AVES DE PA­SO

La Vanguardia - ES - - ED -

Las ma­ris­mas de Plaiaun­di al­ter­nan con la­gu­nas in­te­rio­res, is­le­tas y pra­dos que apa­re­cen se­pa­ra­dos unos de otros por bos­ques de ali­sos. En es­te en­torno pri­vi­le­gia­do, se han lle­ga­do a ob­ser­var has­ta 252 es­pe­cies de aves dis­tin­tas des­de el año 2007, por no ha­blar de los an­fi­bios y los pe­ces que cha­po­tean en sus aguas. Una red de sen­de­ros de cer­ca de tres ki­ló­me­tros une las ca­se­tas y to­rres de ob­ser­va­ción es­con­di­das por el hu­me­dal, des­de las que re­sul­ta fá­cil avis­tar al mar­tín pes­ca­dor, al cor­mo­rán o al so­mor­mu­jo, se­gún la tem­po­ra­da. Si to­ma­mos en su con­jun­to el par­que y la ve­ga de Jait­zu­bia, ve­re­mos al­go así co­mo una pa­si­llo ver­de que une la desem­bo­ca­du­ra del Bi­da­soa con el mon­te Jaiz­ki­bel, el mon­te más al­to de la cos­ta can­tá­bri­ca, re­fu­gio de car­lis­tas opo­si­to­res a Isa­bel II en el si­glo XIX, co­mo ates­ti­guan los to­rreo­nes y fuer­tes que aún hay en sus la­de­ras. Si de­ja­mos la his­to­ria a nues­tras es­pal­das, des­de lo al­to del Jaiz­ki­bel ob­ten­dre­mos una ex­cep­cio­nal vis­ta de bue­na par­te de Gi­puz­koa, in­clui­dos los re­lie­ves mon­ta­ño­sos de Aia­ko Arria y Txol­do­ko­gai­na. En el ca­so de que no nos in­tere­se vi­si­tar el san­tua­rio de Gua­da­lu­pe en el mis­mo mon­te, la ca­rre­te­ra que des­cien­de del mis­mo nos lle­va­rá al co­ra­zón de Hon­da­rri­bia. La ciu­dad su­frió el ata­que de las tro­pas fran­ce­sas du­ran­te si­glos, por cul­pa de su es­tra­té­gi­ca po­si­ción. Por eso la par­te al­ta se pre­sen­ta co­mo un re­cin­to amu­ra­lla­do, atra­ve­sa­do de ca­lle­jue­las que tre­pan es­qui­van­do ca­so­nas de es­cu­dos bla­so­na­dos y ale­ros tra­ba­ja­dos con ar­te. En la ci­ma, el cas­ti­llo de Car­los V se uti­li­za hoy co­mo pa­ra­dor de tu­ris­mo. El cas­co an­ti­guo es mo­nu­men­to his­tó­ri­co-ar­tís­ti­co, con­si­de­ra­ción que tam­bién re­ci­be el ba­rrio de la Marina, con sus an­gos­tas ca­sas de pes­ca­do­res, tan pin­to­res­cas con sus puer­tas y ven­ta­nas co­lo­ri­das. El pa­seo que las sa­lu­da siem­pre bu­lle de ac­ti­vi­dad, ya que es­ta es la zo­na de chi­qui­teo, el lu­gar al que acu­dir en bus­ca de unas ta­pas y con­ver­sa­ción.

Pa­ra com­ple­tar la vi­si­ta al en­torno de Txin­gu­di, po­de­mos to­mar la ca­rre­te­ra que lle­va a Irun pa­ra apre­ciar la Ve­ga de Kos­tas, uno de los úl­ti­mos re­duc­tos de cul­ti­vo tra­di­cio­nal de la re­gión. Un po­co más allá, el cas­co an­ti­guo de Hen­da­ya me­re­ce una vi­si­ta, así co­mo las cer­ca­nas ma­ris­mas de Bel­tze­nia y de Île aux Oi­seaux, otro ob­ser­va­to­rio de aves des­ta­ca­do. En un ex­tre­mo de la pla­ya de Hen­da­ya es­pe­ra a los aman­tes de la na­tu­ra­le­za en pe­li­gro la zo­na de So­ko­bu­ru, don­de so­bre­vi­ve la úni­ca mues­tra de ve­ge­ta­ción du­nar de la bahía. El co­lo­fón per­fec­to al re­co­rri­do los po­ne el cas­ti­llo-ob­ser­va­to­rio Ab­ba­dia, una for­ta­le­za cons­trui­da por Viollet-le­Duc (el res­tau­ra­dor de Car­ca­so­na) que hoy se em­plea pa­ra ac­ti­vi­da­des educativas.

Bal­cón re­ple­to de ma­ce­tas flo­ri­das, mar­ca de la ca­sa de Hon­da­rri­bia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.