WI­KI­PE­DIA ES EL EJEM­PLO MÁS CLA­RO DE UNIÓN DE IN­TE­LEC­TOS

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

–ilus­tra Ig­na­si Al­cal­de– han sur­gi­do una in­fi­ni­dad de nue­vas pro­fe­sio­nes que ha­ce tan só­lo cin­co años ni exis­tían, mu­chas de ellas orien­ta­das a la gestión de la in­for­ma­ción y el co­no­ci­mien­to. Aho­ra no se tra­ta só­lo de ge­ne­rar co­no­ci­mien­to sino tam­bién de co­nec­tar­lo con otros y apor­tar nue­vos va­lo­res”. Co­la­bo­ra­ti­va y co­lec­ti­va De mo­men­to, son mu­chos los pro­yec­tos que ya han na­ci­do de la co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na. Wi­ki­pe­dia es el más co­no­ci­do, un ejem­plo de cons­truc­ción co­lec­ti­va que se nu­tre de las apor­ta­cio­nes de mi­les de in­ter­nau­tas que de for­ma al­truis­ta dan su tiem­po pa­ra aflo­rar co­no­ci­mien­to li­bre. Ca­da in­di­vi­duo apor­ta una par­te a un pro­duc­to fi­nal, don­de esa co­la­bo­ra­ción que­da fu­sio­na­da. “La ciu­da­da­nía quie­re sen­tir­se ca­da vez más im­pli­ca­da en pro­yec­tos de co­la­bo­ra­ción. Creo que es una nue­va ma­ne­ra de ex­pre­sar una éti­ca so­cial. Hay ejem­plos muy sen­ci­llos y ca­sos más com­ple­jos, co­mo la fi­gu­ra de ciu­da­da­nos que co­la­bo­ran con ins­ti­tu­cio­nes cien­tí­fi­cas re­co­gien­do da­dos so­bre el te­rri­to­rio o el ca­so de as­tró­no­mos ama­teurs que pei­nan el uni­ver­so ayu­dan­do a los cien­tí­fi­cos. Wi­ki- pe­dia es só­lo uno de los mu­chos pro­yec­tos in­tere­san­tes que hay por to­do el mun­do”, co­men­ta Àlex Hi­no­jo, di­rec­tor de pro­yec­tos culturales de Ami­cal Wi­ki­me­dia, una aso­cia­ción sin áni­mo de lu­cro que co­la­bo­ra en pro­yec­tos de la Fun­da­ción Wi­ki­me­dia, en­tre los que des­ta­ca la Vi­qui­pè­dia, la ver­sión ca­ta­la­na de la po­pu­lar en­ci­clo­pe­dia. Li­nux es otro buen ejem­plo de in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va. Una enor­me co­mu­ni­dad de gen­te re­par­ti­da por to­do el pla­ne­ta desa­rro­lló el sis­te­ma ope­ra­ti­vo de có­di­go abier­to. Cual­quie­ra que su­pie­ra de pro­gra-

