¿LES SIEN­TAN BIEN LOS RE­TO­QUES A ELLOS?

A pe­sar de la ima­gen de fa­mo­sos que, co­mo Sil­vio Ber­lus­co­ni o Mic­key Rour­ke, se han pa­sa­do con los re­to­ques, la ci­ru­gía es­té­ti­ca no tie­ne por qué sen­tar mal a los hom­bres. El se­cre­to es bus­car la na­tu­ra­li­dad. Y la mas­cu­li­ni­dad

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Margarita Puig

El as­pec­to de per­so­na­jes que se han so­me­ti­do a ope­ra­cio­nes es­té­ti­cas de du­do­so re­sul­ta­do, co­mo Sil­vio Ber­lus­co­ni o Mic­key Rour­ke, po­dría con­du­cir a con­clu­sio­nes pre­ci­pi­ta­das, co­mo con­si­de­rar que ese ti­po de ci­ru­gía no les sien­ta bien a ellos, a los hom­bres. O que, en to­do ca­so, les sien­ta peor que a las mu­je­res. ¿Es así? ¿O sim­ple­men­te es que las in­ter­ven­cio­nes mas­cu­li­nas pa­san más des­aper­ci­bi­das y só­lo nos per­ca­ta­mos de los ca­sos de quie­nes no han sa­bi­do es­co­ger la me­jor op­ción? La res­pues­ta de los pro­fe­sio­na­les del sec­tor es uná­ni­me. No es que a ellos les sien­ten me­jor o peor los arre­glos es­té­ti­cos, por­que no se tra­ta de una cues­tión de se­xo, sino de có­mo se usa la ci­ru­gía. En es­te sen­ti­do, el ci­ru­jano plás­ti­co Ja­vier de Be­ni­to, del hos­pi­tal uni­ver­si­ta­ri Qui­rón De­xeus, re­cuer­da que “Pi­tan­guy de­cía que el éxi­to en la ci­ru­gía es­té­ti­ca no de­pen­de de lo que el ci­ru­jano ha­ga, ni tam­po­co de lo que sal­ga, sino que va en re­la­ción de có­mo el

pa­cien­te uti­li­za el re­sul­ta­do des­pués de la ci­ru­gía”. El doc­tor Vi­cen­te Pa­lo­ma, ci­ru­jano plás­ti­co y es­té­ti­co del cen­tro mé­di­co Tek­non de Bar­ce­lo­na y miem­bro de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ci­ru­gía Plás­ti­ca Re­pa­ra­do­ra y Es­té­tia (Secpre), re­cuer­da que “la me­di­ci­na y la ci­ru­gía es­té­ti­ca nos pro­por­cio­nan múl­ti­ples re­cur­sos ade­cua­dos tan­to pa­ra las mu­je­res co­mo pa­ra los hom­bres y, en am­bos ca­sos, las téc­ni­cas son bá­si­ca­men­te las mis­mas aun­que los hom­bres tie­nen cier­tas pe­cu­lia­ri­da­des que nos obli­gan a cam­biar al­gu­nos as­pec­tos de las in­ter­ven­cio­nes, co­mo son las ci­ca­tri­ces del líf­ting fa­cial pa­ra adap­tar­nos a la barba mas­cu­li­na”. Sea co­mo sea, si ellos tie­nen más o me­nos suer­te con los arre­glos es­té­ti­cos tam­po­co es de­ma­sia­do me­di­ble, pues­to que hoy en día to­da­vía son más las mu­je­res que so­li­ci­tan es­tas in­ter­ven­cio­nes. Xa­vier Tin­to­ré, es­pe­cia­lis­ta en ri­no­plas­tia y mi­cro­ci­ru­gía, que for­ma par­te del equi­po del Ins­ti­tu­to de Ci­ru­gía Plás­ti­ca Tin­to­ré & Bra­só y es tam­bién je­fe de ser­vi­cio de ci­ru­gía plás­ti­ca del hos­pi­tal Ge­ne­ral de Ca­ta­lun­ya, re­cuer­da