Una re­la­ción im­pres­cin­di­ble

La Vanguardia - ES - - ED -

Ha­ce po­cas se­ma­nas, la Agen­cia de Sa­lud Am­bien­tal fran­ce­sa hi­zo pú­bli­co un es­tu­dio que re­ve­la da­tos sor­pren­den­tes acer­ca de lo po­co que los ni­ños co­no­cen cier­tas fru­tas y ver­du­ras. Apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio de los ni­ños fran­ce­ses no sa­ben qué es un ca­la­ba­cín, una al­ca­cho­fa o un pue­rro; la mi­tad no tie­ne ni idea de dón­de pro­ce­de el ja­món; y una cuar­ta par­te no sa­be que las pa­ta­tas fri­tas se ha­cen con... ¡pa­ta­tas! En un pri­mer mo­men­to, es­tos da­tos pue­den pro­vo­car sor­pre­sa e in­clu­so una son­ri­sa, pe­ro la reali­dad es dra­má­ti­ca. Es­te des­co­no­ci­mien­to tie­ne con­se­cuen­cias en la sa­lud de los me­no­res y de los adul­tos de ma­ña­na, por­que la fal­ta de cul­tu­ra die­té­ti­ca con­du­ce for­zo­sa­men­te a des­equi­li­brios pe­li­gro­sos a me­dio y lar­go pla­zo. Pe­ro, por otra par­te, las con­clu­sio­nes del es­tu­dio evi­den­cian otro ti­po de ig­no­ran­cia: los ni­ños en las so­cie- da­des oc­ci­den­ta­les vi­ven ca­da vez más de es­pal­das a la na­tu­ra­le­za. Y por sim­ple ló­gi­ca, si te­ne­mos en cuen­ta que la evo­lu­ción di­se­ñó nues­tra es­pe­cie pa­ra vi­vir en un en­torno na­tu­ral y no en un mun­do he­cho de as­fal­to y ce­men­to, es­to pue­de pro­vo­car pro­ble­mas sig­ni­fi­ca­ti­vos. Por ello, es­ta se­ma­na ES ha­bla de por qué es im­por­tan­te la re­la­ción de los ni­ños con la na­tu­ra­le­za. No es que sea re­co­men­da­ble, es que es im­pres­cin­di­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.