TÉ VE­RA­NIE­GO

Aclamado por sus nu­me­ro­sos be­ne­fi­cios nu­tri­cio­na­les, el té es­tá más de mo­da que nun­ca. Pe­ro no só­lo se pue­de to­mar bien ca­lien­te en las tar­des de in­vierno sino tam­bién en pleno ve­rano, frío o ca­lien­te, pa­ra re­gu­lar y sua­vi­zar nues­tra tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Marina Pa­llás

En al­gu­nas cul­tu­ras se de­be to­mar con to­do un ri­tual y ha de­ter­mi­na­do cos­tum­bres, tra­di­cio­nes y ho­ra­rios. El té se ha con­ver­ti­do en una de las be­bi­das bá­si­cas pa­ra ca­da día en al­gu­nos paí­ses. De he­cho, es la se­gun­da be­bi­da más con­su­mi­da en el mun­do des­pués del agua. Ya sea pa­ra el dis­fru­te in­di­vi­dual, pa­ra si­tua­cio­nes so­cia­les o reunio­nes fa­mi­lia­res, cual­quier mo­men­to es bueno pa­ra un té. “Que se va­ya el mun­do al in­fierno, pe­ro siem­pre de­bo te­ner mi té”, di­jo el es­cri­tor ru­so Fió­dor Dos­to­yevs­ki. De he­cho, hay tan­ta tra­di­ción del té, que se ha tras­la­da­do a la fic­ción. Ali­cia en el país de las ma­ra­vi­llas, Sher­lock Hol­mes o Wa­lla­ce y Gro­mit son al­gu­nos ejem­plos de per­so­na­jes re­la­cio­na­dos con es­ta in­fu­sión. Aun­que ten­de­mos a con­si­de­rar el té una be­bi­da de in­vierno, lo cier­to es que es­ta in­fu­sión es­tá tam­bién in­di­ca­da pa­ra el ve­rano, ya que ser­vi­do bien frío (o in­clu­so muy ca­lien­te) es un gran re­fres­co pa­ra los me­ses más ca­lu­ro­sos. Be­bien­do té –muy fá­cil de pre­pa­rar en ca­sa– nos re­fres­ca­mos y evi­ta­mos los azú­ca­res de las be­bi­das in­dus­tria­les. Las estadísticas con­fir­man un in­cre­men­to en el con­su­mo de té en Es­pa­ña. Co­mo de­ta­lla Mar­ta Cots, del de­par­ta­men­to de mar­ke­ting de la ca­de­na Tea Shop, que cuen­ta con más de cua­ren­ta es­ta­ble­ci­mien­tos en el país, “el con­su­mo de té no pa­ra de cre­cer a ni­vel glo­bal; en Es­pa­ña es­te cre­ci­mien­to se si­tuó el pa­sa­do año en un 8,9% res­pec­to al an­te­rior”. Se­gún Cots, es­te in­cre­men­to se de­be a va­rios fac­to­res, co­mo la sus­ti­tu­ción del ca­fé co­mo ele­men­to so­cia­li­za­dor o el des­cu­bri­mien­to del té a tra­vés de via­jes. Cots con­si­de­ra, en cam­bio, que el mo­ti­vo más im­por­tan­te de es­te au­men­to son “sus be­ne­fi­cios sa­lu­da­bles, por su apor­te en an­ti­oxi­dan­tes, den­tro de la bús­que­da de un es­ti­lo de vida sa­lu­da­ble”. Los prin­ci­pa­les con­su­mi­do­res de té per cá­pi­ta en Eu­ro­pa son Ir­lan­da, el Reino Uni­do y Tur­quía. El con­su­mo de té en Es­pa­ña es me­nor com­pa­ra­do con otros paí­ses de su en­torno, de­bi­do en par­te a lo re­cien­te de su in­tro­duc­ción. Así tam­bién lo con­si­de­ra Lola San­cho, na­tu­ró­pa­ta, es­cri­to­ra y au­to­ra de Guía Ca­fé y Té en About.com (Ca­fey­te.about.com): “Es­pa­ña es un país más de ca­fé, pe­ro es cier­to que en los úl­ti­mos años se es­tá in­cre­men­tan­do mu­cho el con­su­mo de té. Aún así, es­ta­mos to­da­vía muy le­jos del Reino Uni­do y, por su­pues­to, de los paí­ses asiá­ti­cos”. Sin em­bar­go, el sec­tor ha cre­ci­do en pa­ra­le­lo al con­su­mo en los úl­ti­mos años y el número de es­ta­ble­ci­mien­tos es sin du­da ma­yor, “aun­que di­fí­cil de cuantificar, ya que mu­chos de ellos ofre­cen té pe­ro no de for­ma ex­clu­si­va”, sub­ra­ya Mar­ta Cots. Haz­lo tú mis­mo En los me­ses ca­lu­ro­sos, una bue­na op­ción es op­tar por el té frío. Co­mo cuen­ta Mar­ta Cots, “en ve­rano el cla­ro pro­ta­go­nis­ta es el Ice Tea, que en los úl­ti­mos tiem­pos se ha dis­tan­cia­do mu­cho del té ca­lien­te en los há­bi­tos de con­su­mo. La ten­den­cia se in­cli­na ha­cia sa­bo­res fru­ta­les, ca­da vez más exó­ti­cos”. Es­te ti­po de té tam­bién pue­de pre­pa­rar­se fá­cil­men­te en ca­sa. Al­gu­nos ase­gu­ran que al té frío no se le de­be aña­dir le­che, pe­ro, por ejem­plo, Salvador Sans, di­rec­tor y pro­pie­ta­rio de Sans & Sans Fine Tea Bar­ce­lo­na, sos­tie­ne que “si es­te es ne­gro por su­pues­to que le po­de­mos echar le­che, al con­tra­rio que a los otros ti­pos de té, tan­to en frío co­mo en ca­lien­te”. Pa­ra pre­pa­rar el si­guien­te té frío, si no le aña­di­mos le­che, po­de­mos ele­gir al­gu­nas fru­tas, co­mo por ejem­plo fre­sas o fram­bue­sas, pa­ra dar­le más sa­bor. Ne­ce­si­ta­mos, en es­te ca­so, un li­tro de té ne­gro o ro­jo, me­dia ta­za de fre­sas, una cucharada de jen­gi­bre ra­lla­do, zu­mo de li­món, azú­car y hie­lo. Pa­ra em­pe­zar, de­be­mos lim­piar bien las fre­sas y co­lo­car­las en un re­ci­pien­te con zu­mo de li­món y azú­car. Hay que de­jar­lo dos ho­ras en la ne­ve­ra y des­pués co­lo­car to­do su con­te­ni­do en una ba­ti­do­ra. Allí mis­mo, le

