UNA CA­JA FUER­TE EN EL BOL­SI­LLO

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Ya les he ha­bla­do al­gu­na otra vez de los jue­gos de es­ca­pe. Nor­mal­men­te el ju­ga­dor se en­cuen­tra en una sala, no se sa­be por qué mo­ti­vo, y tie­ne que en­con­trar la ma­ne­ra de uti­li­zar to­dos los ele­men­tos de los que dis­po­ne pa­ra po­der sa­lir de ella. In­clu­so ha­ce unos me­ses les ha­blé de Pa­ra­park, una pro­pues­ta de ocio en el ba­rrio de Sants de Bar­ce­lo­na don­de se des­vir­tua­li­zan es­tos jue­gos, ya que gru­pos de has­ta cin­co per­so­nas tie­nen que en­con­trar la ma­ne­ra de abrir la puer­ta de sa­li­da. The Room es una apli­ca­ción pa­ra te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes An­droid, iPho­ne, iPad y pa­ra Kind­le Fi­re, el lec­tor de li­bros di­gi­ta­les de Ama­zon. Es obra de Fi­re­proof ga­mes (Fi­re­proof­ga­mes.com) y es su pri­mer jue­go pa­ra es­tos dis­po­si­ti­vos. La apues­ta les ha sa­li­do re­don­da ya que han re­co­gi­do unos cuan­tos premios in­ter­na­cio­na­les que pue­den ver ex­pues­tos en su pá­gi­na web. En­tre ellos, des­ta­ca el Jue­go del Año 2013 en la ca­te­go­ría iPad otor­ga­do por Ap­ple. En es­te ca­so el ju­ga­dor se en­cuen­tra den­tro de una ha­bi­ta­ción con una ca­ja fuer­te. La es­tan­cia en sí no tie­ne nin­gún ti­po de in­te­rés pa­ra el jue­go y, de he­cho, tam­po­co in­tere­sa mu­cho sa­ber qué hay den­tro de la ca­ja. Los desa­rro­lla­do­res se han preo­cu­pa­do de que no ha­ga fal­ta por­que con el am­bien­te que crea la música, los grá­fi­cos que des­cri­ben los de­ta­lles de la ca­ja y los ob­je­tos que van apa­re­cien­do, y el so­ni­do que se es­cu­cha ca­da vez que se abre un ca­jón o se ac­ti­va un me­ca­nis­mo, ya in­vi­tan a abrir­lo. No ha­ce fal­ta na­da más, es­te es el re­to. Pa­ra re­sol­ver­lo no hay que dis­po­ner de una in­for­ma­ción ex­tra, só­lo com­bi­nar bien to­dos los ele­men­tos que se tie­nen en ca­da mo­men­to e in­ten­tar re­cor­dar to­do aque­llo que ha lla­ma­do la aten­ción (pe­que­ñas imá­ge­nes, agu­je­ros que pue­den ser­vir pa­ra po­ner una lla­ve, tor­ni­llos que se pue­den des­en­ros­car cuan­do se ten­ga un des­tor­ni­lla­dor, et­cé­te­ra). Qui­zás por eso es re­co­men­da­ble in­ten­tar re­sol­ver­lo con un pa­pel y un lá­piz en la mano. El jue­go es­tá di­vi­di­do en cua­tro ca­pí­tu­los. El pri­me­ro es un tu­to­rial y es gra­tis. Los otros tres se pue­den ad­qui­rir por 1,79 eu­ros. No les des­ve­la­ré nin­gún se­cre­to, pe­ro cuan­do aca­ba un ca­pí­tu­lo se ve­rán in­me­dia­ta­men­te in­mer­sos en el si­guien­te y sin dar­se cuen­ta aca­ba­rán pa­san­do un lar­go ra­to atra­pa­dos en el in­ten­to de abrir ca­da ca­ja. No es un jue­go re­don­do ya que, pa­ra mi gus­to, que se plan­tee un úni­co enig­ma es un pro­ble­ma. Pa­ra abrir la ca­ja hay que ma­ne­jar una gran can­ti­dad de ele­men­tos, aun­que ini­cial­men­te no se dis­pon­ga de nin­gún re­fe­ren­te. Eso su­po­ne que hay mo­men­tos en los que el ju­ga­dor se en­cuen­tra per­di­do por la fal­ta de in­for­ma­ción (qui­zás por es­te mo­ti­vo hay ví­deos y pá­gi­nas web don­de se ex­pli­ca có­mo se re­suel­ve ca­da ni­vel). Creo que el ju­ga­dor agra­de­ce­ría una in­tro­duc­ción pro­gre­si­va a la ma­ne­ra de pen­sar del crea­dor del jue­go, dán­do­le se­gu­ri­dad de có­mo se pue­den re­sol­ver los re­tos. Es­ta sen­sa­ción de do­mi­nio, que es el que más ha­ce dis­fru­tar, só­lo se tie­ne en la úl­ti­ma his­to­ria.

EL OB­JE­TI­VO DE ‘THE ROOM’ ES ABRIR UNA CA­JA FUER­TE UTI­LI­ZAN­DO LA ME­MO­RIA VI­SUAL Y EL SEN­TI­DO DE LA OB­SER­VA­CIÓN

Si cuan­do jue­guen ne­ce­si­tan ayu­da, no lo du­den. Les pro­pon­go que lo de­jen un tiem­po (en mi ca­so han he­cho fal­ta unas tres se­ma­nas pa­ra de­jar de re­cor­dar có­mo se re­sol­vía) y vuel­van a in­ten­tar­lo. Ve­rán que ya ten­drán in­terio­ri­za­do la ma­ne­ra de pen­sar de sus crea­do­res y el es­ti­lo de los re­tos, y po­drán dis­fru­tar de ca­da uno de los pa­sos. En la web de Fi­re­proof pro­me­ten que es­te ve­rano ha­brá un nue­vo ni­vel gra­tui­to y que du­ran­te el oto­ño apa­re­ce­rá una se­cue­la. Ten­dre­mos que es­tar aten­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.