RE­CU­PE­RAR LA VI­TA­LI­DAD

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

PRE­GUN­TA

Es­ti­ma­do se­ñor Ca­lle, me lla­mo Lo­ren­zo y soy una per­so­na que es­tá a pun­to de cum­plir los 75 años. Siem­pre he si­do una per­so­na muy dis­ci­pli­na­da y vo­lun­ta­rio­sa, pe­ro he no­ta­do que en es­tos úl­ti­mos me­ses me de­jo ga­nar a ve­ces por una es­pe­cie de in­do­len­cia que no me pa­re­ce fa­vo­ra­ble. No es can­san­cio, sino apa­tía o fal­ta de vi­ta­li­dad. No es que no me sien­ta tan vi­tal co­mo cuan­do te­nía 60 años, cla­ro, pe­ro es una es­pe­cie de can­san­cio psí­qui­co más que fí­si­co, que a ve­ces es co­mo des­ga­na y me fa­lla la vo­lun­tad y, aun sien­do un gran lec­tor, pa­san los días sin leer ni una lí­nea. Tam­bién no­to la­gu­nas en la me­mo­ria. No que­ría mo­les­tar­le, pe­ro mi hi­ja me ha acon­se­ja­do que le es­cri­bie­ra. De­bo de­cir­le que en mis re­vi­sio­nes mé­di­cas me di­cen que estoy muy bien, pues in­clu­so he lo­gra­do con una so­la pas­ti­lla fre­nar el co­les­te­rol, que lo te­nía un po­co al­to. Que­ría pre­gun­tar­le si hay al­gu­nos ejer­ci­cios o prác­ti­cas pa­ra re­cu­pe­rar la vo­lun­tad y la me­mo­ria y su­pe­rar la sen­sa­ción de de­sidia. Mu­chas gra­cias. Con to­do afec­to.

RES­PUES­TA

Es­ti­ma­do Lo­ren­zo. En­ho­ra­bue­na por lle­gar a esa edad y te­ner un fe­no­me­nal es­ta­do de sa­lud. Es cier­to que to­dos po­de­mos pa­sar por fa­ses o epi­so­dios de des­ga­na, apa­tía o in­do­len­cia, pe­ro no hay que aban­do­nar­se, cla­ro que no. Me ale­gra mu­cho que me ha­ya es­cri­to pa­ra que po­da­mos en­con­trar al­gu­nas so­lu­cio­nes prác­ti­cas. La vo­lun­tad es co­mo un múscu­lo. Si se ejer­ci­ta, se desa­rro­lla, y si no se ha­ce, se va de­bi­li­tan­do con el tiem­po. Exis­te una ins­truc­ción muy vá­li­da que le pue­de ser­vir: to­do lo que de­je­mos de ha­cer por­que nos cues­te es­fuer­zo, en­fla­que­ce la vo­lun­tad; to­do lo que ha­ga­mos aun­que nos cues­te es­fuer­zo, la for­ta­le­ce. No se tra­ta de ser un rí­gi­do vo­lun­ta­ris­ta, pe­ro sí de con­tar con una vo­lun­tad fir­me, que es una gran alia­da. Si uno se va aban­do­nan­do, ca­da vez nos cos­ta­rá más ac­ti­var­nos. Y, ade­más, la ac­ción opor­tu­na y cons­cien­te es un antídoto con­tra la apa­tía. Por eso, no de­be de­jar de leer. No se lo per­mi­ta. La lec­tu­ra, co­mo ju­gar al aje­drez o ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas o ar­te­sa­na­les man­tie­nen ac­ti­vo y jo­ven el ce­re­bro. La me­mo­ria es otro múscu­lo más.

NUES­TRA VO­LUN­TAD SIEM­PRE SE PUE­DE FOR­TA­LE­CER CUAN­DO IN­SIS­TI­MOS EN AL­GO QUE NOS CUES­TA MU­CHO ES­FUER­ZO

Una co­sa es la me­mo­ria me­cá­ni­ca, que a ve­ces nos aflo­ra co­sas que me­jor se­ría no re­cor­dar, y otra la me­mo­ria ac­ti­va. Es es­ta la que tie­ne que tra­ba­jar. Pa­ra ello hay un ejer­ci­cio muy efi­cien­te, que con­sis­te en, por la no­che, de­di­car unos mi­nu­tos a re­cor­dar, lo más fiel­men­te po­si­ble, lo que hi­ci­mos, di­ji­mos, es­cu­cha­mos y sen­ti­mos a lo lar­go del día. Es co­mo una be­ne­fi­cio­sa gim­nás­ti­ca ce­re­bral. Al ce­re­bro, co­mo al cuer­po, tam­bién hay que dar­le su ejer­ci­cio dia­rio ne­ce­sa­rio. Pre­ci­sa­men­te, tra­te tam­bién de ca­mi­nar al me­nos me­dia ho­ra dia­ria, de ali­men­tar­se bien y de ha­cer al­gún ejer­ci­cio fí­si­co. Le pue­den ve­nir muy bien las res­pi­ra­cio­nes com­ple­tas, pa­ra to­ni­fi­car­le. Se to­ma el ai­re len­ta­men­te por la na­riz, se lle­va en pri­mer lu­gar al es­tó­ma­go, des­pués sin in­te­rrup­ción a la zo­na me­dia del pe­cho y des­pués a la zo­na más al­ta del tó­rax. Se ex­ha­la apro­xi­ma­da­men­te en el mis­mo tiem­po tam­bién por la na­riz. Ha­ga un ci­clo de vein­te res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das, sin for­zar. Bueno, ya le he da­do al­gu­nas ta­reas. No de­je de ha­cer­las. Mu­chas gra­cias por es­cri­bir­me.

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.