De­jar de ha­blar y em­pe­zar a es­cu­char

Oír es una co­sa, pe­ro es­cu­char... El es­trés y la hi­per­ac­ti­vi­dad go­bier­nan el día a día de mu­cha gen­te y el rui­do lle­na la men­te e im­pi­de es­cu­char­nos a no­so­tros mis­mos y a los de­más. Fru­to de es­ta des­co­ne­xión, nos cues­ta mu­cho de­di­car to­da la aten­ción a la

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Ire­ne Or­ce, coach

Te­ne­mos dos oí­dos y una bo­ca. Pa­re­ce que es­te­mos he­chos pa­ra es­cu­char el do­ble de lo que ha­bla­mos. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría ha­bla­mos el do­ble de lo que es­cu­cha­mos. Vi­vi­mos tan ab­sor­bi­dos por nues­tra pro­pia vida y nues­tras cir­cuns­tan­cias que so­le­mos dar po­co es­pa­cio y me­nos aten­ción a la per­so­na que te­ne­mos de­lan­te. El pi­lo­to au­to­má­ti­co to­ma el con­trol. Así, a me­nu­do nos ha­lla­mos pen­san­do en la lis­ta de la com­pra mien­tras al­guien nos cuen­ta sus vi­ci­si­tu­des. Ade­más, cuan­do una per­so­na de nues­tro en­torno se en­cuen­tra an­te un pro­ble­ma o un obs­tácu­lo, nos in­va­de con ur­gen­cia la ne­ce­si­dad de acon­se­jar. De es­te mo­do, so­le­mos tra­tar de orien­tar­la, di­cién­do­le qué de­be­ría ha­cer –se­gún nues­tro pun­to de vis­ta– pa­ra sol­ven­tar esa si­tua­ción. Hay fra­ses co­mo “no de­be­rías per­do­nar una in­fi­de­li­dad, es al­go que no se pue­de su­pe­rar”, “lo me­jor que pue­des ha­cer si no te lle­vas bien con tu fa­mi­lia es mar­char­te de ca­sa”, “con­fía en mí, lo más efec­ti­vo pa­ra adel­ga­zar es la die­ta de la al­ca­cho­fa”… Da­mos to­do ti­po de con­se­jos por­que cree­mos sa­ber per­fec­ta­men­te lo que el otro ne­ce­si­ta. Y en de­ma­sia­das oca­sio­nes, brin­da­mos esa in­for­ma­ción a per­so­nas que ni si­quie­ra nos la han pe­di­do. Des­de que te­ne­mos uso de razón, fa­mi­lia y ami­gos nos han acon­se­ja­do no só­lo có­mo ves­tir sino tam­bién qué ca­mino pro­fe­sio­nal to­mar. Las re­la­cio­nes de pa­re­ja, sin ir más le­jos, dan pie a una co­rrien­te inago­ta­ble de con­se­jos. No obs­tan­te, su efi­ca­cia –mu­chas ve­ces– es prác­ti­ca­men­te nu­la. Al fin y al ca­bo, los con­se­jos que da­mos son un re­fle­jo de nues­tras creen­cias y ex­pe­rien­cias. Así, nos pro­yec­ta­mos con la ne­ce­si­dad –in­cons­cien­te– de que la reali­dad del otro se adap­ta a lo que no­so­tros con­si­de­ra­mos que se­ría me­jor. Así, en de­ma­sia­das oca­sio­nes acon­se­ja­mos de for­ma reac­ti­va e im­pul­si­va, lo que in­di­ca que no es­ta­mos pres­tan­do ver­da­de­ra aten­ción. Fren­te a es­ta si­tua­ción sur­ge una pre­gun­ta in­có­mo­da: en nues­tras re­la­cio­nes con los de­más, ¿real­men­te es­cu­cha­mos?

Prac­ti­car el si­len­cio Des­de pe­que­ños va­mos al co­le­gio pa­ra apren­der a ha­blar y a es­cri­bir, pe­ro na­die nos en­se­ña a es­cu­char. Ge­ne­ral­men­te, ca­si por iner­cia, nos li­mi­ta­mos a oír. Y ca­na­li­za­mos nues­tra ne­ce­si­dad de so­cia­bi­li­dad desa­rro­llan­do dis­tin­tos ti­pos de es­cu­cha. Así, so­le­mos prac­ti­car la es­cu­cha ego­cén­tri­ca, que con­sis­te en uti­li­zar lo que nos es­tá con­tan­do el otro pa­ra dar la vuel­ta a la con­ver­sa­ción y desaho­gar­nos ex­pli­can­do nues­tras cui­tas. O ejer­ce­mos la es­cu­cha a trai­ción, que nos lle­va a juz­gar, cul­pa­bi­li­zar, mi­ni­mi­zar e in­clu­so reír­nos de lo que cuen­ta nues­tro in­ter­lo­cu­tor. Pro­ba­ble­men­te, la que más uti­li­za­mos es la de­no­mi­na­da es­cu­cha de bue­nas in­ten­cio­nes, que con­sis­te en com­pa­de­cer y tra­tar

