CÁN­CER, ¿Y AHO­RA QUÉ?

En­fren­tar­se a un diagnóstico de cán­cer no es fá­cil. Al fuer­te im­pac­to emo­cio­nal se su­ma un mar de du­das e in­quie­tu­des en la men­te de quien lo re­ci­be. He­mos pe­di­do a psi­có­lo­gos y on­có­lo­gos que res­pon­dan a al­gu­nos de los in­te­rro­gan­tes más re­cu­rren­tes en est

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to May­te Rius

La reac­ción más ha­bi­tual de la per­so­na a quien diag­nos­ti­can un cán­cer es ne­gar­lo. “A mí no”, “no pue­de ser”, “es im­po­si­ble”… Des­pués lle­ga la asi­mi­la­ción, la acep­ta­ción, y, con ella, el pro­ce­so de bús­que­da de có­mo sa­lir ade­lan­te. Y en es­te úl­ti­mo es­ta­dio sur­gen las pre­gun­tas, el que­rer sa­ber có­mo de gra­ve es su ca­so, qué pro­ba­bi­li­da­des de cu­rar­se tie­ne, cuál es el tra­ta­mien­to, có­mo le va a afec­tar… Los es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ran que el ti­po de pre­gun­tas re­sul­ta muy in­di­ca­ti­vo de has­ta qué pun­to el en­fer­mo asu­me la no­ti­cia y quie­re sa­ber so­bre su en­fer­me­dad. ¿Me voy a mo­rir? Uno de los prin­ci­pa­les mie­dos de la per­so­na que re­ci­be un diagnóstico de cán­cer es el mie­do a la muer­te. “El cán­cer ha es­ta­do aso­cia­do a con­no­ta­cio­nes de su­fri­mien­to, do­lor, pro­nós­ti­co in­cier­to y muer­te has­ta ha­ce re­la­ti­va­men­te po­cos años y por eso es ló­gi­co sen­tir mie­do; es al­go na­tu­ral y hay que nor­ma­li­zar esa reac­ción y no pen­sar que uno se es­tá vol­vien­do loco por pen­sar así; pe­ro a me­di­da que avan­za el diagnóstico y el tra­ta­mien­to y el pa­cien­te co­no­ce y con­fía en su equi­po mé­di­co, los te­mo­res se van mi­ti­gan­do”, ase­gu­ra Car­men Yé­la­mos, psi­coon­có­lo­ga y di­rec­to­ra de la Fun­da­ción Gru­po IMO. Jo­sep Ta­ber­ne­ro, je­fe de on­co­lo­gía del hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio Vall d’He­bron y di­rec­tor mé­di­co del Ins­ti­tu­to On­co­ló­gi­co Ba­sel­ga del hos­pi­tal Qui­rón de Bar­ce­lo­na, coin­ci­de en que al re­ci­bir la no­ti­cia de que tie­ne cán­cer cual­quier per­so­na se sien­te so­bre­pa­sa­da por­que se re­la­cio­na con un pro­nós­ti­co muy ne­ga­ti­vo aun­que hoy se es­tán cu­ran­do más del 60% de los tu­mo­res ma­lig­nos y “de los que no se cu­ran, una bue­na par­te per­mi­ten vi­vir du­ran­te mu­cho tiem­po”. Car­men Sán­chez, psi­có­lo­ga de pro­gra­mas de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la Con­tra el Cán­cer (AECC), ase­gu­ra que res­pon­der a la pre­gun­ta de si al­guien se va a mo­rir es ju­gar a la adi­vi­na­ción, por­que hay cán­ce­res con por­cen­ta­jes de su­pera­ción pró­xi­mos al 90% e in­clu­so su­pe­rio­res, pe­ro de­pen­de de que se de­tec­ten a tiem­po y de las cir­cuns­tan­cias de ca­da ca­so. Yé­la­mos pre­ci­sa que cuan­do el pro­ce­so es­tá muy avan­za­do y el cán­cer no se pue­de cu­rar siem­pre se pue­de cuidar, y que la cla­ve es que el afec­ta­do pue­da ha­blar de sus mie­dos y de lo que le preo­cu­pa –“que pa­ra unos pue­de ser se­pa­rar­se de sus se­res que­ri­dos, pa­ra otros la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en que les de­ja…”– pa­ra po­der ayu­dar­le. ¿De­bo bus­car otro diagnóstico, una se­gun­da opi­nión? Los es­pe­cia­lis­tas ex­pli­can que pe­dir una se­gun­da opi­nión mé­di­ca en ca­so de en­fer­me­dad gra­ve o in­cu­ra­ble es un de­re­cho re­co­no­ci­do no só­lo en la sanidad pri­va­da, sino tam­bién en la pú­bli­ca. No obs­tan­te, Ja­vier Puen­te, on­có­lo­go mé­di­co de la AECC, ad­vier­te que con fre­cuen­cia son pro­ce­sos len­tos des­de el pun­to de vis­ta ad­mi­nis­tra­ti­vo y la ex­pe­rien­cia in­di­ca que, en la ma­yo­ría de ca­sos, no se mo­di­fi­ca la con­clu­sión ini­cial. El doc­tor Ta­ber­ne­ro ase­gu­ra que hay mu­chos ca­sos en que es el pro­pio mé­di­co quien pro­mue­ve que la per­so­na bus­que una se­gun­da opi­nión por­que ve que no ter­mi­na

