LA LLA­MA­DA DE LA NA­TU­RA­LE­ZA

Pa­ra los ni­ños, la na­tu­ra­le­za es par­que de atrac­cio­nes, ex­ce­len­te me­di­ci­na y au­la de apren­di­za­je. El con­tac­to con ella me­jo­ra la sa­lud, la ca­pa­ci­dad de aten­ción, el desa­rro­llo mo­tor y cog­ni­ti­vo, la au­to­no­mía, la se­gu­ri­dad, la ad­qui­si­ción de va­lo­res…

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to May­te Rius Fo­tos Gemma Miralda

Nos reí­mos de la ocu­rren­cia del crío pe­que­ño al que se le pi­de que di­bu­je un po­llo y es­bo­za un po­llo asa­do. O del que a la pre­gun­ta ¿de dón­de vie­ne la le­che? res­pon­de “del su­per­mer­ca­do”. Pe­ro más que có­mi­ca, es­ta reali­dad re­sul­ta trá­gi­ca. Evi­den­cia que hoy mu­chos ni­ños cre­cen sin sa­lir de un en­torno ur­bano y su con­tac­to con las plan­tas, los ani­ma­les y los pa­ra­jes na­tu­ra­les lle­ga a tra­vés de la es­cue­la, li­bros o ví­deos. Hay pe­dia­tras, edu­ca­do­res y psi­có­lo­gos que ya ha­blan del sín­dro­me o tras­torno por dé­fi­cit de na­tu­ra­le­za, un mal que afec­ta a los ni­ños que vi­ven ale­ja­dos del con­tac­to con en­tor­nos na­tu­ra­les y que se ma­ni­fies­ta en for­ma de obesidad, es­trés, tras­tor­nos de apren­di­za­je, hi­per­ac­ti­vi­dad, fa­ti­ga cró­ni­ca o de­pre­sión, en­tre otros sín­to­mas. Mu­chos ni­ños salen de ca­sa por la ma­ña­na pa­ra ir al co­le­gio en co­che o au­to­bús, regresan por la tar­de por el mis­mo me­dio y a la ho­ra de ju­gar lo ha­cen en ca­sa y a me­nu­do con la con­so­la o el or­de­na­dor. Los pa­dres lle­nan sus agen­das de ac­ti­vi­da­des pa­ra pre­pa­rar­les pa­ra el fu­tu­ro y se preo­cu­pan por su se­gu­ri­dad, por te­ner­los en am­bien­tes pro­te­gi­dos, que no se mo­jen, no se en­su­cien, no les pi­quen bi­chos... El re­sul­ta­do son mi­llo­nes de ni­ños que no jue­gan li­bre­men­te en el par­que o en el cam­po, que no tre­pan a los ár­bo­les ni cons­tru­yen cho­zas con tron­cos, que no ca­zan la­gar­ti­jas ni in­sec­tos ni ti­ran pie­dras a los char­cos pa­ra no man­char­se. Di­cen los ex­per­tos que, pri­va­dos de esas ex­pe­rien­cias con la na­tu­ra­le­za, esos ni­ños pier­den im­por­tan­tes es­pa­cios de desa­rro­llo cog­ni­ti­vo y emo­cio­nal, pier­den ca­pa­ci­dad de ex­plo­ra­ción, de crea­ti­vi­dad, de des­tre­za pa­ra la con­vi­ven­cia y pa­ra la re­so­lu­ción de pro­ble­mas. Y alu­den a di­ver­sos es­tu­dios de in­ves­ti­ga­ción que prue­ban que los ni­ños del cam­po en­fer­man me­nos, tie­nen me­jor con­cen­tra­ción y au­to­dis­ci­pli­na, me­jor coor­di­na­ción fí­si­ca, equi­li­brio y agi­li­dad, son más ima­gi­na­ti­vos, tie­nen más ha­bi­li­dad pa­ra di­ver­tir­se y co­la­bo­rar en gru­po, son más ob­ser­va­do­res, mues­tran más ca­pa­ci­dad de ra­zo­na­mien­to y más paz in­te­rior. Los de ciu­dad, en cam­bio, son más te­me­ro­sos, desa­rro­llan más aler­gias, tie­nen más pro­ble­mas de so­bre­pe­so u obesidad, son más ner­vio­sos e in­se­gu­ros, se abu­rren más… Más se­gu­ros y au­tó­no­mos Las di­fe­ren­cias en­tre los ni­ños ur­ba­ni­tas y los ru­ra­les las cons­ta­ta ca­si a dia­rio Cris­ti­na Gu­tié­rrez, co­di­rec­to­ra de La Gran­ja, Fun­da­ció per a l’Edu­ca­ció. “Por nues­tra gran­ja es­cue­la de San­ta Ma­ria de Pa­lau­tor­de­ra (Va­llès Orien­tal) pa­san ni­ños de pue­blo, de ciu­dad, de P3, de ba­chi­lle­ra­to, de es­cue­las pú­bli­cas, de cen­tros pri­va­dos… Unos 10.000 al año. Y te­ne­mos la ex­pe­rien­cia de