que “el por­cen­ta­je de hom­bres que se so­me­te a in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas aún es muy ba­jo, en com­pa­ra­ción con las mu­je­res (no lle­ga al 10%), aun­que el in­te­rés de ellos por la es­té­ti­ca se ha vis­to in­cre­men­ta­do en los úl­ti­mos años y la ten­den­cia con­ti­núa al al­za”. Te­nien­do en cuen­ta es­tos da­tos, Tin­to­ré con­si­de­ra que “las in­ter­ven­cio­nes sien­tan igual a hom­bres que a mu­je­res, lo que su­ce­de es que las que se ha­cen ellas son las más so­li­ci­ta­das y, por tan­to, se ven más. Hay que te­ner en cuen­ta que ca­si el 50% de las in­ter­ven­cio­nes rea­li­za­das en mu­je­res son en la ma­ma (au­men­to, re­duc­ción y mas­to­pe­xia)”. De­man­da cre­cien­te Ellos co­mien­zan a plan­tear­se en se­rio es­ta po­si­bi­li­dad a par­tir de los 35 años y has­ta los 55, mien­tras que ellas sue­len ha­cer­lo un po­co an­tes y se dis­tri­bu­yen so­bre to­do en dos gran­des gru­pos, las pa­cien­tes de en­tre 20 y 30 años y las que se preo­cu­pan por me­jo­rar su as­pec­to por es­ta vía a par­tir de los 45. Lo que sí es cier­to es que exis­te una de­man­da cre­cien­te de ope­ra­cio­nes mas­cu­li­nas. Los que co­mien­zan pron­to, so­bre los 20 años, ca­si siem­pre op­tan por la co­rrec­ción del ta­bi­que na­sal (o ri­no­plas­tia) y la co­rrec­ción de las ore­jas (por lo ge­ne­ral pa­ra pe­gar­las más a la sien). Lle­ga­dos los 30 so­li­ci­tan im­plan­tes ca­pi­la­res y a par­tir de los 50 lle­ga la co­rrec­ción de los pár­pa­dos mien­tras que a los 60 se sue­le ha­cer ne­ce­sa­ria la del cue­llo por la pa­pa­da o ex­ce­so de gra­sa. La gi­ne­co­mas­tia o los de­pó­si­tos de gra­sa y el ex­ce­so de vo­lu­men ma­ma­rio en los pe­chos del va­rón es otra de las ope­ra­cio­nes con más de­man­da en­tre los va­ro­nes a par­tir de los 50 años. Li­po­suc­cio­nes Se­gún el doc­tor Vi­cen­te Pa­lo­ma, en los úl­ti­mos tiem­pos “las li­po­suc­cio­nes son pro­ba­ble­men­te las in­ter­ven­cio­nes más so­li­ci­ta­das, pe­ro ca­da vez rea­li­za­mos más ci­ru­gía de pár­pa­dos”. En los úl­ti­mos diez años, que es cuan­do ha au­men­ta­do

LAS ORE­JAS DE SO­PLI­LLO SUE­LEN CO­RRE­GIR­SE AN­TES DE LOS DIE­CI­OCHO A PAR­TIR DE LOS 50 LES PREO­CU­PA MU­CHO EL AB­DO­MEN Y EL PE­CHO CAÍ­DO

de for­ma con­si­de­ra­ble el número de pa­cien­tes mas­cu­li­nos en las con­sul­tas de es­té­ti­ca, otra de las ope­ra­cio­nes que es­tá co­men­zan­do a ser ha­bi­tual se­gún Jo­sep Ma­ria Pa­la­cin, es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía plás­ti­ca, re­pa­ra­do­ra y es­té­ti­ca de cen­tro mé­di­co Tek­non, es el de la co­rrec­ción de la fla­ci­dez cu­tá­nea en bra­zos, ab­do­men y mus­los en las obe­si­da­des mór­bi­das des­pués de la