aña­di­re­mos el té ro­jo o ne­gro, ya pre­pa­ra­do, y lo ba­ti­re­mos has­ta que sea lí­qui­do. Fi­nal­men­te, po­de­mos echar hie­lo y un po­co más de zu­mo de li­món. “Pa­ra que el té con­ser­ve su aro­ma, trans­pa­ren­cia y no amar­gue es con­ve­nien­te ver­ter­lo, en el va­so o ja­rra con hie­lo, cuan­do to­da­vía es­té muy ca­lien­te”, acon­se­ja Lola San­cho. Otra ma­ne­ra de pre­pa­rar­lo es po­nien­do en una ja­rra la can­ti­dad de té ne­ce­sa­ria, re­lle­nán­do­la con agua del tiem­po, agre­gan­do azú­car o miel y de­jan­do la ja­rra di­rec­ta­men­te en la ne­ve­ra du­ran­te to­da la no­che. Salvador Sans tam­bién re­co­mien­da ma­ce­rar las ho­jas de té di­rec­ta­men­te en agua fría, por­que así la be­bi­da que­da más ní­ti­da, me­nos amar­ga y as­trin­gen­te. Res­pec­to a la can­ti­dad de agua, de­be ser al­go me­nos que si se tra­ta­ra de un té ca­lien­te, en con­cre­to, un 25 por cien­to me­nos. Tam­bién se pue­de ser­vir es­ta be­bi­da fría con otras com­bi­na­cio­nes y con otros ti­pos de fru­ta, con ca­va bien frío, con té ahu­ma­do con vod­ka o con té ne­gro con whisky. Un ejem­plo más de té he­la­do es el thai, el más po­pu­lar en Tai­lan­dia. Se tra­ta de una be­bi­da re­fres­can­te com­pues­ta por té ne­gro y anís es­tre­lla­do que tam­bién pue­de con­te­ner es­pe­cias y li­món. En prin­ci­pio, el té frío se pue­de pre­pa­rar con cual­quier ti­po de té. Co­mo ex­pli­ca Salvador Sans, “to­dos los tés se pue­den con­su­mir fríos si res­pe­ta­mos las can­ti­da­des y el tiem­po de in­fu­sión”. Sin em­bar­go, es pre­fe­ri­ble op­tar por el ver­de, ya que es un té más sua­ve y con me­nos can­ti­dad de teí­na que el ne­gro o el ro­jo Pu Erh. La razón es por­que, se­gún Lola San­cho, “nor­mal­men­te, el té he­la­do se to­ma en más can­ti­dad que el ca­lien­te y, ade­más, en el pro­ce­so de en­fria­mien­to el sa­bor se con­cen­tra mu­cho. Tam­bién se pue­de rea­li­zar con té ne­gro y té ver­de a par­tes igua­les. Otra bue­na idea es pre­pa­rar­lo con té rooi­bos (cu­yo con­su­mo ha cre­ci­do mu­cho en Es­pa­ña) que ca­re­ce de teí­na y tie­ne un sa­bor muy agra­da­ble. Aun­que es­te úl­ti­mo ca­so, a pe­sar de la de­no­mi­na­ción, no es un ver­da­de­ro té, por­que no pro­vie­ne de la plan­ta Ca­me­llia si­nen­sis”. Salvador Sans tam­bién coin­ci­de en que el té ver­de es una gran op­ción: “El ver­de me pa­re­ce más re­fres­can­te, aun­que pa­ra el ve­rano tam­bién me pa­re­cen idea­les los tés de fru­tas”. Hay mu­chas al­ter­na­ti­vas fres­cas y lo ideal es atre­ver­se a ir pro­bán­do­las. “A mí, por ejem­plo, me gus­ta es­pe­cial­men­te el Earl Grey con men­ta por­que es muy re­fres­can­te y aro­má­ti­co”, co­men­ta Sans. Exis­te un mi­to muy ex­ten­di­do so­bre si el té pier­de sus pro­pie­da­des be­ne­fi­cio­sas al en­friar­lo, pe­ro es­to, se­gún San­cho, es com­ple­ta­men­te fal­so. Té ca­lien­te pa­ra re­fres­car­se Pe­se a to­do, aun­que re­sul­te cho­can­te, en al­gu­nos paí­ses de cli­ma muy cá­li­do, don­de prác­ti­ca­men­te es ve­rano to­do el año, co­mo Ma­rrue­cos o In­dia, se con­su­me té muy ca­lien­te co­mo me­di­da pa­ra com­ba­tir el ca­lor, in­clu­so en pleno de­sier­to. Me­di­ci­nas tra­di­cio­na­les co­mo la de Chi­na han com­pro­ba­do que be­ber té ca­lien­te pue­de em­pu­jar