de creer­se la en­fer­me­dad o de to­mar con­cien­cia de su gra­ve­dad y con­si­de­ra que re­sul­ta­rá po­si­ti­vo que otro es­pe­cia­lis­ta le in­sis­ta en que ur­ge to­mar de­ci­sio­nes rá­pi­das o le con­ven­za de que el diagnóstico es co­rrec­to. ¿Mis po­si­bi­li­da­des de cu­ra­ción de­pen­den del mé­di­co o del hos­pi­tal don­de me tra­te? Son mu­chos los ca­sos de fa­mo­sos que se mar­chan al ex­tran­je­ro –so­bre to­do a Es­ta­dos Uni­dos– pa­ra re­ci­bir tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer. Y eso ha­ce que mu­chas per­so­nas se plan­teen si las po­si­bi­li­da­des de cu­ra­ción de un cán­cer de­pen­den del mé­di­co o del hos­pi­tal al que acu­dan. “En ab­so­lu­to; en on­co­lo­gía el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co y los úl­ti­mos avan­ces en diagnóstico y tra­ta­mien­to se pre­sen­tan y trans­mi­ten en reunio­nes cien­tí­fi­cas, con­gre­sos o sim­po­sios tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal, y se ela­bo­ran guías o pro­to­co­los que es­tán a dis­po­si­ción de to­dos los pro­fe­sio­na­les que se de­di­can a es­ta en­fer­me­dad en to­dos los paí­ses del mun­do”, ase­gu­ra Yé­la­mos. En la mis­ma lí­nea se ex­pre­sa el doc­tor Puen­te, que sub­ra­ya que los re­sul­ta­dos de la on­co­lo­gía es­pa­ño­la es­tán en­tre los me­jo­res del mun­do y “la co­ber­tu­ra de la Se­gu­ri­dad So­cial en Es­pa­ña es com­ple­ta en cuan­to a tra­ta­mien­to del cán­cer y ca­si cual­quier fár­ma­co que ha­ya de­mos­tra­do su efi­ca­cia se pue­de em­plear, in­clu­so an­tes de que se com­ple­ten los trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos pa­ra su apro­ba­ción oficial”. Ta­ber­ne­ro, por su par­te, en­fa­ti­za que lo im­por­tan­te es acu­dir a un pro­fe­sio­nal es­pe­cia­li­za­do en ca­da ti­po de tu­mor, so­bre to­do si se tra­ta de tu­mo­res me­nos fre­cuen­tes, co­mo al­gu­nos sar­co­mas, tu­mo­res ce­re­bra­les, de ti­roi­des, et­cé­te­ra. “Cuan­do se tie­ne un tu­mor muy fre­cuen­te es más fá­cil en­con­trar en cual­quier cen­tro mé­di­co es­pe­cia­lis­tas que co­noz­can los úl­ti­mos avan­ces; pe­ro si es un ti­po más in­fre­cuen­te hay que acu­dir a es­pe­cia­lis­tas de re­fe­ren­cia en esa en­fer­me­dad con­cre­ta, que ten­gan ca­suís­ti­ca de esos tu­mo­res y no del cán­cer en ge­ne­ral, por­que la de­fi­ni­ción del ti­po de cán­cer y la pla­ni­fi­ca­ción del tra­ta­mien­to son la es­tra­te­gia más im­por­tan­te, y a ve­ces de­di­car tiem­po aña­di­do en el diagnóstico ayu­da a que des­pués las co­sas va­yan me­jor”, co­men­ta. Y pa­ra co­no­cer quié­nes son esos es­pe­cia­lis­tas de re­fe­ren­cia cuan­do no se tie­ne al­gún fa­mi­liar mé­di­co que pue­da rea­li­zar las ges­tio­nes, re­co­mien­da pe­dir ayu­da al mé­di­co de ca­be­ce­ra. En cuan­to a la de­ci­sión de mu­chos fa­mo­sos de tra­tar­se el cán­cer en el ex­tran­je­ro, los es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos ase­gu­ran que a me­nu­do obe­de­ce a ra­zo­nes de ín­do­le per­so­nal, co­mo la ne­ce­si­dad de pri­va­ci­dad.