ci­ru­gía ba­riá­tri­ca. Por su par­te, la doc­to­ra Na­ta­lia Ri­bé, que re­co­mien­da siem­pre “pen­sar­lo bien y bus­car siem­pre un buen pro­fe­sio­nal que ase­gu­re un tra­to real­men­te per­so­na­li­za­do”, ex­pli­ca que an­tes de lle­gar a la ci­ru­gía son tam­bién ca­da vez más los hom­bres que bus­can los pri­me­ros re­sul­ta­dos en “tra­ta­mien­tos fa­cia­les pa­ra sua­vi­zar las arru­gas de ex­pre­sión, re­lle­nos es­pe­cí­fi­cos por fal­ta de vo­lu­men o pér­di­da de gra­sa y fla­ci­dez fa­cial, así co­mo tra­ta­mien­to de la gra­sa lo­ca­li­za­da con pro­ce­di­mien­tos mé­di­co-es­té­ti­cos, pri­me­ro, y si se pre­ci­sa, tam­bién qui­rúr­gi­cos”. To­do ello es un cla­ro signo de que la es­té­ti­ca fa­cial es­tá em­pe­zan­do a co­brar mu­cha im­por­tan­cia en­tre los va­ro­nes. Ma­yo­res de edad y... ore­jas de so­pli­llo En el ca­so de los hom­bres, no sue­le ha­ber una in­quie­tud de­ma­sia­do precoz por los arre­glos es­té­ti­cos. Pedro Ar­que­ro, es­pe­cia­li­za­do en ci­ru­gía plás­ti­ca en la es­cue­la del pro­fe­sor Ivo Pi­tan­guy y pro­pie­ta­rio de la clí­ni­ca ma­dri­le­ña Ar­que­ro, ex­pli­ca que “en nues­tros cen­tros só­lo ope­ra­mos a per­so­nas ma­yo­res de edad, ex­cep­tuan­do al­gu­nos ca­sos muy con­cre­tos en los que cree­mos que es­pe­rar has­ta la ma­yo­ría de edad pue­de agra­var los po­si­bles efec­tos psi­co­ló­gi­cos ad­ver­sos en el pa­cien­te. El ca­so más evi­den­te de es­to es la ci­ru­gía de ore­jas (oto­plas­tia) pa­ra tra­tar las lla­ma­das ore­jas de so­pli­llo. Si es­pe­ra­mos has­ta que el pa­cien­te cum­pla 18 años, pro­ba­ble­men­te se ten­drá que en­fren­tar en va­rias oca­sio­nes a la cruel­dad de otros ni­ños, lo que pue­de ge­ne­rar se­cue­las psi­co­ló­gi­cas en el pa­cien­te. Por eso, en es­tos ca­sos, cree­mos que com­pen­sa ha­cer la ci­ru­gía an­tes de esa edad”. Es­te pro­fe­sio­nal ha ad­ver­ti­do que en los úl­ti­mos tiem­pos es­tá sur­gien­do “una ten­den­cia nue­va muy mas­cu­li­na que res­pon­de a la de­man­da de pró­te­sis de án­gu­lo man­di­bu­lar y/o de men­tón: se tra­ta de pe­que­ñas ci­ru­gías po­co com­pli­ca­das, que ofre­cen un re­sul­ta­do muy no­to­rio pe­ro a la vez discreto por­que lo que se bus­ca es que la gen­te no­te un cam­bio en el pa­cien­te, pe­ro sin sa­ber exac­ta­men­te cuál es ese cam­bio…”. ¿El re­sul­ta­do? De­pen­de Esas son las so­li­ci­tu­des y las in­quie­tu­des es­té­ti­cas más co­mu­nes, pe­ro ¿qué que­da bien y qué no? De Be­ni­to es con­tun­den­te: “El re­sul­ta­do de­pen­de de mu­chos fac­to­res pe­ro, so­bre to­do, de los te­ji­dos que tra­ta­re­mos y de la con­fi­gu­ra­ción anató­mi­ca del pa­cien­te. Así, la piel flá­ci­da y en ex­ce­so se des­cuel­ga an­tes que otra que no