MA­DRES SO­LAS POR ELEC­CIÓN

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Hay mu­je­res que son ma­dres a so­las por de­ci­sión pro­pia por­que así lo idea­ron y pla­ni­fi­ca­ron. “La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ha de­ci­di­do re­ser­var pa­ra ellas el tér­mino “ma­dres so­las por elec­ción” ( sin­gle mot­her by choi­ce), pa­ra di­fe­ren­ciar­las cla­ra­men­te de quie­nes no bus­ca­ron ser ma­dres a so­las, pe­ro se en­con­tra­ron con esa cir­cuns­tan­cia no desea­da”, acla­ra Ma­ría del Mar Gon­zá­lez, res­pon­sa­ble del equi­po de in­ves­ti­ga­ción del tra­ba­jo Nue­vas fa­mi­lias mo­no­pa­ren­ta­les, ma­dres so­las por elec­ción, 20082010, del de­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía Evo­lu­ti­va y de la Edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla. Aun­que ba­jo es­te con­cep­to de ma­dres sol­te­ras tam­bién se en­glo­ba a aque­llas mu­je­res que se en­con­tra­ron con una ma­ter­ni­dad bio­ló­gi­ca no bus­ca­da en prin­ci­pio, pe­ro que de­ci­die­ron asu­mir­lo en so­li­ta­rio des­de el ini­cio, fren­te a otras sa­li­das po­si­bles (abor­to, dar al be­bé en adop­ción, et­cé­te­ra). En es­te úl­ti­mo ca­so, son mu­je­res que con­vir­tie­ron una ma­ter­ni­dad por azar en una ma­ter­ni­dad por de­ci­sión. Se­gún los es­tu­dios rea­li­za­dos has­ta aho­ra, las mu­je­res que pla­ni­fi­can a prio­ri ser ma­dres en so­li­ta­rio res­pon­den ma­yo­ri­ta­ria­men­te al per­fil de mu­je­res ma­yo­res de 35 años, con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, sol­ven­cia eco­nó­mi­ca, que tra­ba­jan por cuen­ta aje­na en ocu­pa­cio­nes pa­ra las que se re­quie­re al­ta cua­li­fi­ca­ción y que vi­ven so­las con sus hi­jos, ha­bi­tual­men­te uno. Por tan­to, son mu­je­res con bue­nos re­cur­sos pa­ra em­bar­car­se en la aven­tu­ra de ser ma­dres en so­li­ta­rio, se­gún se des­pren­de del tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción an­tes re­se­ña­do. Se tra­ta de igual per­fil o pa­re­ci­do el que apa­re­ce cuan­do se han es­tu­dia­do otros paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos o Is­rael, des­ta­ca Ma­ría del Mar Gon­zá­lez. Tam­po­co se tra­ta de un fe­nó­meno ais­la­do. Ma­ri­bel Jo­ci­les, so­ció­lo­ga pro­fe­so­ra del de­par­ta­men­to de An­tro­po­lo­gía So­cial de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, coau­to­ra de una in­ves­ti­ga­ción so­bre las mu­je­res que han op­ta­do por la ma­ter­ni­dad sin pa­re­ja, re­co­ge al­gu­nos da­tos. “Po­de­mos es­ti­mar que es un co­lec­ti­vo que ha ido en au­men­to en la me­di­da en que tam­bién lo han ido ha­cien­do las ma­dres sol­te­ras en ge­ne­ral, da­do el in­cre­men­to no­ta­ble de los hi­jos na­ci­dos de ma­dres sol­te­ras en