20 años. Y ve­mos que los que vie­nen de ciu­dad o pue­blos con en­tor­nos muy ur­ba­nos lle­gan muy ner­vio­sos, ace­le­ra­dos, ha­blan­do muy al­to; co­rren y no de­jan de mo­ver­se y de que­rer ir rá­pi­do a ver­lo to­do, co­mo si se les fue­ra a aca­bar el tiem­po; los de pue­blo se mues­tran más tran­qui­los y se­re­nos, más in­de­pen­dien­tes, con me­nos mie­dos, co­mo más in­te­gra­dos con el res­to del mun­do; los de ciu­dad no se atre­ven a en­trar en el bos­que, no se sien­tan en el sue­lo pa­ra no en­su­ciar­se, se que­jan si hay pie­dras en el ca­mino o si llue­ve por­que les pa­re­ce que to­do se ha de ajus­tar a sus in­tere­ses y sus ne­ce­si­da­des”, ex­pli­ca.

“La na­tu­ra­le­za ofre­ce una can­ti­dad tan ele­va­da de es­tí­mu­los que el con­tac­to con ella ha­ce que el ni­ño se en­cuen­tre en un es­pa­cio abier­to, con sen­sa­ción de li­ber­tad, con ca­pa­ci­dad de mo­ver­se li­bre­men­te, de ob­ser­var los pro­ce­sos que ocu­rren, y eso es fun­da­men­tal pa­ra el desa­rro­llo de sus ha­bi­li­da­des de mo­vi­mien­to pe­ro tam­bién un es­tí­mu­lo pa­ra sus neu­ro­nas, pa­ra sus emo­cio­nes y pa­ra su apren­di­za­je; es una ex­pe­rien­cia vi­tal que per­mi­te al ni­ño sen­tir y me­dir­se a sí mis­mo de for­ma di­fe­ren­te a co­mo lo ha­ce en la ciu­dad”, re­su­me Ma­ri Luz Díaz, psi­có­lo­ga, di­rec­to­ra del cen­tro de innovación edu­ca­ti­va Huer­to Ale­gre y pre­si­den­ta de la red On­da de cen­tros de edu­ca­ción am­bien­tal de An­da­lu­cía. Más des­pier­tos Ex­pli­ca Díaz que el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za in­ci­de di­rec­ta­men­te en el mo­vi­mien­to, y la neu­ro­cien­cia ha de­mos­tra­do que es­te tie­ne re­per­cu­sión en el número de co­ne­xio­nes neu­ro­na­les y fa­vo­re­ce una or­ga­ni­za­ción ce­re­bral ri­ca y va­ria­da, una ma­yor plas­ti­ci­dad, de mo­do que fa­vo­re­ce el desa­rro­llo in­te­lec­tual y el apren­di­za­je cog­ni­ti­vo. “Caer­se, le­van­tar­se, ejer­ci­tar los múscu­los y los sen­ti­dos, po­ner­se a prue­ba, coger in­sec­tos, plan­tar se­mi­llas, son es­tí­mu­los pa­ra el ce­re­bro y tam­bién pa­ra las emo­cio­nes, por­que oler una flor, contemplar un cam­po de ama­po­las o ver có­mo na­ce un ter­ne­ro pro­vo­ca al ni­ño sen­sa­cio­nes que, a su vez, sus­ci­tan emo­cio­nes, y esas emo­cio­nes son lue­go im­por­tan­tes pa­ra cons­truir el co­no­ci­mien­to, por­que lo que apren­de­mos vin­cu­la­do a emo­cio­nes se gra­ba más fá­cil­men­te en nues­tra me­mo­ria y es más di­fí­cil de ol­vi­dar”, apun­ta la