lo sea”. Que el re­sul­ta­do que­de bien, y eso sig­ni­fi­ca pa­ra to­dos los en­ten­di­dos “que re­sul­te muy na­tu­ral”, va a de­pen­der de los ob­je­ti­vos que se mar­ca el pa­cien­te. Se­gún De Be­ni­to “es im­por­tan­te que el pro­fe­sio­nal no ge­ne­re ex­pec­ta­ti­vas que no se va­yan a con­se­guir; y, por su­pues­to, de­pen­de­rá de la téc­ni­ca y de las ma­nos del ci­ru­jano”. Mas­cu­li­ni­dad Pe­ro so­bre to­do hay que pen­sar que cuan­do se ha­ce una ci­ru­gía a un hom­bre el re­sul­ta­do de­be ser igual­men­te mas­cu­lino. En es­te sen­ti­do, Vi­cen­te Pa­lo­ma ad­vier­te que “es muy im­por­tan­te com­pren­der las pe­cu­lia­ri­da­des de los hom­bres, co­mo que la pre­sen­cia de la barba nos ha­ce cam­biar la si­tua­ción de las ci­ca­tri­ces, pa­ra adap­tar­nos a los con­tor­nos mas­cu­li­nos o que, por ejem­plo, las ri­no­plas­tias de­ben ser muy na­tu­ra­les y huir siem­pre de re­ba­jar ex­ce­si­va­men­te el dor­so na­sal pa­ra no fe­mi­ni­zar la ca­ra del pa­cien­te”. A pe­sar de ello, De Be­ni­to con­si­de­ra que “ca­si to­dos los de­seos del pa­cien­te se pue­den al­can­zar siem­pre y cuan­do cum­plan con las ex­pec­ta­ti­vas reales y no es­tén só­lo en su ima­gi­na­ción, aun­que por su­pues­to tam­bién son inal­can­za­bles aque­llos re­sul­ta­dos que el ci­ru­jano no pue­da lo­grar por fal­ta de ex­pe­rien­cia”. Desas­tres es­té­ti­cos En la ac­tua­li­dad, lle­gar a desas­tres es­té­ti­cos no es ha­bi­tual, so­bre to­do por­que se han con­se­gui­do gran­des avan­ces que per­mi­ten re­sul­ta­dos muy na­tu­ra­les. En el ca­so de la cal­vi­cie, que a ve­ces pa­re­ce una ba­ta­lla per­di­da, Vi­cen­te Pa­lo­ma ase­gu­ra que “se han con­se­gui­do gran­des avan­ces gra­cias a los in­jer­tos ca­pi­la­res”. Abu­sar de ellos cuan­do no fun­cio­nan pue­de lle­var a as­pec­tos po­co creí­bles, co­mo el que lu­ce Ber­lus­co­ni o John Tra­vol­ta, pe­ro ahí tan­to el pa­cien­te co­mo los doc­to­res de­ben sa­ber y asu­mir las li­mi­ta­cio­nes. Más com­pli­ca­do es aún, cuen­ta Vi­cen­te Pa­lo­ma, “con­se­guir re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios en aque­llos ca­sos de pa­cien­tes que desean me­jo­rar el as­pec­to de su mus­cu­la­tu­ra, en los que se sue­len usar pró­te­sis de si­li­co­na en las pan­to­rri­llas o en los pec­to­ra­les, pe­ro la res­pues­ta hoy en día aún dis­ta de ser per­fec­ta”. Jo­sep Ma­ria Pa­la­cin ad­vier­te que to­da ope­ra­ción con­lle­va un pe­li­gro. Por ello hay que es­tar ple­na­men­te se­gu­ro de lo que se bus­ca y de si es po­si­ble o no el ob­je­ti­vo. En es­te sen­ti­do ex­pli­ca que “no po­de­mos con­tro­lar com­ple­ta­men­te las ci­ca­tri­ces, que en al­gu­nos pa­cien­tes se­rán me­jo­res que en otros. En la ci­ru­gía