pro­pio só­lo de per­so­nas afe­mi­na­das. En el si­glo XVII, un via­je­ro bri­tá­ni­co des­cu­bre en Ita­lia el nue­vo uten­si­lio y es­cri­be en su dia­rio: “Mu­chos ita­lia­nos se sir­ven de un ‘pin­cho’ pa­ra no to­car los ali­men­tos, pa­ra co­mer es­pa­gue­tis, pa­ra to­mar la car­ne”. De­ci­de in­tro­du­cir­lo en In­gla­te­rra.

EL TE­NE­DOR APA­RE­CIÓ EN EL SI­GLO XI SIN ÉXI­TO; EN­RAI­ZÓ SI­GLOS DES­PUÉS, PE­SE A VER­SE CO­MO UN OB­JE­TO AFE­MI­NA­DO

El es­tu­dio de la in­te­li­gen­cia de­po­si­ta­da en los ob­je­tos me lle­va a otro asun­to de ma­yor trans­cen­den­cia. Las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas son tam­bién se­di­men­tos de la in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va des­ple­ga­da a lo lar­go del tiem­po, y con­vie­ne co­no­cer su ge­nea­lo­gía. Pe­ro ese te­ma ten­drá que es­pe­rar a otro ar­tícu­lo. Quie­ro ter­mi­nar es­te ha­cién­do­les una pre­gun­ta. Se­gún mis in­for­ma­cio­nes, la pri­me­ra fá­bri­ca de te­ne­do­res en nues­tro país es­tu­vo si­tua­da en Bar­ce­lo­na. ¿Tie­nen al­gún dato so­bre es­te asun­to?

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.