di­rec­to­ra de Huer­to Ale­gre. Más equi­li­bra­dos Que el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za me­jo­ra las ha­bi­li­da­des mo­tri­ces de los ni­ños lo tie­ne cla­rí­si­mo Cris­ti­na García: “Los ni­ños de en­tre uno y tres años de nues­tra guar­de­ría ca­mi­nan por el bos­que me­jor que los de cin­co años que lle­gan de Bar­ce­lo­na y no sa­ben su­bir una ram­pa, se tro­pie­zan con las pie­dras del ca­mino, se po­nen a llo­rar por­que se caen…”. Y ase­gu­ra que es­te ejem­plo –te­ner que sor­tear pie­dras en el ca­mino, caer­se y le­van­tar­se pa- ra con­ti­nuar ade­lan­te, et­cé­te­ra– es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo de có­mo el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za con­tri­bu­ye al desa­rro­llo emo­cio­nal de los ni­ños. “En el cam­po es fá­cil tra­ba­jar la to­le­ran­cia a la frus­tra­ción –si llue­ve te mo­jas y te aguan­tas; si te tro­pie­zas o es­tás can­sa­do mien­tras es­tás por el mon­te te has de aguan­tar y con­ti­nuar–, pe­ro tam­bién la em­pa­tía y el res­pe­to me­dian­te el con­tac­to con los ani­ma­les y las plan­tas, o la se­re­ni­dad y la calma que exi­gen la ob­ser­va­ción y la con­tem­pla­ción; se desa­rro­llan mu­chas ha­bi­li­da­des de for­ma fá­cil y na­tu­ral”, apun­ta. Más sa­nos La co­di­rec­to­ra de La Gran­ja ase­gu­ra que los ni­ños en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za tam­bién sien­ten me­nos emo­cio­nes ne­ga­ti­vas, son más ob­ser­va­do­res y se mues­tran más agra­de­ci­dos, y hay es­tu­dios que de­mues­tran que a las per­so­nas agra­de­ci­das les la­te me­jor el co­ra­zón por­que el agra­de­ci­mien­to li­be­ra en­dor­fi­nas que re­gu­lan la pre­sión san­guí­nea. Y pues­ta a apun­tar evi­den­cias cien­tí­fi­cas de los be­ne­fi­cios del con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, re­cuer­da que “en es­pa­cios ce­rra­dos o muy ma­si­fi­ca­dos se acu­mu­lan io­nes po­si­ti­vos que pro­du­cen ce­fa­leas, ner­vio­sis­mo y ma­les­tar, mien­tras que en los es­pa­cios abier­tos, en las co­rrien­tes de agua, en los bos­ques o cuan­do llue­ve se ge­ne­ran io­nes ne­ga­ti­vos que son bue­nos pa­ra la sa­lud y el es­ta­do de áni­mo; por eso pa­sear una ho­ra por el mon­te nos ayu­da a des­car­gar el ma­les­tar y car­gar­nos de io­nes de los bue­nos”. Ma­ri Luz Díaz alu­de a las ex­pe­rien­cias con ani­ma­les que de­mues­tran que si se les man­tie­nen en­ce­rra­dos mues­tran un ni­vel de re­trai­mien­to ma­yor y una me­nor ca­pa­ci­dad de res­pues­ta an­te si­tua­cio­nes di­fí­ci­les. Otra evi­den­cia, di­cen los ex­per­tos, es que en los par­ques zoo­ló­gi­cos los ani­ma­les mues­tran más pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to y ma­yo­res ni­ve­les de es­trés. Jo­sé An­to­nio Co­rra­li­za, ca­te­drá­ti­co de Psi­co­lo­gía Am­bien­tal de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid (UAM), ha ve­ri­fi­ca­do con di­ver­sos es­tu­dios –rea­li­za­dos con Sil­via Collado– la co­rre­la­ción en­tre na­tu­ra­le­za y es­trés. “He­mos me­di­do con una