ES­TAR BIEN IN­FOR­MA­DO AYU­DA A LA PER­SO­NA A LU­CHAR CON­TRA EL CÁN­CER NO HAY QUE ABAN­DO­NAR TO­DO POR LA EN­FER­ME­DAD PE­RO SÍ RE­SER­VAR FUER­ZAS

¿Me in­tere­sa do­cu­men­tar­me a fon­do por in­ter­net? Los es­pe­cia­lis­tas creen que es­tar bien in­for­ma­do ayu­da a la per­so­na a lu­char con­tra el cán­cer. Pa­ra la ma­yo­ría de pa­cien­tes co­no­cer su en­fer­me­dad sig­ni­fi­ca lle­var­la me­jor, re­ci­bir me­jor el tra­ta­mien­to, es­tar me­jor con­si­go mis­mo y con la fa­mi­lia… En lo que ya no se po­nen de acuer­do es en si re­sul­ta de ayu­da bus­car esa in­for­ma­ción por in­ter­net. “Ca­da per­so­na tie­ne su his­to­rial mé­di­co y ca­da ti­po de cán­cer afec­ta de for­ma dis­tin­ta, y el pa­cien­te nun­ca ve­rá re­fle­ja­das sus con­di­cio­nes por in­ter­net, y lo más pro­ba­ble es que lo que lea en la red más que ayu­dar­le le asus­te cuan­do qui­zá esa in­for­ma­ción no se ajus­ta a su ca­so”, opi­na la psi­có­lo­ga de la AECC. Yé­la­mos, por su par­te, cree que aun­que la prin­ci­pal fuen­te de in­for­ma­ción so­bre la en­fer­me­dad de­be ser siem­pre el mé­di­co es­pe­cia­lis­ta, in­ter­net pue­de ser un buen re­cur­so si el pa­cien­te apren­de a se­lec­cio­nar fuen­tes fia­bles, ob­je­ti­vas y cla­ras. “En la red hay pá­gi­nas bue­nas y ma­las y des­gra­cia­da­men­te no hay fil­tro; lo im­por­tan­te es de­jar­se acon­se­jar por el pro­pio mé­di­co so­bre cuá­les son las ade­cua­das, las so­cie­da­des mé­di­cas o en­ti­da­des de­di­ca­das al co­no­ci­mien­to del cán­cer que fa­ci­li­tan in­for­ma­ción sol­ven­te di­ri­gi­da al pa­cien­te, con el len­gua­je ade­cua­do”, ex­po­ne Ta­ber­ne­ro. Y co­mo ejem­plo de bue­nas op­cio­nes men­cio­na las pá­gi­nas de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de On­co­lo­gía Mé­di­ca (SEOM), de la So­cie­dad Eu­ro­pea de On­co­lo­gía Mé­di­ca (ESMO), de la So­cie­dad Ame­ri­ca­na de On­co­lo­gía Clí­ni­ca (AS­CO), del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cán­cer (NCI) y de la red de hos­pi­ta­les es­pe­cia­li­za­dos en tra­ta­mien­to del cán­cer NCCN, que ofre­ce guías clí­ni­cas ac­tua­li­za­das pa­ra pa­cien­tes y médicos.