el flu­jo de san­gre a la su­per­fi­cie del cuer­po y re­la­jar las glán­du­las su­do­rí­pa­ras abrien­do los po­ros de la piel. De es­ta ma­ne­ra, al su­dar, el cuer­po se re­fres­ca y pue­de des­cen­der su tem­pe­ra­tu­ra. Co­mo ex­pli­ca Lola San­cho, “una de las cau­sas es por­que en el de­sier­to se pue­de lle­gar fá­cil­men­te a los 50 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra y el té ca­lien­te pro­vo­ca su­dor, lo que con­lle­va que la sen­sa­ción térmica se acer­que más a los 37 gra­dos del cuer­po. Ade­más, to­mar té ca­lien­te en el de­sier­to es una tra­di­ción muy an­ti­gua”. En mu­chos ho­ga­res ára­bes se sir­ve el té bien ca­lien­te co­mo mues­tra de hos­pi­ta­li­dad. Pa­ra pre­pa­rar el té mo­runo se ne­ce­si­ta té ver­de, agua hir­vien­do, hierbabuena o men­ta fres­ca y azú­car. Pri­me­ro, echa­re­mos en una te­te­ra pre­via­men­te ca­len­ta­da con agua una cucharada de azú­car por ta­za. A continuación, se le aña­de el té ver­de y la hierbabuena y, fi­nal­men­te, el agua hir­vien­do. Los con­su­mi­do­res de es­te ti­po de té lo sue­len ser­vir en va­sos pe­que­ños es­pe­cia­les y lo be­ben a sor­bos, aga­rran­do el va­so por arri­ba, no por el cen­tro. Tam­bién lo sir­ven des­de muy al­to, pa­ra que se for­me es­pu­ma. A ve­ces, pa­ra que se mez­clen bien los in­gre­dien­tes, se vier­te el té en los va­sos, se echa en la te­te­ra y se vuel­ve a ser­vir. Por otro la­do, en al­gu­nos paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos o Ja­pón el té se to­ma en las co­mi­das co­mo be­bi­da dia­ria en lu­gar de un re­fres­co, agua o vino. “Mi pa­dre no be­be na­da de agua, só­lo té”, ejem­pli­fi­ca la es­tu­dian­te Yao Li, de Chi­na. “Lo to­ma mu­chas ve­ces a lo lar­go del día y sue­le ser ver­de o de fru­tas, y nun­ca en frío”. Tam­bién así lo ex­pli­ca Bhatti Shams­her, de Pakistán, que siem­pre lo be­be ca­lien­te cua­tro o cin­co ve­ces al día, aun­que sea ve­rano y ha­ga mu­cho ca­lor. “Siem­pre tie­ne que ser en ca­lien­te. Be­bo uno ne­gro de Ke­nia que tie­ne mu­cho sa­bor y aro­ma”. Cla­ris­se Fon­king, una pro­fe­so­ra pa­ri­si­na de 29 años, tam­bién es muy afi­cio­na­da al té: “To­das las ma­ña­nas to­mo té ne­gro con ca­ne­la o vai­ni­lla pa­ra desa­yu­nar. Al me­dio­día be­bo té ro­jo sin teí­na y en ve­rano me en­can­ta el té de men­ta con hie­lo, por­que es muy re­fres­can­te. Creo que me gus­ta tan­to por mi pa­dre, que es ca­me­ru­nés”. Fon­king, ade­más, ha via­ja­do a mu­chos paí­ses exó­ti­cos y ha pro­ba­do dis­tin­tas cla­ses de té. “Unas va­ca­cio­nes de ve­rano fui a In­do­ne­sia y a In­dia y siem­pre me lo ofre­cie­ron muy ca­lien­te”, di­ce. Así pues, to­mar­lo ca­lien­te re­sul­ta otra op­ción pa­ra el ve­rano, aun­que só­lo se atre­van los más va­lien­tes o los que es­tán acos­tum­bra­dos por su cul­tu­ra. “Su­pon­go que de­pen­de de gus­tos, yo en ve­rano lo to­mo ca­lien­te y frío. De for­ma ge­ne­ral, des­pués de las co­mi­das lo con­su­mo ca­lien­te, pe­ro si lo to­mo a me­dia ma­ña­na o me­dia tar­de, lo sue­lo ha­cer bien frío y le aña­do tro­ci­tos de li­món. Una de las ra­zo­nes es por­que es más con­ve­nien­te to­mar­lo ca­lien­te des­pués de la co­mi­da, ya que de esa for­ma es mu­cho más di­ges­ti­vo”, con­clu­ye Lola San­cho.

