VA­CA­CIO­NES SO­LI­DA­RIAS

Es la com­bi­na­ción ideal pa­ra las per­so­nas con es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro y des­pren­di­do: ayu­dar al pro­gre­so so­cial y eco­nó­mi­co en un país en desa­rro­llo y ver mun­do

La Vanguardia - ES - - ED -

Dar cla­ses en una guar­de­ría de Bo­li­via, echar una mano en una le­che­ría en Hai­tí, vi­si­tar un cen­tro de re­in­ser­ción so­cial de mu­je­res en In­dia, co­la­bo­rar con un gru­po de mu­je­res de Gha­na en la pro­duc­ción de acei­tes pa­ra ja­bo­nes, alo­jar­se en ca­sas par­ti­cu­la­res en paí­ses en desa­rro­llo… Las va­ca­cio­nes so­li­da­rias per­mi­ten via­jar, es­tar en con­tac­to con la gen­te de un país y apor­tar es­fuer­zo pa­ra que las co­sas fun­cio­nen un po­co me­jor. Hay tres gran­des op­cio­nes si se quie­ren em­bar­car en unas va­ca­cio­nes so­li­da­rias. Una es par­ti­ci­par so­bre el te­rreno en pro­yec­tos de ayu­da o coope­ra­ción en un país en desa­rro­llo. Por ejem­plo, uno de los des­ti­nos so­li­da­rios pa­ra es­te ve­rano de la oe­ne­gé Alian­za por la So­li­da­ri­dad es Ni­ca­ra­gua. Co­mo ex­pli­ca San­dra Vic­to­ria Salazar, téc­ni­ca de vo­lun­ta­ria­do de la ci­ta­da oe­ne­gé, “el via­je­ro solidario pue­de co­la­bo­rar en un or­fa­na­to y dar for­ma­ción, co­la­bo­rar en las ac­ti­vi­da­des de ocio…”. Es de­cir, el via­je­ro se con­vier­te en un vo­lun­ta­rio que par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te en un pro­yec­to. “Lo ha­bi­tual es que ha­ga de vo­lun­ta­rio de lu­nes a vier­nes de 9 h a 17 h, y se tie­ne li­bre el fin de se­ma­na”, co­men­ta Itziar Gon­zá­lez, res­pon­sa­ble de los mi­cro­pro­yec­tos de coope­ra­ción de la oe­ne­gé AIPC Pan­do­ra. Y el tiem-

po li­bre se pue­de apro­ve­char pa­ra ha­cer tu­ris­mo. Es im­por­tan­te de­jar cla­ro que se va a ha­cer de vo­lun­ta­rio en un pro­yec­to, pe­ro no de cooperante. Es­te úl­ti­mo es un pro­fe­sio­nal de la coope­ra­ción, tra­ba­ja en una oe­ne­gé, ya sea des­de su país o en otro país, y co­bra por su tra­ba­jo. El vo­lun­ta­rio no ne­ce­si­ta una pre­pa­ra­ción téc­ni­ca es­pe­cial. “En Bra­sil hay fa­ve­las que ofre­cen es­pa­cios de ocio pa­ra que los ni­ños no es­tén en la ca­lle. Los vo­lun­ta­rios van a ju­gar con los ni­ños pa­ra en­se­ñar­les va­lo­res a tra­vés del jue­go”, aña­de Itziar Gon­zá­lez. Otras va­ca­cio­nes so­li­da­rias con­sis­ten en vi­si­tar pro­yec­tos de ayu­da o coope­ra­ción en un país en desa­rro­llo, pe­ro sin par­ti­ci­par co­mo vo­lun­ta­rio. Mar Furró, res­pon­sa­ble de tu­ris­mo solidario de la agen­cia de via­jes Ta­ran­nà, ex­pli­ca que mon­tan “re­co­rri­dos con vi­si­tas a pro­yec­tos de ca­rác­ter lo­cal y a lu­ga­res de in­te­rés cul­tu­ral. Por ejem­plo, en Ne­pal, apar­te de con­vi­vir con ha­bi­tan­tes de zo­nas ru­ra­les y vi­si­tar mo­nas­te­rios bu­dis­tas, el via­je­ro co­no­ce­rá or­fa­na­tos o coope­ra­ti­vas de co­mer­cio jus­to”. Las va­ca­cio­nes so­li­da­rias, ya sea co­mo vo­lun­ta­rio en pro­yec­tos o co­mo vi­si­tan­te de los mis­mos, sue­len ser via­jes en gru­po or­ga­ni­za­dos por oe­ne­gés o agen­cias de via­jes. Se pue­de dor­mir en ho­te­les con to­das las co­mo­di­da­des o en las ca­sas de los ha­bi­tan­tes pa­ra que el di­ne­ro del alo­ja­mien­to y la co­mi­da va­ya a ellos. Se pue­de pre­pa­rar un iti­ne­ra­rio o per­ma­ne­cer siem­pre en el mis­mo lu­gar. Y se pue­den ha­cer via­jes de unos días o de va­rias se­ma­nas, aun­que acos­tum­bran a du­rar en­tre una y cua­tro se­ma­nas. A ve­ces, la oe­ne­gé de aquí tie­ne un pro­yec­to de ayu­da pro­pio en el país de des­tino. En otras oca­sio­nes, el via­je­ro tra­ba­ja­rá en pro­yec­tos o vi­si­ta­rá pro­yec­tos que desa­rro­llan or­ga­ni­za­cio­nes lo­ca­les. Y hay quien pre­fie­re ha­cer tu­ris­mo por su cuen­ta en su tiem­po li­bre o quien op­ta por con­tar con un guía. En cuan­to a los pre­cios, es­tos se­rán más o me­nos ele­va­dos en fun­ción, so­bre to­do, de lo que cues­te el bi­lle­te de avión. Nor­mal­men­te, las oe­ne­gés se en­car­gan de ges­tio­nar to­dos los de­ta­lles del via­je (los alo­ja­mien­tos, el se­gu­ro, el trans­por­te dia­rio del alo­ja­mien­to al pro­yec­to y el re­gre­so, la ali­men­ta­ción de to­dos los días, los trá­mi­tes del con­su­la­do…), me­nos el bi­lle­te de avión, que de­be com­prar el via­je­ro. “Es im­por­tan­te pla­ni­fi­car las va­ca­cio­nes so­li­da­rias con tiem­po –ex­pli­ca Mon­tse San­to­lino, res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción de la Fe­de­ra­ción Ca­ta­la­na de ONG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.