EL TA­BLE­RO DE LA PO­LÍ­TI­CA

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

El 30 de mar­zo de 1889, el dia­rio fran­cés Le Fi­ga­ro pu­bli­có un su­ple­men­to de­di­ca­do a imá­ge­nes y po­lí­ti­ca. En­tre sus pá­gi­nas hay un jue­go de la oca de­di­ca­do al ge­ne­ral Bou­lan­ger, po­lí­ti­co po­pu­lis­ta que ha­bía ga­na­do las elec­cio­nes fran­ce­sas dos me­ses an­tes. Es­te es un ejem­plo sen­ci­llo y di­rec­to de có­mo se han uti­li­za­do los pa­sa­tiem­pos pa­ra in­for­mar y con­cien­ciar a la ciu­da­da­nía des­de una de­ter­mi­na­da ten­den­cia po­lí­ti­ca. Es­te uso ha per­du­ra­do has­ta nues­tros días. Ha­cia me­dia­dos del 2006 sa­lió un pe­que­ño vi­deo­jue­go lla­ma­do El Com­pló (Mi­ni­jue­gos.com/El-com­plo/4215) y que re­pre­sen­ta­ba al­gu­nas de las ac­tua­cio­nes que tu­vo el po­lí­ti­co me­xi­cano An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor cuan­do era je­fe del go­bierno en el Dis­tri­to Fe­de­ral. El vi­deo­jue­go sa­lió a la luz cuan­do Ló­pez Obra­dor era can­di­da­to a la pre­si­den­cia de Mé­xi­co. Se tra­ta de un jue­go muy in­tere­san­te, don­de hay que co­lo­car di­fe­ren­tes ele­men­tos en un or­den con­cre­to. Si se ha­ce co­rrec­ta­men­te, apa­re­cen fi­gu­ras po­lí­ti­cas co­mo el pre­si­den­te me­xi­cano Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri, es­cán­da­los en que se vio en­vuel­ta su ca­rre­ra co­mo go­ber­na­dor o al­gu­na cons­truc­ción muy co­men­ta­da por la so­cie­dad me­xi­ca­na. Los vi­deo­jue­gos han si­do una bue­na pla­ta­for­ma pa­ra ideas de es­te es­ti­lo. Nor­mal­men­te sue­len ser cor­tos, de po­ca ca­li­dad y que só­lo bus­can sa­car pun­ta a un he­cho con­cre­to o des­pres­ti­giar a un po­lí­ti­co de­ter­mi­na­do. Pue­den en­con­trar mu­chos ejem­plos en la web Free Po­li­ti­cal Ga­mes (Free­po­li­ti­cal­ga­mes.com). Úl­ti­ma­men­te, el mun­do de los jue­gos de me­sa se han apun­ta­do a la fie­bre de la con­cien­cia po­lí­ti­ca. En In­dig­nats versus po­lí­tics dos par­ti­ci­pan­tes tie­nen que mo­ver­se por la pla­za Ca­ta­lun­ya con el fin de con­se­guir ga­nar­se el apoyo de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El jue­go fue crea­do por los her­ma­nos Jau­me y Gui­llem Fà­bre­ga el año 2011, ins­pi­rán­do­se en las acam­pa­das de Bar­ce­lo­na de aquel año. ‘¡Vem aí en Troi­ka!’ (aquí vie­ne la troi­ka), es un jue­go con car­tas crea­do por los por­tu­gue­ses Car­los Mes­qui­ta y Pedro A. San­tos y edi­ta­do por Ta­ble­tip Ga­mes (Ta­ble­tip­ga­mes.com). En es­te ca­so los ju­ga­do­res son po­lí­ti­cos co­rrup­tos que go­bier­nan Por­tu­ga­lân­dia y tie­nen que in­ten­tar uti­li­zar la in­fluen­cia, la pre­sión y la ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca con el fin de ga­nar las elec­cio­nes, acu­mu­lar di­ne­ro y cer­ti­fi­ca­dos de de­pó­si­tos en pa­raí­sos fis­ca­les. Ga­na quien ha con­se­gui­do más di­ne­ro cuan­do lle­ga la troi­ka y se aca­ba la par­ti­da.

LA TROI­KA DE LA UE, LOS ‘IN­DIG­NA­DOS’ O LA ACTUAL SI­TUA­CIÓN CA­TA­LA­NA SIR­VEN DE BA­SE PA­RA TRES NUE­VOS JUE­GOS

Y el pro­yec­to más no­ve­do­so es ‘ La pu­ta i la ra­mo­ne­ta, jue­go de nai­pes de Marc Mi­quel y que se­rá edi­ta­do par Catalan Ga­mes (aún re­cau­dan­do fon­dos con una ini­cia­ti­va de crow­fun­ding de Ver­ka­mi). En es­te ca­so par­ti­ci­pan co­mo mí­ni­mo tres ju­ga­do­res y es­tá am­bien­ta­do en la Ca­ta­lun­ya actual. Hay tres fuer­zas: las in­de­pen­den­tis­tas, las es­pa­ño­lis­tas y los au­to­no­mis­tas. Los dos pri­me­ros su­man pun­tos por su cau­sa y el ter­ce­ro bus­ca el em­pa­te pa­ra que to­do si­ga igual. Se tra­ta de una bue­na idea don­de apa­re­cen si­tua­cio­nes o ac­ti­tu­des que po­de­mos leer a dia­rio y que con las ilus­tra­cio­nes de Al­bert Ven­drell arran­can una son­ri­sa. Nin­gu­na de las pro­pues­tas que re­la­cio­nan jue­go y po­lí­ti­ca son neu­tras, aun­que mu­chas ve­ces el men­sa­je que quie­ren trans­mi­tir que­da es­con­di­do por la di­ná­mi­ca de la par­ti­da. Si eso pa­sa, que­rrá de­cir que es un buen jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.