LAS RE­LI­GIO­NES

La Vanguardia - ES - - CREAR - JO­SÉ AN­TO­NIO MARINA es@la­van­guar­dia.es

Un lec­tor me plan­tea una pre­gun­ta in­tere­san­tí­si­ma. La re­li­gión, ¿ha si­do be­ne­fi­cio­sa o per­ju­di­cial? Res­pon­de­ré te­le­grá­fi­ca­men­te. En es­te mo­men­to, te­ne­mos una ví­vi­da me­mo­ria pa­ra to­dos los des­ma­nes que se han co­me­ti­do en nom­bre de Dios o de la re­li­gión. Los mo­no­teís­mos han si­do siem­pre ex­clu­yen­tes, y re­sul­ta que las re­li­gio­nes con más in­fluen­cia en Oc­ci­den­te –ju­daís­mo, cris­tia­nis­mo e is­la­mis­mo– son mo­no­teís­tas. Ade­más, se fun­dan en un cre­do que sus fie­les tie­nen que acep­tar sin re- chis­tar. Es­tos ex­ce­sos, que sur­gen cuan­do la re­li­gión se des­na­tu­ra­li­za al con­ver­tir­se en po­der o alián­do­se con él, nos ha­cen ol­vi­dar la in­fluen­cia de­ci­si­va que tu­vo en la hu­ma­ni­za­ción de la es­pe­cie. Fue una de esas grúas men­ta­les que la in­te­li­gen­cia in­ven­ta pa­ra ele­var­se, co­mo he ex­pli­ca­do en El bu­cle pro­di­gio­so. Aca­bo de leer dos li­bros que re­afir­man es­ta idea. Uno es de Mar­cel Otte, ar­queó­lo­go fran­cés es­pe­cia­li­za­do en el pa­leo­lí­ti­co, y su tí­tu­lo es El ama­ne­cer es­pi­ri­tual de la hu­ma­ni­dad. Se­ña­la que la aven­tu­ra de la hu­ma­ni­dad, que tu­vo orí­ge­nes muy hu­mil­des en las sa­ba­nas afri­ca­nas, fue im­pul­sa­da por lo que él lla­ma “una in­quie­tud va­ga­men­te es­pi­ri­tual”, que le ha­cía ir más allá de lo que te­nía y de lo que veía, pa­ra du­pli­car sim­bó­li­ca­men­te el mun­do. Los abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nos to­da­vía creen que hu­bo un tiem­po del sue­ño, en que se for­ma­ron to­das las co­sas. El se­gun­do li­bro es­tá es­cri­to por Ka­ren Ams­trong, la más in­tere­san­te es­cri­to­ra actual so­bre las re­li­gio­nes. El tí­tu­lo: En de­fen­sa de Dios. La ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa, se­ña­la, se ba­sa en la afir­ma­ción de otra reali­dad más per­fec­ta con la que com­pa­rar­se. De ahí bro­ta su im­pul­so as­cen­den­te. En las pri­me­ras re­li­gio­nes se per­ci­bía co­mo “el po­der que po­seen las co­sas”. El ma­na de los po­li­ne­sios. Pa­ra los in­doeu­ro­peos, que co­lo­ni­za­ron In­dia, los de­vas eran lo bri­llan­te. Los grie­gos pri­mi­ti­vos uti­li­za­ban dios co­mo ad­je­ti­vo. Al­gu­nas co­sas eran di­vi­nas. En los Upa­nis­had se ha­bla de Brah­man co­mo lo que ha­ce que el ojo vea o la hier­ba crez­ca. Los hi­ti­tas creían que Te­le­pi­nu era el dios que ha­cía que las cau­sas pro­du­je­ran efec­tos. Si se le ofen­día y se mar­cha­ba, to­do vol­vía al caos. Más tar­de, Dios apa­re­ció co­mo la bon­dad per­fec­ta, que exi­gía com­pa­sión y justicia a los hu­ma­nos.

LAS RE­LI­GIO­NES HAN SER­VI­DO CO­MO GRÚAS MEN­TA­LES PA­RA QUE LA HU­MA­NI­DAD PUE­DA ELE­VAR­SE A OTRO NI­VEL

Des­de su apa­ri­ción, en los os­cu­ros mi­le­nios de la prehis­to­ria –se­ña­la Arms­trong–, la re­li­gión no fue bá­si­ca­men­te al­go que se pen­sa­ra, sino al­go que se ha­cía. Era una dis­ci­pli­na prác­ti­ca que en­se­ña­ba a des­cu­brir nue­vas ca­pa­ci­da­des de la men­te y del co­ra­zón. “La re­li­gión –di­ce Arms­trong– es un tra­ba­jo du­ro. Sus in­tui­cio­nes no son evi­den­tes y tie­nen que ser cul­ti­va­das de la mis­ma ma­ne­ra que el gus­to por el ar­te, la música o la poe­sía”. Tan­to la re­li­gión co­mo las ar­tes per­mi­ten for­mas va­lio­sas de ver o sen­tir la reali­dad. Es­to me re­cuer­da una pe­cu­lia­ri­dad in­gle­sa. Por or­den del Par­la­men­to, la edu­ca­ción de­be cuidar la “for­ma­ción es­pi­ri­tual” de los alum­nos. ¿Y eso qué es? No se tra­ta de en­se­ñar re­li­gión, sino de re­fle­xio­nar so­bre aque­llas as­pi­ra­cio­nes o in­tere­ses hu­ma­nos –co­mo la es­té­ti­ca, la bús­que­da de sen­ti­do, la éti­ca, y tam­bién la re­li­gión– que no tie­nen tra­ta­mien­to cien­tí­fi­co. Ten­gan en cuen­ta que con­cep­tos tan im­por­tan­tes co­mo el de dig­ni­dad no son cien­tí­fi­cos. For­man par­te de otro ni­vel con­cep­tual, sim­bó­li­co, es­pi­ri­tual. La re­li­gión fue una fuer­za evo­lu­ti­va que im­pi­dió que los hu­ma­nos des­can­sá­ra­mos en nues­tra con­di­ción de ani­ma­les lis­tos. Por eso ha du­ra­do.

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.