SAL Y AZU­FRE

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Lo pri­me­ro que hay que te­ner pa­ra ir a las Eo­lias son mu­chas ga­nas, ya que no hay vue­los que te de­jen en la puer­ta del ho­tel. Las vías de ac­ce­so más sen­ci­llas son vo­lar a Ná­po­les o a Mes­si­na, y de ahí to­mar uno de los fe­rris que va pa­ran­do en to­das las is­las prin­ci­pa­les pa­ra re­co­ger pa­sa­je­ros, en­tre­gar co­rreo, mer­can­cías… Son de 5 a 7 ho­ras has­ta que echa el an­cla en Li­pa­ri, la ca­pi­tal, pe­ro me­re­ce la pe­na, so­bre to­do al com­pro­bar que to­da­vía se co­rres­pon­de con la des­crip­ción que hi­zo de ella en el si­glo XVIII el geó­lo­go Déo­dat Gra­det, mar­qués de Do­lo­mieu –al que le de­ben el nom­bre los Do­lo­mi­tas–. Lo mis­mo se pue­de de­cir del au­tor de Los tres mos­que­te­ros, Ale­jan­dro Du­mas, que se­ña­ló la is­la de Ali­cu­di co­mo “el fin del mun­do”. A Es­tróm­bo­li la con­si­de­ra­ba “una ci­ta en el in­fierno”. Y por cier­to que ha­blar de ella es re­cor­dar a la tor­tu­ra­da In­grid Berg­man en el fil­me de Ros­se­lli­ni. Hoy Es­tróm­bo­li si­gue lan­zan­do fo­go­na­zos ale­gre­men­te, al­go que se apre­cia a la per­fec­ción de no­che, cuan­do el sol no di­si­mu­la las lla­ma­ra­das. Tam­po­co hay con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca, ya que las ca­lles de Es­tróm­bo­li no cuen­tan con alum­bra­do pú­bli­co y hay que con­fiar en el res­plan­dor que sale de las ca­sas o en la lu­na pa­ra orien­tar­se. El ge­ne­ra­dor que sir­ve elec­tri­ci­dad a la is­la no da pa­ra tan­to. Más luz y me­nos huer­tas hay en Pa­na­rea, la is­la co­ol del con­jun­to, con ca­sas en­ca­la­das y pos­ti­gos azu­les se­me­jan­tes a la ar­qui­tec­tu­ra ba­lear.

Más his­to­ria tie­ne Vul­cano, don­de las for­ma­cio­nes sul­fu­ro­sas se ven y se hue­len an­tes de lle­gar a Por­to di Le­van­te. Muy cer­ca del mis­mo hay bal­nea­rios de aguas me­di­ci­na­les y pis­ci­nas na­tu­ra­les don­de to­mar ba­ños de ba­rro, des­pués de los cua­les ape­te­ce un va­so de la mal­va­sía que se cul­ti­va en la is­la. Pe­ro lo me­jor es cos­tear­la pa­ra lle­gar, más allá de Len­tia y el ca­bo de Tes­ta Grossa, a la Pis­ci­na de Ve­nus, una ca­la con el fon­do de mil co­lo­res, vi­si­ble por la trans­pa­ren­cia del agua, y una si­ma que se hun­de de re­pen­te y que es to­da una ex­pe­rien­cia con equi­po de snor­kel. Muy cer­ca hay cue­vas en las que se en­tra por un la­do y se sale por el otro, mien­tras las bur­bu­jas que bro­tan del sub­sue­lo nos ha­cen cos­qui­llas.

Pa­ra los ro­mán­ti­cos que­da Sa­li­na, don­de se fil­mó El car­te­ro y Pa­blo Ne­ru­da. Ade­más de re­co­no­cer el per­fil de la po­bla­ción de San­ta Marina, es po­si­ble ver la su­pues­ta ca­sa del poeta cer­ca de Po­lla­ra, una her­mo­sa bahía ce­rra­da de pa­re­des tra­ba­ja­das por la fuer­za del fuego y del vien­to. Lue­go, de re­gre­so a Li­pa­ri, ar­cos de triun­fo y dra­go­nes de ro­ca ame­ni­zan la sin­gla­du­ra. Y aún nos que­da por des­cu­brir la vida cul­tu­ral que ani­ma las no­ches de ve­rano en la ca­pi­tal, y en la que no fal­ta el di­rec­tor Nan­ni Mo­ret­ti, que re­tra­tó las Eo­lias en Ca­ro dia­rio.

De­ba­jo, las mi­nas de pie­dra pó­mez, don­de uno se pue­de ba­ñar en­tre las pie­dras que flo­tan en el agua

Arri­ba, Strom­bo­lic­chio, is­lo­te de ori­gen vo­cá­ni­co si­tua­do jun­to a Es­tróm­bo­li, la más fa­mo­sa de las Eo­lias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.