ma­ción po­día con­tri­buir en el pro­yec­to. Li­nus Tor­vald y otros ex­per­tos de­ci­den qué mó­du­los de los que la gen­te en­vía se in­cor­po­ran al sis­te­ma. En cam­bio, el pro­yec­to Ga­lax­yZoo es un ejem­plo de in­te­li­gen­cia co­la­bo­ra­ti­va. Cien­tí­fi­cos pi­den a as­tró­no­mos afi­cio­na­dos que les ayu­den a cla­si­fi­car ga­la­xias. Les en­se­ñan una ima­gen y los par­ti­ci­pan­tes de­ben res­pon­der a un cues­tio­na­rio acer­ca de aque­llo que ven: si se tra­ta de una ga­la­xia cir­cu­lar, si hay es­tre­llas... Cien­tos de mi­les de per­so­nas es­tán co­la­bo­ran­do y ya se han pu­bli­ca­do nu­me­ro­sos ar­tícu­los con los da­tos ob­te­ni­dos. En el mis­mo prin­ci­pio se ba­sa An­cient Li­ves. La Uni­ver­si­dad de Ox­ford y la So­cie­dad de Ex­plo­ra­ción de Egip­to pi­den la co­la­bo­ra­ción de los ciu­da­da­nos pa­ra tra­du­cir los Pa­pi­ros de Oxi­rrin­co, ha­lla­dos en 1987 en Egip­to en un ver­te­de­ro de la épo­ca gre­co­rro­ma­na. Es­cri­tos en grie­go y la­tín, po­drían con­te­ner obras li­te­ra­rias. Pa­ra tra­du­cir­los, se han digitalizado los pa­pi­ros y se pi­de a los vo­lun­ta­rios par­ti­ci­pan­tes que bus­quen si­mi­li­tu­des en­tre los sím­bo­los del grie­go an­ti­guo y los ac­tua­les pa­ra iden­ti­fi­car­los. Lue­go la ca­de­na de le­tras for­ma­da se ana­li­za­rá por al­go­rit­mos de or­de­na­dor que re­co­no­ce­rán y tra­du­ci­rán el con­jun­to de ca­rac­te­res. Por úl­ti­mo, los ex­per­tos re­vi­sa­rán y re­co­ge­rán los po­si­bles re­sul­ta­dos. An­cient Li­ves, ade­más, for­ma par­te de una ini­cia­ti­va in­ter­na­cio­nal mu­cho más am­plia lla­ma­da Ci­ti­zen Scien­ce Allian­ce, in­te­gra­da por mu­seos y uni­ver­si­da­des que jus­ta­men­te pre­ten­de pro­mo­ver la im­pli­ca­ción de los ciu­da­da­nos en el pro­ce­so cien­tí­fi­co y tam­bién en ar­te, ar­queo­lo­gía o his­to­ria. En Es­pa­ña tam­bién hay ejem­plos de pro­yec­tos en que los ciu­da­da­nos se in­vo­lu­cran y co­la­bo­ran en el avan­ce del co­no­ci­mien­to. Es el ca­so de la Fun­da­ción Iber­ci­vis, en la que par­ti­ci­pa la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za, el CSIC, Red.es y el Cie­mat; uno de los pro­yec­tos que han desa­rro­lla­do es el de Gri­peNET, el no­do es­pa­ñol de un pro­yec­to in­ter­na­cio­nal de es­tu­dio de la gri­pe. Los vo­lun­ta­rios se re­gis­tran in­tro­du­cien­do

