LA PLA­YA EN BLAN­CO Y NE­GRO

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Pa­ra lle­gar a la pla­ya hay que ven­cer un fuer­te des­ni­vel por un ca­mino cu­bier­to de un pol­vo fino de color blan­co. Allá aba­jo, la ca­la tra­za un se­mi­círcu­lo per­fec­to a los pies de unas rui­nas in­dus­tria­les que le con­fie­ren un ai­re nos­tál­gi- co. La lla­man pla­ya Blan­ca, pe­ro, a di­fe­ren­cia de lo que el nom­bre in­di­ca, tie­ne la are­na de color ne­gro, sal­pi­ca­da de pe­da­zos de ob­si­dia­na. El ca­lor aprie­ta. El agua in­vi­ta. Lle­ga el mo­men­to del ba­ño. Al­re­de­dor flo­tan pie­dras de di­ver­so ta­ma­ño. Pie­dra pó­mez, cla­ro es­tá, pe­ro el efec­to vi­sual no de­ja de sor­pren­der. Así es la is­la de Li­pa­ri y, en ge­ne­ral, el ar­chi­pié­la­go ita­liano de las Eo­lias: un lu­gar im­po­si­ble, don­de la gen­te cons­tru­ye sus ca­sas en la fal­da ines­ta­ble de un vol­cán. Por eso fue­ron de­cla­ra­das pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad por la Unes­co, por­que es­tán en cons­tan­te pe­li­gro de ser bo­rra­das del ma­pa.

Dis­tri­bui­das en for­ma de Y fren­te a la cos­ta nor­des­te de Si­ci­lia y ba­ña­das por el mar Ti­rreno, las Eo­lias son uno de esos es­ca­sos re­ta­zos de au­ten­ti­ci­dad que, de vez en cuan­do, aún se pue­den en­con­trar en al­gu­nos rin­co­nes del Me­di­te­rrá­neo.

Ex­cep­tuan­do la is­la de Pa­na­rea, don­de hay al­go pa­re­ci­do a am­bien­te noc­turno, en el res­to se res­pi­ra la tran­qui­li­dad y el rit­mo len­to del am­bien­te ru­ral. La ma­yor par­te de los tu­ris­tas que las vi­si­tan son ita­lia­nos, de mo­do que o bien se las guar­dan pa­ra ellos, o bien es­tán más in­tere­sa­dos en la mi­to­lo­gía que no­so­tros. Por un la­do, el dios Eo­lo bau­ti­zó el ar­chi­pié­la­go, ade­más de re­ga­lar a Uli­ses un sa­co lleno de vien­tos pa­ra que se fue­ra bien le­jos. Por otro la­do, Vul­cano te­nía su fra­gua en la is­la que le co­pia el nom­bre, don­de da­ba for­ma a los ra­yos de Zeus y al tri­den­te de Po­sei­dón. Si­gue pro­du­cien­do sus pie­zas sin des­can­so, a juz­gar por las fu­ma­ro­las que bro­tan del sue­lo.

A la de­re­cha, vol­cán de la is­la de Vul­cano, con Li­pa­ri y Sa­li­na al fon­do

A la iz­quier­da de es­tas lí­neas, el cas­ti­llo de Li­pa­ri, que pre­si­de la ciu­dad des­de lo al­to de un pe­ñón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.