es­ca­la ob­je­ti­va el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za de un gru­po de ni­ños –si la vis­ta de su ven­ta­na per­mi­te ver mu­cha o po­co na­tu­ra­le­za, el tiem­po que tar­da en lle­gar a un es­pa­cio ver­de, si tie­ne la po­si­bi­li­dad de in­ter­ac­tuar, sin que­rer, con ele­men­tos na­tu­ra­les co­mo ár­bo­les, bal­sas de agua, et­cé­te­ra, en su en­torno–, y lue­go les he­mos pa­sa­do una es­ca­la es­tan­da­ri­za­da de es­trés in­fan­til; el re­sul­ta­do es una co­rre­la­ción ne­ga­ti­va de -0.7 en­tre na­tu­ra­le­za y es­trés; a ma­yor na­tu­ra­le­za cer­ca­na, me­nor es­trés”, co­men­ta. Pre­ci­sa que el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za no im­pi­de que un ni­ño su­fra es­trés si tie­ne un pro­ble­ma, si muere su abue­lo o si sus pa­dres se se­pa­ran, pe­ro sí le otor­ga más ca­pa­ci­dad pa­ra afron­tar me­jor las se­cue­las del es­trés que pro­vo­can esas cir­cuns­tan­cias. Co­rra­li­za y Collado tam­bién han cons­ta­ta­do que hay re­la­ción en­tre la can­ti­dad de na­tu­ra­le­za con que cuen­tan los pa­tios es­co­la­res y el bie­nes­tar in­fan­til. “He­mos vis­to que cuan­to ma­yor es la na­tu­ra­le­za cer­ca­na, an­tes se re­cu­pe­ran los ni­ños ago­ta­dos, me­jor man­tie­nen la aten­ción y ma­yor con­cien­cia am­bien­tal tie­nen”, re­su­me el es­pe­cia­lis­ta de la UAM. “Que el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za es muy im­por­tan­te no es una mo­da ni una re­tó­ri­ca so­bre la ca­li­dad de vida; hay da­tos em­pí­ri­cos que de­mues­tran que in­flu­ye en el bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co y emo­cio­nal y so­bre las ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les de las per­so­nas; y de he­cho esa idea ya fue des­cu­bier­ta y de­fen­di­da en el si­glo XIX por las aso­cia­cio­nes de tiem­po li­bre y la ins­ti­tu­ción li­bre de en­se­ñan­za”, agre­ga Co­rra­li­za. Los ex­per­tos opi­nan que de­trás de es­ta reali­dad pue­de ha­ber ra­zo­nes bio­ló­gi­cas, y que aun­que el cuer­po hu­mano es­té adap­ta­do ya al mo­do de vida ur­bano, qui­zá el ce­re­bro to­da­vía año­re es­tí­mu­los que tie­nen que ver con la ex­pe­rien­cia de vi­vir en la na­tu­ra­le­za, que es don­de la es­pe­cie hu­ma­na ha desa­rro­lla­do es­tra­te­gias de adap­ta­ción más exi­to­sas pa­ra su su­per­vi­ven­cia. Me­jor apren­di­za­je La tras­cen­den­cia de “vi­vir con la na­tu­ra­le­za y no só­lo co­no­cer­la” es tam­bién

esen­cial en la pe­da­go­gía fun­da­da por Ma­ria Mon­tes­so­ri, pa­ra quien “nin­gu­na des­crip­ción, nin­gu­na ilustración de cual­quier li­bro pue­de sus­ti­tuir a la con­tem­pla­ción de los ár­bo­les reales y de to­da la vida que los ro­dea en un bos­que real”. Por eso en las es­cue­las Mon­tes­so­ri pro­mue­ven las ac­ti­vi­da­des en y con la na­tu­ra­le­za co­mo par­te del pro­gra­ma es­co­lar, adap­tan­do las ex­pe­rien­cias a ca­da eta­pa de