HO­GUE­RAS EN EL CIE­LO

La Vanguardia - ES - - ED -

La bahía de Shark fue el pri­mer en­cla­ve aus­tra­liano que en­tró a for­mar par­te de la lis­ta del pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad de la Unes­co, ho­nor que no la ha con­ver­ti­do en imán pa­ra tu­ris­tas ma­si­fi­ca­dos, da­do lo re­mo­to de su ubi­ca­ción. Las pis­tas que lle­van a Den­ham o al área de Mon­key Mia es­tán bien se­ña­li­za­das y se pue­den re­co­rrer con cier­ta ale­gría, pe­ro aven­tu­rar­se por otros ca­mi­nos se con­vier­te en un ries­go de al­to ni­vel. Por otro la­do, el área se ri­ge por los prin­ci- pios de Lea­ve No Tra­ce, no de­jes hue­lla, el nom­bre de una or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a pro­mo­ver el via­je, pe­ro siem­pre con el res­pe­to por la he­ren­cia na­tu­ral y cul­tu­ral por ban­de­ra. A cam­bio, se pue­de vi­vir la ex­pe­rien­cia de ver có­mo la are­na ro­ja via­ja por ki­ló­me­tros has­ta mo­rir a los pies de la­gu­nas tur­que­sa o de un mar so­li­ta­rio, ab­so­lu­to. Sin em­bar­go, en es­ta in­men­sa re­ser­va vi­ven al­gu­nos miem­bros de la et­nia abo­ri­gen Mal­ga­na, pa­ra quie­nes cier­tas cue­vas, plan­tas y ani­ma­les tie­nen ca­te­go­ría de an­ces­tros y no de­ben ser mo­les­ta­dos. Las mis­mas es­tre­llas son ho­gue­ras que los an­te­pa­sa­dos en­cien­den en el cie­lo pa­ra acom­pa­ñar­nos en la os­cu­ri­dad.

Pa­ra ac­ce­der a Shark Bay, lo me­jor es vo­lar a Perth y con­du­cir lue­go va­rias ho­ras ha­cia el nor­te, pa­san­do por Kal­ba­rri, un lu­gar don­de los acan­ti­la­dos de pi­za­rra se pre­ci­pi­tan en el Ín­di­co, jus­to don­de desem­bo­ca el río Mur­chin­son. Tan es­ca­so es el trá­fi­co que los pe­lí­ca­nos se pa­sean tran­qui­la­men­te por las ca­lles de la po­bla­ción. Tam­bién ve­re­mos aus­sies, lo­ca­les ata­via­dos con som­bre­ros equi­pa­dos con mos­qui­te­ras, úni­co mo­do de evi­tar las pe­sa­das mos­cas en bus­ca de agua. El ca­ñón del Mur­chin­son es fa­mo­so por la abun­dan­cia de fó­si­les ma­ri­nos, pe­ro sin du­da pre­fe­ri­re­mos ver la ver­da­de­ra fau­na lo­cal en ac­ción. Un lu­gar cé­le­bre por las fa­ci­li­da­des que ofre­ce pa­ra con­tac­tar con del­fi­nes es Mon­key Mia, al­go más tran­si­ta­do por­que la ca­rre­te­ra as­fal­ta­da lle­va has­ta allí. En esa zo­na, los del­fi­nes na­riz de bo­te­lla se pro­te­gen la mis­ma con es­pon­jas pa­ra re­bus­car en los fon­dos are­no­sos, un cla­ro sín­to­ma de in­te­li­gen- cia. Des­de allí y via­jan­do ha­cia el oes­te se al­can­za Den­ham, el úl­ti­mo lu­gar ci­vi­li­za­do an­tes de ac­ce­der al in­te­rior de la pe­nín­su­la Pe­ron y el grue­so de la re­ser­va de Shark Bay. Una vez equi­pa­dos, ve­re­mos co­mo las pis­tas de tie­rra se pier­den ha­cia el nor­te, den­tro del Fra­nçois Pé­ron Na­tio­nal Park, una ex­ten­sión de du­nas sal­pi­ca­das de aca­cias de es­pino y ro­dea­da de ma­res tan azu­les que due­le mi­rar­los. To­da la re­ser­va par­ti­ci­pa del Pro­yec­to Edén de re­in­tro­duc­ción de fau­na en pe­li­gro de ex­tin­ción. Ah, por cier­to, a pe­sar de que Shark Bay ha­ce re­fe­ren­cia a la exis­ten­cia de es­cua­los, la ma­yor par­te son ti­bu­ro­nes ba­lle­na, unos gi­gan­to­nes que só­lo se ali­men­tan de planc­ton.

A la iz­quier­da, un can­gu­ro ro­jo en la are­na de la pla­ya de Ha­me­lin Pool Arri­ba en el cen­tro, dos pe­lí­ca­nos en Mon­key Mia, cer­ca del Fra­nçois Pé­ron Na­tio­nal Park Arri­ba a la de­re­cha, del­fi­nes na­riz de bo­te­lla, que se pro­te­gen el mo­rro con es­pon­jas pa­ra es­car­bar A la iz­quier­da, una es­pec­ta­cu­lar vis­ta aérea de las sa­li­nas que se en­cuen­tran en la mis­ma cos­ta EN SHARK BAY VI­VEN AL­GU­NOS MIEM­BROS DE LA ET­NIA MAL­GA­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.