de con­ven­cer a nues­tro in­ter­lo­cu­tor me­dian­te con­se­jos, in­ten­tan­do im­po­ner­le nues­tro pun­to de vis­ta. Y en al­gu­nas oca­sio­nes in­clu­so prac­ti­ca­mos la es­cu­cha sin es­cu­cha, que apa­re­ce cuan­do el diá­lo­go en­tre dos per­so­nas se con­vier­te en la su­ma de dos mo­nó­lo­gos en los que la in­ter­ac­ción mu­tua no desem­bo­ca en nin­gún efec­to, re­sul­ta­do o in­fluen­cia po­si­ti­va. Pe­ro lo cier­to es que sea cual sea el ti­po de es­cu­cha que uti­li­ce­mos, so­le­mos cen­trar nues­tra aten­ción en lo que va­mos a de­cir en cuan­to nues­tro in­ter­lo­cu­tor ter­mi­ne su in­ter­ven­ción. Es más, a me­nu­do le in­te­rrum­pi­mos. Es­te há­bi­to, tan ex­ten­di­do co­mo da­ñino, par­te de la ba­se de que te­ne­mos al­go más im­por­tan­te que de­cir que la per­so­na que te­ne­mos de­lan­te. Tal vez sea el mo­men­to de ha­cer un ejer­ci­cio de au­to­crí­ti­ca y pre­gun­tar­nos : ¿Cuán­tas ve­ces he­mos cor­ta­do a nues­tro in­ter­lo­cu­tor an­tes de que ter­mi­na­ra de ex­pli­car­se? Sin em­bar­go, con es­ta ac­ti­tud no lo­gra­mos me­jo­rar su si­tua­ción. Es­te re­sul­ta­do es fru­to de la ma­la co­mu­ni­ca­ción y de fal­ta de aten­ción ha­cia el otro. Tal vez es­cu­cha­mos po­co por­que nos cree­mos en po­se­sión de la ver­dad y la razón, por­que asu­mi­mos que nues­tro in­ter­lo­cu­tor es­tá equi­vo­ca­do o, po­si­ble­men­te, por­que sen­ti­mos que cuan­do ha­bla­mos ejer­ce­mos más in­fluen­cia so­bre los de­más que cuan­do es­cu­cha­mos. Pe­ro lo cier­to es que quien con­tro­la una con­ver­sa­ción no es quien más ha­bla, sino quien me­jor es­cu­cha. Cam­biar esa iner­cia tó­xi­ca es­tá en nues­tra mano y pa­sa por com­pro­me­ter­nos con no­so­tros mis­mos y nues­tras re­la­cio­nes, tra­ba­jan­do nues­tra ca­pa­ci­dad de es­cu­char ac­ti­va­men­te. Só­lo así po­dre­mos de­jar de ha­cer hi­pó­te­sis mien­tras nues­tro in­ter­lo­cu­tor ha­bla pa­ra sim­ple­men­te ab­sor­ber la in­for­ma­ción que es­ta­mos re­ci­bien­do. Sin pre­jui­cios, fil­tros, ni ten­sio­nes. Ca­be des­ta­car que el ex­per­to en in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, Da­niel Go­le­man, iden­ti­fi­có el ar­te de es­cu­char en­tre las ha­bi­li­da­des que desa­rro­llan las per­so­nas que cuen­tan con al­tos ni­ve­les de in­te­li­gen­cia emo­cio­nal. No en vano, se tra­ta de una de las ap­ti­tu­des que mar­can nues­tras re­la­cio­nes. Nos per­mi­te com­pren­der a los de­más, in­terio­ri­zar pers­pec­ti­vas aje­nas e in­tere­sar­nos ac­ti­va­men­te por sus preo­cu­pa­cio­nes. En­tre otros be­ne­fi­cios, con­tri­bu­ye a me­jo­rar la efec­ti­vi­dad de la

