Do­mi­nar las bra­sas con bue­nas ar­tes

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

1 Co­lo­car la bar­ba­coa so­bre un te­rreno fir­me y ni­ve­la­do, pa­ra que no vuel­que, a res­guar­do del vien­to y le­jos de la ve­ge­ta­ción

2 La pa­rri­lla tie­ne que es­tar bien ca­lien­te, pa­ra que los ali­men­tos no se pe­guen

3 Es­pe­re a que las bra­sas ad­quie­ran un tono gris ce­ni­za (de día) o ro­jo (de no­che) an­tes de em­pe­zar a co­ci­nar

4 Las ba­rre­ras la­te­ra­les ayu­dan a que el ca­lor no se di­si­pe y va­ya ha­cia arri­ba. Las bar­ba­coas cua­dra­das son mas fá­ci­les de res­guar­dar con plan­chas me­tá­li­cas

5 El ca­lor de­be asar de for­ma ho­mo­gé­nea, sin que­mar los ali­men­tos. Un tru­co es co­lo­car la mano so­bre la pa­rri­lla, sin to­car­la, unos sie­te se­gun­dos. Si se aguan­ta más ra­to es que fal­ta ca­lor y, si no, que hay ex­ce­so de tem­pe­ra­tu­ra

6 No hay que sa­lar en ex­ce­so, y se ha de ha­cer al fi­nal, pa­ra que los ali­men­tos no se re­se­quen

7 La tem­pe­ra­tu­ra in­ter­na de la car­ne pa­ra que que­de ju­go­sa no de­be su­pe­rar los 70 ˚ C

8 El pes­ca­do y la ver­du­ra se pue­den ma­ri­nar en acei­te de oli­va y li­món an­tes de co­ci­nar­los, y la car­ne se pue­de ma­ce­rar con hier­bas aro­má­ti­cas

9 Si se echa sal gor­da a las bra­sas se evi­ta el ex­ce­so de hu­mo y du­ran más tiem­po in­can­des­cen­tes

10 Es me­jor usar te­na­zas pa­ra dar la vuel­ta a los ali­men­tos. Si se pin­chan, pier­den par­te de sus ju­gos

11 Hay que em­pe­zar por las car­nes que ne­ce­si­tan una coc­ción más cor­ta y tem­pe­ra­tu­ras más al­tas y por las que des­pren­dan más gra­sas (sal­chi­chas, cho­ri­zos), lue­go las ver­du­ras y, des­pués, las de co­ci­na­do len­to, co­mo un cos­ti­llar

12 El se­cre­to de la pa­rri­lla es­tá en con­tro­lar tiem­pos y tem­pe­ra­tu­ras. Es­to se lo­gra con prác­ti­ca y de­di­ca­ción fren­te a las bra­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.