RE­NO­VAR LA AT­MÓS­FE­RA FA­MI­LIAR

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - PRE­GUN­TA RES­PUES­TA

Úl­ti­ma­men­te me sien­to ape­na­do por­que en mi fa­mi­lia sur­gen to­da cla­se de fric­cio­nes y con­flic­tos. Cuan­to más ha­bla­mos, más nos ale­ja­mos, y lue­go unos ha­bla­mos de los otros y se crean más ren­ci­llas. Apa­ren­te­men­te so­mos una fa­mi­lia bien ave­ni­da, pe­ro en lo pro­fun­do te­ne­mos pro­ble­mas y veo que no nos co­mu­ni­ca­mos bien, ni si­quie­ra yo con mis tres her­ma­nos. Estoy aca­ban­do la ca­rre­ra de Fi­lo­so­fía y me lla­mo Al­bert. Me sien­to muy mal cuan­do com- prue­bo lo di­fí­ci­les que son las re­la­cio­nes hu­ma­nas, por­que si así nos lle­va­mos en fa­mi­lia, ¿có­mo se­rá fue­ra de ella? He es­ta­do re­fle­xio­nan­do si hay re­me­dio. Tam­po­co quie­ro re­sig­nar­me y me gus­ta­ría que la at­mós­fe­ra se hi­cie­ra más gra­ta y co­mu­ni­ca­ti­va, pues ade­más me al­te­ran mu­cho las dis­cu­sio­nes o en­con­tro­na­zos. Mu­chas gra­cias por tu aten­ción, pues el so­lo he­cho de po­der es­cri­bir­te me re­con­for­ta y oja­lá que sea aten­di­da es­ta so­li­ci­tud y pue­das orien­tar­me. Es­ti­ma­do Al­bert, mu­chas gra­cias por es­cri­bir­me y por tus sin­ce­ras con­fi­den­cias. Efec­ti­va­men­te, siem­pre que uno ras­ca en una fa­mi­lia en­cuen­tra que no es oro to­do lo que re­lu­ce. Lo mis­mo pa­sa en mu­chas pa­re­jas e in­clu­so en los nú­cleos de ami­gos. Tam­po­co se pue­de de­cir que eso sea al­go in­he­ren­te a la con­di­ción hu­ma­na, por­que eso sí que es fa­ta­lis­ta y no ad­mi­te que po­da­mos me­jo­rar­nos. Lo que su­ce­de es que ta­lla­mos víncu­los afec­ti­vos que no ter­mi­nan de ser los más sa­nos y con los que nos de­ja­mos ven­cer por la ru­ti­na, la ofus­ca­ción y los au­to­ma­tis­mos psi­co­ló­gi­cos. Eso siem­pre va da­ñan­do la re­la­ción. Mu­chas ve­ces es jus­to cuan­do hay apa­ren­te­men­te más con­fian­za, y so­bre to­do en las fa­mi­lias, don­de más di­fí­cil re­sul­tar ten­der la­zos afec­ti­vos real­men­te ar­mó­ni­cos. Pe­ro hay que tra­ba­jar en ello, a con­cien­cia, li­be­ran­do la re­la­ción (sea de pa­dres a hi­jos o vi­ce­ver­sa, en­tre her­ma­nos...) de esas con­ta­mi­na­cio­nes que la van des­equi­li­bran­do, co­mo son las ex­pec­ta­ti­vas in­ma­du­ras, las pre­sio­nes y exi­gen­cias, los re­pro­ches y las im­po­si­cio­nes. To­do ello con­ta­mi­na la re­la­ción, por mu­cho cariño que pue­da ha­ber. To­da re­la­ción es en cier­to mo­do una dis­ci­pli­na y hay que sa­ber res­pe­tar los es­pa­cios, no juz­gar por juz­gar co­mo si fué­ra­mos jue­ces, sa­ber to­le­rar y res­pe­tar y no que­rer ha­cer a los de­más a nues­tra ima­gen y se­me­jan­za. Si pre­do­mi­nan las ex­pec­ta­ti­vas in­fan­ti­les, uno se sen­ti­rá frus­tra­do y de­frau­da­do.

HAY QUE UTI­LI­ZAR LA PA­LA­BRA PA­RA SEM­BRAR CON­COR­DIA; SI NO, MÁS VAL­DRÁ GUAR­DAR EL NO­BLE SI­LEN­CIO

Hay que ser muy cui­da­do­so con lo que se di­ce, pues ya pre­ve­nía Bu­da con­tra el mal há­bi­to de uti­li­zar la len­gua co­mo un es­ti­le­te pa­ra he­rir a los otros. Hay que ser sin­ce­ro pe­ro com­pren­si­vo; fir­me pe­ro in­dul­gen­te. Hay que uti­li­zar la pa­la­bra pa­ra sem­brar con­cor­dia me­dian­te un diá­lo­go cons­truc­ti­vo, si no es así me­jor se­rá guar­dar el no­ble si­len­cio. Hay que evi­tar la ten­den­cia a los de­re­chos ad­qui­ri­dos o a creer­se con de­re­cho a to­do sin ejer­cer la re­ci­pro­ci­dad. No es fá­cil mu­chas ve­ces re­no­var una at­mós­fe­ra fa­mi­liar en­ra­re­ci­da, pe­ro se pue­de ha­cer, cla­ro que sí, con bue­na vo­lun­tad y com­pren­sión. Lo que su­ce­de es que so­bre el ta­pe­te de la re­la­ción fa­mi­liar se po­nen nues­tras de­man­das neu­ró­ti­cas, nues­tras ca­ren­cias emo­cio­na­les y afec­ti­vas; pe­ro cuan­to más ma­du­ras y cla­ras es­tán las per­so­nas que for­man el nú­cleo fa­mi­liar, me­nos es­ta­rá es­te ex­pues­to a ten­sio­nes. Ca­da uno de­be­ría tra­ba­jar su pro­pia evo­lu­ción in­te­rior pa­ra me­jo­rar la re­la­ción con los de­más, por­que al fin y al ca­bo, co­mo re­za una an­ti­gua ins­truc­ción, así co­mo nos sen­ti­mos, así nos re­la­cio­na­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.