¿Lo cuen­to a la fa­mi­lia? ¿Y en el tra­ba­jo? Una in­quie- tud ha­bi­tual en­tre los diag­nos­ti­ca­dos de cán­cer es có­mo abor­dar la en­fer­me­dad con las per­so­nas de su en­torno por­que te­men preo­cu­par­les. Pe­ro los ex­per­tos ex­pli­can que si por pro­te­ger­les no se ha­bla de ello con na­tu­ra­li­dad, aca­ban apa­re­cien­do si­len­cios y se crea una bur­bu­ja que im­pi­de a la per­so­na ex­pre­sar sus mie­dos y an­gus­tias. “Es bueno ha­blar con na­tu­ra­li­dad de la en­fer­me­dad con la fa­mi­lia y con los ami­gos, no só­lo por­que ayu­da a desaho­gar­se, a com­par­tir las preo­cu­pa­cio­nes; tam­bién por­que las per­so­nas de con­fian­za pue­den re­sul­tar de gran ayu­da pa­ra dis­traer­se, pa­ra re­to­mar ru­ti­nas y ha­cer una vida so­cial lo más nor­mal po­si­ble…”, di­ce la psi­có­lo­ga de la AECC Car­men Sán­chez. El doc­tor Ta­ber­ne­ro opi­na que no hay que con­tár­se­lo a to­do el mun­do, que lo ló­gi­co es co­mu­ni­car­lo a las per­so­nas a las que les con­ta­rías un pro­ble­ma gra­ve de tu vida, en­tre otras ra­zo­nes pa­ra que en­tien­dan que du­ran­te un tiem­po tus re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les, de amis­tad o la­bo­ra­les no van a ser igua­les. Res­pec­to a los hi­jos, los es­pe­cia­lis­tas creen que los pa­dres son siem­pre quie­nes me­jor los co­no­cen pa­ra va­lo­rar en qué me­di­da pue­den com­pren­der la si­tua­ción, pe­ro ad­vier­ten que siem­pre es me­jor que re­ci­ban la in­for­ma­ción del afec­ta­do y no que aca­ben en­te­rán­do­se por co­men­ta­rios de otras per­so­nas. Car­men Yé­la­mos sub­ra­ya que es im­por­tan­te que el afec­ta­do ten­ga cla­ro que ha­blar o no de la en­fer­me­dad es de­ci­sión su­ya, que no siem­pre tie­ne que ser bueno com­par­tir las preo­cu­pa­cio­nes ni siem­pre ne­ga­ti­vo sua­vi­zar­las, por­que en ca­da mo­men­to pue­de ne­ce­si­tar una co­sa u otra, y du­ran­te el pro­ce­so tam­bién que­rrá mo­men­tos de so­le­dad. ¿De­bo bus­car ayu­da psi­co­ló­gi­ca? An­te el diagnóstico de cán­cer es nor­mal sen­tir­se vul­ne­ra­ble y tris­te por la pér­di­da de la sa­lud y el bie­nes­tar, es­tar des­con­cer­ta­do y preo­cu­pa­do por el fu­tu­ro. “Una no­ti­cia des­agra­da­ble siem­pre tie­ne un im­pac­to ne­ga­ti­vo en quien la re­ci­be; es nor­mal. Lo ló­gi­co es pa­sar de esa fa­se ini­cial de an­sie­dad a una fa­se de acep­ta­ción y lue­go a otra de ser proac­ti­vo pa­ra lu­char con­tra la en­fer­me­dad; pe­ro hay per­so­nas que no lo­gran ha­cer esa tran­si­ción por­que se sien­ten so­bre­pa­sa­das por el diagnóstico o por el en­torno, y el apoyo de un psi­coon­có­lo­go pue­de ayu­dar­las mu­chí­si­mo”, di­ce Ta­ber­ne­ro. Car­men Sán­chez ex­pli­ca que en­tre un 25% y un 35% de en­fer­mos de cán­cer pre­sen­ta al­te­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas de­ri­va­das del pro­ce­so por­que afec­ta a ni­vel emo­cio­nal, la­bo­ral, so­cial, fa­mi­liar… “En la AECC ofre­ce­mos el pro­gra­ma Pri­mer Im­pac­to pa­ra aten­der a la per­so­na en los pri­me­ros mo­men­tos tras el diagnóstico y ofre­cer­le una aten­ción in­te­gral que sue­le evi­tar el desa­rro­llo