desa­rro­llo. Mon­tse Ju­lià, di­rec­to­ra del cen­tro Mon­tes­so­ri-Pa­lau de Gi­ro­na y se­cre­ta­ria de la Aso­cia­ción Mon­tes­so­ri Es­pa­ño­la, ex­pli­ca que “en to­das las etapas de desa­rro­llo los ni­ños es­tán muy in­tere­sa­dos por co­no­cer la na­tu­ra­le­za y ese in­te­rés ofre­ce la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar no só­lo una re­la­ción de res­pe­to y be­ne­fi­cio mu­tuo, sino tam­bién de desa­rro­llar las ha­bi­li­da­des de apren­di­za­je y com­pe­ten­cias pa­ra el fu­tu­ro, pues ese con­tac­to pro­por­cio­na una ex­pe­rien­cia de li­ber­tad y de res­pon­sa­bi­li­dad y tra­ba­jar con el en­torno na­tu­ral ayu­da a desa­rro­llar la crea­ti­vi­dad y la ini­cia­ti­va”. De to­dos mo­dos, en­fa­ti­za que an­tes de los seis años las prin­ci­pa­les apor­ta­cio­nes del con­tac­to con la na­tu­ra­le­za son la ex­plo­ra­ción sen­so­rial, el en­ri­que­ci­mien­to y con­trol del mo­vi­mien­to, la me­jo­ra del au­to­con­trol y de la ca­pa­ci­dad de en­fo­car la aten­ción y el res­pe­to. En cam­bio, en­tre los seis y do­ce años, cuan­do los ni­ños es­tán en ple­na eta­pa de ra­zo­na­mien­to, la na­tu­ra­le­za les per­mi­te apren­der a re­la­cio­nar, a ob­ser­var, a pen­sar de for­ma ra­zo­na­da, a sen­tir­se bien con ellos mis­mos. Y en la ado­les­cen­cia ese con­tac­to con­tri­bu­ye a for­mar a la per­so­na so­cial, a ejer­ci­tar su res­pon­sa­bi­li­dad, li­ber­tad y au­to­no­mía, y les pro­por­cio­na se­gu­ri­dad. Ma­ri Luz Díaz coin­ci­de en que, más allá de to­dos los be­ne­fi­cios so­bre la sa­lud, las ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les y el equi­li­brio emo­cio­nal que pue­da su­po­ner que los ni­ños es­tén en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za de for­ma es­pon­tá­nea, si se apro­ve­cha ese con­tac­to en con­tex­tos edu­ca­ti­vos –au­las de na­tu­ra­le­za, gran­jas es­cue­la, et­cé­te­ra– los es­pa­cios na­tu­ra­les se con­vier­ten en un gran re­cur­so pe­da­gó­gi­co pa­ra edu­car la per­cep­ción de los cha­va­les y ha­cer que los ni­ños apren­dan a dis­cri­mi­nar, a ca­te­go­ri­zar y a or­de­nar la in­for­ma­ción, a es­ta­ble­cer víncu­los afec­ti­vos con la na­tu­ra­le­za y los se­res vi­vos y a desa­rro­llar sen­ti­mien­tos de res­pe­to y de pro­tec­ción del me­dio am­bien­te. “Los ni­ños son apren­di­ces ac­ti­vos, in­ves­ti­ga­do­res, y la na­tu­ra­le­za ofre­ce una ex­pe­rien­cia sen­so­rial com­ple­ta: se pue­de to­car, oler, ver, oír, pro­bar…, así que es más fá­cil apren­der allí que ata­do a un pu­pi­tre”, re­su­men los ex­per­tos. Y sub­ra­yan que las va­ca­cio­nes pue­den ser un buen mo­men­to pa­ra que los pa­dres brin­den a sus hi­jos ex­pe­rien­cias na­tu­ra­les: ex­cur­sio­nes a la pla­ya o al cam­po, en­se­ñar­les a pes­car, a ob­ser­var las aves, las ho­jas o los in­sec­tos, a ha­cer ca­ba­ñas… Ac­ti­vi­da­des to­das ellas que, ade­más, es­ca­pan a los ri­go­res de la cri­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.