del re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial no pue­de es­ti­rar­se so­la­men­te la piel, ya que es­ta no es­ta di­se­ña­da pa­ra man­te­ner trac­ción, y si así lo ha­ce­mos los re­sul­ta­dos, no se­rán na­tu­ra­les... Es­te es un ejem­plo de “que­dar mal”…. Por ello, el tra­ba­jo del ci­ru­jano es­té­ti­co es ab­so­lu­ta­men­te ar­te­sa­nal y se de­be rea­li­zar con de­li­ca­de­za, pro­fe­sio­na­li­dad y buen gus­to”. Ten­den­cias De­ci­dir­se por al­gún tra­ta­mien­to de es­té­ti­ca ca­da vez es al­go más na­tu­ral pa­ra los hom­bres, pe­ro, en opi­nión de Na­ta­lia Ri­bé, si­gue exis­tien­do esa es­pe­cie de ta­bú en­tre los hom­bres y a mu­chos to­da­vía les cues­ta acu­dir a la con­sul­ta de un ci­ru­jano plás­ti­co (aun­que lue­go les cues­te me­nos re­co­no­cer­lo), mien­tras que las mu­je­res ya han su­pe­ra­do am­plia­men­te ese trá­mi­te. Pe­ro a pe­sar de es­ta ver­güen­za ini­cial, una vez han se­gui­do to­do el pro­ce­so pre y post­ope­ra­to­rio, cuan­do los hom­bres se de­ci­den lo ha­cen de for­ma irre­ver­si­ble. A par­tir de ese mo­men­to, to­do cam­bia. En­ton­ces ellos tie­nen me­nos du­das y no ha­cen co­mo ellas, que sue­len re­pe­tir vi­si­ta a la con­sul­ta pa­ra acla­rar du­das, ca­si siem­pre acom­pa­ña­das de otra per­so­na pa­ra que les ayu­de a to­mar la de­ci­sión. Una de las di­fe­ren­cias más con­tun­den­tes en­tre hom­bres y mu­je­res es que ellos, ade­más de te­ner muy cla­ros sus pro­pó­si­tos, cuan­do ya han pa­sa­do por qui­ró­fano no sue­len ser re­in­ci­den­tes (no es el ca­so de Ber­lus­co­ni) sino que se con­for­man con los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos. Ca­da vez va a ha­ber más hom­bres que pa­sen por qui­ró­fano por ra­zo­nes es­té­ti­cas. Los es­pe­cia­lis­tas ven que la ten­den­cia en el hom­bre es cui­dar­se más, no só­lo en su as­pec­to fí­si­co de­por­tis­ta sino tam­bién por su as­pec­to jo­ven, que­rien­do eli­mi­nar aque­llos sig­nos que apa­re­cen con el pa­so de los años. Pe­ro, ade­más, tam­bién se da mu­cha de­man­da pa­ra equi­li­brar ma­tri­mo­nios o pa­re­jas con más di­fe­ren­cia de edad. En es­tos ca­sos, ellos in­ten­tan apa­ren­tar me­nos di­fe­ren­cia ope­rán­do­se pa­ra te­ner un as­pec­to más de acuer­do con su mu­jer. ¿Más ra­zo­nes pa­ra un re­to­que? La com­pe­ten­cia en el ám­bi­to la­bo­ral es una de las exi­gen­cias que pue­de ser de­ter­mi­nan­te. La ne­ce­si­dad de te­ner “bue­na pre­sen­cia” tam­bién es un fac­tor des­ta­ca­do pa­ra ex­pli­car el au­men­to de las ci­ru­gías fa­cia­les, así co­mo el he­cho de que hoy se vi­van mu­chos más años, lo que ha­ce que uno quie­ra te­ner un as­pec­to más cui­da­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.