Ce­re­bros uni­dos

La in­te­li­gen­cia siem­pre ha si­do co­lec­ti­va, pe­ro aho­ra las nue­vas tec­no­lo­gías po­ten­cian for­mas in­no­va­do­ras de co­la­bo­ra­ción en las que ex­per­tos y afi­cio­na­dos se unen pa­ra coope­rar en pro­yec­tos que dan re­sul­ta­dos

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Cris­ti­na Sáez

Se­gu­ra­men­te, los in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton no po­dían ni ima­gi­nar­se el éxi­to que iba a te­ner su con­vo­ca­to­ria. Ni tam­po­co que aca­ba­rían pu­bli­can­do un ar­tícu­lo cien­tí­fi­co jun­to a unos cuan­tos ju­ga­do­res de vi­deo­jue­gos. In­clu­so, qui­zá, se sin­tie­ran al­go frus­tra­dos al ver co­mo en só­lo tres se­ma­nas un gru­po de ama­teurs ha­bía da­do con un im­por­tan­te ha­llaz­go, mien­tras que ellos se ha­bían pa­sa­do dos años es­tu­dian­do sin éxi­to el pa­pel que desem­pe­ñan las pro­teí­nas (mo­tor bá­si­co de los tri­llo­nes de cé­lu­las de nues­tro or­ga­nis­mo), en el desa­rro­llo del alz­hei­mer, el cán­cer o el si­da. To­do co­men­zó cuan­do se les ocu­rrió pe­dir ayu­da a la ciu­da­da­nía. Los in­ves­ti­ga­do­res co­no­cían bien las se­cuen­cias de ami­noá­ci­dos de las pro­teí­nas, pe­ro no aca­ba­ban de en­ten­der có­mo se plie­gan so­bre sí mis­mas pa­ra aca­bar te­nien­do una es­truc­tu­ra fi­nal. De he­cho, es una de las cues­tio­nes sin re­sol­ver en bio­lo­gía hoy día, pues­to que la con­fi­gu­ra­ción que adop­tan de­ter­mi­na su fun­ción; si la es­truc­tu­ra fi­nal se mo­di­fi­ca, en al­gu­nos ca­sos pue­de me­jo­rar la ta­rea de la pro­teí­na, pe­ro en otros im­pi­de que la desem­pe­ñe. El pro­ble­ma es que hay un sin­fín de po­si­bles es­truc­tu­ras y com­pro­bar­las una a una era una ta­rea in­gen­te. En co­la­bo­ra­ción con pro­gra­ma­do­res, los bió­lo­gos di­se­ña­ron un vi­deo­jue­go, que bau­ti­za­ron con el nom­bre de Fold.it (plié­ga­lo, en in­glés), dis­po­ni­ble en la red, que plan­tea puz­les com­ple­jos acer­ca de có­mo se plie­gan es­tas ca­de­nas de ami­noá­ci­dos. “Fol­dit in­ten­ta pre­de­cir la es­truc­tu­ra de una pro­teí­na ba­sán­do­se en las in­tui­cio­nes hu­ma­nas pa­ra re­sol­ver rom­pe­ca­be­zas y en el he­cho de que mu­cha gen­te jue­ga de for­ma com­pe­ti­ti­va pa­ra tra­tar de ple­gar las pro­teí­nas más efi­cien­tes”, ase­gu­ran en la pá­gi­na web del jue­go. “Los ju­ga­do­res pue­den di­se­ñar nue­vas pro­teí­nas que po­drían ayu­dar a pre­ve­nir o a tra­tar im­por­tan­tes en­fer­me­da­des”. Al po­co tiem­po de lan­zar­lo, ya ha­bía más de 20.000 vo­lun­ta­rios bus­can­do se­cuen­cias de ami­noá­ci­dos. Gra­cias a es­te puz­le on li­ne, se han re­suel­to des­de cues­tio­nes re­la­cio­na­das con bio­com­bus­ti­bles has­ta otras de en­fer­me­da­des mor­ta­les. In­clu­so se ha con- se­gui­do con­cluir un pro­ble­ma que traía de ca­be­za a la ciencia des­de ha­cía más de una dé­ca­da: con la ayu­da de los ju­ga­do­res los in­ves­ti­ga­do­res die­ron con la es­truc­tu­ra de una en­zi­ma crítica pa­ra la re­pro­duc­ción del vi­rus del si­da e iden­ti­fi­ca­ron dia­nas te­ra­péu­ti­cas pa­ra neu­tra­li­zar­la. Fol­dit es tan só­lo un ejem­plo de có­mo des­de ha­ce un tiem­po la ciencia y otras dis­ci­pli­nas se es­tán acer­can­do a la ciu­da­da­nía pa­ra de­man­dar su co­la­bo­ra­ción. Se han da­do cuen­ta de que la unión ha­ce la fuer­za. De que mu­chos ce­re­bros uni­dos son in­fi­ni­ta­men­te más po­ten­tes que el ma­yor su­per­or­de­na­dor. De que el co­no­ci­mien­to es­tá en la gen­te. ¿Por qué no apro­ve­char ese po­ten­cial pa­ra avan­zar jun­tos? Au­nan­do es­fuer­zos Si por al­go se ca­rac­te­ri­za la in­te­li­gen­cia hu­ma­na es por ser co­lec­ti­va. So­mos se­res so­cia­les y apren­de­mos nue­vos co­no­ci­mien­tos a par­tir de la in­ter­ac­ción con otros hu­ma­nos. Des­de nue­vas len­guas, es­cri­bir o le­van­tar un edi­fi­cio, has­ta ope­rar