Es­pa­ña, que ha pa­sa­do del 2% en 1975 al 26% en el 2005”. Es­ta ex­per­ta en­mar­ca es­te cre­ci­mien­to en la ma­yor pre­sen­cia en Es­pa­ña “de ho­ga­res no con­ven­cio­na­les (re­com­pues­tos, sin nú­cleo, pa­re­jas sin hi­jos, ho­mo­pa­ren­ta­les) y, en par­ti­cu­lar, de ho­ga­res mo­no­pa­ren­ta­les”. Jo­ci­les acla­ra que a par­tir de da­tos cen­sa­les no se pue­de sa­ber qué número de ho­ga­res no con­ven­cio­na­les co­rres- pon­den a mu­je­res sol­te­ras por elec­ción, ni si­quie­ra con­ta­bi­li­zan­do úni­ca­men­te los ho­ga­res mo­no­pa­ren­ta­les en­ca­be­za­dos por mu­je­res, da­do que el cen­so no po­si­bi­li­ta dis­tin­guir si la mo­no­pa­ren­ta­li­dad ha si­do pla­nea­da y ori­gi­na­ria (es de­cir, no ha si­do ac­ci­den­tal ni so­bre­ve­ni­da tras una se­pa­ra­ción o di­vor­cio), cri­te­rios bá­si­cos pa­ra iden­ti­fi­car al co­lec­ti­vo. Pe­ro Ma­ría del Mar Gon­zá­lez ha­ce una apro­xi­ma­ción en la que se es­ti­ma que las ma­dres sol­te­ras por elec­ción han ido en al­za en la me­di­da en que ha ocu­rri­do lo mis­mo con el con­jun­to de las ma­dres sol­te­ras, jun­to con otros in­di­cios, co­mo el del cre­ci­mien­to de la de­man­da de re­pro­duc­ción asis­ti­da en­tre mu­je­res sin pa­re­ja (al­re­de­dor de un 13% anual). Tan­to las ex­per­tas con­sul­ta­das co­mo las ma­dres en­tre­vis­ta­das pa­ra es­te re­por­ta­je coin­ci­den en que ac­ce­der a la ma­ter­ni­dad a tra­vés de la re­pro­duc­ción asis­ti­da es el vehícu­lo en un prin­ci­pio me­nos com­pli­ca­do, aun­que hay otros me­dios, co­mo se­ña­la Ma­ri­bel Jo­ci­les. Es­ta ex­per­ta re­cuer­da que pa­ra ac­ce­der a la ma­ter­ni­dad sin pa­re­ja se pue­de con­se­guir a tra­vés de la re­pro­duc­ción asis­ti­da, ya co­men­ta­da, así co­mo me­dian­te la adop­ción na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal o, sim­ple­men­te, o no tan sim­ple, man­te­nien­do re­la­cio­nes se­xua­les con fi­nes só­lo re­pro­duc­ti­vos, una op­ción que en oca­sio­nes ha pa­sa­do por la con­ni­ven­cia de al­gún ami­go, pe­ro que pue­de de­ri­var en si­tua­cio­nes más com­pli­ca­das de ges­tio­nar por la in­vo­lu­cra­ción del hom­bre. Al­gu­nas de las ma­dres con­sul­ta­das co­no­cen al­gún ca­so. Pe­ro re­co­no­cen que re­quie­re te­ner las co­sas muy cla­ras, por­que el hom­bre pue­de que­rer fi­nal­men­te que sea re­co­no­ci­da la pa­ter­ni­dad, co­mo ya ha ocu­rri­do, y no era eso pre­ci­sa­men­te lo pac­ta­do pre­via­men­te. Así co­mo exis­te el ins­tin­to ma­ter­nal, tam­bién es­tá el pa­ter­nal. Y a ve­ces se des­pier­ta con una fuer­za que los pro­pios pro­ta­go­nis­tas no sos­pe­cha­ban. Por to­do ello, lo más ha­bi­tual es la re­pro­duc­ción asis­ti­da, por­que la adop­ción tam­po­co es fá­cil: es un pro­ce­so más len­to (pue­de du­rar has­ta cin­co años) y, en el ca­so de las adop­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, es más ca­ro. El número de so­li­ci­tu­des de adop­cio­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les por par­te de mu­je­res so­las ha pa­sa­do de 300 en el 2009 a 119 en el 2012. Eli Cabrero, que tie­ne un hi­jo que jus­to cum­ple tres años, vi­vía en Ma­drid y op­tó pri­me­ro por la adop­ción. “Pa­ra que fue­ra más rá­pi­do me de­ci­dí por la adop­ción in­ter­na­cio­nal an­tes que por la na­cio­nal. En la adop­ción na­cio­nal era más fá­cil y rá­pi­do si ad­mi­tía ni­ños ma­yo­res, de 8 o 9 años. Pe­ro de la mis­ma ma­ne­ra que me sen­tía con ga­nas y fuer­zas pa­ra criar

un be­bé so­la, con ni­ños ma­yo­res no me atre­vía. Así que op­té por la op­ción in­ter­na­cio­nal. Pe­ro una vez rea­li­za­dos to­dos los trá­mi­tes pa­ra adop­tar en Etio­pía, uno de los po­cos paí­ses que acep­ta­ban adop­tar sin pa­re­ja, ce­rra­ron el cu­po a mu­je­res sol­te­ras. Y vuel­ta a em­pe­zar. De­ci­dí co­men­zar de nue­vo, pe­ro pa­ra­le­la­men­te em­pe­cé to­do el pro­ce­so pa­ra la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial. Siem­pre me di­je­ron que lo ten­dría muy di­fí­cil pa­ra que­dar­me em­ba­ra­za­da, pe­ro me rea­li­za­ron el es­tu­dio hor­mo­nal y a la pri­me­ra me que­dé em­ba­ra­za­da. Anu­lé el pro­ce­so de adop­ción cuan­do ya lle­va­ba cua­tro me­ses de em­ba­ra­zo. En cam­bio, Car­men Ci­fre­do, madre de unos me­lli­zos, Car­los y Sa­ra, de seis años, con­tem­pló pri­me­ro la po­si­bi­li­dad de con­tar con al­gún ami­go pa­ra que­dar­se em­ba­ra­za­da. “Hay un par de ami­gos con los que me lle­vo muy bien. Y por mi ca­be­za pa­só la op­ción de con­tar con uno de ellos. Pe­ro pen­sé que eso po­dría traer con­fu­sio­nes, por­que yo no bus­ca­ba una per­so­na que ejer­cie­ra de pa­dre, sino so­la­men­te con la que te­ner un hi­jo. Tam­po­co bus­ca­ba una re­la­ción de pa­re­ja, lo que no sig­ni­fi­ca que no desee te­ner­la. Pe­ro me­jor no mez­clar el de­seo de ser madre con el de­seo de te­ner pa­re­ja. Pue­de ser fuen­te de con­flic­tos y pro­ble­mas. Me­jor evi­tar esa si­tua­ción”. Fi­nal­men­te, Car­men Ci­fre­do es­co­gió la vía de la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial por­que la adop­ción, se­gún co­men­ta ella mis­ma, era más di­fí­cil en el ca­so de per­so­nas sin pa­re­ja. “Y me que­dé em­ba­ra­za­da el mis­mo año, aun­que me di un sus­to cuan­do me en­te­ré de que ve­nían dos. Es­ta­ba pre­pa­ra­da men­tal­men­te pa­ra asu­mir te­ner un hi­jo so­la, pe­ro dos… No co­no­cía a nin­gu­na ma­má so­la con me­lli­zos”. En ge­ne­ral, to­das las mu­je­res que dan el pa­so pa­ra ser ma­dres se han pre­pa­ra­do pre­via­men­te. Los