EL NU­DO

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Con­ti­núo mi re­pa­so de in­ven­cio­nes que pa­re­cen pe­que­ñas y tu­vie­ron, sin em­bar­go, enor­me im­por­tan­cia his­tó­ri­ca. En es­te mo­men­to leo mu­chos li­bros de an­tro­po­lo­gía y de his­to­ria an­ti­gua, y en­cuen­tro nu­me­ro­sos ejem­plos. Uno de ellos, el es­tri­bo, que se in­ven­tó en Chi­na en el si­glo IV de nues­tra era y cam­bió el mo­do de gue­rrear. Al po­der afian­zar­se, el ji­ne­te pu­do usar la lan­za o dis­pa­rar el ar­co sin ne­ce­si­tar ha­bi­li­da­des cir­cen­ses. Hay otro ejem­plo que me ha in­tri­ga­do. Aca­bo de leer en un li­bro del an­tro­pó­lo­go Ar­nold Geh­len una fra­se que me lla­ma la aten­ción: “Los chi­nos da­ban tan­ta im­por­tan­cia a los nu­dos, que atri­buían la in­ven­ción del nu­do a su mítico pri­mer em­pe­ra­dor. Lo que da­ba al nu­do su va­lor ca­si má­gi­co es que per­mi­tía la unión de lo na­tu­ral­men­te se­pa­ra­do”. Acer­ca de su uti­li­dad prác­ti­ca, po­co hay que de­cir. Jun­tar las co­sas ha si­do una ne­ce­si­dad plu­ral y con­ti­nua. Pe­ga­men­tos, sol­da­du­ras, cla­vos, tor­ni­llos, son ins­tru­men­tos pa­ra lo­grar­lo. Los nu­dos ma­ri­ne­ros, ca­da uno con una uti­li­dad di­fe­ren­te, si­guen usán­do­se. Los co­lec­cio­nis­tas de nu­dos sos­tie­nen que hay más de 4.000 ti­pos dis­tin­tos. Los az­te­cas, que no te­nían nu­me­ra­ción, con­ta­ban con nu­dos. Los nu­dos si­guen sien­do una me­di­da de ve­lo­ci­dad náu­ti­ca. En to­po­lo­gía, hay una com­pli­ca­da ma­te­má­ti­ca de los nu­dos. Un psi­coa­na­lis­ta que no es de mi de­vo­ción, Jac­ques La­can, se de­di­có en la úl­ti­ma eta­pa de su vida a ela­bo­rar una com­pli­ca­da teo­ría de los nu­dos apli­ca­da al psi­coa­ná­li­sis. Hay in­clu­so al­gu­nos con nom­bre pro­pio: el nu­do gor­diano y el nu­do bo­rromeo. Pe­ro lo que me ha in­tere­sa­do es la fre­cuen­cia con que apa­re­cen ro­dea­dos de un po­der má­gi­co en mu­chas cul­tu­ras. En los tex­tos vé­di­cos, se pre­sen­ta a Ve­ru­na co­mo el dios que go­bier­na a to­dos los dio­ses. Su nom­bre sig­ni­fi­ca atar, y se le re­pre­sen­ta con una cuer­da anu­da­da en la mano. En el mun­do se­mi­ta, se lla­ma­ba a Yah­vé “el terrible se­ñor de los nu­dos”. En la cul­tu­ra ro­ma­na, los nu­dos te­nían tam­bién un sig­ni­fi­ca­do má­gi­co. Los fla­mi­nes, sa­cer­do­tes ro­ma­nos que de­bían man­te­ner una pu­re­za ex­tre­ma, no po­dían lle­var en­ci­ma nin­gún nu­do o la­zo, ni to­car­los, ni es­tar en la mis­ma ha­bi­ta­ción en la que hu­bie­ra al­go ata­do. El lla­ma­do nu­do her­cú­leo te­nía un sig­ni­fi­ca­do ri­tual im­por­tan­tí­si­mo en Gre­cia y Ro­ma. Ate­nea apa­re­ce con la tú­ni­ca ata­da de esa ma­ne­ra, y tam­bién las ves­ta­les. Pli­nio di­ce que es un nu­do má­gi­co y que si las ven­das se atan así, las he­ri­das cu­ran an­tes. Tam­bién era, por su­pues­to, sím­bo­lo de unión. El ca­sa­mien­to es en reali­dad un en­la­ce y en mu­chos ri­tua­les matrimoniales se uti­li­za al­gún ti­po de la­zo.

LOS CHI­NOS DA­BAN UN VA­LOR CA­SI MÁ­GI­CO A LOS NU­DOS POR­QUE PER­MI­TÍAN LA UNIÓN DE LO QUE ES­TÁ SEPARADOPOR NA­TU­RA­LE­ZA

En­tre to­dos los con­te­ni­dos sim­bó­li­cos que co­noz­co, mi pre­fe­ri­do es un be­llí­si­mo ri­to hin­dú que re­cor­dé en Dic­ta­men so­bre Dios. Cuan­do un ni­ño va a na­cer, se des­ha­cen to­dos los nu­dos que pue­da ha­ber en la ca­sa. Los pa­dres quie­ren que su be­bé nazca sin nu­dos. El nu­do es sím­bo­lo de en­re­dos, de ata­du­ras, de fal­ta de li­ber­tad, de ser­pien­tes. Se nos ha­ce un nu­do en la gar­gan­ta cuan­do nos in­va­de la pe­na o la an­gus­tia. ¡Qué be­lla as­pi­ra­ción que­rer pa­ra un ni­ño un mun­do des­anu­da­do! To­do es­to me ha he­cho re­cor­dar que cuan­do era ni­ño me di­ver­tía ha­cer nu­dos en una cuer­da pa­ra des­pués des­ha­cer­los. Tal vez man­ten­go to­da­vía esa afi­ción a anu­dar unas co­sas y a des­anu­dar otras. Una bue­na de­fi­ni­ción de fi­lo­so­fía. Es más, en grie­go desatar se di­ce ly­sis, de don­de vie­ne aná­li­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.