a otra per­so­na o con­du­cir. Y es más, la ma­yo­ría de las gran­des ta­reas in­te­lec­tua­les que lle­va­mos a ca­bo son fru­to de la in­ter­ac­ción, con una co­mu­ni­dad y con una cul­tu­ra, que no es otra co­sa que el cú­mu­lo de co­no­ci­mien­to he­re­da­do de ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. Aho­ra las nue­vas tec­no­lo­gías, y so­bre to­do las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce in­ter­net, es­tán po­ten­cian­do y fo­men­tan­do aún más esa co­la­bo­ra­ción e in­ter­ac­ción en­tre in­di­vi­duos con el ob­je­ti­vo de lo­grar un bien co­mún, ya sea un pro­yec­to o un ma­yor co­no­ci­mien­to. De la co­la­bo­ra­ción de ce­re­bros y la in­ter­ac­ción con las nue­vas tec­no­lo­gías es­tán sur­gien­do dos nue­vos ti­pos de in­te­li­gen­cias, que los ex­per­tos de­no­mi­nan co­lec­ti­va y co­la­bo­ra­ti­va; y si bien am­bas es­tán re­la­cio­na­das, son al­go dis­tin­tas. “En la co­lec­ti­va emer­ge un pro­duc­to fi­nal a par­tir de las ac­cio­nes de un gru­po de per­so­nas que no in­ter­ac­túan en­tre sí”, ex­pli­ca Ig­na­si Al­cal­de, con­sul­tor mul­ti­me­dia y ex­per­to en gestión de pro­yec­tos. Gra­cias a in­ter­net, los con­su­mi­do­res pa­san a ser tam­bién crea­do­res y apor­tan sa­ber a la red. Cons­tru­yen nue­vos con­te­ni­dos a par­tir de la co­la­bo­ra­ción en­tre ellos, co­rri­gien­do, am­plian­do. Wi­ki­pe­dia es un buen ejem­plo de es­te ti­po de in­te­li­gen­cia. “En cam­bio, la in­te­li­gen­cia co­la­bo­ra­ti­va se ocu­pa de pro­ble­mas en los que la ex­pe­rien­cia in­di­vi­dual y las dis­tin­tas in­ter­pre­ta­cio­nes de ex­per­tos son crí­ti­cos pa­ra la re­so­lu­ción de pro­ble­mas. El ob­je­ti­vo es apren­der una la­bor o in­cre­men­tar el co­no­ci­mien­to de to­dos los miem­bros del gru­po”, aña­de Al­cal­de. Un buen ejem­plo es el pro­yec­to Fold.it. Am­bas in­te­li­gen­cias se ba­san en la idea de que la unión ha­ce la fuer­za y se nu­tren del po­ten­cial que ofre­ce la tec­no­lo­gía. No obs­tan­te, la idea de coope­rar y de tra­ba­jar co­do con co­do no es nue­va. De he­cho, en la na­tu­ra­le­za, des­de bac­te­rias has­ta hor­mi­gas, abe­jas, quarks e in­clu­so las neu­ro­nas de nues­tro ce­re­bro son ejem­plos de in­di­vi­duos que se alían pa­ra lle­var a ca­bo una ta­rea in­te­li­gen­te. Y ya ha­ce años que exis­ten pro­yec­tos co­mo SE­TI, que bus­ca vida ex­tra­te­rres­tre y se ba­sa en compu­tación dis­tri­bui­da, que re­quie­ren de la par­ti­ci­pa­ción de mu­chas per­so­nas pa­ra lo­grar un ob­je­ti­vo. Aquí, los vo­lun­ta­rios se ba­jan un pro­gra­ma gra­tui­to ela­bo­ra­do por la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley y ce­den el tiem­po y la po­ten­cia de sus or­de­na­do­res cuan­do no los usan pa­ra ayu­dar a los as­tró­no­mos y fí­si­cos a pro­ce­sar in­for­ma­ción. Lo que es real­men­te no­ve­do­so y dis­tin­to aho­ra es que la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na es in­te­lec­tual. Y no ha­ce fal­ta ser un ex­per­to en la ma­te­ria, ni tam­po­co una emi­nen­cia. Lo úni­co que se re­quie­re es in­te­rés y áni­mo de par­ti­ci­par en es­te nue­vo ti­po de ac­cio­nes que pue­den ser su­ma­men­te de­mo­cra­ti­za­do­ras del co­no­ci­mien­to. Y las tec­no­lo­gías lo úni­co que ha­cen es fa­ci­li­tar que un número gi­gan­tes­co de per­so­nas re­par­ti­das por to­do el pla­ne­ta in­ter­co­nec­ta­das tra­ba­jen jun­tas de nue­vas ma­ne­ras y se avan­ce ha­cia el co­no­ci­mien­to co­mún. “El ser hu­mano es so­cial por na­tu­ra­le­za y siem­pre ha co­la­bo­ra­do pa­ra desa­rro­llar ta­reas. Lo que aho­ra ha cam­bia­do es el en­torno de la so­cie­dad, de la aso­cia­ción y del co­no­ci­mien­to. Ha­ce vein­te años, por ejem­plo, no exis­tía la ca­pa­ci­dad que te­ne­mos hoy en día de co­mu­ni­car­nos a tra­vés de la red. En la ac­tua­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.