EL QUE ME­JOR DO­MI­NA UN DIÁ­LO­GO ES QUIEN ME­JOR ES­CU­CHA, NO QUIEN MÁS HA­BLA

co­mu­ni­ca­ción y a po­ten­ciar la au­to­es­ti­ma del in­ter­lo­cu­tor, ya que se sien­te valorado y com­pren­di­do, lo que re­per­cu­te po­si­ti­va­men­te en la re­la­ción. Cu­rio­sa­men­te, pa­ra es­cu­char de ver­dad no uti­li­za­mos úni­ca­men­te las ore­jas. Nues­tros sen­ti­dos se alían pa­ra des­ci­frar los men­sa­jes, a ve­ces con­tra­dic­to­rios, que emi­te nues­tro in­ter­lo­cu­tor. Es­cu­char es un ar­te, y re­quie­re de gran­des do­sis de prác­ti­ca y aten­ción. Pa­ra apren­der a es­cu­char hay que em­pe­zar por en­con­trar es­pa­cios de si­len­cio. Só­lo así po­dre­mos aca­llar el to­rren­te in­ce­san­te de pen­sa­mien­tos que nos acom­pa­ñan cons­tan­te­men­te, dán­do­nos la opor­tu­ni­dad de cen­trar nues­tra aten­ción ple­na en al­go más allá de no­so­tros mis­mos. Cuan­do es­cu­cha­mos de­ja­mos de juz­gar, y crea­mos un es­pa­cio de si­len­cio que nos per­mi­te res­pon­der a nues­tro in­ter­lo­cu­tor des­de la res­pon­sa­bi­li­dad y la cons­cien­cia. La bue­na es­cu­cha crea un cli­ma de em­pa­tía, de con­fian­za y de au­ten­ti­ci­dad, en el que es po­si­ble com­pren­der las ne­ce­si­da­des, sen­ti­mien­tos y mo­ti­va­cio­nes de la otra per­so­na. Los ex­per­tos en coaching, ar­te­sa­nos de la es­cu­cha, afir­man que la cla­ve pa­ra lo­grar es­cu­char es man­te­ner nues­tro diá­lo­go in­terno en si­len­cio cuan­do la otra per­so­na es­tá com­par­tien­do. El ob­je­ti­vo es ha­cer de es­pe­jo, pues asu­mi­mos que el in­ter­lo­cu­tor sa­be me­jor que na­die qué es lo que ne­ce­si­ta. Apren­der a es­cu­char(nos) Es­cu­char es un pro­ce­so de acom­pa­ña­mien­to que per­mi­te com­pren­der a los de­más y a no­so­tros. Al ha­cer­lo ac­ti­va­men­te, de­mos­tra­mos in­te­rés por el otro a tra­vés del feed­back, le da­mos es­pa­cio pa­ra per­mi­tir­le re­fle­xio­nar y uti­li­za­mos la pre­gun­ta co­mo he­rra­mien­ta pa­ra ha­llar la so­lu­ción que bus­ca. El es­ce­na­rio ín­ti­mo que ofre­ce la es­cu­cha em­pá­ti­ca nos per­mi­te cues­tio­nar y cues­tio­nar­nos. Una pre­gun­ta bien plan­tea­da pue­de ex­pan­dir la men­te de nues­tro in­ter­lo­cu­tor ha­cia otros ho­ri­zon­tes, has­ta el pun­to de lle­var­le a rea­li­zar cam­bios im­por­tan­tes en su vida. A di­fe­ren­cia de un con­se­jo –que trae con­si­go im­plí­ci­ta la res­pues­ta–, la pre­gun­ta mo­ti­va a nues­tro in­ter­lo­cu­tor a ahon­dar en sí mis­mo pa­ra ha­llar la so­lu­ción que es­tá bus­can­do. Así, pre­gun­tar de for­ma cons­cien­te pro­mue­ve que la con­ver­sa­ción se va­ya con­cre­tan­do, di­ri­gién­do­se ha­cia la raíz del con­flic­to y su po­si­ble so­lu­ción. Ade­más, la es­cu­cha ac­ti­va nos per­mi­te prac­ti­car la em­pa­tía que per­mi­te po­ner­nos en el lu­gar del otro, apo­yar­le y apren­der de su ex­pe­rien­cia. En ese es­pa­cio, so­mos ca­pa­ces de in­ter­pre­tar el men­sa­je des­de el mar­co emo­cio­nal e in­te­lec­tual de la per­so­na que te­ne­mos de­lan­te. Nos ayu­da a co­nec­tar­nos con no­so­tros, con el otro y con el pre­sen­te. De ahí que tras man­te­ner una con­ver­sa­ción en la que nues­tro in­ter­lo­cu­tor ha uti­li­za­do la es­cu­cha em­pá­ti­ca, nos sin­ta­mos ple­nos, con una ma­yor pers­pec­ti­va so­bre los asun­tos que he­mos tra­ta­do. Es­cu­char su­po­ne un ejer­ci­cio dia­rio, es un com­pro­mi­so por man­te­ner re­la­cio­nes más ho­nes­tas, cons­truc­ti­vas y au­tén­ti­cas con los de­más. Nos ayu­da a cre­cer en to­le­ran­cia, res­pe­to y fle­xi­bi­li­dad. Y tam­bién a to­mar pers­pec­ti­va. Aun­que en oca­sio­nes lo pa­rez­ca, no es lo mis­mo oír que es­cu­char. Y, sin du­da, exis­te un abis­mo en­tre acon­se­jar y pre­gun­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.