ex­per­tos acla­ran que se tra­ta de una de­ci­sión me­di­ta­da y pre­pa­ra­da a con­cien­cia. “Em­pe­cé a ave­ri­guar­lo to­do al to­mar la de­ci­sión”, ex­pli­ca Ca­ro­li­na de Dobrzynski, madre de una ni­ña de dos años. Mi­ró to­das las vías pa­ra ser madre y se pu­so en con­tac­to con re­des de apoyo en­tre ma­dres. “Las re­des han evo­lu­cio­na­do y en­tre no­so­tras nos ayu­da­mos mu­cho”. Co­men­ta que no tie­ne mie­do de afron­tar la ma­ter­ni­dad so­la pe­ro sí le preo­cu­pa te­ner sa­lud su­fi­cien­te pa­ra cuidar a su hi­ja. “Ser madre so­la es un es­fuer­zo aña­di­do, y aun­que la ma­ter­ni­dad te da mu­cha fuer­za y es­tá lle­na de amor, en reali­dad una ha de es­tar muy se­gu­ra de su de­ci­sión. Hay que ser ho­nes­ta con el de­seo y no ha­cer­lo

NO ES­TAR CON UNA PA­RE­JA NO IM­PLI­CA NO QUE­RER TE­NER­LA

por man­da­to so­cial. Pue­des no ser madre y no pa­sa na­da. Yo sí lo que­ría ser. La ma­ter­ni­dad es­ta­ba en mí des­de ha­cía mu­chos años y, cuan­do lle­gué a los cua­ren­ta, de­ci­dí que me­jor no es­pe­rar más”. Cris­ti­na Sas­tre, madre de una ni­ña de tres años, cuen­ta con el apoyo fa­mi­liar. “Soy di­rec­to­ra co­mer­cial de una em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal y via­jo fre­cuen­te­men­te al ex­tran­je­ro. Pu­de ha­cer to­do el pro­ce­so gra­cias a mis pa­dres, que cuan­do les co­men­té que que­ría ser madre (ya ha­bían pa­sa­do bas­tan­tes años des­de que me di­vor­cié y es­ta­ba sin pa­re­ja) me ofre­cie­ron to­do el apoyo amo­ro­so y logístico que ellos me po­dían dar. Me han apo­ya­do mu­cho más de lo que yo po­día ima­gi­nar”. Eli Cabrero se tras­la­dó de ciu­dad, de Ma­drid a Bar­ce­lo­na, pa­ra con­tar con el apoyo de su madre, “aun­que ella es ma­yor, el nie­to le da vi­di­lla. No es que no tu­vie­ra ami­gos en Ma­drid dis­pues­tos a ayu­dar­me y apo­yar­me, pe­ro con mi madre me lle­vo muy bien”. Sin du­da, es im­por­tan­te el apoyo fa­mi­liar. Pe­ro el que se pue­da dar en­tre ami­gos o per­so­nas que es­tán vi­vien­do la mis­ma si­tua­ción, tam­bién. Pilar Cas­te­lla­nos, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Ma­dres Sol­te­ras por Elec­ción, cuen­ta que crea­ron pre­ci­sa­men­te es­ta aso­cia­ción en­tre un gru­po de mu­je­res que ya eran ma­dres sol­te­ras o que lo desea­ban ser, se co­no­cie­ron en un fo­ro y de­ci­die­ron en­con­trar­se per­so­nal­men­te. De ahí sur­gió la ne­ce­si­dad de crear la aso­cia­ción. Eso fue en el año 2007. “Nues­tros fi­nes son aten­der las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de nues­tro ti­po de fa­mi­lia (mo­no­pa­ren­tal), ya sean so­cia­les, educativas o sa­ni­ta­rias, así co­mo ser un gru­po de apoyo con un de­no­mi­na­dor co­mún, que sir­va de in­ter­cam­bio de ex­pe­rien­cias e in­for­ma­ción pa­ra to­das aque­llas per­so­nas que deseen

