EL PRÍN­CI­PE de li­bro

La Vanguardia - ES - - NOVAMÁS - LUIS RA­CIO­NE­RO

Po­cas ve­ces se da un cru­ce tan di­rec­to de ca­bles en­tre no­ve­la y au­tor co­mo su­ce­de con El Ga­to­par­do y el prín­ci­pe de Lam­pe­du­sa, su au­tor. Se con­fun­den am­bos en el ima­gi­na­rio del lec­tor y sin que­rer ol­vi­da­mos que Don­na­fu­ga­ta no es San­ta Marg­he­ri­ta y que Sa­li­na no es Lam­pe­du­sa, o que Gioac­chino Lan­za no es Tan­cre­di, ni Alain Delon. Por­que a la co­exis­ten­cia de la fa­mi­lia real con la de la no­ve­la se su­mó en­se­gui­da –diez años des­pués de su pu­bli­ca­ción– la apa­ri­ción de la pe­lí­cu­la El Ga­to­par­do de Vis­con­ti, con Burt Lan­cas­ter co­mo ter­ce­ra vi­sión del prín­ci­pe, su­per­po­nien­do la pri­me­ra del au­tor a la se­gun­da de la no­ve­la y la ter­ce­ra en la pe­lí­cu­la. Co­mo los ita­lia­nos van por mo­das, y los fran­ce­ses tam­bién –por cier­to, véa­se la ta­ba­rra que nos die­ron con el nou­veau ro­man en los cin­cuen­ta–, cuan­do el prín­ci­pe Giu­sep­pe Tomasi di Lam­pe­du­sa es­cri­bió en 1955-57 su no­ve­la his­tó­ri­ca El Ga­to­par­do, las edi­to­ria­les se la re­cha­za­ron por­que en aque­llos tiem­pos la mo­da era la no­ve­la so­cial, mar­xis­ta, exis­ten­cia­lis­ta y so­bre to­do ári­da, re­se­ca, sin vida y abu­rri­da, ¡no fué­ra­mos a dis­fru­tar con el ar­te!, que lo que im­por­ta­ba era la lu­cha de cla­ses. Pues bien, es­ta no­ve­la aristocrática, de un prín­ci­pe si­ci­liano so­bre la de­cre­pi­tud de su cla­se, lle­va 97 edi­cio­nes en Fel­tri­ne­lli. ¿Por qué? Pri­me­ro por­que es­tá muy bien es­cri­ta, en su es­ti­lo, por su sen­ti­mien­to y sen­si­bi­li­dad. Lam­pe­du­sa fue lec­tor em­pe­der­ni­do to­da su vida, pe­ro lo es­cri­bió to­do en sus dos úl­ti­mos años, de 1955 a 1957. Dio char­las so­bre li­te­ra­tu­ra in­gle­sa y fran­ce­sa a sus ami­gos ín­ti­mos Lu­cio Pic­co­lo, Gioac­chino Lan­za y Fran­ces­co Or­lan­do, que han si­do pu­bli­ca­das, así co­mo sus cuen­tos y car­tas de via­je. El Ga­to­par­do fue su obra maes­tra y ocu­pa un lu­gar des­ta­ca­do en­tre las no­ve­las his­tó­ri­cas eu­ro­peas.