de otros tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos; lo im­por­tan­te es que la per­so­na pue­da di­ge­rir la in­for­ma­ción de la en­fer­me­dad, el es­ta­do de shock ini­cial en que te asal­tan mu­chos mie­dos e ideas no reales, preo­cu­pa­cio­nes ex­ce­si­vas, y que pue­da llo­rar o mos­trar cual­quier emoción que le sur­ja; la ayu­da psi­co­ló­gi­ca siem­pre va bien, pe­ro pa­ra unos sig­ni­fi­ca una o dos ho­ras de desaho­go y otros ne­ce­si­tan apoyo du­ran­te to­do el tra­ta­mien­to”, co­men­ta. La psi­coon­có­lo­ga de la Fun­da­ción IMO defiende los be­ne­fi­cios de re­cu­rrir a un es­pe­cia­lis­ta no só­lo pa­ra re­sol­ver mie­dos y afron­tar me­jor el diagnóstico, sino tam­bién pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vida, las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, la to­ma de de­ci­sio­nes y pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas que preo­cu­pan de una for­ma más ob­je­ti­va. ¿Me in­tere­sa re­la­cio­nar­me con otros afec­ta­dos? Los es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ran que acu­dir a una aso­cia­ción de afec­ta­dos pa­ra re­la­cio­nar­se con otros en­fer­mos de cán­cer es una de­ci­sión ab­so­lu­ta­men­te per­so­nal. Sán­chez cree que pue­de ser­vir pa­ra nor­ma­li­zar las emo­cio­nes, pa­ra ver qué les preo­cu­pa y có­mo afron­tan la si­tua­ción otros, qué les ali­via. Jo­sep Ta­ber­ne­ro, por su par­te, cree que acu­dir a una aso­cia­ción de pa­cien­tes es­tá más jus­ti­fi­ca­do en el ca­so de cán­ce­res ra­ros, po­co fre­cuen­tes. ¿He de cam­biar mis há­bi­tos o mi ali­men­ta­ción? El doc­tor Puen­te sub­ra­ya que uno de los as­pec­tos que han de cuidar es­pe­cial­men­te los en­fer­mos de cán­cer es su ali­men­ta­ción, por­que se ha com­pro­ba­do que al­gu­nos tra­ta­mien­tos fun­cio­nan me­jor cuan­do ¿De­bo de­jar de tra­ba­jar y cen­trar­me en la en­fer­me­dad? “Es im­por­tan­te te­ner tiem­po y áni­mo su­fi­cien­te pa­ra de­di­car­se a la en­fer­me­dad; esa ha de ser la prio­ri­dad número uno; pe­ro tam­bién hay que in­ten­tar al má­xi­mo no rom­per con la vida co­ti­dia­na por­que vas a ti­rar ade­lan­te y cuidar nues­tras me­tas y ob­je­ti­vos en la vida nos ayu­da a ser fe­li­ces y a te­ner es­pí­ri­tu de lu­cha”, re­su­me el je­fe de on­co­lo­gía de Vall d’He­bron y di­rec­tor mé­di­co del Ins­ti­tu­to On­co­ló­gi­co Ba­sel­ga. Las psi­có­lo­gas con­sul­ta­das ase­gu­ran que el cán­cer es una en­fer­me­dad que hay que vi­vir día a día, por­que se pro­du­cen al­ti­ba­jos du­ran­te el tra­ta­mien­to que a ve­ces obli­gan a ha­cer re­po­so o a pe­dir una ba­ja la­bo­ral, pe­ro acon­se­jan man­te­ner la ac­ti­vi­dad dia­ria ha­bi­tual en la me­di­da de lo po­si­ble “por­que vol­ver a la nor­ma­li­dad es una ne­ce­si­dad psi­co­ló­gi­ca”. La re­co­men­da­ción es no aban­do­nar los pro­yec­tos en mar­cha ni re­nun­ciar a los pla­nes de fu­tu­ro, y mu­cho me­nos ais­lar­se en ca­sa, pe­ro sí ha­blar con el mé­di­co so­bre el ni­vel de ac­ti­vi­dad que se pue­de man­te­ner sin ago­tar al or­ga­nis­mo pa­ra que ten­ga fuer­zas pa­ra lu­char con­tra la en­fer­me­dad.