lle­gar o ha­yan lle­ga­do a la ma­ter­ni­dad en so­li­ta­rio”. El apoyo es ne­ce­sa­rio por­que, ade­más, pue­de pre­va­le­cer una ima­gen dis­tor­sio­na­da de la madre que lo de­ci­de ser sin pa­re­ja. La per­cep­ción so­cial ha cam­bia­do e in­clu­so hay paí­ses que re­co­no­cen su dis­cri­mi­na­ción ha­cia las mu­je­res sol­te­ras, co­mo Aus­tra­lia, que el pa­sa­do 21 de mar­zo pi­dió ofi­cial­men­te perdón por obli­gar a mi­les de ma­dres sol­te­ras a dar en adop­ción a sus hi­jos en­tre 1950 y 1975; perdón “de una so­cie­dad que se jac­ta­ba de sa­ber qué era me­jor pa­ra esas mu­je­res y sus hi­jos”, en pa­la­bras de la pro­pia pri­me­ra mi­nis­tra de Aus­tra­lia, Ju­lia Gi­llard. Pe­ro to­da­vía per­sis­te una cier­ta vi­sión ses­ga­da so­bre las ma­dres sol­te­ras, co­mo co­men­ta la so­ció­lo­ga Ma­ri­bel Jo­ci­les. “El es­ta­tus de madre aún es­tá con­di­cio­na­do por el mo­de­lo con­ven­cio­nal de fa­mi­lia nu­clear, con­yu­gal y bi­pa­ren­tal, que si­gue ac­tuan­do co­mo re­fe­ren­te de le­gi­ti­ma­ción pa­ra el res­to de op­cio­nes fa­mi­lia­res. Hay la per­cep­ción y cons­ta­ta­ción de las re­sis­ten­cias so­cia­les que exis­ten so­bre es­te ti­po de pro­yec­tos fa­mi­lia­res que desafían el pa­ra­dig­ma aún do­mi­nan­te de la fa­mi­lia con­ven­cio­nal, que si bien pue­de es­tar sien­do cuestionado, si­gue ac­tuan­do, co­mo ya he­mos in­di­ca­do, de mo­de­lo le­gi­ti­ma­dor”. La in­ves­ti­ga­do­ra Ma­ría del Mar Gon­zá­lez des­cri­be que se pro­du­ce una tri­ple mi­ra­da so­cial. “Una mi­ra­da en evo­lu­ción de la tra­di­cio­na­li­dad a la mo­der­ni­dad, una mi­ra­da am­bi­va­len­te po­si­ti­va ne­ga­ti­va, y una mi­ra­da di­fe­ren­cial se­gún el ti­po de ac­ce­so a la ma­ter­ni­dad”. Y es­ta mis­ma ex­per­ta se­ña­la que, por otra par­te, se pro­du­cen dos ac­ti­tu­des de las ma­dres sol­te­ras an­te las mi­ra­das so­cia­les: “Una, de em­po­de­ra­mien­to y, otra, de re­sig­na­ción au­to­ex­clu­sión”. Eli Cabrero re­co­no­ce que cuan­do de­ci­dió que que­ría ser madre sin te­ner pa­re­ja se lo di­jo a muy po­cos ami­gos “pa­ra evi­tar que em­pe­za­ran a de­cir­me co­sas”. Por ejem­plo, hay quie­nes pue­den con­si­de­rar que la au­sen­cia del pa­dre es un pro­ble­ma pa­ra el cre­ci­mien­to de un hi­jo. “Hay ca­ren­cias, cla­ro. La fi­gu­ra del pa­dre es po­si­ti­va y la de los hom­bres en ge­ne­ral tam­bién. No hay nin­gu­na ani­mad­ver­sión, co­mo pue­den ma­lin­ter­pre­tar al­gu­nos, por que­rer ser ma­dres no te­nien­do pa­re­ja”, ex­pli­ca Car­men Ci­fre­do. Quie­re ma­ti­zar que una co­sa es “la fi­gu­ra pa­ter­na, que aun­que no ten­gan pa­dre siem­pre se­rá po­si­ti­va, y te­ner fi­gu­ra mas­cu­li­na, ne­ce­sa­ria pa­ra el buen cre­ci­mien­to. Es­to úl­ti­mo lo in­ten­to re­sol­ver con la pre­sen­cia de hom­bres cer­ca­nos: mis her­ma­nos, mis ami­gos, las pa­re­jas de mis ami­gas, et­cé­te­ra. Y, des­de lue­go, mis hi­jos los bus­can, so­bre to­do Car­los, más que mi hi­ja

