EL CUA­DRO DE MA­RA DIERS­SEN

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD - Tex­to Cris­ti­na Sáez Fo­tos Xa­vier Cervera

Cien­tí­fi­ca de pres­ti­gio mun­dial, pre­si­de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­ro­cien­cias y li­de­ra un gru­po de in­ves­ti­ga­ción en Bar­ce­lo­na. Ase­gu­ra que su co­no­ci­mien­to es pa­tri­mo­nio de to­dos, por lo que se to­ma muy en se­rio di­vul­gar­lo. In­can­sa­ble, has­ta can­ta en un gru­po mu­si­cal

Son ape­nas las cin­co de la ma­ña­na. Es la ho­ra a la que Ma­ra Diers­sen (San­tan­der, 1961) acu­de al Par­que de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca de Bar­ce­lo­na (PRBB), don­de se ha­lla el Cen­tro de Re­gu­la­ción Ge­nó­mi­ca. Es la ho­ra, ex­pli­ca, en la que me­jor se con­cen­tra y pue­de de­di­car­se a pen­sar, a in­ves­ti­gar. La de co­sas que es­ta neu­ro­cien­tí­fi­ca lle­ga a ha­cer en una jor­na­da la­bo­ral, que es­ti­ra co­mo un chi­cle has­ta la me­dia­no­che. Ara­ña ho­ras al re­loj y com­pa­gi­na así la in­ves­ti­ga­ción con la fa­mi­lia –tie­ne cua­tro hi­jos–, las cla­ses que im­par­te en la uni­ver­si­dad y las mu­chas ac­ti­vi­da­des de divulgación de la ciencia en que par­ti­ci­pa. Eso, por no ha­blar de los gru­pos de música en que can­ta. Y to­do ello, sin per­der ni el buen hu­mor ni la son­ri­sa. En su des­pa­cho, en la se­gun­da plan­ta del PRBB, Ma­ra tie­ne jun­to al or­de­na­dor un cua­dro que le pin­tó su madre cuan­do cum­plió 50 años. “Cuen­ta mi vida. En un la­do, re­co­ge mi in­te­rés cien­tí­fi­co, por eso hay un mi­cros­co­pio y ADN; y en el otro la­do es­tán mis cua­tro hi­jos, mi fa­mi­lia, que son pa­ra mí muy im­por­tan­tes. Cu­rio­sa­men­te, es co­mo un ce­re­bro. La ciencia es­tá en el la­do iz­quier­do, y la emoción, en el de­re­cho y un po­co más aba­jo, co­mo en la zo­na sub­cor­ti­cal. Cuan­do mi madre me lo re­ga­ló, le di­je: ‘Has he­cho un cua­dro neu­ro­ana­tó­mi­co, por­que has cap­ta­do la dis­tri­bu­ción fun­cio­nal que te­ne­mos a tra­vés de los dos he­mis­fe­rios ce­re­bra­les’”. Que Ma­ra se de­di­que a la ciencia tie­ne que ver con su pa­dre, un neu­ro­ci­ru­jano ale­mán de éxi­to que le inocu­ló la cu­rio­si­dad y el es­pí­ri­tu cien­tí­fi­cos. En ca­sa, re­cuer­da, se pa­sa­ban el día ha­blan­do so­bre te­mas del ce­re­bro. “Mi pa­dre te­nía esa ha­bi­li­dad de con­tar las co­sas de for­ma que te lla­ma­ran la aten­ción. Una de sus gran­des pre­gun­tas, aún sin con­tes­tar por la ciencia, era: ‘¿Qué es la cons­cien­cia?’. Por­que ca­si to­do lo que pa­sa en nues­tro ce­re­bro es in­cons­cien­te. Den­tro de tu crá­neo hay unos cien mi­llo­nes de neu­ro­nas, y tan só­lo en un mi­lí­me­tro cú­bi­co de tu cor­te­za ce­re­bral exis­ten más co­ne­xio­nes que es­tre­llas en la vía láctea. ¿Có­mo de ahí sur­ge que ten­ga­mos emo­cio­nes, que nos acor­de­mos de las co­sas, que sea­mos ca­pa­ces de ver­nos co­mo un in­di­vi­duo? De to­do eso so­lía­mos ha­blar con mi pa­dre”. Le apa­sio­na el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, des­en­tra­ñar los mis­te­rios que nos ha­cen ser co­mo so­mos. Co­men­zó es­tu­dian­do el en­ve­je­ci­mien­to y, por ca­sua­li­dad, aca­bó in­ves­ti­gan­do el sín­dro­me de Down, un cam­po en el que en la ac­tua­li­dad es una de las neu­ro­cien­tí­fi­cas pun­te­ras del mun­do. Des­de ha­ce al­gún tiem­po, ade­más, tra­ta de ha­cer lle­gar las pa­la­bras de la gen­te con sín­dro­me de Down a la so­cie­dad a tra­vés de la música, su otra gran pa­sión des­pués de la ciencia. Y tie­ne un gru­po, From Lost to the Ri­ver, en el que par­ti­ci­pa uno de sus hi­jos. “El ob­je­ti­vo es mos­trar que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad no son tan dis­tin­tas”. Así, chi­cos con down es­cri­ben las le­tras y las tra­ba­jan con los mú­si­cos del gru­po. Aho­ra la neu­ro­cien­tí­fi­ca quie­re or­ga­ni­zar un con­cier­to pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra un vecino que su­fre pa­rá­li­sis ce­re­bral. “Los re­cor­tes a la ley de De­pen­den­cia lo úni­co que van a ha­cer es que se pierda lo po­co que se ha­bía avan­za­do en la integración so­cial de es­tas per­so­nas. Ne­ce­si­tan mu­cho más apoyo, ayu­da y mu­cha más con­cien­cia ciu­da­da­na. Cuan­tas más per­so­nas ten­gas que no es­tés ayu­dan­do a que se in­te­gren, más ca­ro te va a sa­lir a lar­go pla­zo. Aho­ra pa­re­ce que el úni­co ob­je­ti­vo sea sa­lir de un dé­fi­cit a cor­to pla­zo, pe­ro es que cuan­do ha­ya­mos aca­ba­do de sa­lir del dé­fi­cit ya no ten­dre­mos país”, sen­ten­cia.

Con­cier­tos so­li­da­rios

Diers­sen ha grabado un dis­co y sue­le ha­cer con­cier­tos so­li­da­rios en los que, ade­más de can­tar, sue­le ex­pli­car que bai­lar es bueno pa­ra que nos crez­can las neu­ro­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.