el pa­cien­te es­tá bien nu­tri­do y el es­ta­do nu­tri­cio­nal es un pa­rá­me­tro pa­ra pro­nos­ti­car la su­per­vi­ven­cia. “Lo fun­da­men­tal es lle­var una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble y equi­li­bra­da, con po­cas gra­sas, po­cos hi­dra­tos de car­bono y con pro­teí­nas pa­ra ayu­dar al or­ga­nis­mo a re­pa­rar los te­ji­dos y lu­char con­tra la en­fer­me­dad”, pre­ci­sa Ta­ber­ne­ro. ¿Se­rá muy du­ro el tra­ta­mien­to? ¿Me da­rán qui­mio­te­ra­pia? ¿Se me cae­rá el pe­lo? El tra­ta­mien­to pa­ra el cán­cer va­ría se­gún el ti­po de tu­mor, su ta­ma­ño, si se ha ex­ten­di­do a los gan­glios o a otras zo­nas del cuer­po. Aun­que la qui­mio­te­ra­pia es qui­zá el más po­pu­lar, tam­bién se uti­li­za la ci­ru­gía, la ra­dio­te­ra­pia, la hor­mo­no­te­ra­pia y nue­vos fár­ma­cos di­ri­gi­dos a al­te­ra­cio­nes mo­le­cu­la­res con­cre­tas de ca­da en­fer­me­dad. Cuen­tan los ex­per­tos que los avan­ces con­se­gui­dos han dis­mi­nui­do la to­xi­ci­dad de los tra­ta­mien­tos y mi­ni­mi­za­do bas­tan­te los efec­tos ad­ver­sos. Ta­ber­ne­ro apun­ta que no con to­das las qui­mio­te­ra­pias se cae el pe­lo, sin que ello sig­ni­fi­que que el tra­ta­mien­to es más o me­nos fuer­te. “Los on­có­lo­gos no po­de­mos ase­gu­rar al 100% si al pa­cien­te se le cae­rá o no el pe­lo con el tra­ta­mien­to; lo im­por­tan­te es abor­dar el te­ma des­de el pri­mer día pa­ra que la per­so­na de­ci­da si que­rrá lle­var pe­lu­ca o no y ten­ga tiem­po de pre­pa­rar­lo y de evi­tar al má­xi­mo los in­con­ve­nien­tes de es­te efec­to se­cun­da­rio”, co­men­ta. Por otra par­te, los ex­per­tos re­cuer­dan que cuan­do se ter­mi­na el tra­ta­mien­to se re­cu­pe­ra el ca­be­llo, aun­que pue­de cre­cer con ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes de las ori­gi­na­les. ¿Es­to se he­re­da? Otra de las an­gus­tias de quie­nes re­ci­ben un diagnóstico de cán­cer es si trans­mi­ti­rán esa en­fer­me­dad a sus hi­jos u otros se­res que­ri­dos. “El 100% de los tu­mo­res tie­ne ori­gen ge­né­ti­co, pe­ro só­lo un 15% tie­ne al­gún com­po­nen­te he­re­di­ta­rio, y los médicos en­se­gui­da de­tec­ta­mos si por la edad del pa­cien­te o por la reite­ra­ción de ca­sos en la fa­mi­lia con­vie­ne ha­cer un diagnóstico es­pe­cial pa­ra ver si hay un gen al­te­ra­do que im­pli­que al­to ries­go de cán­cer y, en ese ca­so, po­der diag­nos­ti­car pre­coz­men­te a los po­si­bles afec­ta­dos”, in­di­ca el doc­tor Ta­ber­ne­ro. ¿Me pue­den ayu­dar las te­ra­pias al­ter­na­ti­vas? La res­pues­ta de los es­pe­cia­lis­tas es uná­ni­me: no se de­be lle­var a ca­bo nin­gu­na te­ra­pia al­ter­na­ti­va sin con­sul­tar­lo con el equi­po mé­di­co que tra­ta el cán­cer. “Eso no quie­re de­cir que no ha­ya otras te­ra­pias que pue­den ayu­dar pa­ra que el or­ga­nis­mo to­le­re me­jor el tra­ta­mien­to, pe­ro hay que co­men­tar­lo abier­ta­men­te con el on­có­lo­go pa­ra te­ner in­for­ma­ción con­tras­ta­da de los efec­tos y po­si­bles in­ter­fe­ren­cias”, co­men­ta Ta­ber­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.