MALARIASPOT ES UN JUE­GO CO­LEC­TI­VO QUE TRA­TA DE COM­BA­TIR EL PA­LU­DIS­MO

un có­di­go pos­tal y apor­tan­do al­gu­nos da­tos so­bre su sa­lud, co­mo si son o no fu­ma­do­res o tie­nen hi­jos pe­que­ños que van a guar­de­ría, y lue­go, de no­viem­bre a abril, los me­ses de la cam­pa­ña de la gri­pe, com­ple­tan un bre­ve cues­tio­na­rio de pre­gun­tas. Gra­cias a sus res­pues­tas, los médicos pue­den sa­ber más del pa­trón de com­por­ta­mien­to del vi­rus, in­ten­tar pre­de­cir dón­de se pro­du­ci­rán nue­vos bro­tes, me­jo­rar el tra­ta­mien­to y, so­bre to­do, la pre­ven­ción. Y hay más, co­mo MalariaSpot, un vi­deo­jue­go en el que los ju­ga­do­res se con­vier­ten en ob­ser­va­do­res médicos que de­ben con­tar la can­ti­dad de pa­rá­si­tos que hay en una mues­tra de san­gre di­gi­ta­li­za­da pa­ra el diagnóstico de la ma­la­ria. O Ca­zan­do al Mos­qui­to Ti­gre, en el que ni­ños de pri­ma­ria y sus fa­mi­lias, en Gi­ro­na, ayu­dan a los ex­per­tos a ha­cer un se­gui­mien­to de es­te te­mi­do in­sec­to a tra­vés de una app mó­vil. “Es­te ti­po de pro­yec­tos en los que con pe­que­ñas apor­ta­cio­nes de mi­les de per­so­nas se con­si­gue una ma­sa crítica de co­no­ci­mien­to es­tán ayu­dan­do a mo­di­fi­car el con­cep­to y los pro­ce­sos de crea­ción de in­for­ma­ción y sa­ber –con­si­de­ra Àlex Hi­no­jo, de Ami­cal Wi­ki­me­dia–. Si, por ejem­plo, to­da la in­ves­ti­ga­ción que se pa­ga con di­ne­ro pú­bli­co se pu­bli­ca­ra con una li­cen­cia abier­ta, Crea­ti­ve Com­mons, fa­ci­li­ta­ría que otros ex­per­tos pu­die­ran reapro­ve­char esos co­no­ci­mien­tos pa­ra con­ti­nuar su in­ves­ti­ga­ción en otros as­pec­tos. Se tra­ta de no te­ner que in­ven­tar la rue­da ca­da vez. Y en un es­ce­na­rio de re­cur­sos li­mi­ta­dos, co­bra aún más sen­ti­do”, apun­ta. Ha­cia una nue­va so­cie­dad Pa­ra Tho­mas W. Ma­lo­ne, del MIT, “es­te nue­vo ti­po de in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va y co­la­bo­ra­ti­va en el fon­do nos ayu­da a com­pren­der qué es ser hu­ma­nos y cuál es nues­tro pa­pel en el pla­ne­ta. Por­que si una co­sa nos de­fi­ne co­mo per­so­nas es nues­tra in­te­li­gen­cia”. Ade­más, es­te nue­vo ti­po de pro­yec­tos con­tri­bu­yen al bien co­mún, a pro­cu­rar co­no­ci­mien­to pa­ra to­da la hu­ma­ni­dad, pues­to que cen­tran más su aten­ción en el pro­ce­so y no tan­to en el re­sul­ta­do. Se tra­ta de apren­der, de cons­truir de for­ma con­jun­ta, de co­la­bo­rar con gen­te pro­ce­den­te de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas y sa­be­res e in­quie­tu­des. Un buen ejem­plo es el pro­yec­to Scien­ce of the City, la ciencia de la ciu­dad, que im­pul­sa La Man­da­ri­na de New­ton, una em­pre­sa de Bar­ce­lo­na que desa­rro­lla pro­yec­tos de co­mu­ni­ca­ción y divulgación de la ciencia, la tec­no­lo­gía y la cul­tu­ra, ba­sa­dos en la co­crea­ción y en el com­par­tir co­no­ci­mien­to. Scien­ce of the City es una ini­cia­ti­va in­ter­na­cio­nal, que ya lle­va dos edi­cio­nes, en la que se lan­za un con­cur­so de ví­deo en el que se in­vi­ta a la gen­te a que ela­bo­re clips de dos mi­nu­tos in­ten­tan­do re­sol­ver una pre­gun­ta vin­cu­la­da a la ciencia y a la ciu­dad. “Nos han lle­ga­do ví­deos so­bre fó­si­les, so­bre leds, so­bre có­mo ha­cer elec­tri­ci­dad a par­tir de los rui­dos de la ciu­dad. Nues­tra idea era acer­car la ciencia al día a día de las per­so­nas, por­que a me­nu­do so­le­mos vin­cu­lar­la a los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción o a la na­tu­ra­le­za. Pe­ro po­cas ve­ces pen­sa­mos que, por ejem­plo, en el des­per­ta­dor hay ciencia, en el desa­yuno hay ciencia. Que­ría­mos que la gen­te se apro­pia­ra de ella adop­tan­do un pa­pel ac­ti­vo”, ex­pli­ca Ire­ne La­puen­te, fí­si­ca y fun­da­do­ra de La Man­da­ri­na. Só­lo en la pri­me­ra con­vo­ca­to­ria re­ci­bie­ron unos 50 ví­deos de to­do el pla­ne­ta, que se pue­den ver en Scien­ceoft­he­city.net. De esos, se es­co­gie­ron los ocho me­jo­res y se lle­va­ron a un gru­po de in­ves­ti­ga­ción en ar­te de la fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes de Bar­ce­lo­na, don­de co­men­zó el pro­ce­so de hi­bri­da­ción de ar­te y ciencia. De esa sim­bio­sis se ges­tó una mues­tra en el cen­tro Arts San­ta Mò­ni­ca, en Bar­ce­lo­na. “Po­de­mos op­tar por ha­cer no­so­tros, des­de La Man­da­ri­na, una ex­po­si­ción de ciencia en la ciu­dad. Pe­ro en­ton­ces a la gen­te só­lo le lle­ga­rá la idea fi­nal de lo que yo he en­con­tra­do y se per­de­rán to­do el co­no­ci-

Pro­yec­to Ga­lax­yZoo

Es un ejem­plo de in­te­li­gen­cia co­la­bo­ra­ti­va. Cien­tí­fi­cos y as­tró­no­mos afi­cio­na­dos co­la­bo­ran cla­si­fi­can­do ga­la­xias. Los pri­me­ros en­se­ñan imá­ge­nes y los par­ti­ci­pan­tes tra­tan de ver ti­pos de ga­la­xias, es­tre­llas... Par­ti­ci­pan cien­tos de mi­les de per­so­nas.

EN FA­MI­LIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.