La úl­ti­ma ver­sión en ci­ne

de Ali­cia en el país de las ma­ra­vi­llas, de Le­wis Ca­rroll, di­ri­gi­da por Tim Bur­ton Una bue­na idea Es­ta­dos Uni­dos es uno de los paí­ses don­de se to­ma más té he­la­do, so­bre­to­do du­ran­te las co­mi­das. Se po­pu­la­ri­zó en el país ha­cia 1904. Es­te año tu­vo lu­gar la Fe­ria Mun­dial en San Luis y ha­bía al­gu­nos stands pa­ra pro­mo­cio­nar y ven­der el té pro­ce­den­te de In­dia. Co­mo ha­cía mu­cho ca­lor, a los com­pra­do­res no les ape­te­cía pro­bar el té tan ca­lien­te. Por eso, a uno de los ven­de­do­res in­gle­ses, Ri­chard BB­lechyn­den, se le ocu­rrió aña­ña­dir hie­lo al té. A to­dos les gust­gus­tó la idea y fue un éxi­to.

Ro­bert Dow­ney Jr. y Ju­de Law to­man­do té en el pa­pel de Sher­lock Hol­mes y el Doc­tor Wat­son

Una es­ce­na de los di­bu­jos os ani­ma­dos Wa­lla­ce y Gro­mit mit en la que, co­mo bue­nos bri­tá­ni­cos, ofre­cen té

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.