ca­den­te que otras de­ca­den­cias? Va­yan a Pa­ler­mo y nos aho­rra­re­mos ex­pli­ca­cio­nes. Si­ci­lia es un mi­cro­cos­mos, un cri­sol de cul­tu­ras: si­ca­nos, fe­ni­cios, grie­gos, ro­ma­nos, bi­zan­ti­nos, mu­sul­ma­nes, nor­man­dos y ca­ta­la­nes ocu­pa­ron la is­la y de­ja­ron sus ar­qui­tec­tu­ras, sen­si­bi­li­da­des y li­na­jes. Su aris­to­cra­cia aguan­tó co­mo un fó­sil del an­cien ré­gi­me ba­jo la tu­te­la de los Bor­bo­nes de Ná­po­les has­ta que en 1860 Ga­ri­bal­di des­em­bar­có en Trapani pa­ra in­cor­po­rar la is­la a la uni­dad ita­lia­na. En­ton­ces co­men­zó a pe­ri­cli­tar el mun­do que se des­cri­be en la no­ve­la y que mu­rió de­fi­ni­ti­va­men­te en 1950 cuan­do Lam­pe­du­sa la es­cri­bió. En una car­ta del prín­ci­pe a En­ri­que Mer­lo di Ta­glia­via, en­vián­do­le el ma­nus­cri­to le di­ce: “Te rue­go lo leas con cui­da­do por­que ca­da pa­la­bra ha si­do so­pe­sa­da y mu­chas co­sas no son di­chas cla­ra­men­te, só­lo in­si­nua­das. Me pa­re­ce que pre­sen­ta un cier­to in­te­rés por­que mues­tra un no­ble si­ci­liano en un mo­men­to de cri­sis (que no se di­ce que sea la de 1860), có­mo reac­cio­na y có­mo se va acen­tuan­do la de­ca­den­cia de la fa­mi­lia has­ta su ca­si to­tal rui­na: to­do ello vis­to des­de den­tro, con una cier­ta em­pa­tía del au­tor y sin nin­gún has­tío”. “So­bra de­cir­te que el ‘prín­ci­pe de Sa­li­na’ es el prín­ci­pe de Lam­pe­du­sa, Giu­lio Fa­bri­cio mi bi­sa­bue­lo. Ca­da co­sa es real: su es­ta­tu­ra, las ma­te­má­ti­cas, la fal­sa vio­len­cia, el es­cep­ti­cis­mo, la mu­jer, la madre ale­ma­na, el re­cha­zo a ser se­na­dor. El pa­dre Pi­rro­ne tam­bién es au­tén­ti­co, in­clu­so en el nom­bre. Creo que los he he­cho a am­bos más in­te­li­gen­tes de lo que lo fue­ron en reali­dad. Tan­cre­di es fí­si­ca­men­te y en los ges­tos Gio (Gioac­chino Lan­za). An­ge­li­ca no sé quién pue­da ser, pe­ro re­cuer­da que Sedara se pa­re­ce mu­cho a Fa­va­ra. Don­na­fu­ga­ta co­mo pue­blo es Pal­ma (di Mon­te­chia­ro) y co­mo palacio San­ta Marg­he­ri­ta”. Cuan­do en la men­te evo­ca­mos El Ga­to­par­do co­mo ar­que­ti­po de to­das las de­ca­den­cias –sin ol­vi­dar Bearn, de Llo­re­nç Vi­lla­lon­ga, que es co­mo la de Si­ci­lia pe­ro en Ma­llor­ca– se nos cru­zan tres ni­ve­les, co­mo en las ex­ca­va­cio­nes de Tro­ya: el ni­vel real de lo que su­ce­dió en la fa­mi­lia Lam­pe­du­sa ha­cia 1860, la no­ve­la de pa­pel y tin­ta que ma­te­ria­li­zó Giu­sep­pe Tomasi di Lam­pe­du­sa en 1955 y la pe­lí­cu­la de Lu­chino Vis­con­ti en 1963. Y, ca­so pro­di­gio­so, no in­ter­fie­ren sino que se po­ten­cian en su efec­to poé­ti­co, evo­ca­ti­vo y so­cio­ló­gi­co. Es­ta­pé nos lo po­nía co­mo ejem­plo de un es­tu­dio mar­xis­ta de la evo­lu­ción de una cla­se so­cial, pe­se a que el prín­ci­pe no fue­ra mar­xis­ta ni so­ció­lo­go, pe­ro es que la gran li­te­ra­tu­ra, y más aún si se ba­sa en la reali­dad, pue­de ser reivin­di­ca­da por los his­to­ria­do­res o los so­ció­lo­gos pa­ra des­cri­bir o ca­li­fi­car una épo­ca. El ad­je­ti­vo ga­to­par­des­co es­tá ya en el len­gua­je co­rrien­te –de los que aún lo ha­bla­mos, di­cho sea con nos­tal­gia ga­to­par­des­ca– y se nom­bra El Ga­to­par­do pa­ra re­fe­rir­se a una si­tua­ción de­ca­den­te, aristocrática y me­lan­có­li­ca­men­te año­ra­da. Por­que Lam­pe­du­sa con­si­guió crear un ar­que­ti­po co­mo el Qui­jo­te, Don Juan o Sher­lock Hol­mes, y eso só­lo lo con­si­guen los gran­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.