Sa­ra”. Y no te­ner pa­re­ja no sig­ni­fi­ca no que­rer te­ner­la. “Tu­ve una pa­re­ja des­de que ellos te­nían 19 me­ses has­ta los 3 años y me­dio. Mis hi­jos le que­rían mu­cho. Ade­más, él te­nía una hi­ja un po­co ma­yor y se hi­cie­ron in­se­pa­ra­bles los tres. Tam­po­co le lla­ma­ban pa­pá (ni yo les hu­bie­ra de­ja­do). Fue una ex­pe­rien­cia muy bue­na y po­si­ti­va en ge­ne­ral. Qui­zá aho­ra si la tu­vie­ra se­ría más di­fí­cil, pues te­ne­mos mu­chos gui­ños só­lo de los tres, pe­ro aún así me pre­gun­tan al­gu­nas ve­ces cuán­do me voy a ca­sar. ¿Pa­ra qué? Pues pa­ra que ten­gas otros dos ni­ños con otro hom­bre y sea­mos cua­tro. Me quie­ren ma­tar....”, ex­cla­ma Car­men Ci­fre­do. No hay na­da co­mo el buen hu­mor y la pre­dis­po­si­ción de que­rer ha­cer lo que se es­tá ha­cien­do, pe­ro to­da­vía que­da la­bor a ni­vel so­cial, re­cuer­da la pre­si­den­ta de la aso­cia­ción Ma­dres Sol­te­ras por Elec­ción. Pilar Cas­te­lla­nos des­ta­ca que reivin­di­can la equi­pa­ra­ción de fa­mi­lia mo­no­pa­ren­tal (real) a nu­me­ro­sa. “Las fa­mi­lias mo­no­pa­ren­ta­les con dos hi­jos no se con­si­de­ran fa­mi­lia nu­me­ro­sa, co­mo sí se con­si­de­ran a las for­ma­das por viu­dos y viudas. Con­si­de­ra­mos que to­das las fa­mi­lias tie­nen los mis­mos de­re­chos, pe­ro que al­gu­nas (las mo­no­pa­ren­ta­les y las nu­me­ro­sas) tie­nen al­gu­nas di­fi­cul­ta­des aña­di­das en la con­ci­lia­ción fa­mi­liar y la­bo­ral, y cree­mos que es­te fac­tor se ha de te­ner en cuen­ta”. Tam­bién reivin­di­can “no ser dis­cri­mi­na­das en nin­gún ca­so, co­mo, por ejem­plo, el de­re­cho a la adop­ción in­ter­na­cio­nal en igual­dad de con­di­cio­nes y la igual­dad de tra­to en la Sanidad Pú­bli­ca res­pec­to a los tra­ta­mien­tos de fer­ti­li­dad. Y no es­tar al ar­bi­trio de la le­gis­la­ción vi­gen­te en ca­da mo­men­to o en las dis­tin­tas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.”. En de­fi­ni­ti­va, quie­ren en­con­trar su lu­gar en la so­cie­dad co­mo fa­mi­lias, bus­can­do res­pues­tas a pro­ble­má­ti­cas con­cre­tas de su en­torno. Ya no exis­te un úni­co mo­de­lo fa­mi­liar. El aba­ni­co au­men­ta. “Se tra­ta de asu­mir que las fa­mi­lias son de mu­chos ti­pos”, se­ña­la Car­men Ci­fre­do.

ES BÁ­SI­CO CON­TAR CON EL APOYO DE AMI­GOS, FA­MI­LIA­RES Y MA­DRES A NI­VEL SO­CIAL PER­SIS­TE LA VI­SIÓN DE LA FA­MI­LIA TRA­DI­CIO­NAL

Tex­to Jor­di Jar­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.